Útiles Prácticos Para
Trabajar Con Madera
Presentado Por: Iván Alarcón
Jhonattan Salamanca
• Unas herramientas básicas permitirán
realizar trabajos más complejos o
reparación de muebles de madera,
conviene tener a mano herramientas
específicas.
• Banco de trabajo: Una buena mesa de
trabajo para carpintería debe ser fuerte y
estable, para poder manipular grandes
tableros, serrar y trabajar sin problemas o
servir de base para la herramientas fijas.
• Existen múltiples modelos, de madera o metal,
que suelen tener incorporados mecanismos de
sujeción para facilitar el trabajo. Algunos
modelos permiten acoplar y fijar
herramientas eléctricas. Los bancos plegables
permiten realizar una gran parte de las
funciones de bancos fijos y pueden guardarse
ocupando poco espacio.
• Granil: Se usa para trazar medidas y
líneas paralelas en los cantos y caras de
la pieza de madera, para rebajarlas
hasta dicha marcas.
• Punta de trazar: Consiste en una barilla
de acero acabada en punta para hacer
marcas en superficies especiales.
• Paletas
• Las paletas son la herramienta por excelencia del
albañil. Es un utensilio de palastro, generalmente de
forma triangular (aunque también son muy populares
las de tipo cuadrado, denominadas llanas) y con el
mango de madera, que se usa para manejar la mezcla o
mortero (yeso, cemento, etc). Su importancia queda
demostrada en su propia variedad, ya que hay paletas,
paletines, espátulas, etc. Distintos tipos
• Paletas tradicionales. Son instrumentos de cuchara
plana y de punta redondeada que cuentan con un
mango de madera.
• Paletín. Se trata de una variedad de la paleta, algo
más pequeña y con forma puntiaguda.
• Espátula. Es otro derivado de la paleta. También
acaba en punta, aunque no tan pronunciada como la del
paletín.
• Fratás. Se trata de una pieza de madera o de
plástico, de forma rectangular, similar a la
llana. Es muy necesaria, sobre todo, para los
trabajos de albañilería en que se emplea
hormigón.
• Para qué se usan
El uso de las paletas, los paletines o las
espátulas resulta imprescindible en la
construcción de muros y paredes. Con ellos se
coge el material de agarre desde una llana o
desde el cazo (también llamado artesa, cuezo
o gaveta) donde se haya preparado para
distribuirlo sobre el ladrillo que se "pegará" al
resto de los ladrillos, donde también se pone
material de agarre para así ir dando forma al
muro.
• Espátulas
• Qué son
Las espátulas son unas herramientas muy sencillas.
Están formadas por un mango, de madera o plástico, y
una hoja metálica de borde afilado, la cual es de
grosor y anchura variables.
• Principales características
- La calidad de una espátula depende principalmente
de la flexibilidad y resistencia de la hoja, cualidades
que, junto a la anchura, determinan el que sean
destinadas para un uso u otro. Por ejemplo, una hoja
estrecha y flexible es ideal para superficies
reducidas, y una hoja ancha y flexible para superficies
extensas.
- Conviene que las hojas sean de acero inoxidable,
esto facilita el trabajo, la limpieza y la conservación.
- También el mango de la espátula influye en la calidad
y el precio de ésta. Si vas a realizar trabajos de poca
envergadura, compra espátulas de mango de plástico.
• Para qué sirven
No sólo son útiles para infinidad de trabajos de
bricolaje (pintura, fontanería o albañilería), sino que,
concretamente en pintura, se emplean para muchas
operaciones, desde rellenado de grietas y agujeros,
hasta preparación de enlucidos o rascado de
superficies.
• Tipos de espátulas
- Espátulas de hoja recta: son necesarias para quitar
restos de pintura y de papel, así como para arreglar
desconchados en paredes o madera. También son
útiles para aplicar pasta y rellenar grietas o pequeños
orificios.
• - Espátulas de hoja
triangular: especiales
para molduras. Permiten
un fácil acceso a zonas
con marcados
desniveles.
- Raedera: es una hoja
de acero de gran tamaño
que sirve para la
aplicación de masilla en
grietas largas u orificios
de cierta envergadura.
No olvides que todos
estos tipos cuentan con
hojas de diferentes
medidas (de hoja
estrecha, ancha o
media). Puedes elegir un
tamaño u otro
dependiendo de la
utilidad que les vayas a
dar.
• Brocha
• Si existe una herramienta
característica de las tareas de
pintura, ésta es la brocha. Por
su versatilidad y funcionalidad
(es capaz de cubrir de pintura
una gran superficie en pocas
manos), se ha convertido en
un imprescindible en los
maletines de herramientas de
cualquier aficionado al
bricolaje. Para utilizarlas
convenientemente, no está de
más conocer los diferentes
tipos que podemos encontrar
en el mercado.
• Las brochas redondas te
permitirán realizar los trabajos
corrientes de pintura (temple o
plástica). Son muy útiles para
alcanzar los rincones a los que
no llega el rodillo o para
espacios pequeños.
•
•
•
•
•
Tipos de brochas
Existen dos tipos de brochas:
planas y redondas. Por
supuesto, las hay de distintos
tamaños y grosores, algo muy
importante a la hora de decidirse
por una u otra. Pero, otra
característica fundamental es el
tipo y distribución de las cerdas.
La distribución circular de las
cerdas es muy práctica para
trabajar.
Si las cerdas son duras, al pintar
con ellas se dejarán estrías en la
superficie.
Si son brochas muy baratas, con
cerdas de mala calidad y mal
sujetas, sólo son recomendables
para trabajos de preparación de
superficies, como dar minio,
extender cola, aplicar líquido
tapaporos, etc.
Puesto que la pintura de paredes
exteriores se deteriora con
facilidad, no inviertas en brochas
de cerda natural, utiliza cerdas de
nylon.
