La Santa Iglesia Catedral
de San Cristóbal de La
Laguna o Santa Iglesia
Catedral de Nuestra
Señora de Los Remedios,
fue levantada sobre la antigua
iglesia de Ntra. Sra. de los
Remedios, cuya construcción se
inició en 1515. Pasó a ser
catedral en 1819, con la
creación del Obispado de
Tenerife, mediante bula del Papa
Pío VII.
La obra actual, inaugurada en
1913, es de estilo neogótico,
con bóvedas de crucería, según
planos del ingeniero Rodrigo de
Villabriga, que respetó
íntegramente la fachada
principal.
La catedral alberga un
interesante patrimonio: en
la capilla mayor se
encuentra un tabernáculo
que realizó en 1795 el
escultor gran canario José
Luján Pérez, que tiene
como remate una talla
anónima (s.XVI) de Cristo
Crucificado, el Cristo de
los Remedios.
Otro retablo importante es
el del Señor de La
Columna en estilo
neoclásico.
Cristo atado a la Columna
(Escuela Genovesa,
s.XVIII) Nuestra Señora de
los Dolores, del escultor
español Carmona, s XVIII.
Entre las tallas destaca: La Virgen de los Remedios, en madera
policromada de principios del s.XVI, quizás la primera obra de
arte sacro realizada en Tenerife.
También podemos
destacar el espléndido
púlpito de mármol de
Carrara, obra del
escultor genovés
Pascuale Bocciardo
(1762); y un gran lienzo
con el tema Las Ánimas
del Purgatorio del pintor
canario Cristóbal
Hernández de Quintana
(1651-1725); o la Santa
Cena, cuadro de Juan de
Miranda.
Fachada neoclásica de la catedral
de San Cristóbal de la Laguna
Destaca también el
gran retablo barroco
de Los Remedios de la
primera mitad del
S.XVIII, que posee un
espléndido conjunto de
siete tablas atribuidas
al pincel de Hendrick
Van Balen, maestro de
Van Dyck, según la
hipótesis del
conservador de pintura
flamenca del Museo
del Prado, Matias Díaz
Padrón. Estas tablas
pertenecían al Retablo
de Mazuelos,
encargadas a Flandes
por Pedro Alfonso
Mazuelos en 1597.
Cuenta también con un coro neoclásico (s.XIX)
obra del maestro Domingo Pérez.
Y con una gran custodia
labrada en plata
sobredorada, de estilo
rococó; con unas andas
procesionales del
Corpus Christi en plata
repujada; con gran
número de piezas de
orfebrería de las
escuelas cordobesa,
canaria y americana, y
con una importante
colección de
ornamentos sagrados.
En el trasaltar se encuentra
una imagen de Cristo del
escultor tinerfeño Fernando
Estévez.
En el Museo Catedralicio se
custodia una bellísima
imagen de Nuestra Señora
de La Luz, la mejor talla que
posee la catedral, obra, al
parecer, del maestro Juan
Bautista Vázquez el Viejo,
iniciador de la Escuela
Sevillana del s.XVI.
JCA Febrero 2015
Descargar

Catedral de La Laguna