HISTORIA DE LA CIENCIAS
CLASE 6
CIENCIA EN EL MEDIOEVO
LOS ARABES
SIGLO V – XV
Parte II
Desde la gestación de la
civilización islámica, los
musulmanes sostuvieron
relaciones directas con las
civilizaciones china, india,
bizantina y persa, entre
otras.
El
contacto
establecido a través de los
viajes y el comercio
provocó
una
relación
intensiva y estrecha con
éstas.
Por otra parte, los musulmanes se constituyeron en los herederos del legado cultural de
todas las antiguas civilizaciones desarrolladas en el Oriente Próximo y Medio. Esos
primeros musulmanes habían llevado a la práctica además dos preceptos fundamentales del
Profeta Muhammad: «Buscad la ciencia desde la cuna hasta la tumba»; «¡Id en busca de la
ciencia a todas partes, hasta en la China!»; «¡Echad mano de la sabiduría y no mireis el
recipiente que la encierra
En la época del Islam Clásico, todas las regiones del territorio musulmán estaban en el más
estrecho contacto cultural y comercial entre sí, por lo que cualquier producción cultural de
importancia en un país o región pasaba pronto a ser propiedad común de los creyentes en
otros territorios.
La batalla de Siffín dividió a los musulmanes en tres grupos
que convivirán y se enfrentarán a lo largo de toda la historia
del Islam. Los partidarios de Ali o alíes, también llamados
chiíes, los jariyíes y finalmente el resto, que por ser el grupo
dominante y más numeroso se dará a sí mismo el nombre de
sunní, que podría traducirse por «tradicionalista» u
«ortodoxo», aunque en realidad son los chiíes quienes más
insisten en su observación de la Sunna o tradición del profeta.
La división es, en principio, política, aunque después cada uno
de los grupos desarrollará importantes diferencias doctrinales
respecto a los demás, especialmente los chiíes.
Después de la muerte del profeta, su mensaje religioso tuvo varias interpretaciones que ocasionaron
violentas luchas internas. Las dos corrientes más importantes que han dividido desde entonces al Islam
son: la sunnita y la chiita. La primera, llamada sunnita porque junto al Corán aceptan la Sunna o libro
de la tradición, que contiene las vivencias y pensamientos de Mahoma recogidos por sus primeros
discípulos; sus partidarios, también llamados ortodoxos, pertenecían a las clases ricas y privilegiadas
de Arabia y de las nuevas tierras conquistadas. Los chiítas no aceptan la Sunna y creen que la
interpretación del Corán debe de hacerla, de entre los descendientes de Mahoma, el mejor musulmán,
el Imán, dotado de alma profética. Por tanto, la figura de Imán debe corresponderse con los
descendientes de Alí, yerno del profeta.
Los chiítas encontraron apoyo entre las clases populares y eran, y son en la actualidad, más rigurosos
en el cumplimiento del tipo de vida contenido en el Corán, al que, para ensalzar la figura de su líder
religioso, Alí, añadieron una sura o capítulo mitificando al yerno del profeta.
Actualmente, la mayoría del mundo islámico pertenecen a la corriente sunnita; los chiítas dominan en
Irán desde la revolución integrista del Ayatollah Jomeini,
Dinastía Omeya (661 – 750)
La familia Omeya era árabe de pura raza, y consideraba a los no árabes como
musulmanes de segunda clase. No obstante, los más fieles fueron nombrados
delegados del gobierno, e incluso se recurría a judíos y cristianos, que
colaboraron en el desarrollo de las artes y en la traducción al árabe de los
libros de filósofos, médicos y científicos griegos y latinos.
Damasco impulsó una nueva forma de artesanía, y organizó la administración
pública: Se desechó el denario de oro bizantino para sustituirlo por el dinar y
el dirham e impuso la lengua árabe paulatinamente. Su influencia también se
notó en la arquitectura, con su máximo exponente en el Alminar, como el de la
mezquita de El Cairo, ciudad a la que trasladaron la capital de Egipto.
Los Abasíes (750 – 1258)
En el año 750, el 128 desde la Hégira, los abasíes
acusaron a los Omeya de ser musulmanes
indignos, hipócritas y corruptos, e invocando el
rigor doctrinal los derrocaron. Su primer califa,
Al-Mansur trasladó la capital a Bagdad.
Protegieron la cultura, las artes, las ciencias y el
comercio. La tolerancia religiosa consiguió la
conversión de muchos no árabes al Islam, algo que
no se había estimulado durante el califato omeya
(o que incluso se había dificultado). Con los
abbasíes la expansión del Islam fue mucho más
rápida que en el pasado
La Mezquita de Córdoba
El al- Andaluz, dominio musulmán en la península
ibérica, y en particular el califato de Córdoba, actuó
como foco de irradiación del conocimiento científico
hacia la Europa del florecimiento del feudalismo en
los siglos XII y XIII. En particular el pensamiento
europeo descubre a través de las traducciones árabes
las grandes obras del mundo greco-latino y el
repertorio de realizaciones de la ciencia islamita. En
la imagen la mezquita de Córdoba. Impresiona la
Mezquita como síntesis cultural y como uno de los
más excepcionales monumentos del planeta. Hacia el
siglo XI Córdoba llegó a ser la capital más culta de
Europa.
