Cada un@ de
[email protected] tenemos
dos o tres respuestas
emotivas que son
verdaderos reflejos
automáticos que casi
siempre causan
problemas.
Frecuentemente,
por cualquier
motivo
empezamos a
llorar, o
iniciamos una
pelea
hacemos un
interrogatorio,
decimos
comentarios
hirientes y/o
nos
deprimimos.
Somos como aquel
perro medio
aburrido que
siempre está
saltando encima
de las personas,
por cualquier
motivo:
el dueño entra en la casa diez veces al
día y el perro diez veces salta;
llega un
amigo, el
perro salta,
llega un
ladrón el
perro ladra,
salta y hasta
muerde
En las personas
esos reflejos
automáticos, son
nuestros
perros emocionales
siempre están
preparados para
saltar, ladrar y
morder.
Si se nos pide algo,
nos enojamos, nos
preguntan algo y
contestamos con
indirectas, nos
hacen algo y nunca
más le dirigimos la
palabra a esas
personas,
nos imaginamos lo
que los demás
puedan estar
pensando y lo
presentamos a
otros como una
verdad “absoluta”
y así otros
ejemplos…
Observemos
esas
reacciones
automáticas
nuestras, que
se presentan
sin que las
planeemos,
que resultan
sencillamente
como nuestra
forma viciada
de reaccionar
ante las
situaciones.
¡NUESTROS
PERROS
INTERNOS¡
a los que
primero
asustan son a
las personas
que amamos,
a nuestros seres queridos y a
los que viven muy cerca de
nosotros.
Reflexiona:
• 1. ¿Cómo expreso a nivel físico y
psicológico la rabia con mi pareja, con mis
hijos e hijas y conmigo mismo?
• 2. ¿Cuáles son mis maneras de saltar,
ladrar y morder?
Descargar

Controle el perro