CARITAS EN
EL CORAZON
PASTORAL
DE LA
IGLESIA
IDENTIDAD Y
DESARROLLO
ORGÁNICO DE LA
PASTORAL SOCIAL
Qué es Cáritas
• La PS Cáritas ha sido percibida como una oficina gestora de
proyectos.
• El resultado: se la ha visto como una realidad ajena a la vida de las
comunidades, no suficientemente integrada en la pastoral de
conjunto.
• No hay que olvidar que, en la denominación “Pastoral Social,” el
sustantivo es la “Pastoral” y el calificativo es lo “Social”.
• Cáritas está en el corazón del ser y del actuar de la Iglesia cuya
misión no puede ser sino comunicar el Evangelio mediante obras y
palabras.
• En este sentido, Cáritas es el rostro solidario de una Iglesia
(universal, diocesana, parroquial) presente en medio del mundo y
actuando al modo de Jesús de Nazaret, es decir, de forma fraterna
y solidaria, significativa y eficaz.
• Este es el punto central: lo fundamental en Cáritas es la realidad
comunitaria, la vida de la comunidad cristiana. Por eso si se quiere
una buena Cáritas, hay que construir una buena comunidad,
concienciada, formada, sensible, comprometida,… Entonces Cáritas
si podrá ser la expresión organizada de una comunidad cristiana a
la los pobres le importan.
Solidaridad organizada
• El Papa Benedicto en su Encíclica “Deus Caritas Est” nos recuerda
que el ejercicio de la caridad debe de ser una actividad organizada
(DCE 29).
• Y ello no sólo por razones de eficacia, sino de comunión eclesial. Una
PSC al margen de la vida de la Iglesia o débilmente conectada con la
pastoral de conjunto o con el plan pastoral diocesano no tiene
sentido. La Pastoral Social tiene que estar enraizada en y organizada
con un profundo sentido eclesial.
• La dispersión y débil organización de nuestra acción social tiene
como consecuencia la carencia de una imagen pública sólida y bien
definida. Al respecto, hay una evidente desproporción entre lo que
hacemos y la imagen pública que tenemos.
• Para que Cáritas sea una presencia social significativa, tenemos que
trabajar en el tema de la imagen y de la comunicación, tanto al
interno de la Iglesia, como en los MCS. Necesitamos transmitir la
imagen consistente de una pastoral social organizada, eficiente y con
un propósito claro, expresión de la sensibilidad y la acción
comprometida de toda la comunidad cristiana.
• El objetivo es fortalecer una imagen pública que sea el rostro
humano de una Iglesia que quiere reflejar el amor misericordioso en
medio del sufrimiento humano.
Cáritas, instrumento orgánico de la PS
• ¿Cómo entender la relación entre Pastoral Social y Cáritas? La
Pastoral Social es toda la actividad caritativa y social de la Iglesia.
Cáritas aspira a ser el elemento orgánico que da fuerza y cohesión a
toda esta actividad en los planos parroquial, diocesano e
internacional.
• Si falta ese elemento orgánico y articulador, muchas iniciativas se
vuelven centrífugas y terminan por desaparecer, o, simplemente,
por perder sus raíces eclesiales y pastorales.
• Cáritas ayuda a mantener la identidad y la unidad, a integrar y a
organizar. Cáritas puede convocar, coordinar, animar, racionalizar el
trabajo en las distintas áreas de acción caritativa y social,
articulando diferentes voluntariados como parte de la vida y de la
acción de la Iglesia diocesana.
• Así Cáritas aspira a ser el rostro social de la Iglesia. Un rostro
compasivo, sensible a la problemática de la vida humana, un rostro
simpático y convincente, propio de una Iglesia encarnada y
comprometida. Y esta es una dimensión esencial del Evangelio. Por
eso, Cáritas es un instrumento fundamental de evangelización.