Hacia el siglo XIII sobreviene el ocaso del mundo árabe cuando caen todas las regiones
islámicas del Asia en manos del imperio mogol. Primero tuvo lugar la conquista y saqueo de
las huestes de Hūlagū, nieto del conquistador mogol Gengis Kan, y a principios del XV otro
mogol, Tamerlán (1336 -1405) barrió de nuevo las otrora grandes capitales árabes.
Mientras, en la península ibérica en 1492, las tropas de los reyes católicos de Castilla
derrotaban al reino Nazarí de Granada, último reducto del dominio árabe, concluyendo así
el proceso llamado “Reconquista” en el cual los reinos cristianos se aprovecharon de las
reiteradas divisiones internas de los árabes para empujarlos hacia el sur y finalmente
infringirles la derrota
Los antecedentes de los desarrollos matemáticos que comenzaron en
Bagdad alrededor del año 800 no son aún demasiado claros.
Ciertamente que hubo una poderosa influencia proveniente de los
matemáticos de la India , cuyo temprano desarrollo del sistema
decimal y de la numeración revistieron gran importancia. Allí
comenzó un período de progreso matemático con el trabajo de alJwarizmi y la traducción de los textos griegos.
Los árabes fundaron en Bagdad en el año 800 la primera fábrica de
papel, que occidente no conoció, sino cuatro siglos después. En el
califato árabe proliferaron las bibliotecas y se multiplicaron. La
Casa de la Sabiduría de Bagdad (Bait-Al-Hikma), contenía un millón
de libros.
En el año 891, se calculaba que en ciudad de Bagdad, existían cien
bibliotecas públicas. En el siglo X un pequeño pueblo en Irak, AlNayaf" poseía 40.000 obras. El director del observatorio de Málaga,
Nasir El-Din Al-Tusi, reunió mas de 400.000 ejemplares.
Las escuelas y cortes musulmanas estaban formadas por gentes de diversas razas,
nacionalidades y religiones. Entre los más doctos de estas escuelas encontramos árabes,
sirios, judíos, iranianos, indios y latinos; aunque predominaba la religión musulmana, en las
cortes de Bagdad y Córdoba abundaban los cristianos y judíos y en el Oriente conviven,
además, con hindúes y zoroástricos.
¿Cuál es, pues, el elemento que amalgama toda esta cultura? Muchos sabios fueron
bilingües y trilingües entre sus excelentes traductores; algunas obras, sobre todo en los
primeros tiempos, se escribieron en sirio; pero el idioma en que se escriben la inmensa
mayoría de las obras fundamentales es el árabe. Tanto los letrados de Bagdad como las
clases cultas del Andalus, El Cairo prefieren esta lengua.
Los hijos del desierto había creado un rico idioma. Al decir de los arabistas, esta lengua es
más concisa y flexible para la ciencia que el latín, idioma por aquel entonces de la Europa
occidental y, tanto como el griego, lengua oficial del Imperio bizantino.
El contacto entre los pueblos musulmanes se mantiene vivo e intenso en estos siglos, no sólo
por el idioma y la religión, sino también gracias a sus andantes mercaderes: los camellos
cruzan continuamente los desiertos, cargados de ricas mercancías, y los barcos atraviesan
los mares desde el
El idioma árabe es el recipiente de toda esta cultura que nace en Bagdad y que viajeros y
peregrinos divulgan por los pueblos del Islam; a lo largo del Mediterráneo, otras ciudades
imitan a la capital del califato, y van apareciendo bibliotecas, academias, baños, hospitales;
las ciudades se embellecen, las cortes se pueblan de letreros y médicos; apoyados en las
columnas de las escuelas, los maestros explican y discuten con los discípulos agrupados a
sus pies, analizando y ordenando viejas y nuevas teorías.
Al-Azhar (La Resplandeciente) es la
más antigua universidad del mundo
islámico, fue fundada en el 973 de n.e.,
es decir y constituyó el centro de
expansión de la teología musulmana.
Los historiadores difieren en cuanto
al nombre, pero lo más aceptado es
que se le llamara así en homenaje a la
hija del profeta Mahoma, Fátima alZahraa, ya que los fatimíes (quienes
fueron los constructores de la
universidad
en
Egipto)
se
consideraban descendientes directos
de ella.
