CLUB PLASTIMODELISMO ANTOFAGASTA
gg
Granadas de mano
Sinónimo de la infantería y el combate urbano, estos artefactos
explosivos han recorrido un larguísimo camino a través de la
historia bélica, asentándose en el siglo XX como un elemento
imprescindible en manos de los soldados a pie.
Al ser los chinos los primeros descubridores de los explosivos,
les tocó obviamente a ellos ser los inventores de los primeros
artefactos destructivos. Además de utilizar la pólvora con
propósitos recreativos, como fuegos artificiales, a veces las
metían en tubos de cartón o posiblemente bambú, introducían
una mecha y luego de encenderla arrojaban estos explosivos
de mano dentro de ciudades sitiadas o recintos cercados.
Sin embargo, este tipo de uso no se generalizó, y aparentemente
estas primitivas granadas no fueron utilizadas durante mucho
tiempo. Posiblemente debido a accidentes y episodios de mal
uso, o a otras cuestiones, su historia se pierde.
No se puede hablar, sin embargo, de verdaderas granadas de
mano sino hasta el siglo XVIII
Descripción
Pero, ¿qué es exactamente una granada de mano?
Una granada de mano es un artefacto explosivo que, debido su
pequeño tamaño, puede ser lanzado por un solo soldado
hacia el enemigo, detonando .a una distancia segura del
lanzador.
A pesar de la creencia popular, las granadas no son muy
potentes. Su radio de acción (es decir, el área en la cual
causan mucho daño, o incluso la muerte) suele estar en los
10 metros, como máximo (dependiendo de si tienen o no
metralla), mientras que la onda expansiva más fuerte nunca
pasa de los cinco metros. Esto es así por una cuestión
lógica: no se puede lanzar una granada a más de 35 metros,
de manera que tiene que haber una distancia mínima entre la
granada y el lanzador, para que este no salga herido.
El efecto destructivo de la granada se lo da el explosivo que
carga dentro, generalmente unos pocos cientos de gramos.
Las granadas tienen dos efectos, ambos buscados por el
diseño. En primer lugar, el efecto mecánico, físico. La
explosión crea una onda expansiva la cual, ayudada por
esquirlas, puede herir o matar al enemigo, o como mínimo
hacerlo desplazar unos metros. El segundo efecto, a veces
más importante (y buscado por ciertos diseños) es el
psicológico. La fuerte y sorpresiva detonación, el humo y
el polvo generados hacen que el enemigo trate de
refugiarse. Si se espera una granada, todos se esconderán
o huirán; si no se la espera, existen unos segundos en los
cuales los sobrevivientes estarán incapacitados, sordos y
confundidos por la detonación, posiblemente tosiendo por
el humo y con los ojos irritados. Todo lo cual los
incapacita para el combate, permitiendo su captura
mucho más fácilmente al limitar su capacidad defensiva y
ofensiva.
Un soldado que sea buen lanzador de granadas puede enviar
una a entre 30 y 35 metros de su posición, teniendo en
cuenta que el área de daño máximo no supera
generalmente los 20 metros.
Todas las granadas comparten una serie de partes y
mecanismos más o menos iguales, dependiendo de su tipo;
los más comunes se muestran en el gráfico inferior. Las tres
principales son:
Cuerpo: es la carcasa del artefacto, que contiene todos los
mecanismos impidiendo la entrada o salida de componentes.
Además, suele ser uno de los responsables de la producción
de esquirlas. Puede estar constituido de diversos materiales
(ver más abajo).
Espoleta: es la serie de mecanismos y seguros que impide el
estallido de la granada hasta el momento deseado, y luego se
asegura de que el artefacto estalle de la manera para la cual
fue diseñado. Hay muchos tipos de espoletas, las cuales se
explicarán más adelante.
Multiplicador y carga explosiva: para evitar accidentes y fallas,
los materiales explosivos de las granadas son
particularmente estables. Estos materiales no estallan por el
calor, a veces ni siquiera si son puestos directamente en el
fuego. Es por eso que se necesita que la granada tenga en su
corazón una pequeña cantidad de material explosivo más
sensible, capaz de ser encendido por los pequeños
mecanismos de la espoleta.
