*
Es de lamentar que
para el último
periodo de la vida
del apóstol no se
disponga de otra
De Pablo sólo
fuente de
información que Hch llegamos a
saber que
20,1-28,31.
anunció un viaje
a Jerusalén (cf. Proyecto de
Rom 15,30-31)nuevas misiones
en el Occidente
(Rom 15,23-24).
Lucas presenta una versión legendaria del
apóstol, dándole la aureola de último testigo
eclesial; su narración del viaje es la crónica
del camino de un mártir
Crítica a parte de la
narración lucana:
Lucas dispuso de buenas fuentes
los temores de los
discípulos por la
seguridad el apóstol
ante su inminente
visita a Jerusalén
(Hch 21,4-6)
no son más que un eco
de la previsión personal
de Pablo, quien había
expresado miedo por la
presumible
hostilidad
judía y el rechazo de la
colecta (Rom 15,30-31)
la lista de nombres geográficos
el lugar de procedencia de sus
acompañantes
queda confirmado por cuanto conocemos por
otras fuentes, las cartas paulinas o no
una delegación tan numerosa, cuyos gastos debían
pagarse también, demuestra no sólo la importancia
que Pablo concedía a la cuestión, sino además que
debía tratarse de una suma muy considerable
Es precisamente la mención de
este oficial, y la de su sucesor
El discurso de
Porcio
Festo
(Hchde24,27),
despedida,
Lucas
aludirá
pasada ael
dato básico
para
establecer
la
pronunciado
en ello,
pero
con la
Miletocronología
(Hchintención
presentar
a
de de
este
período.
20,18-35), es
Pablo como
unsiendo
buen judío
Aunque
siga
construcción
en su discurso
ante el
controvertida,
la
fecha
másque Lucas no
Sorprende,
lucana procurador Antonio Félix
probable de la llegada
de
hable
del motivo
(Hch 24,17).
Porcio Festo a Judea
fue el año
concreto
del viaje: la
60 d.C.
entrega de la colecta que
fue preocupación principal durante el viaje.
Cuando Pablo llega a
Palestina, en las fiestas
de Pentecostés del año 57
(Hch 21,15-17), la
En tal
situación
situación social
estaba
ya son
comprensibles
muy enrarecida;
debido atanto los
recelos
de lacuya
comunidad
misión entre gentiles
los abusos
de Félix
judeocristiana,
recibir
eraalun
éxito (Hch 21,19al judío helenista,
20a) y del que se decía
estaba apartando a los
Pablo tuvo
nuevos convertidos
del que buscar
alojamiento
en casa
cumplimiento
de la ley
de un chipriota (Hch
(Hch 21,21.28)
21,15)
No hay que acudir a
las presuntas
dificultades que la
comunidad de
Jerusalén tendría
para aceptar un
Para él la unidad se actualizaba,
más
dinero de alguien
el silencio de
que nada, en la solicitud del amor
y
de quien
Lucas al
desconfiaba
no en la prestación de ayuda
respecto (Hch
24,17) no es
razón suficiente
para creer que
Pablo fracasó en
el intento
No deja de ser irónico
que quien defendió la
libertad de la ley fuera
apresado mientras
cumplía con una práctica
legal y se viera acusado
de haber roto la norma
que prohibía introducir
en el patio de Israel a los
griegos (Hch 21,27-36;
22,28-29)
Es, probable que
Pablo transigiera en
costear y acompañar
a los que habían
hecho el voto de
nazireato (Hch 21,1725); con ello Pablo se
mostraba fiel a sí
mismo y a su misión.
la fidelidad consecuente a una
de las más importantes metas
de la misión paulina, como era
la demostración práctica de la
universalidad del evangelio y de
la unidad fundamental de la
Iglesia compuesta de judíos y
gentiles, dio lugar así a este
último encarcelamiento de
Pablo que fue sellado con el
martirio
•el motín y la intervención
de los romanos, su
traslado a Cesarea (Hch
23,23.31-35;
25,1.4.6.13), las
acusaciones judías y la
táctica dilatoria del
procurador romano que
retardó el proceso unos
dos años (Hch 24,7),
chantajeando al
prisionero (Hch 24,26))—,
la postura conciliadora
respecto a sus acusadores
del nuevo procurador y,la
audaz apelación al César,
provocado ad imperium
por parte de Pablo
• el discurso de
Pablo al pueblo
(Hch 22,1-21), el
proceso ante
Félix (Hch 24,127; 25,14), Festo
(Hch 25,1-12;
26,24-25.32) y
Agripa (Hch
25,13-26,32) y
los discursos del
apóstol, así como
la minuciosa
descripción del
naufragio (Hch
27,1-28,16).
puede considerarse histórico lo sucedido
en Jerusalén
Corresponden a la obra literaria del
narrador
Referente al tiempo de su cautiverio en
Jerusalén y Cesarea, su traslado a Roma y su
muerte, sólo se pueden conseguir unos datos
fragmentarios e inseguros
• haciendo uso
de su derecho
de ciudadano
romano (Hch
25,10.21;
26,31-32;
27,24; 28,19)
• la persecución
condujo al
apóstol al
corazón del
imperio.
