NANO, UN PEZ DIFERENTE
NANO ERA UN PEZ QUE VIVÍA EN UN
PEQUEÑO RÍO, NANO ERA ESPECIALMENTE
GUAPO,
TENÍA TODOS LOS COLORES DEL ARCOIRIS.
Nano lo sabía, sabía que era especial y que todos los
demás peces lo admiraban, y eso hacía que Nano se
sintiera superior a los demás.
Así que Nano no trataba con amabilidad a sus amigos,
les hablaba mal, no compartía con ellos, no jugaba
con todos, solo estaba con los que se parecían a él.
Nano además era un poco rebelde, no
obedecía a sus padres, ni a los
profesores, él quería hacer siempre lo
que le daba la gana, pensaba que por
ser especial tenía derecho a hacer lo
que quisiera, sin importarle los demás.
un día, nano pensó que era demasiado
guapo y que estaría bien salir de aquel
pequeño río e ir al mar, ya que allí
podría ser admirado por más peces,
pensaba que era demasiado especial
para vivir en un sitio pequeño, y donde
conocía a todos.
TODOS INTENTARON CONVENCER A NANO DE QUE NO SE FUERA, SUS PADRES, SUS
HERMANOS, LOS AMIGOS, LOS MAESTROS…
PERO NO CONSIGUIERON NADA, A NANO NO LE IMPORTÓ QUE SU FAMILIA ESTUVIERA
TRISTE, ÉL QUERÍA HACER ,COMO SIEMPRE, LO QUE LE DABA LA GANA.
INTENTARON EXPLICARLE QUE NO ERA BUENO QUE SE FUERA, YA QUE ÉL ERA UN PEZ
DE RÍO, PERO NANO NUNCA OBEDECÍA, Y NO ESCUCHÓ LOS CONSEJOS DE LOS DEMÁS.
NUNCA PENSABA EN LOS DEMÁS, SOLO EN ÉL, LO QUE LE GUSTABA, LO QUE QUERÍA,
LO QUE LE APETECÍA….PERO NUNCA PENSÓ EN LO QUE NECESITABAN LOS DEMÁS.
ASÍ QUE SIN HACER CASO A NADIE, NANO SE MARCHÓ….
mientras todos se quedaban tristes.
NANO comenzó su viaje muy contento por la aventura
que iba a emprender, y sobre todo, estaba feliz
porque pensaba que ahora muchos más peces
podrían admirar sus brillantes colores.
Pero cuando empezó a acercarse al mar, el río llevaba
una corriente muy fuerte, con rocas, salientes, el agua
golpeaba con fuerza y Nano empezó a sentir miedo.
Pronto llegó la desembocadura del río en el
mar, Nano se sentía cansado y mareado, le
costaba respirar por sus branquias,
¡No era agua dulce, era agua salada!
Entonces recordó lo que le decían su familia,
amigos y profesores, empezó a escuchar lo que
le habían estado diciendo.
Nano se encontró solo en medio del
mar, aunque habían muchííííííísimos
peces, pero se sintió más solo que
nunca
Habían peces de todos los
colores y tamaños, bancos
de peces, y Nano se sentía
perdido, nadie hablaba con
él, era uno más, pasaba
desapercibido, puesto que
habían peces mucho más
hermosos y majestuosos,
extravagantes y de colores
tan variados….él era un
pequeño pececillo en el
que nadie había reparado.
…Entonces empezó a
pensar en como se habían
sentido los demás cuando
él los ignoraba, cuando él
pasaba de jugar con ellos.
Además se encontraba mal, no
podía respirar bien, estaba
acostumbrado al agua dulce y en
el mar con el agua salada casi no
podía nadar, se cansaba, se
ahogaba con facilidad, y su madre
no estaba allí para cuidarlo, Nano
recordó las veces que su mamá lo
había cuidado cuando estaba
resfriado o con la gripe, y Nano
pensó que nunca le había dicho:
GRACIAS.
O cuando su padre se quedaba
ayudándolo a hacer los deberes, o
jugando con él, tampoco le había
agradecido.
Cada vez se sentía más solo y triste
recordando a su familia y amigos,
a todos los del río.
¡Entonces Nano pensó en volver a
casa!
Sabía que no sería fácil, tendría que
atravesar otra vez la desembocadura,
luchar con las olas, y nadar
contracorriente, iba a ser una tarea
dura y difícil, pero lo que le esperaba
detrás de todo eso…¡merecía la pena!
Se lo propuso y ganó a todas las
dificultades, y así consiguió llegar al
cauce del río.
Allí se sintió más seguro…Se sintió
como nunca…Se sintió en casa!!
Y con muchas ganas de ver a todos!!
Continuó nadando un poco más, y pronto comenzó a
oír voces familiares, alguien lo había visto venir y
avisó a los demás ¡¡Nano regresaba!! Todos nadaron a
su encuentro deseando recibirlo con todo el cariño y
la alegría. Su mamá nadó rápidamente hacia Nano y
lo recibió con un ¡¡fuerte abrazo!!
Todos abrazaban a Nano llenos de
alegría, mientras le daban la
bienvenida
Nano pidió perdón a todos, pidió perdón a
sus padres, hermanos, amigos, maestros,
se disculpó por su comportamiento
anterior, había aprendido de aquella
aventura lo que de verdad importa.
APRENDIÓ A OBEDECER
Aprendió a valorar el tiempo que sus
padres pasaban con él
A VALORAR LOS CUIDADOS DE SU MADRE
Aprendió a luchar por las
cosas importantes
A PONERSE EN EL LUGAR DE LOS DEMÁS,
ASÍ NO HACER DAÑO
CON SU ACTITUD Y PALABRAS,
TRATANDO A TODOS CON RESPETO
Nano aprendió a pedir
perdón y perdonar
El valor de poder ir a la escuela
y aprender, valorar a sus
maestros.
APRENDIÓ A TRATAR A LOS
DEMÁS COMO LE GUSTABA
QUE LE TRATASEN A ÉL
NANO APRENDIÓ A COMPARTIR
•
………………………………………………….
PERO SOBRE
TODO………..
NANO APRENDIÓ QUE
ERA MÁS FELIZ ASÍ
Fin
ICC
Descargar

nano, un pez especial