Mientras los Omeyas al conducir la expansión del Islam por los vastos territorios
conquistados instauraban un clima de tolerancia religiosa que favorecía la inmigración de
eruditos, procedentes del dominio bizantino, donde sufrían persecución si profesaban
creencias cristianas heterodoxas o paganas, tanto los Abasis como la dinastía Fatimí de
Egipto se convirtieron en Mecenas de las ciencias, fundando instituciones como la Casa de
la Sabiduría de Bagdad (siglo IX) para el estudio de las ciencias y para la traducción de los
textos científicos y filosóficos griegos, o el recinto universitario cairota, dedicado a la
enseñanza secular, la Universidad al-Azhar (siglo X).
La Casa de la Sabiduría (Bait
al-Hikma),
fundada
en
Bagdad en el siglo IX por el
califato Abasí, promovió un
auge extraordinario de la
Matemática, la Astronomía y
la Alquimia. Este centro
propició la profesionalización
del trabajo científico y en él
laboraron en armonía, sabios
musulmanes,
judíos
y
cristianos. Este
beber de
diferentes culturas contribuyó
al liderazgo árabe en la noche
medieval europea
Al-Ma‘mún, que reina desde 813 a 833, es el modelo de los príncipes ilustrados, amantes de
las letras y de las ciencias. Si bien no la inició, dio un fuerte impulso a la actividad de la
«Casa de la Sabiduría» (Bait al-Híkma). Su primer director fue el sabio cristiano Hunain
Ibn Ishaq (808-873) de al-Hira (Irak). Harún ar-Rashíd ya había establecido la biblioteca
llamada la «Alacena del Saber» (Jazanat al-Híkma). El califa al-Ma‘mún patrocina
igualmente los primeros grandes trabajos de observación astronómica; a su cargo, se reúne
a sabios y se les encomienda un programa de verificación de los datos del Almagestoo del
astrónomo y matemático Claudio Tolomeo (100-170), que tiene como resultado el
establecimiento de nuevas Tablas.
Superior (teológica)
Aritmética
Puras
Geometría
Astronomía
Música
Cálculo indio, sexagesimal y Álgebra
Media
Medida
de
superficies,
Mecánica,
Construcciones de instrumentos e
(Matemáticas)
Aplicadas
Hidráulica
Formación de tablas astronómicas y
geográficas
Fabricación de instrumentos musicales,
órganos, &c.
Filosofía
especulativa
Física
Puras
Química
Historia
natural
Astronomía
física
Geografía, &c.
Medicina
Astrología
Infima (Físicas)
Aplicadas
Mecánica
Fisiognomía
Interpretación
de
Talismanes
Encantos
Alquimia
clasificación de las ciencias según Avicena
sueños
Los árabes, aunque no tan científicos ni tan
especialistas
como
los alejandrinos,
aprendieron de ellos a dividir la Filosofía en
distintas disciplinas o artes; hasta el siglo
XVII las ciencias se han acomodado más o
menos a esta división, siempre bajo el
patrocinio de la madre Filosofía y hablando
todas un lenguaje común, entremezclando
sus conceptos: los médicos árabes más
célebres fueron también sus más famosos
filósofos. La Astrología se relacionaba
directamente con los humores, en tanto que
«alma» y «espíritu» eran conceptos que
entraban en la Alquimia en compañía del
ácido sulfúrico, los metales, la piedra
filosofal y el elixir de la vida.
Hoy cada ciencia se encasilla en su campo y
maneja conceptos y lenguaje propios,
inaccesibles muchas veces a los científicos
de optras ramas
Los árabes estudiaban las ciencias divididas en disciplinas o artes.
El concepto de Física y, en general, el de cada una de estas ciencias no responde al que tenemos hoy día.