Pablo, en espera del juicio, entre tanto se
juntara la documentación y se presentaran
sus acusadores, disfrutó de cierta libertad
de movimientos en régimen de libertad
condicionada (Hch 28,16: custodia
militaris\ cf. Tácito, Anales 3,22)
Lucas parece olvidarse de la
comunidad cristiana. Los
hermanos que fueron a
recibir al apóstol a las
afueras de Roma (Hch
La evangelización de los
28,15), desaparecen
judíos romanos, sin
inmediatamente.
trabas (Hch 28,17.2122), tiene éxito y logra
conversiones (Hch
28,24).
Si se tiene en cuenta que Lucas no
está interesado en personas, sino en
el progreso del evangelio, no causa
tanta extrañeza que interrumpa su
relato aquí, cuando la ‘palabra’ está
siendo proclamada con toda libertad
por el gran misionero; con ello podía
considerar completo su proyecto
editorial (Hch 1,8)
Sobre el desenlace de esta cautividad y sobre la muerte de Pablo nada nos
dicen las fuentes del NT. Parece que Lucas conocía el final trágico del
apóstol (Hch 20,22-25; 21,10-14), pero lo calla intencionadamente, ya que
no encajaba con su línea programática.
No podemos dudar
de que murió
violentamente, y en
Roma
Lucas acaba su relato
aludiendo a los dos años
de permanencia en Roma, durante los cuales
predicaría el evangelio
con toda libertad (Hch
28,30-31)
Semejante afirmación,
intencionada
teológicamente, no
resuelve la cuestión histórica, puesto que no
puede deducirse de ella
un martirio inmediato
Si tenemos en cuenta que Pablo llegó a Jerusalén el año 57 y
que pasó en Cesarea por lo menos dos años completos (Hch
24,27), tuvo que llegar a Roma entre el año 60 y el 61.
Para reconstruir el tiempo que sigue hasta su muerte no
tenemos más remedio que acudir a hipótesis.
Las fuentes además de indirectas,
son escasas y no concuerdan con
Hch, cuyo autor no sólo ignora
nuevas actividades misioneras de
Pablo en el Oriente, sino que parece
descartarlas (Hch 19,22; 20,2425.38)
Dos son las alternativas que presenta
la investigación actual:
La cuestión decisiva radica en la valoración de las
cartas pastorales
de haber sido escritas por el
apóstol, habrían surgido tras
su prisión romana (Hch
28,16.30-31)
Desde Macedonia escribiría 1
Tim y Tit; de regreso a Éfeso
(1 Tim 3,14) sería
encarcelado
Ellas aportan datos sobre
nuevos viajes de Pablo por
la región oriental del
imperio
En Tróade fue (la prisión) más dura
que la primera y acabaría con su
muerte (2 Tirh 1,8.16-17; 4,6-8)
Los argumentos contra la autenticidad paulina de las
cartas pastorales son serios y demasiado claros.
1
2
Se suele responder
señalando la normal
•
La
distancia
evolución en Pablo,
espiritual
tanto a nivel teológico
como en el plano
organizativo de sus
• Laiglesias
distancia
teológica
Las formas
de constitución y
tendencias
de la
iglesia,
apuntan
también a
una época
posterior
Quienes consideran seudónimas estas
cartas, adelanten la fecha de su martirio, y
excluyan una segunda prisión de Pablo en
Roma
para éstos el proceso
de Pablo sería
reanudado poco
después de haber
llegado a Roma; y bajo
Nerón, al comenzar los
sesenta, alcanzaría el
martirio
Esta opinión olvida el
testimonio de Eusebio
de Cesarea (263-3.39),
quien, por vez primera,
habla de una segunda
prisión romana y
específicamente menciona que el martirio
de Pablo no tuvo lugar
durante su primera
estancia en Roma,
descrita por Lucas
el testimonio de Eusebio ha sido demasiadas
veces puesto en duda; además, el mismo
Eusebio, por lo que se refiere a un segundo
encarcelamiento romano de Pablo, no parece
tener información segura
la unión de las muertes de los
dos apóstoles se llevó a cabo
bajo influencias litúrgicas en la
iglesia romana de finales del
primer siglo
los datos para
la fecha de la
muerte
oscilan entre
los años 63 y
67
Descargar

EL ÚLTIMO VIAJE DE PABLO