Sanidad Interior
2 causas de un corazón quebrantado
18El
Espíritu del Señor está sobre mí,
por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los
pobres;
me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón…
(Lucas 4:18 – RVR95)
Mi definición de la sanidad interior:
Es aquella parte de la consejería que se enfoca en
procesar las heridas y carencias afectivas con Jesús.
1ª Causa: heridas de experiencias traumáticas
(el mal que nos hicieron)
2ª Causa: carencias afectivas
(el bien que no nos hicieron)
¿Cuál de las dos presenta el principal reto para ti?
Sanidad Interior
¿Cómo sé si necesito sanidad? -1
[El líder] no debe ser borracho, ni violento, ni buscar
pelea. Al contrario, debe ser amable y tranquilo.
(1ª Timoteo 1:3 - TLA)
Cuando tenemos una reacción emocional desmedida
(ira, ansiedad, tristeza, etc.) ante un estimulo que no era
para tanto es una señal clara de que tenemos algo
pendiente de procesar.
 El estimulo actúa como ‘detonador’ de la ‘dinamita’
acumulada en n/ interior (las heridas o vacíos
emocionales).
¿También tienes algo de dinamita acumulado?
¿Dónde?
Sanidad Interior
¿Cómo sé si necesito sanidad? -2
Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las
cosas cooperan para bien, esto es, para los que son
llamados conforme a su propósito.
(Romanos 8:28)
Soy sano cuando puedo decir con total sinceridad:
“Señor, gracias por permitirme tener esta experiencia.”
Aún no he alcanzado mi potencial de sanidad si:
• El recuerdo sigue siendo doloroso
• Me siento incómodo con la persona que me hirió (o
con personas que me recuerdan a ella)
¿Y tú? ¿Tienes heridas sin sanar?
¿Qué harás al respecto?
Sanidad Interior
4 pasos para procesar tus heridas
Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas. A Él
sea la gloria para siempre. Amén.
(Romanos 11:36)
 Aunque no lo mencionemos expresamente en cada
paso, todo esto lo hacemos con Jesús, para Jesús y
por medio de Jesús.
• No es introspección, sino responder a la iniciativa de
Jesús.
23Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón;
pruébame y conoce mis inquietudes.
24Y ve si hay en mí camino malo,
y guíame en el camino eterno.
(Salmos 139:23-24)
 No somos ni pecado-céntricos, ni herida-céntricos, ni
demonio-céntricos, sino: ¡Cristo-céntricos!
Sanidad Interior
Paso 1 – reconocer qué hicieron
Salmo 109:1-5
1Oh Dios de mi alabanza,
no calles.
2Porque contra mí han abierto su boca impía y engañosa;
con lengua mentirosa han hablado contra mí.
3Me han rodeado también con palabras de odio,
y sin causa han luchado contra mí…
5Así me han pagado mal por bien,
y odio por mi amor.
(Salmo 109:1-5)
•
•
•
No justificar
Contárselo a Jesús
Escribir
¿Alguna vez le has escrito una
carta a Jesús?
Sanidad Interior
Paso 2 – reconocer cómo me hizo sentir
Salmo 109:6-14
6Pon a un impío sobre él,
y que un acusador esté a su diestra.
7Cuando sea juzgado, salga culpable,
y su oración se convierta en pecado.
9sean huérfanos sus hijos…
10vaguen errantes sus hijos, y mendiguen…
12…ni haya quien se apiade de sus huérfanos;
14Sea recordada ante YHWH la iniquidad de sus padres,
y no sea borrado el pecado de su madre.
 Llorar tus pérdidas
• También vale: pintar, cantar, plastilina, etc.
¿Alguna vez te has sentido así de enojado?
Sanidad Interior
Paso 3 – declarar perdón
La parábola del hombre que no quiso perdonar:
34Y enfurecido su señor, lo entregó a los verdugos hasta
que pagara todo lo que le debía.
35Así también mi Padre celestial hará con vosotros, si no
perdonáis de corazón cada uno a su hermano.
