
“La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp” es un cuadro del pintor
holandés Rembrandt,(óleo sobre lienzo) perteneciente al arte barroco holandés
de principios del siglo XVII, concretamente al estilo tenebrista.
La historia del arte le considera uno de los mayores maestros barrocos de la
pintura y el grabado, siendo con seguridad el artista más importante de
la historia de Holanda. Su aportación a la pintura coincide con lo que los
historiadores han dado en llamar la edad de oro holandesa, el considerado
momento álgido de su cultura, ciencia, comercio, poderío e influencia política.
Es el primer retrato de grupo pintado por Rembrandt. Fue un
encargo del potente gremio de los cirujanos, de los cuales
Tulp, famoso médico de Ámsterdam, era un representante
eminente.
 El cuadro muestra una lección de anatomía con un grupo
cirujanos impartida por el doctor Nicolaes Tulp.


El cuadro que contemplamos constituyó una obra de especial
importancia para su autor porque resultó un éxito rotundo, lo que le
consagró como el pintor más importante del momento.
Se trata de un encargo hecho al artista por el gremio de cirujanos de la
ciudad de Amsterdam para homenajear al primer anatomista de la
ciudad Nicolaes Tulp, tomando como temática la de una famosa lección
que impartiera este cirujano sobre el cadáver de un ajusticiado.
Se trata en primer lugar de un retrato de grupo o retrato
colectivo, muy frecuente en los Países Bajos, y de los que
Rembrandt realizó varios. En este caso dispone a los
retratados, ninguno de los cuales era cirujano, en
una estructura piramidal, pero agrupados estrechamente en
torno al maestro cirujano, consiguiendo de esta forma un
gran efecto de unidad entre todos ellos.

Un primer aspecto a destacar es la nitidez y la claridad,
el realismo en suma, que consigue Rembrandt en la
reproducción de todos los detalles, incluso de los más
pequeños. En este sentido es de destacar, por su morbosidad,
la precisión en la imagen de la mano diseccionada en la que
se centra la lección del doctor.

En segundo lugar, también aquí la luz es protagonista, Y de nuevo
una luz tenebrista, que crea contrastes violentos de luz y sombra.
En este caso, parece que los rostros de los protagonistas se
iluminen en medio de la penumbra del fondo y del negro de sus
propias vestimentas, lo que acentúa sin duda la expresividad de
todos los rostros.

Este es otro de los elementos en los que
Rembrandt mejor muestra su magisterio:
la expresividad que inculcaba a sus rostros. En esta
ocasión podemos observar cómo cada uno de ellos
no sólo respeta la fisonomía peculiar de cada uno,
sino que además cada cual mantiene
una expresión y una posición distintas. Todos
mostrando su curiosidad y una actitud
reflexiva y atenta, transmitiendo en conjunto una
atmósfera de serenidad, calma y orden.

No falta tampoco en esta obra una línea diagonal que fija nuestra atención en la
escena.
En esta ocasión dirigida desde las miradas de los tres espectadores que atienden los
manejos del doctor Tulp hasta las tijeras que manipulan sus manos, que como
dos luminarias parecen flotar en medio de la oscuridad que las envuelve, lo que
determina que nuestra mirada se fije en este punto del cuadro
irremediablemente. Su contraste con la luminosidad del cadáver acentúan aún
más su expresividad.
El cuadro, magnífico, es para muchos un símbolo de la
medicina como ciencia.
Descargar

La lección de anatomía del Doctor Tulp