La nariz es el
órgano que
nos permite
reconocer
los olores.
El olor debe
llegar al
fondo de la
nariz para
ser percibido
La intensidad
del olor
varia según
la distancia
que separa la
nariz del
olor
• El centro del
olfato se
encuentra al
fondo de la
nariz
• La parte
superior y el
fondo de la
nariz están
recubiertos de
cilios que
captan y
reconocen los
olores
• A través de
ellos podemos
diferenciarlos
y clasificarlos
en: agradables,
desagradables o
neutros
Hiposmia
es la
reducción
de la
capacidad
de detectar
los olores
Anosmia es
la pérdida
del olfato.
Suele ocurrir
por trastornos
químicos y,
generalmente,
por
traumatismos
craneales
Sinusitis ocurre
cuando la mucosa de
los senos paranasales
se inflama y los
residuos de polvo en
la nariz quedan
atrapados en los
senos paranasales,
produciendo malos
olores al dejar salir
paulatinamente estos
desechos, está
acompañada de
dolor en la cabeza
Pólipos: son tumores que
aparecen en las membranas de
las mucosas irritadas,
generalmente por resfriados
frecuentes.
Rinitis: afecta a la mucosa nasal
y dependiendo de la época,
puede ser un síntoma de alergias
(si ocurre en primavera, puede
revelar alergias al polen o al
polvo). Ocasiona estornudos,
obstrucción, secreciones nasales
y, a veces, falta de olfato
Datos curiosos ^-^ …
•
•
•
•
•
•
•
•
•
En el reino animal es el sentido más potente de todos
Fue el primer sentido que desarrollo el ser humano
Cuando el hombre se irguió sacrificó su sentido del olfato
Comparada con la de otros animales, nuestra nariz no es muy sensible a los olores
Nuestra nariz funciona casi igual que la de los perros
Somos especialmente más sensibles a olores desagradables que agradables
Las personas responden de manera diferente a los distintos olores
El azufre es el principal ingrediente de casi todos los malos olores
Cuando somos pequeños los malos olores no nos importan tanto
Lóbulo Frontal:
Averigua qué es el olor…
Los olores pueden llegar a
hacernos sentir emociones, de
acuerdo a nuestras
experiencias
Es el primitivo sistema
de alerta en el
cuerpo…
Nos protege del
peligro
¿
¿Cuáles son los trastornos del gusto?
• La queja más común y verdadera sobre el gusto está referida a las
percepciones gustativas fantasmas. Además, las pruebas pueden
demostrar una reducción en la capacidad de sentir sabores dulces,
ácidos, amargos, salados y esto se llama hipogeusia. Otras personas no
pueden detectar ningún sabor, lo que se llama ageusia. Ciertamente la
pérdida total del gusto es rara; normalmente se percibe como reflejo
de la perdida del olfato, la que es a menudo confundida con una
pérdida del gusto.
¿Son graves los trastornos del gusto?
• Sí. Una persona con un trastorno del gusto se ve afectada no solamente en
cuanto a su calidad de vida, sino que también se ve privada de un sistema
de alerta que para la mayoría de nosotros es normal. El gusto nos ayuda a
detectar los alimentos o bebidas en mal estado y en algunos casos la
presencia de alimentos a los cuales somos alérgicos. Quizás lo más serio, es
que la pérdida del sentido del gusto también puede causar depresión y una
disminución en el deseo de comer.
El trastorno en la función quimiosensorial podría estar acompañado e incluso
indicar la existencia de varias enfermedades o afecciones de la salud, incluida
la obesidad, diabetes, hipertensión, malnutrición y algunas enfermedades
degenerativas del sistema nervioso, como la enfermedad de Parkinson, la
enfermedad de Alzheimer y la psicosis de Korsakoff.
¿Pueden ser tratados los trastornos del gusto?
• Sí. En el caso de que un medicamento sea la causa de los trastornos del gusto, suspender o
cambiar la medicación puede ayudar a eliminar el problema. Algunos pacientes, en especial
aquellos con infecciones respiratorias o alergias, pueden recuperar el sentido del gusto
cuando se resuelve su enfermedad. A menudo la corrección de un problema general de salud
también puede resolver la pérdida del gusto. Ocasionalmente, la recuperación
quimiosensorial ocurre espontáneamente.
CUIDADOS DEL SENTIDO DEL
GUSTO
No abusar en el uso de condimentos artificiales
en las comidas.
No consumir mucho alimentos irritantes para
nuestro sentido del gusto.
No al tabaco. El humo del tabaco disminuye la
percepción de los sabores, ya que irrita
la mucosa lingual.
No ingerir comida excesivamente caliente. El
calor afecta las células sensitivas y limita
su sensibilidad.
Un buen cepillado que incluya el cepillado de la
lengua, siempre que sea cuidadoso al hacerlo.
Relación entre gusto y olfato.
• El olfato y el gusto están
estrechamente relacionados. Las
papilas gustativas de la mucosa
oro faríngea son las encargadas
del sentido del gusto y el nervio
olfatorio identifica los olores.
Ambas sensaciones son
transmitidas al cerebro para
reconocer los sabores.
• De hecho, la repercusión más
importante para las personas con
trastornos del olfato es la
interferencia en el sentido del gusto.
Entre el gusto y el olfato existe una
acción sinérgica que nos permite
identificar el sabor.
Descargar

Presentación de PowerPoint