Clasificaciones de las granadas de mano
La primera gran diferenciación entre granadas es entre las
explosivas y las no explosivas. Como su nombre lo dice, las
primeras están rellenas con algún tipo de explosivo. Su uso
es netamente de combate y están destinadas a matar o herir
al enemigo. Las segundas no contienen explosivos y según lo
que contengan, pueden variar de uso
Granadas explosivas
granadas ofensivas: aunque pueda llevar a confusión, son las
menos potentes. Pensadas para cuando el soldado está
avanzando rápidamente y sin mucha protección, su radio de
acción es menor. Fabricadas con cuerpos de plásticos,
aluminio u hojalata, la explosión casi no causa esquirlas, que
son los principales agentes causantes de heridas. Por lo
tanto, estas granadas basan su efecto principalmente en
incapacitar al oponente: su único efecto es la onda
expansiva. Esto evita que el soldado, en un apuro o por
descuido, lacen cerca la granada y quede dentro de su zona
de efecto.
granadas defensivas: son las más potentes; el explosivo está
recubierto de un cuerpo de acero u otro metal prefragmentado, que al estallar se convierte en esquirlas
mortales. Se supone que el soldado utilizará estas granadas
cuando se esté defendiendo y, por lo tanto, está a cubierto en
su trinchera u otro lugar. Esto lo deja fuera del área de efecto
de la granada, que es mayor.
Granadas de humo o fumigenas.(con agentes químicos que al
combinarse crean humos de diferente tipo). Estas granadas
pueden ser tanto para cubrir una retirada o movimiento
(solamente humo negro o blanco) o servir para señalar un blanco
(por ejemplo, lanzando una granada de humo rojo sobre una
trinchera enemiga se la marca para un bombardeo aéreo).

granadas de gases (lacrimógenos, etc.). De uso en las fuerzas
del orden, sirven para dispersar disturbios al provocar en los
individuos diversos síntomas incapacitantes, como náuseas o
irritación ocular. (con denominaciones variadas).

Granadas de choque o cegadoras. (con denominaciones
variadas). Generalmente utilizadas por equipos de fuerzas
especiales antiterroristas (tanto sean policiales como militares),
producen una fuerte detonación que ensordece, mientras el
destello simultáneo puede dejar ciego durante unos instantes a
los criminales.
Clasificación según forma
de palo: sinónimo de las fuerzas armadas alemanas de ambas
guerras, fueron utilizadas casi exclusivamente por ellas y
ningún otro país. El palo que hace de mango le agregaba un
gran alcance al lanzamiento, pero dificultaba su transporte,
ya que las hacía más pesadas y grandes (se solían llevar en
el cinturón o en las botas, pero no cabían en bolsillos ni se
llevaban enganchadas de a varias como las de piña).
Actualmente estas granadas no se fabrican ni utilizan, ya
que fueron dejadas de lado por las de piña, esféricas o de
bote.
esféricas: las primeras granadas tenían una forma esférica o
casi esférica; esto ayudaba a su manejo y a que volaran
mucho. Además, tenían la ventaja de que ruedan más y
mejor. Actualmente existen ciertos modelos de este tipo;
uno de los más conocidos es la Calderón, de uso en la
Infantería de Marina española y en EEUU.
de huevo: las granadas actuales más comunes tienen la forma
de un huevo grande; se combina así la facilidad de manejo
con un gran alcance y deja que la granada ruede.
Generalmente son ofensivas y su superficie es totalmente
lisa.
de piña: la forma más clásica y reconocible de las granadas de
mano. Similares a las de huevo, tienen la superficie acanalada
de manera similar a un ananá o piña, con partes planas que
sobresalen unos milímetros. Se trata de trozos de metralla prefragmentada, la cual se disemina más fácilmente al no absorver
tanta onda expansiva. Otra de las razones para diseñarlas así, y
según algunos, la más importante, es el facilitar el agarre por los
soldados en toda situación, dificultando que puedan escaparse
de sus manos. Aunque estas granadas no siempre tienen la
forma exacta de una piña, se les da este nombre a todas las
granadas cuyo cuerpo está pre- fragmentado de esta manera.
de bote o de lata: con forma de lata de conserva, eran fáciles
de fabricar en tiempos de escasez de industria bélica, al
adaptarse maquinaria utilizada civilmente para otros
propósitos. Generalmente no tenían casi metralla y su
efecto destructivo era pequeño. En la actualidad, algunas
granadas de humo tienen esta forma. Un ejemplo de una
granada de bote hecha de plástico.