Uno de los avances más significativos llevados a cabo por los
matemáticos del Islam (y, sin duda, uno de los más
trascendentes en toda la historia de la ciencia) tuvo origen en
esa época, con los trabajos de Abu Yafar Mohamed Ben Musa
Al Juarismí: el álgebra . Es importante entender que la nueva
idea representaba un apartamiento revolucionario del
concepto geometricista de los griegos. El álgebra era una
teoría unificadora que permitió que los números racionales,
los irracionales, las magnitudes geométricas, etc. fuesen
tratados como objetos algebraicos . Ella abrió caminos de
desarrollo matemático hasta entonces desconocidos; :
Los sucesores de Al Juarismí emprendieron una aplicación sistemática de la aritmética al
álgebra, del álgebra a la aritmética, de ambas a la trigonometría, del álgebra a la teoría de
números euclidiana, del álgebra a la geometría, y de la geometría al álgebra. Fue así como
se crearon el álgebra polinomial, el análisis combinatorio, el análisis numérico, la solución
numérica de ecuaciones, la nueva teoría elemental de números, y la construcción
geométrica de ecuaciones
El sistema de numeración posicional es uno de los más grandes
inventos de la humanidad, ya que con sólo diez símbolos permite
expresar fácilmente cualquier número y múltiples operaciones entre
estos. La gloria se encarna en el árabe Al-Khwarizmi (780 – 850), de
cuyo nombre se deriva la palabra algoritmo, y que es considerado el
primer matemático que reporta la notación posicional. En 810
escribe un libro donde acuñó el término que en español queda como
álgebra. La primera referencia escrita del uso de este tipo de
numeración en Europa data del año 976. Al-Khwarizmi es un
relevante representante de la Casa de la Sabiduría fundada por el
califa al-Mamun en Bagdad, quien también construyó la principal
biblioteca erigida después de la de Alejandría, donde se coleccionaron importantes trabajos
de Bizancio, y edificó observatorios para enriquecer los conocimientos astronómicos
acopiados por culturas precedentes. Además de traducir y estudiar manuscritos científicos
griegos, Al-Khwarizmi escribió sobre álgebra, geometría y astronomía. Su libro Sindhind
zij, basado en los trabajos astronómicos hindúes, resume sus aportaciones en este
campo. Los principales tópicos incluidos en esta obra son los calendarios, los cálculos de las
posiciones verdaderas del sol, la luna y los planetas, tablas de senos y tangentes, astronomía
esférica y cálculos de eclipses y paralelajes. Al-Khwarizmi escribió un trabajo fundamental
sobre geografía que está basado en la Geografía de Tolomeo, y en el cual ofrece las
longitudes y latitudes de más de 2000 ciudades, montañas, rios, islas y mares como base
para un mapa del mundo, en el cual sus aportaciones se refieren a las regiones del Islam,
África y el Lejano Oriente.
Alrededor de 40 años después de Al Juarismí, aparecerán los
trabajos de al-Mahani (nacido en 820 ), quien concibió la idea de
reducir los problemas geométricos como el de la duplicación del
cubo a problemas de álgebra. Abu Kamil , nacido en 850, constituye
un vínculo importante en el desarrollo del álgebra entre Al Juarismí
y al-Karaji . Pese a no usar símbolos (escribía en palabras las
potencias de x ) fue quien comenzó a entender lo que en símbolos
actuales escribiríamos como x^{m}x^{n} = x^{m + n}. Nótese que los
símbolos no habrán de aparecer en las matemáticas del Islam hasta
mucho después. Ibn al-Banna y al-Qalasadi usaban símbolos en el
siglo XV , y es sabido que fueron empleados al menos un siglo antes
que estos cientíicos los usaran (en Occidente aparecerían por
primera vez en 1591 , es decir, no menos de dos siglos más tarde. Su
«invención» se atribuye al matemático francés François Viète
Las contribuciones de al-Khwarismi a
la geodesia y la astronomía fueron
superadas un siglo más tarde por Abu
Rayhan al-Biruni (973 - 1048). AlBiruni también es oriundo de la
misma región de Khwarasm.
La
introducción del método de la
triangulación para medir la Tierra y
las distancias le permitió calcular el
radio del planeta. Su libro Masudic
canon contiene una tabla que ofrece
las coordenadas de unos 600 lugares,
casi todos a través de sus
Estatua en honor a Al-Biruni en Teherán
propios conocimientos. Entre sus ideas originales sobresalen sus observaciones sobre que la
velocidad de la luz es inmensamente mayor que la del sonido, su noción de la Vía Láctea
como una colección de incontables fragmentos de estrellas nebulosas, y sus medidas precisas
de los pesos específicos del oro, mercurio, plomo, plata, bronce, cobre, latón, hierro y
estaño. El volumen del trabajo escrito por al-Biruni es impresionante. Se estima que el
escribió alrededor de 146 trabajos con un total de 13,000 páginas, cubriendo prácticamente
todo los ámbitos de la ciencia de su tiempo. El más importantes de estos trabajos es Sombras
que se cree fue escrito alrededor de 1021. Sombras es una fuente sobre la historia de las
matemáticas, la astronomía y la física. También contiene ideas importantes como aquella
que identifica el movimiento no uniforme con la aceleración del móvil, o la que anticipa la
introducción de las coordenadas polares al definir la posición de un punto en un espacio de
tres dimensiones, usando las tres coordenadas rectangulares
Abu Bekr ibn Muhammad ibn al-Husayn al-Karaji , nacido en 953 , es
probablemente el primero en liberar completamente al álgebra de las operaciones
geométricas y remplazarlas por el tipo de operaciones aritméticas que constituyen el
corazón del álgebra actual. Fue el primero en definir los monomios x, x^{2}, x^{3}
\ldots; y 1/x, 1/x^{2}, 1/x^{3}, \ldots, y proporcionar reglas para el producto de dos
cualesquiera de ellos. Inició una escuela algebraica que florecería por varios siglos.