• Pistolas
• Qué son
Se trata de un equipo que permite pintar rápidamente
una gran superficie. Funcionan como pulverizadores,
expulsando pintura hacia la superficie a pintar con
gran rapidez. Estos equipos también pueden alquilarse
en centros de bricolaje.
• Para qué sirven
Es una de las herramientas ideales para pintar
grandes superficies. Aunque puede presentar alguna
dificultad de uso inicial, es un capricho que todo
pintor quiere probar.
• La Lima
• Para qué sirve
Se utiliza para trabajar y
moldear cualquier tipo de
madera. Las diferentes
formas y naturaleza de las
superficies a tratar hacen
de las limas de carpintero
herramientas especializadas
en distintas tareas.
• Cómo son
Estos instrumentos constan
de una hoja de acero de
alta aleación, a cuyos dos
lados van dispuestos los
filos: de la espiga que se
introduce en el mango y del
propio mango para sostener
la herramienta. Las limas se
diferencian por su forma,
sección, tamaño, tipo de
cuchillo y número de
dientes, y en la forma de la
hoja.
• El Martillo
• Si hay una herramienta popular entre todas
las que conforman el maletín básico de
bricolaje, ésa es el martillo. Imprescindible en
cualquier hogar y útil para infinidad de tareas,
este utensilio se compone, en su estructura
más básica, de una cabeza de hierro o acero
engastada en un mango, generalmente de
madera. Los puedes encontrar de varias
formas y modelos, cada uno de ellos pensado
para trabajos concretos.
• Los modelos más utilizados
• Martillo de orejas: es el martillo por excelencia.
Su peso es de medio kilo y su cabeza se
caracteriza por poseer dos caras. Una redonda,
para clavar los clavos, y otra, con ranura, para
sacarlos.
• Para los clavos pequeños conviene tener uno
fino de cabeza cuadrada, ligero y estrecho,
que no golpee los dedos al sujetar las puntas
pequeñas.
• Los trabajos de
albañilería precisan de
una maceta de albañil, la
cual va provista de una
cabeza prismática y
pesada y un mando corto.
• Para partir ladrillos
resulta de mucha utilidad
la piqueta, que es un
martillo con una parte de
cabeza alargada y de
borde aguzado.
• El mazo se emplea para
golpear la superficie sin
dañarla ni dejar marcas;
suelen estar hechos de
madera, caucho o nylon.
El destornillador, una herramienta
insustituible
Entre las herramientas de mano más comunes, antiguas
y utilizadas, con permiso del martillo, está el
destornillador. Parece incluso que ostenta el título de
"Mejor Herramienta" según Witold Rybcynski. El
autor, historiador de la cultura y escritor de cosas
cotidianas, le dedicó un libro, La mejor herramienta
del milenio: la fascinante historia del tornillo y el
destornillador, en el que elogia la herramienta como la
más importante de las que se han creado.
• Este instrumento tiene su origen en el siglo
XV aunque parece que ya Leonardo DaVinci
utilizó un aparato que podría considerarse su
predecesor. Surgió en los talleres de
carpintería en los que a los clavos se les hacía
una ranura en la cabeza para poder rotarlos
media vuelta y asegurar su agarre una vez
dentro de la madera. A raíz de esta técnica se
desarrolló lo que hoy conocemos como tornillo.
•
El mango: se trata de la
parte por la que sujetamos
la herramienta y sobre la
que ejerceremos la fuerza
para hacerla funcionar.
Puede ser de diferentes
materiales, entre los que
destaca la madera, las
resinas plásticas y el PVC.
Lo más importante a tener
en cuenta cuando
tengamos que elegir es que
se acople cómodamente a
la mano, que el agarre
resulte adecuado, que no
resbale y que tenga un
material aislante de la
corriente eléctrica
• El cuerpo: también conocido como cuña o
vástago, es una barra de metal que varía su
grosor y longitud dependiendo del tipo de
destornillador.
• La cabeza: quizá la parte más importante, se
introduce en el tornillo para hacerlo girar. Los
diferentes tipos dependen del tirafondo que se
vaya a utilizar, variando el grosor y la longitud
del filo, así como su forma.
• Alicates
• Los alicates son herramientas imprescindibles
para el trabajo de montajes electrónicos. No
pueden faltar en ninguna caja de herramientas
que se precie, ya que es un útil básico para el
bricolaje. Esta especie de tenaza metálica
provista de dos brazos suele ser utilizada
para múltiples funciones como sujetar
elementos pequeños o cortar y modelar
conductores.
• Para qué sirven
El área de la electricidad se ve especialmente
beneficiada gracias a su versatilidad. Se
emplean para labores que van desde retener
cables y modelarlos hasta sostener y alcanzar
elementos situados en lugares poco accesibles.
Por ejemplo, unos alicates aislados de tamaño
reducido, permiten coger fácilmente
componentes para soldar o para desoldar.
Grapadoras,
herramienta para
fijaciones óptimas
• Las grapadoras pueden
ser muy útiles para
pequeños trabajos de
decoración pero su
capacidad es mucho
mayor y pueden llegar a
fijar rodapiés o unir lamas
de persiana. Todo
depende de la máquina
que elijamos y la
capacidad de su carga.
• Dentro de la grapadora, un dispositivo percutor golpea
las grapas que salen del disparador y se clavan en el
material. La diferencia fundamental entre los distintos
tipos de grapadoras se encuentra en el mecanismo que
pone en funcionamiento este resorte. Las herramientas
más modernas y de mayor potencia pueden disparar
también clavos (con y sin cabeza) aumentando la
utilidad que podemos darle al producto.
GRACIAS
Descargar

Útiles Prácticos Para Trabajar Con Madera