Clasificación según funcionamiento

Las primeras granadas de mano tenían sistemas primitivos y
engorrosos para asegurar su explosión. El primero y más
conocido era el de mecha: ésta estaba protegida por una
tapa, la cual se quitaba y permitía su encendido antes del
lanzamiento. En esta tapa solía haber alguna clase de
raspador, que permitía accionar la cabeza de fósforo de la
mecha. Dependiendo del largo de la mecha el intervalo entre
el encendido y la explosión era mayor o menor. Su principal
problema era que el sistema, además de poco seguro y lento,
no era a prueba de agua; con lluvia o barro la granada se
hacía inútil al no poder prenderse la mecha o al apagarse
esta antes del estallido.
espoleta a percusión o de inercia: de mecanismo complejo,
este sistema hace estallar la granada en el momento en que
esta golpea el suelo o algún otro objeto sólido que esté en su
camino, después de ser lanzada.

espoleta a tiempo o con retardo: fueron y son las más utilizadas
mundialmente, y las primeras en usarse (teniendo en cuenta
las granadas a mecha externa o interna, más primitivas,
mencionadas previamente). Al quitarse todos los seguros,
esta espoleta enciende una pequeñísima cantidad de pólvora
encerrada en un pequeño tubo. Entre tres y seis segundos
más tarde (dependiendo del modelo de granada), esta mecha
hace estallar el artefacto.

El sistema ideado y utilizado por muchas granadas de
diferentes países reunía estos dos factores. La granada
poseía una anilla de seguridad y una palanca, que rodeaba la
silueta del artefacto. El soldado tomaba con la mano de
lanzamiento la granada, y presionando la palanca metía un
dedo en la anilla y tiraba de ella. La anilla tenía soldada una
pequeña varilla de metal, que asegura los mecanismos de la
espoleta.
Dentro del artefacto, el sistema es generalmente similar en
todas las granadas de este tipo. En la cabeza de la granada
(que sobresale del cuerpo), hay dos pequeñas cápsulas de
material inflamable o incendiario, y una pieza metálica en
forma de U o de V. Cada una de sus puntas está diseñada
para impactar y encender dichas cápsulas. La anilla impide
esto al trabarlas; y por eso es el primer seguro que debe ser
quitado. Liberados estos detonadores, ahora la palanca es la
que impide su movimiento. Cuando la granada se lanza, la
palanca se suelta; se libera entonces un muelle o resorte
que impulsa violentamente la pieza en V contra las cápsulas
incendiarias, las cuales con su fuego encienden la mecha de
pólvora que llega hasta el multiplicador, el cual hace estallar
el contenido explosivo. Este sistema de palanca es el más
evolucionado y perfeccionado de todos, y es el utilizado
generalmente por todas las granadas actuales, con algún
que otro detalle diferente. Existen dos tipos de palancas de
seguridad: las separables o las fijas.

espoleta mixta: este tipo de granadas tienen dos espoletas,
una de tiempo y otra de inercia. Este hace más difícil y cara
la producción, pero aumenta la versatilidad del artefacto,
además de su seguridad. Solamente España tuvo en servicio
una granada de este tipo, la EXPAL; en ella se podía anular a
voluntad la espoleta de percusión, dejando activo solamente
la de tiempo. Esta granada tenía un sistema de
autodestrucción, en caso de que fallaran ambos sistemas.
Sin embargo se produjeron muchos accidentes que llevaron
a que se abandonara su uso y producción.
Otro sistema de espoleta a tiempo es el de tira-frictor, utilizado
por las granadas de palo y de huevo alemanas de la Segunda
Guerra Mundial (ver más adelante). En este caso la mecha se
enciende al tirar fuertemente de un cordón en cuyo extremo
hay un alambre rugoso que, al entrar en contacto con una
superficie de fósforo, da fuego a la mecha.
Este sistema nunca fue muy utilizado a nivel mundial, y fue
abandonado luego de la derrota alemana (este país fue el
que más lo usó). Esto se debía a una gran desventaja de
seguridad. La mecha comenzaba a arder mientras el soldado
tenía la granada en la mano, lo cual llevaba a varias
posibilidades peligrosas. En el caso de un defecto de
fabricación, deterioro de material o una distracción, el
artefacto podía explotar matando a su usuario. Esto, por
motivos mecánicos, no puede suceder con una granada con
seguro de palanca como las ya descriptas.