Cerca de doscientos años después, un importante miembro de la escuela de alKaraji, al-Samawal (nacido en 1130 ) fue el primero en dar al nuevo tópico del
álgebra una descripción precisa, cuando escribió que ella se ocupaba:
::: ... de operar sobre las incógnitas usando todas las herramientas aritméticas, de la
misma forma que el artimético opera sobre lo conocido
Sharaf al-Din al-Muzaffar al-Tusi , nacido en 1135, no acompaña el desarrollo
general de la escuela de al-Karaji, sino que sigue trabajando en la aplicación del
álgebra a la geometría. Escribió un tratado sobre las ecuaciones cúbicas, que al
decir de Rashed " ... representa una contribución esencial a otra álgebra que
propone estudiar las curvas por medio de las ecuaciones, inaugurando así el
comienzo de la geometría algebraica ".
La Astronomía que tanto desarrollo mostró en la cultura
griega pasó más tarde hacia el este a los sirios, indios y
árabes. Los astrónomos árabes recopilaron nuevos catálogos
de estrellas en los siglos IX y X y desarrollaron tablas del
movimiento planetario. Al hacerlo debieron beber de la obra
clásica de las matemáticas y la astronomía hindú “La
apertura del universo” escrita en el 628 por Brahmagupta
(598 – 670). Abd al-Rahman al-Sufi (903 - 986),
fue
director del observatorio en
Ujjain, y su obra
astronómica abarca el cálculo de las longitudes medias de los
planetas, los eclipses solares y lunares, las conjunciones de los
planetas unos con otros y con las estrellas fijas. Como
matemático, a diferencia de la mayoría de los algebristas
europeos de la Edad Media reconoció los números negativos e
irracionales como raíces posibles de una ecuación.
La astronomía árabe tuvo una gran influencia en el desarrollo posterior de la astronomía
europea. En particular la obra de Abd al-Rahman al-Sufi (903 - 986), también conocido por
su nombre latinizado de Azofi, "Libro de las estrellas fijas" que incluye un catálogo de
1018 estrellas, con sus posiciones aproximadas, las magnitudes y colores, fue traducido a
diferentes idiomas. En este libro escrito en 964 se descubre la galaxia Andrómeda, a la que
llamó "pequeña nube". La galaxia Andrómeda a una distancia de 2,2 millones de años luz,
representa la galaxia espiral más cercana y el objeto más distante que se puede observar a
simple vista. Este fue el primer registro de un sistema de estrellas fuera de nuestra propia
galaxia.
N om bre C on stelación
ad -dubb al-asghar
ad -dubb al-akbar
N om bre en árabe
???? ???? ? ?
???? ???? ? ?
T radu cción
C on stelación
O so P equeño
O sa M enor
O so G rande
O sa M a yor
D raco
C efeo
at-tinnin
??? ? ? ?
D ragón / S erpiente
qiqaush / al-m ultahib
????? ??
C efeo / el que qu em a
al-'aw w a' / as-sa yyahan -naqar /
haris ash -sham al
al-iklil ash -sham ali / al-fakka
al-jathi / ar-raqis
al-qitar / al-iw azz / as-sanj / assulahfa
at-ta'ir / ad -d ajaja
dhat al-kursi
B arsh aush / ham il ra's al-ghul
m um sik al-'inna
el que aúlla / el que grita /
? ? ? ? ?el? ?gu ardián del no rte
???? ?? ? ??? ????
B ootes, el B o yero
la corona d el norte
C orona B orealis
el arrodillado / el bailarín
H ércules
L ira / la oca / la tortu ga
L ira
el ave / la gallina
C isne
la que lleva m elen a
C asiopea
? ??? ??? ??? ??
P erseo / el que lleva la
cabeza del D iablo
P erseo
??? ? ???? ? ?
el que lleva las riendas
A uriga
O fiuco
??? ?? ?
??? ? ? ???
???? ?? ?
??? ??? ?? ?
al-huw w a / al-ha yya
??? ???
el encantador de serpientes
/ serpiente
hayyat al-huw w a
??? ? ?
la serpiente d el serpentario
S erpens
as-sahm
??? ??
la flecha
S agitta
el águila / el ave victo riosa
Á guila
D elfín
D elfín
el pecho del caballo
P egaso
el gran caballo
P egaso
A ndróm eda / la m ujer qu e
no ve al m arido / la
encad enada
A ndróm eda
el triángulo
T rián gulo
al-'u qab / an -n asr at-ta'ir
ad -dulfin
qit'at al-faras
al-faras al a'zlam
A ndrum ida / al-m ar'at allati lam
tara bal 'an / al-m usalsala
al-m uthallath
??? ? ? ?
????? ? ?
? ? ? ? ??? ??
??? ?? ???? ? ?
‫ال م س ل س لة‬
???? ??
al-ham al
??? ??
el carn ero
A ries
ath -thaur
??? ??
el toro
T auro
los gem elos
G ém inis
el can grejo
C áncer
el león
L eo
at-taw 'am ani
as-saratan
al-asad
??? ?????
