NOVELA DE POSGUERRA
Tema 13
Págs. 270-279
Novela de
posguerra
ANTECEDENTES
AÑOS 40
Existencialismo
AÑOS 50
Social
AÑOS 60
Experimentación
ideológica
Realismo social
Realismo clásico
humorística
Realismo objetivo
tremendismo
existencialismo
Realismo crítico
• Novela
vanguardista:
• Benjamín Jarnés:
Locura y muerte
de Nadie.
• Ramón Gómez de
la Serna: El doctor
increíble.
• Novela
rehumanizada:
compromiso social
• Ramón J. Sénder
• Max Aub
• Rosa Chacel
ANTECEDENTES:
años 30
AÑOS 40
http://www.youtube.com/watch?v=AAwB3_7joQ La fiel infantería
• Tendencias:
1. Novela ideológica conservadora:
desde la perspectiva ideológica del
bando vencedor.
– La fiel infantería, R. García
Serrano
2. Realismo clásico: se centró en la
descripción costumbrista de los
ambientes de la burguesía.
– Ignacio Agustí, Mariona Rebull
– J.Mª Gironella: Los cipreses
creen en Dios
3. Novela humorística: literatura
evasiva que hace olvidar la dura
realidad social.
– Wenceslao Fernández Flórez,
El bosque animado
AÑOS 40
Novela existencial
4. Novela existencial
- Tendencias:
• Tremendismo: C. J. Cela La familia de
Pascual Duarte 1942
• Existencialismo:
– Carmen Laforet, Nada, 1944
– Miguel Delibes: La sombra del
ciprés es alargada, 1948
– Rasgos:
• Pesimismo: reflejo del mundo de la
posguerra
• Personajes desorientados, tristes,
frustrados, oprimidos y agresivos
• Narración cronológica lineal: marco
espacio-temporal reducido y sin saltos
temporales.
http://www.youtube.com/watch?v=WP58qosKuK
w Los santos inocentes
• Narrador en 1ª persona
• Temas:
– Incertidumbre en el destino
humano
– Ausencia de comunicación
– Nihilismo: todo conduce a la nada
sin a nadie haber molestado y sin
La familia de Pascual Duarte
haber tentado a Dios, un guarro
(con perdón) le comió las dos
orejas. Don Raimundo, el boticario,
le puso unos polvos amarillitos, de Tremendismo: C. J. Cela; La familia de
Pascual Duarte, 1942
seroformo, y tanta dolor daba el
verlo amarillado y sin orejas (…)
• nos retrata unos personajes
pasábase los días y las noches
dominados por la violencia y por
llorando y aullando como un
la miseria.
abandonado, y como la poca
• El tremendismo se definió como
paciencia de la madre la agotó
una variante del realismo que
cuando más falta le hacía, se
insistía en lo más sórdido y
pasaba los meses tirado por los
desagradable de la realidad:
suelos, comiendo lo que le echaban,
huellas de la picaresca española
y tan sucio que aun a mí que, ¿para
en sus consideraciones morales
qué mentir?, nunca me lavé
y del naturalismo decimonónico
demasiado, llegaba a darme
• El argumento truculento, la
repugnancia. (…) le arreó tal patada
violencia gratuita y la
en una de las cicatrices que lo dejó
ambientación en un atrasado
como muerto y sin sentido,
mundo rural suscitaron gran
manándole una agüilla que me dio
polémica en torno a ella.
por pensar que agotara la sangre. El
• Cercano al existencialismo
vejete se reía como si hubiera
francés o del neorrealismo
hecho una hazaña (…) La criatura
italiano de la época.
se quedó tirada todo lo larga que
era, y mi madre -le aseguro que me
asusté en aquel momento que la vi
tan ruin- no lo cogía y se reía
haciéndole el coro al, señor Rafael
Carmen Laforet
Nada
El recorrido que hacíamos parecía no tener fin.
Yo no tenía idea de dónde quería ir él, ni casi
me importaba. Se me estaba metiendo en la
cabeza la obsesión de seguirle y esta idea me
tenía cogida de tal modo, que ni siquiera sabía
ya para qué. Luego me enteré de que
podíamos haber hecho un camino dos veces
más corto. Cruzamos, atravesándolo en parte,
el mercado de San José. Allí nuestros pasos
resonaban bajo el alto techo. En el recinto
enorme, multitud de puestos cerrados ofrecían
un aspecto muerto y había una gran tristeza en
las débiles luces amarillentas diseminadas de
cuando en cuando. Ratas grandes, con los
ojos brillantes como gatos, huían ruidosamente
a nuestros pasos. Algunas se detenían en su
camino, gordísimas, pensando tal vez
hacernos cara. Olía indefiniblemente a fruta
podrida, a restos de carne y pescado... Un
vigilante nos miró pasar con aire de sospecha
al salir nosotros a las callejuelas de detrás,
corriendo como íbamos uno detrás de otro.