Granadas de mano más
utilizadas en las Guerras
Mundiales
Muchas armas han sido tan famosas que han ingresado en la
historia y son ya íconos incluso para el público en general,
hasta para los poco entendidos en materia militar. Con las
granadas no siempre es así, ya que son armas poco
conocidas. Sin embargo, muchas de ellas se han hecho
famosas y han permanecido vivas en películas de la época.
Ambas Guerras Mundiales han visto un uso muy extendido de
tipos cada vez más sofisticados de granadas de mano,
algunas de las cuales son todavía ejemplos para otros
diseños. Las desglosamos aquí por país.
Alemania
Gran Bretaña
Estados Unidos
Unión Soviética
Stielhandgranate M24: la letal granada con
mango del Ejército alemán
lLa Stielhandgranate M24 fue la granada oficial del Ejército
alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Su diseño con
mango facilitaba su empleo y proporcionaba a su usuario la
posibilidad de disfrutar de un mayor alcance y una mejor
precisión. Un arma histórica fácilmente reconocible.
En casi todas las fotos de la Segunda Guerra Mundial en que
aparecen soldados alemanes, vemos que al cinto, en el correaje,
e incluso en las cañas de sus botas, sobresalen los mangos de
sus típicas granadas de mano. Dichas armas, bautizadas por
ellos mismos como Stielhandgranates y por otros como “potato
masher” (en alusión a su forma), eran las granadas oficiales del
Ejército alemán. De hecho, la Stielhandgranate M24 fue, junto
con el Mauser y la Luger, una de las armas más utilizadas por las
tropas germanas en todos sus frentes.
En realidad, estas granadas no son coetáneas de la Segunda
Guerra Mundial, sino que llegaron a este conflicto heredadas
de la clásica guerra de trincheras de la Gran Guerra. En este
primer enfrentamiento mundial, se emplearon granadas tipo
“raquetas”, buscando un alcance y una precisión mucho
mayor. Esta necesidad derivó en estudios que determinaron
que con una granada de mango, al ser más larga y
manejable, se obtenían mejores resultados.
Componentes de la M24
La Stielhandgranate M24 se dividía en tres partes fácilmente
separables. De hecho, al estar unidas por un sistema de
roscas, con las propias manos se desmontaban de forma
muy sencilla. Estos son los componentes básicos de la
granada de mano alemana:
1.
El sistema de iniciación a fricción ZB.26. Este sistema está
formado por un pequeño tubo de acero que va unido, por un
extremo, a una cápsula de cobre que contiene una sustancia
sensible a la fricción y un tira flector, y por el otro, a un
cilindro que contiene una determinada cantidad de pasta
pirotécnica. Esta pasta sirve como retardo y para ser
accionada se tiraba de una cuerda, lo cual accionaba el
material de fricción. Este material ardía lentamente,
retardando la acción del detonador. De esta forma, la carga
principal sólo explotaba cuando se accionaba el detonador.
Todos estos elementos estaban alojados en el mango de
madera, y el retardo de la explosión era de entre 4 y 5
segundos.
2. La parte central. Consta de un cilindro de madera, con un
vaciado en su interior y con dos pasos de rosca en sus
extremos. La parte superior se usaba para colocar el cilindro
metálico que contiene el explosivo, mientras que en la parte
inferior se colocaba un tapón que ocultaba y protegía el
sistema de armado.
3. La carga principal. Estaba roscada en la parte superior de la
granada. Se trata de un cilindro delgado de lámina de hierro
de poco espesor y que contenía aproximadamente 160
gramos de TNT
Como elemento adicional, existía una cubierta pre-fragmentada
que se le podía poner a la carga principal y que la convertía
en una granada de fragmentación.
Características técnicas
Anchura: 60mm
Longitud: 356mm
Espoleta: b.z.26
Retardo: 4 o 5 segundos
Explosivo: 165 gramos TNT
Materiales: mango de madera y envuelta explosiva metálica
Este modelo de granada, conocido como Stielhandgranate 24 ó
StiGr-24, fue la granada standard de Alemania durante el
período de entreguerras y la Segunda Guerra Mundial. Dio
nombre a las granadas de palo, o como la llamaban los
británicos, pisa-papas, debido a su silueta tan distintiva. Se
las transportaba en cajas alargadas llenas de paja, con las
espoletas separadas para mayor seguridad; tanto es así que
en todas las cabezas explosivas estaba escrito "Antes de
usar insertar detonador". Las granadas de palo, usadas casi
exclusivamente por los alemanes, tenían varias ventajas,
particularmente su mayor alcance. El efecto de rotación
hacía más fácil que el soldado alcanzara distancias mayores,
y además la forma alargada impedía, a veces, que la granada
rodara de vuelta en terreno elevado o urbano. Un desarrollo
particular ideado por los soldados era adosar seis granadas
más (sin sus mangos) a una granada central; este paquete de
explosivos servía como cargas de demolición improvisadas,
contra tanques o estructuras, y era imposible de armar con
otro tipo de granada.