‫ال سرط ا ن‬
???? ?
??? ????
la doncella
V irgo
al-m izan
???? ???
la balanza
L ibra
al-'aqrab
??? ? ??
el escorpión
E scorpio
as-sunbula / al-'adh ra
ar-ram i / al-qaus
??????
el arquero
S agitario
al-jad yu
??? ??
la cabra jovén
C apricornio
el cubo de agu a
A cuario
el pez, la ballena
P iscis
C etus
C etus
ad -dalw / sakib al-m a'
al-hut / sam akatani
al-Q itus
?????
??? ??
??? ? ? ?
Omar Khayyam (c. 1050-1122), es no sólo el más célebre
astrónomo y matemático persa de la época, sino que es autor de
uno de los poemas más famosos del mundo. A partir de sus
propias observaciones astronómicas Khayyam midió la
longitud del año como 365.24219858156 días. La medición del
año al final del siglo XIX fue de 365.242196 días y hoy es de
365.242190 días. El poema Rubaiyyat, del que se le atribuyen
unas 1.000 estrofas habla del drama de la naturaleza y del ser
humano.
Omar Khayyam, dio una completa clasificación de las ecuaciones cúbicas con soluciones
geométricas halladas mediante intersección de secciones cónicas .
También escribió que esperaba dar una descripción completa de la solución algebraica de
las ecuaciones cúbicas en una obra posterior:
::: Si la oportunidad surge y puedo tener éxito, daré todas estas catorce formas con todas sus
ramas y casos, y cómo distinguir lo que es posible o imposible, de modo tal que se prepare un
texto conteniendo elementos que son sumamente útiles en este arte.
Al Haytham vino a Egipto desde Basora para encabezar el equipo de
ingeniería que permitiera regular el curso de las aguas del Nilo pero
a medida que avanzaba en la exploración del río mayores
dificultades aparecieron para cumplir el proyecto, hasta que se vio
en la necesidad de reconocer su inviabilidad.
El informe presentado por al-Haytham defraudó al califa que
consideró incompetente al sabio y le asignó un puesto
administrativo. Se afirma entonces que al-Haytham se hizo pasar
por loco y fue recluido en su casa, lo que le permitió proseguir sus
estudios científicos en la soledad de su residencia, hasta la muerte
del califa. Las escrituras de Ibn al-Haytham abarcan más de 90
trabajos, de los cuales sobreviven unos 55. Los temas principales
que abordó fueron la teoría de la luz y de la visión. La mas
importante contribución de al-Haytham a la ciencia es su obra en
siete libros traducida al latín en 1270 como
Opticae thesaurus Alhazeni. En el libro I se destaca la consideración de que la investigación de la luz
debe basarse en evidencias experimentales más que en teorías abstractas. Advierte que la luz es la
misma con independencia de la fuente, sea luz solar, o proveniente del fuego, o luz reflejada de un
espejo, y ofrece la primera explicación correcta de la visión, mostrando que la luz reflejada por un
objeto alcanza el ojo humano. Sus estudios lo conducen a concebir y proponer el uso de la cámara
obscura. Desde el punto de vista matemático el libro IV es el más importante al discutir la teoría de la
reflexión y describir la construcción y el uso de un instrumento de cobre para medir la reflexión desde
espejos planos, esféricos, cilíndricos y cónicos, sean convexos o cóncavos. En el libro VII examina la
refracción basada en la idea de que la luz es un movimiento que admite una velocidad variable (siendo
menor en cuerpos más densos). Su estudio de la refracción le hace estimar en unos 15 km la altura de la
atmósfera terrestre
Casi dos siglos después de los trabajos en óptica de Ibn al Haytham, el sabio persa al-Farisi
(1260 -1320), conocido también como Kamal al-din, publica su obra Tanqih (Revisión). En
este libro al-Farisi no busca una mera explicación a los trabajos de los maestros que le
precedieron sino intenta desarrollar teorías alternativas allí donde advierte vacíos en los
conocimientos sobre los fenómenos ópticos. Su trabajo sobre la luz, los colores y el arco iris
se
, exponen en esta obra, que explica en términos matemáticos satisfactoriamente la
formación del arco iris.
Si al Haytham había propuesto que la luz solar es reflejada por una nube antes de alcanzar
el ojo, al-Farisi propone un modelo donde el rayo de luz solar experimenta doble refracción
por una gota de agua, y una o más reflexiones ocurren entre las dos refracciones. Este
modelo permite la verificación experimental utilizando unas esferas de vidrio transparente
llenas de agua. Naturalmente esto introduce dos adicionales fuentes de refracción,
principalmente entre la superficie del vidrio y del agua. Al-farisi fue capaz de demostrar
que la aproximación obtenida por su modelo era suficientemente buena para ignorar estos
efectos secundarios. Para poder explicar la formación de los colores al-Farisi acudió a un
nuevo punto de vista teórico que rechazó la anterior hipótesis según el cual los colores eran
el resultado de diferentes combinaciones de oscuridad y luz.