• Rasgos:
–
–
–
–
AÑOS 50: NOVELA SOCIAL.
Realismo
Protagonista colectivo
Lugares físicos concretos
Tiempo lineal
Temas: la propia sociedad
• Vida urbana: la burguesía
• Mundo obrero: inadaptación del nuevo proletario
• Vida rural: condiciones infrahumanas
– Tono crítico
– Estilo sencillo y sobrio
– Punto de vista: narrador testigo: 3ª persona
• Autores:
– Cela: La Colmena
– Ignacio Aldecoa: El fulgor y la sangre
– Luis Romero: La noria
• Se consolida la renovación de la novela
http://www.youtube.com/watch?v=Q_a_UUMeBRA La colmena
Carmen pensaba en sus hermanas, en
Madrid, en la vida sin sobresaltos, en la
tranquilidad de volver a casa y encontrar
todo como se dejó. Una de las hermanas se
había casado, la mediana. La otra se había
divertido. No, no era una mala mujer. Se
había divertido y había hecho bien. Ella lo
aprobaba. A la vida hay que sacarle lo poco
que tiene. No se le puede tachar a nadie de
que haga lo que le parezca, aunque nosotros
lo juzguemos como malo. Allá cada uno. Los
que han sacado algo eso llevan ganado y
total ella ¿qué había sacado? Muy poco y si
ahora... no lo quería ni pensar. Mejor pensar
en otra cosa. Pensar por ejemplo, en la
miseria de las mujeres que la rodeaban.
Evadirse y dedicarse a valorar lo que había
sido la vida de las demás. Allí estaba María,
que tenía, que creía tener más inteligencia y
estaba mejor preparada que cualquier otra
para la vida. ¿Y qué? Lo mismo que Ernesta,
que no era nadie, que no había sido nada,
que apenas pensaba y que seguiría siendo
nadie hasta que muriera. Nadie, como todas.
Nadie: la mujer de un guardia. Nadie; una
pobre mujer esperando allí a que le trajeran
al marido muerto, tirado en unas angarillas,
para que se diera bien cuenta de que no era
nadie o menos que nadie.
El fulgor y la sangre,
Ignacio Aldecoa
• OBJETIVISMO
– Testimonio objetivo de la
época
– Protagonista colectivo
– Narrador objetivo
NOVELA SOCIAL:
OBJETIVISMO
• Técnica conductista
• El autor no aparece
• Protagonista: sólo rasgos
externos
– Concentración espaciotemporal
– Estructura y estilo sencillos
– El lector debe sacar sus
conclusiones
• AUTORES:
– R.S. Ferlosio: El Jarama
– C. Martín Gaite: Entre visillos
Rafael Sánchez Ferlosio y Carmen Martín Gaite
-El Santos, ¡cómo le da! ¡Vaya un saque
que tiene el sujeto! Qué forma de
meter.
-Hay que hacer por la vida, chico.
Pues tú tampoco te portas malamente.
-Ni la mitad que tú. Tú es que no
paras, te empleas a fondo.
-Se disfruta de verlo comer -dijo
Carmen.
-¿Ah, sí? Mira ésta, ¿te has dado
cuenta el detalle? Y que disfruta
viéndolo comer. Eso se llama una
novia, ¿ves tú?
-Ya lo creo. Luego éste igual no la
sabe apreciar. Eso seguro.
-Pues no se encuentra todos los días
una muchacha así. Desde luego, es
un chollo. Tiene más suerte de la que
se merece.
-Pues se merece eso y mucho más,
ya está -protestó Carmen-. Tampoco
me lo hagáis ahora de menos, por
ensalzarme a mí. Pobrecito mío.
-¡Huyuyuy!, ¿cómo está la cosa! -se
reía Sebastián-. ¿No te lo digo?
-Todos miraban riendo hacia Santos y
Carmen. Dijo Santos:
-¡Bueno, hombre!
Rafael Sánchez Ferlosio: El Jarama
• Rasgos:
– Solidaridad
– Testimonio e instrumento
de denuncia de la
injusticia.
– Estilo sencillo, coloquial y
expresivo.
– Personajes tipo
– Cercano al neorrealismo
italiano
NOVELA SOCIAL:
REALISMO CRÍTICO
• Autores:
– López Pacheco: Central
Eléctrica
– Alfonso Grosso: La zanja
http://www.youtube.com/watch?v=LdAFG766jcI Los santos inocentes, Delibes
Descargar

NOVELA DE POSGUERRA