2 funciones esenciales de Cáritas
(además de la obra social directa) (1)
Animación de la comunidad.- El objetivo central del ser y el
actuar de Cáritas es ser una auténtica diaconía organizada,
según el espíritu del Buen Samaritano y de las
Bienaventuranzas. La meta es hacer que «el corazón que ve»,
sea cada día más grande y llegue a ser el corazón de todos. Y
eso significa:
- Promover procesos de discernimiento cristiano sobre las
condiciones de vida de los pobres y sus esperanzas y anhelos.
- Promocionar el voluntariado, invitando a los miembros de la
comunidad cristiana a incorporarse, en la medida de sus
posibilidades, al compromiso socio-caritativo en diferentes
servicios a los pobres y excluidos.
- Impulsar la comunicación cristiana de bienes y la
colaboración personal en eventos, proyectos e iniciativas al
servicio de los más necesitados.
2 funciones esenciales de Cáritas
(además de la obra social directa) (2)
Formación.- Cáritas debe jugar un papel relevante en la formación de los
cristianos sobre la importancia del ejercicio de la caridad buscando
desarrollar un proceso pedagógico que combine el conocimiento crítico
de la realidad, las distintas técnicas de intervención social y el cultivo de
un talante personal y comunitario entrañablemente solidario.
Esta formación abarca:
- El estudio de las dimensiones de la caridad, a partir de la vivencia de
la fe y de la partencia a la Iglesia.
- El análisis y la lectura creyente de la realidad de injusticia, pobreza,
marginación y exclusión que existen entre nosotros.
- La invitación a que el voluntariado se dote de instrumentos y
herramientas de trabajo, que resulten en acciones cualificadas y, al
mismo tiempo, que alimenten un sentido de pertenencia y de
proyecto común.
- La formación y el acompañamiento permanentes que hagan de los
agentes de pastoral social y voluntarios de Cáritas personas bien
preparadas, al mismo tiempo buenos técnicos y testigos del amor de
Cristo por los pobres.
Acciones de Cáritas
• La atención primaria. Para muchos el “asistencialismo” está mal visto. Sin
embargo, en una realidad como la nuestra, marcada todavía por pobrezas
lacerantes y excluyentes, sigue siendo necesaria la actividad asistencial,
especialmente de cara a niños, ancianos, discapacitados, que carecen de lo
más esencial. Aunque a veces no sea fácil, esta atención primaria debe
buscar tener un carácter subsidiario y situarse en el horizonte de la
promoción humana.
• La promoción humana. Significa capacitación y empoderamiento de la
propia vida y destino. Se trata de que los pobres sean actores de su propia
liberación, haciéndose capaces de sacar adelante, con dignidad, su propia
vida. Lo que se inicia como un proyecto asistencialista puede evolucionar
en línea de la promoción. La promoción no solo es un elemento esencial
del itinerario, sino que es imprescindible porque refleja nuestra
concepción del ser humano, de su dignidad y de la autoestima necesaria
en toda persona.
• El desarrollo de la justicia. Más allá del asistencialismo y de la promoción
humana concreta, Cáritas trabaja por la justicia. En cuanto realidad de
Iglesia, ilumina la realidad social, política y económica desde la ética y
desde los valores del Evangelio. En cuanto espacio de compromiso de los
laicos creyentes, anima a estos a comprometerse en las realidades
temporales.
Niveles de organización de Cáritas (2)
• Parroquial.- Las estructuras diocesanas y nacionales sólo se justifican
en la medida en que están al servicio de la red solidaria de las Cáritas
parroquiales. Es muy importante que cada parroquia tenga su Cáritas,
muy a la medida de sus posibilidades reales . Serán Cáritas diversas,
cada una respondiendo a la situación de la comunidad y del contexto
social en la que está ubicada. Nuestro objetivo tendría que ser el
desarrollo de una auténtica red solidaria de Cáritas parroquiales que
sean, en cada lugar, el elemento orgánico de la acción caritativa y
social de la comunidad cristiana, capaces de responder a los desafíos
de la realidad concreta en la cual la comunidad vive, comparte y
celebra la fe.