Al-Farisi hizo un número de contribuciones importantes a la Teoría de Números. Su teoría
más impresionante de su trabajo es sobre números amigos. En Tadhkira al-ahbab fi bayan
al-tahabb ("Memorandum para la prueba de amigabilidad") introdujo un acercamiento
importante a un área entera de la teoría del números, introduciendo ideas referentes la
factorización y a métodos combinatorios. De hecho el acercamiento del al-Farisi se basa en
la factorización única de un número entero en energías de números primos.
Ibn Sina - Avicena en Occidente- es conocido sobre todo por
sus aportaciones en el campo de la medicina. En Física,
reconoce como diferentes formas de energía al calor y la luz,
y en sus estudios sobre mecánica introduce los conceptos de
fuerza, vacío e infinito. Su atisbo de interconexión entre
tiempo y movimiento adelanta la necesidad de los
experimentos cuantitativos. La percepción de la luz es para
Ibn Sina debida a la emisión de un tipo de partículas por la
fuente luminosa, y por otra parte dedujo correctamente que
la velocidad de la luz es finita. También investigó sobre la
gravedad específica de los cuerpos y desarrollo un
termómetro de aire.
Ibn Sina escribió alrededor de 450 trabajos de los cuales 240 se conservan, unos 150 se
relacionan con la filosofía natural y 40 se dedican a la medicina, sus dos campos principales
de estudio. Una de las cuatro partes de su gran obra "El libro de las curaciones" se dedica
a las matemáticas, incluyendo en esta sección sus investigaciones sobre astronomía y la
teoría de la música. En particular sus observaciones astronómicas brindaron algunas
aportaciones como la deducción correcta de que la distancia entre Venus y la Tierra era
menor que la que separaba al lucero de la aurora del sol, y también ofreció el método para
calcular la distancia entre Baghdad y Gurgan mediante la observación del tránsito del
meridiano de la Luna a Gurgan. Una contribución instrumental de Sina a las mediciones
astronómicas lo fue el dispositivo que permitió determinar las coordenadas de una estrella,
su azimut y su altitud.
Las precisas mediciones de los pesos específicos de los
metales preciosos realizadas por al-Biruni fueron
superadas casi un siglo después por quien fuera un joven
esclavo de la región del oasis de Merv, centro agrícola y
comercial de la época (en territorio de la hoy República
de Turkmestán). Al-Khazini (primera mitad del siglo
XII) merece ser incluido entre los grandes físicos, por
sus
admirables
determinaciones
de
pesos
específicos. Impulsado por el propósito de comprobar la
pureza de los metales, joyas y aleaciones con fines
comerciales Al-Khazini llevó a cabo refinamientos en la
práctica de las balanzas que hacen de su conocida obra la "Balanza de la sabiduría",
(Mizan al-Hikma) un ejemplo de atención a la precisión científica en los resultados
experimentales y uno de los más notables escritos del medioevo. Este tratado ha
sobrevivido en cuatro manuscritos. En estos estudios se describe la balanza hidrostática, su
construcción y usos así como la teoría de la estática e hidrostática sobre la cual
descansa. En el primero de sus ocho capítulos pasa revista a los antecedentes encontrados
en las obras de al-Biruni, al-Razi y Omar al-Khayam, y en los errores de los clásicos
griegos para luego diferenciar claramente los conceptos de fuerza, peso y masa. También
fue consciente del peso del aire y de la disminución de la densidad con la altitud. Varias
observaciones de Al-Khazini constituyen algunas de las bases de la física moderna. Fue el
primero en proponer la hipótesis de que la gravedad de los cuerpos varía dependiendo de su
distancia al centro de la Tierra.
ALQUIMIA
La alquimia es una de las ciencias tradicionales del Islam. Durante mucho tiempo
fue designada con el mismo término que la química propiamente dicha (al-kimiyya
en árabe), antes de que ésta se convirtiera en una ciencia "exacta".
La alquimia está vinculada a una interpretación mística y alegórica del desarrollo
espiritual del hombre, lo que no le impide mantener un territorio común con la
química en su tentativa de conocer la constitución de la materia a través de la
trasmutación de los elementos
La alquimia tuvo su origen en el Egipto helenístico y llegó a la cúspide de su
popularidad en el Irak Abbasí del siglo VIII con Ÿabir Ibn Hayyán. Los
alquimistas musulmanes alcanzaron nuevas técnicas para el tratamiento de los
metales y lograron valiosos descubrimientos científicos. Mejoraron las dos
principales operaciones químicas de calcinación y reducción así como los métodos
de evaporación, sublimación, combinación y cristalización. Introdujeron nuevos
elementos y sustancias como el antimonio (itmid), el arsénico (zirniÿ), bórax
(bauraq) y alcalí (al-qilí). También fueron los responsables de la introducción de
utensilios como los alambiques (al-inbiq)
El alquimista más famoso del Islam fue Abu Musa Ÿabir Ibn Hayyán al-Azdí
(721-815), el Geber de los latinos. Era un sabio originario de Kufa (Irak), hijo
de un botánico, que vivió un tiempo en Tus (Jorasán, Irán), donde estableció un
laboratorio. Convertido en uno de los alquimistas de la corte de Harún arRashíd, conoció tanto la desgracia como el favor de los poderosos visires
barmakíes.