(Mateo 18:34-35)
 ¡No seas demasiado rápido para perdonar!
Un ejemplo:
Señor Jesús, ahora mismo decido perdonar a David
por engañarme y robarme y por hacerme sentir
furioso, impotente, humillado y fracasado y por
hacerme perder la habilidad de confiar en las
personas. Amén.
¿A quiénes necesitas perdonar tú?
Sanidad Interior
Paso 4 – recibir la sanidad de Jesús
Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y
yo os haré descansar.
(Mateo 11:28)
Por ejemplo:
• Guardar un momento de silencio mientras Jesús
realiza Su obra de sanidad en n/ corazón.
• Pedir al Espíritu Santo dónde estaba Jesús cuando
pasó todo y que nos ayude a escuchar y recibir lo
que Jesús piensa y siente al respecto.
• Practicar el rhema (escuchar a Dios y escribir lo que
Él nos dice)
• Ir a n/ Lugar Seguro y encontrarnos con Jesús allí.
¿Cuál forma te suele funcionar mejor a ti?
Sanidad Interior
Práctica
4 pasos para procesar tus heridas con Jesús:
1) Reconoce qué te hicieron. (Sin justificarles)
2) Confiesa cómo eso te hizo sentir y reconoce todo lo
que perdiste a raíz de aquello.
3) Declara perdón. [“Yo perdono a XX por (1) lo que me
produjo (2).”]
4) Practica la presencia de Jesús y recibe Su sanidad.
Tomad papel y lápiz y orad: “Jesús, si hay alguna herida
que tú quieres sanar en mi ahora, por favor hazme
recordarla ahora.”
Si prefieres que alguien te acompañe en el proceso, dilo.
Sanidad Interior
Carencias Afectivas
15¿Puede
una mujer olvidar a su niño de pecho,
sin compadecerse del hijo de sus entrañas?
Aunque ellas se olvidaran, yo no te olvidaré.
(Isaías 49:15)
Mucho más difíciles de tratar que los traumas son las
carencias afectivas, porque muchas veces no están
asociadas a un recuerdo específico.
Fuimos diseñados para nacer y criarnos amados,
protegidos, alimentados y educados por una madre y
un padre cercanos, sanos y maduros.
Sin embargo y por desgracia, ninguno hemos tenido
padres
perfectos,
y por lo tanto tenemos carencias
¿Cuál
fue
tu edad más
afectivas.
desprotegida?
Sanidad Interior
Padre de huérfanos
5Padre
de los huérfanos y defensor de las viudas
es Dios en su santa morada.
6Dios prepara un hogar para los solitarios... (Salmo 68: 5-6)
1El SEÑOR es mi pastor, nada me faltará...
3Él restaura mi alma...
(Salmo 23:1 y 3)
 Dios mismo promete ser el Padre perfecto para
todos los ‘huérfanos’ y suplir todas n/ carencias:
físicas, espirituales, sociales y emocionales.
Recibimos Su afirmación a través de:
• Disciplinas espirituales (esp. logos y rhema)
• El cuerpo de Jesús (con el ‘funcionamiento
adecuado de cada miembro’ – Efesios 4:16)
¿Eres fiel con tus disciplinas espirituales?
Sanidad Interior
Rhema
[Jesús] respondió y dijo:
“Escrito está: ‘No sólo de pan vivirá el hombre, sino de
toda palabra [rhemati] que sale de la boca de Dios.’”
(Mateo 4:4)
“Las palabras [rhemata] que yo os he hablado son
espíritu y son vida.”
(Juan 6:63)
Práctica:
Toma tu libreta y el boli y ora: “Espíritu Santo,
háblame hoy, por favor.”
Luego, simplemente escribe lo que viene a la mente.
Cuando ya no te viene nada más, reflexiona si lo que
has escrito es compatible con las Escrituras.
Reten todo lo bueno.¿Has aprendido a reconocer Su voz?
Descargar

Consej y Sanid 02 San Int 2011 - La Vinya