La StiGr-24 fue el modelo más numeroso y clásico de la Segunda
Guerra Mundial, y era también la preferida de todos ya que
permitía lanzamientos más largos y más precisos. A partir de
este modelo, se fueron haciendo cambios menores para lograr
una granada más ligera y por lo tanto, más fácil de fabricar y
menos cara. Una de estas mejoras fue la creación de una
carcasa postiza con material pre-fragmentado, o Splitterring,
adoptada en 1942. Hubo modelos de granadas de palo de humo,
identificable por una banda blanca o (más adelante) por surcos
en el mango para poder diferenciarla en la oscuridad. Como en el
clima muy frío la StiGr-24 a veces no estallaba, se diseñó una
variante, marcada con una K, para su uso en Rusia, que tenía
una mezcla diferente de pólvora como iniciador. En 1939 se
comenzó a fabricar una nueva versión, más larga y con mayor
carga explosiva, pero no tuvo tanto uso. En 1943 se creó otra
variante más, la StiGr-43, con el mango macizo en lugar de
hueco, y con el iniciador en la parte superior de la cabeza. Esta
diferencia aparentemente menor, no lo era: significaba que la
cabeza explosiva podía ser desmontada del palo y ser usada de
manera más convencional, y también como trampa explosiva.
A pesar de estas mejoras, los problemas del tamaño y peso
eran considerables para cierto tipo de tropa, como los
paracaidístas y los tripulantes de los vehículos
blindados. Por eso se diseñó una granada más similar a
las utilizadas por otra países, la Eierhandgranate 39, de
forma de huevo. Portátil y de pequeño tamaño, sufrió
algunos cambios de espoleta durante la guerra. Como
sucedió con la StiGr-24, al principio se la pensó
solamente como ofensiva, pero luego se diseñaron y
fabricaron envolturas postizas, algunas prefragmentadas, para hacerlas defensivas.
La Eihandgranate 39
La Eihandgranate 39 (literalmente, granada de mano
de huevo) entró en producción en 1939, cuando los problemas
de tamaño y peso de las granadas de palo ya eran bien
conocidos. Esta granada y la StiGr-43 compartían el mismo
tipo de espoleta removible, enroscable en la parte superior de
la carga explosiva. Esta espoleta era del tipo tirafrictor; para
activarla, se resenroscaba una tapa de la cual caía dicho
cordón, el cual al ser tirado con fuerza activaba la granada. El
color de la tapa indicaba el tiempo de retardo de la espoleta y
también su tipo. Por lo general estas granadas tenían un
retardo de 4 segundos. Sin embargo se las podía usar
inteligentemente como trampas explosivas: poniendo un
retardo de menos segundos, una granada abandonada y
encontrada por el enemigo muchas veces se convertía en una
sentencia de muerte. El soldado la activaba pensando en
usarla, pero le estallaba en las manos a veces de manera
instantánea. Estas espoletas ultrarrápidas también permitían
usarlas en puertas u otros escenarios urbanos: con el cordón
atado a ella, al entrar los soldados enemigos (generalmente
pateando la puerta), la granada estallaba.
Panzerhandgranate 41
Como lo expresa su nombre, existió una gran familia de
granadas de mano dedicadas exclusivamente a la lucha
antitanque.
La denominada Panzer-hand-granate 41, era un explosivo de
2kg. de peso y efectivo contra 25mm. de blindaje. Se
fabricaron 600.000 de éstas hasta 1943. Una de las primeras
fue la SS-HL-Hand-granate (Granada de mano de carga hueca
de las SS) diseñada por la Academia de Armas de las SS; (sí,
la SS también diseñaba sus propias granadas). Consistía en
un dispositivo de forma cónica que tenía 19cm. de largo y
7,2cm. de diámetro. Llevaba una carga hueca de 210 gramos
de explosivo y un peso total de medio kilo. Para adherirla al
tanque enemigo se debía correr hacia el mismo y pegarla en
su blindaje, accionar la espoleta de tiempo y alejarse lo más
rápido que las piernas le permitieran al sacrificado
panzernah-bekampfen. La pequeña carga perforaba 8085mm. de blindaje.
