El archipiélago de Hawai es teatro de espectaculares fenómenos
volcánicos. En la erupción de 1984, el volcán Pu'u O'o, en Big Island,
escupió torrentes de lava que fluyeron hasta el mar por túneles
de 15 kilómetros de longitud. Los ríos de lava ardiente se
convirtieron en olas humeantes al llegar al mar.
Ajustado como un metrónomo, el geiser
Strokkur, en Islandia, estalla exactamente cada cinco minutos. El agua de
lluvia infiltrada en el suelo se
recalienta al contacto con las bolsas
magmáticas e intenta de nuevo
salir a flote. Una perturbación ínfima,
y el geiser se vaporizaría
instantáneamente.
La caldera del volcán Erta Ale se
sitúa en la depresión Danakil, una
zona particularmente baja de Africa
–120 mts por debajo del nivel del
mar- en el norte de Etiopía. En un
pozo de 80 metros de profundidad
se anida uno de los pocos lagos de
lava actualmente activos en el
mundo.
Groenlandia saca provecho del corto verano ártico para renovar la vida.
El sol de medianoche abrasa la costa oeste y la bahía de Disko
donde se reúnen los iceberg antes de su migración hacia la Terranova
es la región donde se observa la concentración más grande de
actividades hidrotermales en el mundo. Cerca de 300 géiseres y
10 000 fenómenos post-volcánicos han sido censados.
Julio, 2001
El volcán Etna en Sicilia es desventrado por grietas que vomitan torrentes de
lava. En un concierto ensordecedor, el espectáculo mezcla simultáneamente
tres actividades eruptivas diferentes
El fondo de este inmenso cráter de
hundimiento, o caldera, protegido
por la reserva natural de Kronotski
en Kamchatka, Rusia, es tapizado
con una vegetación lujuriosa que
esconde un suelo inestable.
El desierto de Namib, que dio su nombre al Estado de Namibia, se extiende sobre
2.100 km a lo largo de la costa de Africa austral. Es el más viejo de los desiertos.
La arena nueva traída por las corrientes y empujada por los vientos forma, contra la
orilla, las dunas movientes y claras.
Este arco, llamado “Delicate”.
ventana abierta sobre la
meseta de Colorado y de las
montañas, es uno de 1.700 arcos
naturales del parque nacional de
Arcos en Utah , EEUU. La base
de estos arcos reposa sobre
lechos de sal.
Volcán Pu’u O' o, en la isla de Big Island, en Hawai. La superficie de las
corrientes de lava fluidas se enfría rápidamente, mientras que su corazón
todavía incandescente continúa en actividad. Bajo el efecto de estos
movimientos internos, la corteza de estos derramamientos se retuerce,
se enrolla o se arruga en delicadas texturas.
Half-Dome es el vestigio
imponente de un enorme
macizo de granito, del que una
mitad se ha rasgado y ha sido
llevada por el pasaje de los
glaciares poderosos de la era
cuaternaria, en el momento de
su retirada de la cadena de la
Sierra Nevada en California,
EE.UU.
Las tormentas eléctricas y los rayos han sido fenómenos que, desde tiempos inmemoriales, han
subyugado al hombre por su belleza y lo han estremecido por su poder de destrucción. La
atmósfera terrestre estalla en alrededor de 100 rayos por segundo.
Las cúpulas anaranjadas
en forma de colmenas
que bordean la meseta de
Colorado, EEUU, son en
realidad antiguas dunas
heredadas de una época
durante la cual la región,
mucho más árida, se
parecía al actual Sahara.
‘Fishing Cone’ emerge del
estanque
hidrotermal de West Thum Geyser, en el
parque nacional de Yellowstone, EE.UU.
Este pequeño cono de sílice es formado
por el ascenso de una fuente de agua
caliente a través de las aguas frías del
lago de Yellowstone
En los remolinos y las fumarolas de las fuentes de agua caliente que
siembran el caldera de Uzon, en Kamchatka, habrían nacido las primeras
moléculas de vida bajo la forma de bacterias termófilas aglutinadas.
Al norte de Islandia, el río Skjálfandaflöt vierte en la caída de Aldeyjarfoss sus
flujos cargados de cenizas, formando la estructura en tubos de órgano de las
paredes basálticas
En Etiopía, el sitio hidrotermal de Dallol despliega un arco iris asombroso y mineral
en el corazón de la depresión Danakil, que ocupa el fondo de Rift. Lagos
fluorescentes, formaciones de un color amarillo chispeante y conos
multicolores se extienden en el centro de un medio ambiente hiperdesértico.
Vista superior sobre Tsingy de Bemaraha, Madagascar, que
se abre en grupos de agujas puntiagudas. Este relieve
proviene de la cinceladura de plataformas calizas por el
agua. Testimonia un pasado climático particularmente
húmedo y una época cuando los bosques inmensos
y primarios recubrían la isla.
Ascensos de gas sulfuroso prorrumpen en una
multitud de burbujas en la superficie de las aguas
calientes del caldero de Uzon, en Kamchatka, una
depresión de 150 km2 conseuencia del
hundimiento de un volcán, hace
40 000 años. Uzon es el asiento de intensas
actividades hidrotermales,
última fase de una actividad volcánica agonizante.
Las "chimeneas de hadas" son debidas a fenómenos de
abarrancamientos espectaculares que se producen
en materiales como las arcillas. Estas chimeneas
alcanzan una decena de metros de altura.
Cañón Bryce, Utah, EEUU.
Las Cataratas del Iguazú (su
nombre proviene del guaraní y
quiere decir "agua grande“) están
formadas por 275 saltos de hasta 70
metros de altura, alimentados por el
caudal del río Iguazú. En el apogeo
de la temporada lluviosa, de
noviembre a marzo, arroja a la
Garganta del Diablo unos 13,6
millones de litros de agua por
segundo, con los que se llenarían
seis piscinas olímpicas.
La sequía y el viento contribuyen a la
aparición de tormentas de polvo y
arena, que empobrecen la agricultura
y la ganadería pero también proveen
de minerales a otras zonas que los
necesitan. El polvo de las tormentas
puede trasladarse miles de
kilómetros; la cantidad de este
material que viaja por el planeta es de
2.000 a 3.000 millones de toneladas
anuales.
Hasta los científicos encuentran difícil
imaginar cómo los eventos sísmicos
submarinos relativamente localizados,
pueden producir olas gigantes (tsunami,
que en japonés significa ‘ola gigante que
llega al puerto’) capaces de viajar por el
mundo, para devastar una región a
10.000 kilómetros de distancia.
El mayor tsunami del que se tiene noticia
fue provocado entre las islas de Java y
Sumatra por la erupción del volcán
Krakatoa, en mayo de 1883, donde la ola
alcanzó una altura media de 42 metros.
El huracán Wilma (2005), que alcanzó la categoría cinco en la escala SaffirSimpson, es considerado por meteorólogos como el mayor en la historia, en
términos de presión barométrica, formado en el Océano Atlántico. Los vientos
máximos sostenidos del huracán fueron de 282 kilómetros por hora, con
ráfagas o rachas de vientos que llegaban a los 300 kilómetros por hora o más.
FIN
“Basta con rebajar nuestra pretensión de dominar la naturaleza y elevar
nuestra pretensión de formar físicamente parte de ella, para que la
reconciliación tenga lugar. Cuando el hombre esté orgulloso no sólo de ser el
lugar donde se elaboran las ideas y los sentimientos sino también el nudo
donde se destruyen y se confunden, entonces estará listo para ser salvado”.
Descargar

Fuerzas de la naturaleza