Predicando la Palabra de Dios
IGLESIA CRISTIANA
LUZ DE CRISTO
…
(Mt 5:38) Habéis oído que se dijo:
"OJO POR OJO Y DIENTE POR
DIENTE.“
(Mt 5:39) Pero yo os digo: no
resistáis al que es malo; antes, a
cualquiera que te abofetee en la
mejilla
derecha,
vuélvele
también la otra.
(Mt 5:38) Habéis oído que se dijo: "OJO POR OJO Y
DIENTE POR DIENTE.“
(Mt 5:39) Pero yo os digo: no resistáis al que es
malo; antes, a cualquiera que te abofetee en la
mejilla derecha, vuélvele también la otra.
La Ley de Moisés era exigente e implacable. Era por eso por lo que había ciudades de
refugio: Para proteger a algunos ofensores (segundo/tercer grado), del vengador de la
sangre.
(Mt 5:38) Habéis oído que se dijo: "OJO POR OJO Y
DIENTE POR DIENTE.“
(Mt 5:39) Pero yo os digo: no resistáis al que es
malo; antes, a cualquiera que te abofetee en la
mejilla derecha, vuélvele también la otra.
Jesús está invocando al más alto nivel de relaciones entre hermanos.
“No resistáis al que es malo…”
(Mt 5:39) Pero yo os digo: no resistáis al que es
malo; antes, a cualquiera que te abofetee en la
mejilla derecha, vuélvele también la otra.
“Volver la mejilla” no se refiere a situaciones
amenazantes de la vida que lo ponen en
peligro a usted o a su familia.
(Mt 5:39) Pero yo os digo: no resistáis al que es
malo; antes, a cualquiera que te abofetee en la
mejilla derecha, vuélvele también la otra.
Volver la mejilla comprende las infracciones e injusticias
diarias de la humanidad. Que se hable mal de nosotros, que
se nos discrimine. Hasta puede comprender ser empujados
en el colegio o ser privados de un derecho, el cual tenemos
derecho de recibir.
(Mt 5:39) Pero yo os digo: no resistáis al que es
malo; antes, a cualquiera que te abofetee en la
mejilla derecha, vuélvele también la otra.
Por no entender las Escrituras y tener un balance de ella,
“Volver la Mejilla” ha sido mal utilizada…
Algunos han pensado que los cristianos no deben de llamar a la policía
Algunos han sufrido condenación innecesaria
Algunos han sido víctimas de compañías de seguros.
Dios es que ha puesto Jueces, policias, tribunales de Justicia, etc.
(Mt 5:39) Pero yo os digo: no resistáis al que es
malo; antes, a cualquiera que te abofetee en la
mejilla derecha, vuélvele también la otra.
Hay una absoluta concordancia en la Palabra, y para poder
vivirla correctamente, debemos ver el equilibrio en cada
parte de ella.
Vemos que Pablo establece que el propósito del gobierno es
proteger al inocente y castigar al culpable:
“Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien,
sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer a la autoridad? Haz lo bueno, y
tendrías alabanza de ella; porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si
haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de
Dios, vengador para castigar al que hace lo malo” (Ro. 13:3-4).
Dios es que ha puesto Jueces, policías, tribunales de Justicia, etc.
(Mt 5:40) Y al que quiera ponerte pleito y quitarte la
túnica, déjale también la capa.
Este sería un juicio por reclamos menores. Los romanos
permitían a los judíos operar su propio sistema penal,
especialmente en asuntos religiosos. Sin embargo, los judíos
no podían dictar sentencia cuando se había cometido un
crimen capital..
En este asunto de cosas menores, Dios nos llama a Paz,
analizar que haría Cristo, en estos momentos determinados.
es mejor
(Mt 5:41) Y cualquiera que te obligue a ir una milla,
ve con él dos.
Tanto el gobierno persa como el romano, ejercían el derecho
de demandar que sus conquistados ayudaran a un mensajero
o agente del gobierno. Un soldado romano podía exigir, a un
judío cualquiera, que le llevara su carga por una milla
(Mt 5:41) Y cualquiera que te obligue a ir una milla,
ve con él dos.
Nuevamente, Jesús le está enseñando a Su pueblo del
Nuevo Pacto, la manera de tener victoria sobre las injusticias
(o inconveniencias).
Por lo regular, no son las grandes violaciones a nuestros
derechos con lo que tratamos a diario; sino son las pequeñas
faltas con las que tenemos que tratar: Cosas que nos
molestan, cosas que nos enojan, etc.
(Mt 5:41) Y cualquiera que te obligue a ir una milla,
ve con él dos.
Por que no dar la milla extra, en algo
que se te pide que hagas?
(Ef 5:1) Sed, pues,
imitadores
de
Dios
como hijos amados;
…
Descargar

(Imitando_a_Jesus_II)