• Diocesano.- Cáritas diocesana es la expresión de una comunión de
comunidades conscientes de la necesidad de servir a los pobres y de
hacer presente a Jesucristo en medio del dolor. Y esto lo realiza por
medio del acompañamiento, de la asesoría, de la coordinación de las
Cáritas parroquiales, de los proyectos y de los programas; y también
promoviendo en la Diócesis una Iglesia de comunión, comprometida y
samaritana con honda preocupación social y con rostro
misericordioso.
Niveles de organización de Cáritas
• Nacional.- Por extensión, lo dicho en torno a las Cáritas
diocesanas debe aplicarse a la Cáritas nacional. Esta debe ser
un servicio dinamizador de la comunión eclesial, de la
pastoral social, de la vida de las Cáritas en las diferentes
jurisdicciones. Y ello de forma subsidiaria, sin pretender
suplir a ninguna, respetando la jurisdicción de los Obispos y
de los órganos de gobierno de cada Diócesis. La dimensión
nacional ofrece la posibilidad de mantener proyectos suprajurisdiccionales que requieren un importante nivel de
capacidad técnica en análisis, implementación y procesos de
evaluación.
• Internacional.- Las diferentes Cáritas nacionales cuentan con
la coordinación y el acompañamiento de Cáritas
Internacional. Ella se hace presente en el mundo sirviendo a
las Cáritas Nacionales y ofreciendo, a nivel planetario
(especialmente en las emergencias y necesidades globales)
el rostro solidario de la Iglesia Universal. Por su parte, el
Pontificio Consejo “Cor Unum” es el organismo Vaticano
encargado de supervisar la identidad y actividad de todas las
organizaciones católicas en el ámbito de la acción caritativa y
social.
Tareas en el desarrollo en las Cáritas
parroquiales
• La animación de la Comunidad y la
creación de la conciencia.
• La fortalecimiento de la espiritualidad de la
caridad.
• La formación de los responsables de la
acción socio-caritativa.
• La identificación y puesta en marcha de
actuaciones coherentes y significativas.
• La promoción del voluntariado de Cáritas.
• La búsqueda de fuentes de financiación.
• El cuidado de la imagen pública y
proyección social.
• La relación con la zona pastoral y con la
Cáritas Diocesana.
Tareas en las Cáritas Diocesanas
• Sensibilizar a la sociedad y a la Iglesia local.
• Implementar y desarrollar las Cáritas
Parroquiales.
• Facilitar la promoción y formación del
voluntariado parroquial.
• Gestionar las emergencias.
• Fomentar la captación de recursos.
• Definir, y ayudar a definir proyectos de
intervención.
• Asegurar su ejecución eficiente a nivel
diocesano.
• Facilitar un punto de información y de
documentación al servicio de la red diocesana.
• Implementar un plan de imagen y presencia
social en los MCS.
Tareas de la Cáritas Nacional
• Fortalecer la imagen y la presencia social de la organización y su
logotipo, dando a conocer lo que hacemos, sensibilizando con
mensajes y coordinando la ejecución de las campañas que nos
permitan llegar cada día más al pueblo ecuatoriano.
• Coordinar una propuesta de formación poniendo instrumentos,
procesos y materiales al servicio de las jurisdicciones.
• Apoyar la extensión de la red mediante el desarrollo y fortalecimiento
de las Cáritas Diocesanas y Parroquiales.
• Asesorar a los miembros de la red en todo lo que requieran.
• Coordinar la ejecución de proyectos a nivel nacional.
• Promover e implementar planes de captación de recursos, tanto a
nivel diocesano, como nacional.
• Asegurar una eficiente gestión de proyectos y recursos en respuesta a
situaciones de emergencia.
• La Oficina de PSC Nacional también tiene que ser un espacio de
acogida, solidario y servicial, que dé respuesta a las necesidades de
cuantos agentes de pastoral social y voluntarios se acerquen.
• Promover estudio y reflexión sobre todos los aspectos que la red
considere relevantes.
Descargar

CARITAS EN EL CORAZON PASTORAL DE LA IGLESIA