La Alhambra de Granada
La Alhambra es un conjunto amurallado de edificaciones y
jardines, situado en una colina de la ciudad de Granada y
construido durante los últimos siglos de dominio
musulmán en la península Ibérica.
La Alhambra es un conjunto amurallado de edificaciones y
jardines, situado en una colina de la ciudad de Granada y
construido durante los últimos siglos de dominio
musulmán en la península Ibérica.
Granada está situada en la comunidad autónoma de
Andalucía, al sur de España y cerca del Mar
Mediterráneo.
La Alhambra tiene un plano
irregular.
Los distintos espacios se
fueron construyendo a lo
largo del tiempo y no había
ninguna planificación
previa del conjunto.
No obstante, las
construcciones están
perfectamente integradas
con los jardines, fuentes,
estanques y zonas
arboladas.
Sus principales partes son:
la Alcazaba, que era la fortaleza
donde residía la guardia
Sus principales partes son:
los palacios donde residían los reyes
granadinos
Sus principales partes son:
la medina, pequeña ciudad hoy en
ruinas donde vivía la corte de los reyes
y sus sirvientes.
Todo ello
estaba
rodeado de
vegetación.
Los materiales
empleados para la
construcción eran
económicos, pero
estaban decorados muy
cuidadosamente o
recubiertos, para dar
apariencia de gran
lujo.
Se empleó el ladrillo de
adobe y el tapial para los
muros
La madera para algunas
cubiertas
el yeso para recubrir los muros y para decorar bóvedas
Con la cerámica se decoraban los zócalos de los muros
La decoración era riquísima. Los muros se adornaban
con formas vegetales labradas en el yeso (ataurique),
con figuras geométricas sin fin (lacerías) construidas con
piezas de cerámica
Los muros se adornaban también con inscripciones,
también sobre el yeso, de citas del Corán
(decoración caligráfica).
Para algunas cúpulas
se utilizaron
pequeños prismas de yeso
que caían en cascada
desde el techo
como estalactitas:
son los mocárabes.
El agua era otro importante elemento decorativo: había
muchas fuentes y estanques,
en los que se reflejaban los edificios.
El agua servía a la vez
para refrescar el
ambiente, y su rumor
creaba un ambiente de
paz y sosiego;
pero también tenía un
significado religioso:
los musulmanes
consideraban el Paraíso
como un jardín.
Desde el siglo IX había ya una primera fortaleza en la
colina, pero La Alhambra tal como la conocemos la
comenzó a construir Mohamed I en el siglo XIII. Hizo
amurallar el recinto y levantar la alcazaba.
Fueron sus sucesores Yusuf I y Mohamed V, en el siglo
XIV, quienes edificaron la parte más importante de La
Alhambra: los palacios nazaríes.
El Partal es el más antiguo de los palacios. Es un pequeño
pabellón de recreo junto a un jardín con una alberca.
El Patio de los Arrayanes:
es un patio rectangular,
con un pequeño estanque
alargado y flanqueado
por dos largos setos
de arrayanes,
arbusto aromático
parecido al mirto.
En uno de sus extremos
se halla
la Torre de Comares,
precedida por un pórtico.
En el interior de la Torre de
Comares
está el Salón del Trono, sala
para los más importantes
actos públicos
El Patio de los Leones tiene también planta rectangular,
con una fuente central sostenida por leones esculpidos;
está rodeado por un pórtico
con las típicas columnas delgadas de época nazarí.
Hay otras salas de gran valor,
el Mirador de Lindaraja,
como el Mexuar,
con abundantísima decoración;
sala para dictar justicia
las salas de las Dos Hermanas y de los Abencerrajes,
con grandes cúpulas de mocárabes
o los típicos baños árabes,
con claraboyas estrelladas
abiertas en las bóvedas
que los cubren.
El Generalife es un pabellón con huertos y jardines situado
en una colina colindante,
fuera del recinto de La Alhambra.
En el siglo VIII los musulmanes ocuparon la península
ibérica. Los cristianos que no se sometieron se refugiaron
en las montañas del norte, y durante ocho siglos fueron
recuperando los territorios en manos de los musulmanes. A
ese proceso se le llama la Reconquista.
En 1492 solo quedaba en la península un reino musulmán:
el reino nazarí de Granada. Los Reyes Católicos,
que gobernaban ya casi todo el actual territorio español,
conquistaron ese año el reino granadino.
La rendición de
Granada,
Francisco
Padilla, 1882
Según la tradición, cuando
Boabdil, el último rey nazarí,
abandonaba la ciudad, volvió
la vista atrás y lloró mirando
por última vez Granada; su
madre le dijo:
“Llora, llora como mujer
lo que no supiste defender
como un hombre”.
El adiós del rey Boabdil a Granada,
Alfred Dehodencq, 1862
Tras la conquista cristiana, el rey de España Carlos I
(a la vez Carlos V, emperador de Alemania)
quiso residir en La Alhambra. Pero prefirió mandar
construir un nuevo palacio, de estilo renacentista,
en vez de habitar los palacios nazaríes.
Encargó el proyecto
a Pedro de Machuca, que
comenzó a construirlo en
1527;
para ello
tuvo que destruir parte
de los edificios
de época musulmana.
Carlos I finalmente renunció
a residir en Granada
y el palacio quedó inacabado
hasta el siglo XX.
No obstante, es uno de los
palacios renacentistas
más puros construidos
fuera de Italia.
Texto: 2º ESO A y B
Presentación: Célula Europa Loreto Valencia
Descargar

Diapositiva 1