Para adherirla a los carros de combate la SS-HL-Hand-granate
llevaba en su base un disco de 6mm. de ancho impregnado
con un fuerte pegamento. Este probó ser bastante inefectivo,
ya que muchas veces, una granada no se pegaba
correctamente sobre blindajes angulados y se caía
explotando sin causar mayores daños. Pese a sus
inconvenientes, se fabricaron mas de 100.000 desde finales
de 1942 y 1943, siendo suministrados mayormente a las
Waffen SS.
Panzerhandminen 3”.
El Heer (Ejército), también comenzó con la experimentación de
pequeñas cargas huecas. A finales de 1941 y principios de
1942 se comenzó a fabricar la “Panzer-handminen 3
aun que tenía la denominación de “mina” era una granada de
mano con forma abotellada de veintisiete centímetros de
largo y un diámetro de catorce centímetros. En su base
poseía tres fuertes imanes en forma de “U” para adherirla al
carro enemigo. Transportaba una carga hueca de 1kg. capaz
de penetrar nada menos que 110-120mm. de acero, lo que le
permitía destruir cualquier tanque de la época.
Panzerhandminen 4,
Un desarrollo posterior fue la Panzer handminen 4, que era un
poco más larga, tenía un carga de 1,1kg. y seis imanes en su
base para incrementar la fuerza de “agarre”. Obsérvese
(fotografía superior) la base mostrando los seis imanes.
También podían emplearse esas púas para clavarlas en
elementos de madera como la casamatas rusas.
El primer uso que se le dio a las Panzerhandminen 3 y 4 fue
en la batalla de Volkhov (Rusia), en mayo de 1942. También
se la empleó en corto número en Dieppe, en agosto de ese
mismo año, para contrarrestar a los tanques que
desembarcaron en la fracasada operación “Jubileo”.
Hafthohlladung 3.
La primera versión de la HHL 3 tenía una diseño de carga
de forma semiesférica con 1,5kg. de explosivos, 27,5cm. de
largo y un diámetro de 15cm. Luego se la rediseñó con una
carga de 1,7kg. de forma cónica que lograba mejores
resultados. Ésta última, tenía un peso total de 3,5kg. y
poseía tres fuertes imanes artificiales en su base que
daban una fuerza de agarre de 45 kilos. Se fabricaron más
de 600.000 HHL 3 en 1943 y 1944 y se continuaron
empleando hasta el final de la guerra.
Modo de empleo y táctica de la HHL 3:
Pese a tener el inconveniente de necesitar ser aplicada sobre el
tanque con todos los peligros que acarrea esta maniobra, las
HHL 3 eran granadas muy poderosas y confiables que podían
penetrar casi 145mm. de buen acero con efectos devastadores
para el tanque enemigo y su tripulación. Una HHL bien colocada
inutilizaba completamente un vehículo del tamaño de un T-34 o
de un Sherman. Generalmente se utilizaban elementos auxiliares
a ella tales como troncos de árboles y/o granadas de humo para
detener o cegar a la tripulación del tanque mientras que un
aguerrido soldado le adhería el explosivo a su blindaje. También
podía emplearse lugares con maleza alta o cultivos para
cubrirse con la vegetación y arrastrarse hasta tener al alcance
de la mano al vehículo enemigo. Otros lugares sensibles eran el
combate en ciudades, un lugar nunca muy provechoso para los
tanques en los que el Panzernah-bekampfen podían surgir de
cualquier esquina y colocar su mortal carga.
”:
Generalmente se utilizaban elementos auxiliares a ella
tales como troncos de árboles y/o granadas de humo para
detener o cegar a la tripulación del tanque mientras que un
aguerrido soldado le adhería el explosivo a su blindaje.
También podía emplearse lugares con maleza alta o
cultivos para cubrirse con la vegetación y arrastrarse
hasta tener al alcance de la mano al vehículo enemigo.
Otros lugares sensibles eran el combate en ciudades, un
lugar nunca muy provechoso para los tanques en los que el
Panzer-nahbekampfen podían surgir de cualquier esquina y
colocar su mortal carga.
