Martillo de orejas: es el martillo por
excelencia. Su peso es de medio kilo y
su cabeza se caracteriza por poseer
dos caras. Una redonda, para clavar
los clavos, y otra, con ranura, para
sacarlos.
fino de cabeza cuadrada
Para los clavos pequeños
conviene tener uno, ligero y
estrecho, que no golpee los
dedos al sujetar las puntas
pequeñas.
maceta de albañil
La piqueta
* Para partir ladrillos
resulta de mucha utilidad la
piqueta, que es un martillo
con una parte de cabeza
alargada y de borde
aguzado
Descargar

herramientas para golpear