Según el alquimista Aidamur al-Ÿaldaki (siglo XIV), Ÿabir fue discípulo de por
los menos dos de los santos imames de la escuela duodecimana o shií, el VI
Imam Ÿa’far as-Sadiq (702-765), y el VIII Imam Alí ar-Rida (765-818).
Autor de 500 trabajos sobre las más diversas materias, sólo 80 han llegado
hasta nosotros. Los más conocidos son «Los Setenta Libros» (Kitab al-Sab’in) y
«El Libro de la Balanza» (Kitab al-Mizân), «El mercurio oriental» (al-Zi’bak alSharkí), «El libro de la gloria» (Kitab al-Maÿid), «El libro de la reunión» (Kitab
al-Taÿammu) y «El libro puro» (al-Kitab al-Jalís). Ÿabir fue considerado el más
grande alquimista de Oriente y Occidente.
En cuanto al aspecto práctico, Ÿabir describió los métodos perfeccionados para la evaporación,
filtración, sublimación, fusión, destilación y cristalización. Detalla cómo se preparan muchas sustancias
químicas, por ejemplo, el cinabrio (sulfuro de mercurio), el óxido de arsénico y otros. Conoció el
procedimiento para obtener vitriolos, alumbres, álcalis, sal amoníaco y salitre casi puros, así como el
llamado «hígado» y «leche» de azufre, calentando el azufre con un álcali y cosas análogas. Preparó
perfectamente el óxido de mercurio puro y el sublimado, así como acetatos de plomo y otros metales,
algunas veces cristalizados. Conoció la obtención del ácido y ácido sulfúrico en crudo, así como la
mezcla de ambos (el agua regia) y la solubilidad del oro y de la plata en esta clase de ácido. Una nueva
sustancia química, desconocida para los griegos, que aparece en los trabajos de Ÿabir, es la sal
amoníaco.
Ÿabir Ibn Hayyán sugirió la idea de que «si el átomo pudiera ser dividido podría liberar una fuerza
suficiente para destruir una ciudad del tamaño de Bagdad», lo cual fue el primer anticipo de la teoría
atómica desarrollada a partir de John Dalton (1766-1844) hasta Albert Einstein (1879-1955).
Conocidos como arabistas, la escuela
árabe de Medicina superó a los médicos
europeos del Medioevo. Entre los
factores históricos de estos progresos se
relaciona el encuentro de los árabes en
Persia con los clásicos griegos
conservados
por
los
nestorianos
cristianos. Entre las obras arabistas se
encuentra la del médico cairiota Ibn alNafis (1205 –1288) que refleja el
profundo dominio de la herencia
hipocrática por parte de la medicina
árabe. Sus principales aportaciones se refieren a la descripción de las técnicas quirúrgicas
en atención a traumatismos y la representación de la circulación pulmonar, es decir del
movimiento de la sangre desde el ventrículo derecho del corazón al izquierdo a través de los
pulmones. Con este descubrimiento al-Nafis se antecede en casi cuatro siglos a la revolución
fisiológica que provocó el redescubrimiento y el desarrollo de las ideas sobre el sistema
circulatorio descrito por el inglés William Harvey (1578 – 1657).
De todas las ramas de la Medicina, la que menos adelantó fue la Anatomía, porque la
religión islámica no permitía la disección de cadáveres; aceptaron los conocimientos
anatómicos de Galeno con todos sus errores, aunque aprendieron algunas cosas sobre los
músculos de los vivos y los huesos de tal o cual esqueleto abandonado en un campo o un
camino.
Personaje que desempeña un papel muy
destacado en la transmisión hacia
Europa de la cultura grecolatina
conservada por los árabes, es el filósofo y
“físico” árabe del al-andalús medieval,
Abul Waled Muhammad ibn Rusd,
conocido como Averroes (1126 – 1198). Se
le atribuye también haber sido de los
pioneros en el estudio de la atracción
magnética. En filosofía fue defensor de la
doctrina de la doble verdad, la verdad de
la filosofía natural y la verdad de la
teología que más tarde se abrirá paso en
Europa.
Descargar

Conferencia 6 Ciencia en el Medioevo II Siglos V - XV