Las Panzerhandminen y HHL 3 contaban con dos tipos de
espoletas, una coloreada en amarillo y otra en rojo. Éstas
debían ubicarse en la parte superior del arma. La roja daba
un retardo de cinco segundos antes de la explosión y se
usaba en casos que se deseara arrojar el explosivo al paso
del tanque enemigo (cosa rara ya que los resultados no
eran buenos). La más usada era la amarilla, que tenía un
retardo de 7,5 segundos dándole más oportunidades al
panzerknacker de colocar y accionar la carga, y alejarse
del carro antes de que se produjera la explosión
Panzerwurf
mine
Otro tipo de granada alemana era la Panzer-wurfmine utilizada
para destruir carros blindados enemigos pero su uso era muy
complicado
debido a los problemas para estabilizar las granadas
antitanques dedicadas para el vuelo - la carga formada necesitó
ser señalado derecho en la armadura para trabajar
eficientemente - el Panzer-wurfmine (“mina del tiro del tanque”)
o PWM (l) (L para el “lang” = “largo”) fue desarrollado por la
oficina de la arma de Luftwaffe (las fuerzas de tierra de
Luftwaffe y los paracaidistas).
El arma pesaba 1.36kg , tenía una longitud de 53.3cm y utilizó un
montaje que se estabilizaba sobre cuatro aletas hechas de lona
en lazona posterior. Fue introducido en servicio en mayo de
1943 , 203.800 fueron producidos en 1943
El sucesor l del modelo era el Panzerwurfmine Kz (Kz = el kurz
(“corto”)) eso pesó solamente 1 kilogramo. La estabilización del
vuelo ahora fue alcanzada por una tira larga de la lona que rodó
hacia fuera cuando la arma fue lanzada y extendido de ella es
posterior. La cabeza explosiva tenía un diámetro de 11.4
centímetros y llevó una carga formada de 500g que tenía una
penetración del blindaje de 150mm
Como curiosidad podemos mencionar también que, en la
Segunda Guerra Mundial, existieron granadas hechas
completamente de explosivos. Varios modelos alemanes
estaban fabricado a base de nipolit, un material explosivo de
consistencia sólida fuerte, del color de la madera. El nipolit
era una mezcla de nitrocelulosa, nitroglicerina y PETN, RDX
y aluminio en polvo. Eran tan fuerte y sólido luego de ser
moldeado que no necesitaba ser encapsulado, siendo
incluso resistente al agua.
Los alemanes usaron este material descubierto casi por
accidente en varios tipos de trampas explosivas y también
granadas. Algunas tenían forma de granadas de bote, pero
también existieron otras con forma de palo. Las ventajas en
cuanto a la potencia eran evidentes, ya que no existía ningún
peso muerto: todo el cuerpo era explosivo.
Tres ejemplos de granadas hechas de nipolit (no están
ilustradas a la misma escala). La de arriba es una versión de
palo; la de la derecha es de huevo y la de la izquierda es de
bote. Todas parecen compartir la misma espoleta de la
Eierhandgranate 39.
Epilogo
El siglo XX ha sido sin duda alguna el siglo de las granadas de
mano. Aunque otras tecnologías bélicas surgieron a
mediados de siglo, entre las Guerras Mundiales, la granada
era un elemento traído desde siglos anteriores,
aparentemente humilde y poco vistoso, que sin embargo tuvo
enormes aplicaciones en el día a día de las tropas de todos
los países.
Es importante que, aunque no se viva en un país recientemente
involucrado en un guerra, se eduque a los niños y se los
concientice a no tomar y manipular este tipo de artefactos. Las
granadas son un ícono de la guerra y son fácilmente distinguibles;
no es raro que un niño, al encontrarla, crea que puede jugar con
ella.
Estas granadas pueden o no ser recientes; muchas veces ciertos
criminales o terroristas pueden abandonarlas para deshacerse de
la evidencia. En todo caso son peligrosas, porque aunque tengan
muchos años, igualmente pueden estallar. Es por eso importante
que se eduque a los niños a consultar con un adulto y avisar ante
la presencia de este tipo de elementos, que solamente pueden ser
manipulados, investigados y controlados por personal policial o
militar competente.
Expositor : Sergio Tapia Ortuño.
Antofagasta 12/04/2008
FIN
Antofagasta 19/05/2007
FIN
Descargar

Granadas (226)