Karol Gonzales
Karol Barrera
1101Jt
Todo comienza en la historia de nuestro país a los
mediados de los 90” fue la primera oleada de
desplazados cuando en auge las políticas neoliberales
facilitaban el paso de la inversión transnacional.
A principios de la presente década, las cifras oficiales
de desplazamientos forzados disminuyen aunque
siguen siendo aterradoras.
Se presentan también
desplazamientos interurbanos e
intraurbanos, así como nuevas
causas que no son reconocidos por
el gobierno, y toma auge una nueva
modalidad de guerra como el
confinamiento de población. Según
estudios los desplazamientos siguen
siendo por año muy altos, afectando
diferentes regiones de acuerdo a la
movilidad que adopta el conflicto
armado en Colombia.
La mayoría de las personas a veces
nos dedicamos a vivir en la
monotonía, sin pensar que afuera
contamos con personas que ven,
piensan y sienten, pero lo que pasa
es que se nos olvida el hecho de su
existencia.
El día 23 de mayo empezamos un proceso, de este sufrimiento de aquellas personas
desplazadas, para conocer mas la verdad de un mundo aterrador, un mundo lleno
de trampas, en el que los que sufren son los más indefensos.
Nos pusimos en la tarea de investigar Karol Barrera y Karol González,
encontrándonos con la triste realidad colombiana, con la injusticia y la inmoralidad
de algunos y lo que encontramos fue que actualmente en Bogotá, cerca de 1.200
personas desplazadas hacen presencia en el Parque Tercer Milenio. Otro grupo de
300 desplazados está apostado en la Unidad de Atención y Orientación a Población
Desplazada (UAO) de Kennedy.
Los desplazados vendrían principalmente provenientes de regiones como Tolima,
Quindío, Huila, Valle, Cauca, norte de Santander, Vichada, Casanare, Arauca, Meta,
Antioquia, Choco, sur de Bolívar, Nariño, Sucre, Cartagena, Boyacá, Eje cafetero,
Guaviare, Putumayo.
Después de ver esto buscamos testimonios de personas desplazadas, fue
aterrador encontrar cuantas personas sufren y viven en condiciones
inhumanas; ellos piden soluciones de vivienda o tierras para todas las familias,
al igual que proyectos económicos permanentes, para no depender de ayudas
humanitarias, otra de las peticiones que ha estado en las diversas mesas de
negociaciones adelantadas entre voceros de los desplazados y autoridades
distritales y nacionales es la relacionada con el acceso a proyectos productivos.
Luego de la llegada de los desplazados de las diferentes ciudades del país a
Bogotá en el año 2006.
Algunos voceros de los desarraigados han asegurado que cada familia tiene
derecho a recibir entre 8 y 15 millones de pesos como capital semilla, ya sea
para abrir una pequeña tienda o una microempresa. Pero mientras esto
ocurre, si es verdad que les cumplen, los desplazados que llegan a los
cinturones de las grandes ciudades, tienen que vivir con el problema de la
salud, la asistencia en salud sigue los mismos patrones: mayoría de vinculados,
falta endémica de cupos para el régimen subsidiado, tarifas abusivas cuando
precisan atención y esperas interminables en los servicios de urgencia de un
hospital colapsado.
Una de las mayores problemáticas identificadas por las autoridades distritales
es que la mayoría de desplazados no quiere retornar a sus lugares de origen,
principalmente por razones de inseguridad. (Quien volvería, si lo van a matar).
La falta de empleo entre la población desplazada alcanza tasas del 50 por
ciento, según registros distritales. Como será la vida tan terrible de estas
personas que aparte de dejar sus tierras, su vida, ser amenazados, llegar a un
lugar desconocido y tener que vivir en estas condiciones.
En el año 2007 los desplazados clamaron por una
ayuda ,Como respuesta solidaria, un tribunal de
Opinión se instaló en Bogotá, del 21 al 23 de
noviembre 2007, para escuchar a las víctimas de
este crimen contra la Humanidad, perseguidas y con
el fin de contribuir a la plena restauración de la
Justicia y del Derecho.
El Tribunal Internacional compuesto por 8 miembros
recogió los datos existentes sobre el desplazamiento
y sus causas, tanto de parte de las instancias oficiales
del Gobierno de Colombia y de las Naciones Unidas.
Cinco audiencias regionales tomaron lugar en Valle
del Cauca, Chocó, Zona centro, Arauca y Costa
atlántica, donde varios centenares de testimonios
fueron recogidos.
Finalmente un jurado internacional sesionó en el
Congreso de la República, para recoger más de 30
testimonios y tomar conocimiento de tres estudios
socio-jurídicos que fueron añadidos a la
documentación ya recogida. Las autoridades
colombianas previamente convocadas para presentar
sus puntos de vista no se presentaron.
Pero desafortunadamente los miembros de este
tribunal fueron amenazados por un grupo paramilitar
llamado las águilas negras por el funcionamiento de
este tribunal.
El tribunal recibió testimonios directos que se
añaden a los otros recibidos en las audiencias
regionales y a la amplia documentación reunida, que
son una muestra significativa de lo que sucede en
todo el territorio colombiano. Los testimonios
vinieron de norte de Santander, Vichada, Casanare,
Arauca, Meta, Antioquia, Choco, sur de Bolívar,
Nariño, Cauca, Sucre, Bogotá, Cartagena, Boyacá,
Valle, Eje cafetero, Guaviare, Putumayo. Tolima,
Quindío, Huila. Dentro de los casos existen estos:
1)“…eran como las 2 de la noche, yo me desperté
porque mi perro empezó a ladrar; yo desperté a mi
mujer y a los pelaos corriendo; me asome por la
ventana y habían uno señores con uniforme… yo creo
que eran paracos; empezaron a gritar y a patear la
puerta. Yo les dije, que no nos hicieran daño, que yo
soy pobre… pero el me dijo que yo era un hijueputa’
malparido… mi hijo empezó a llorar; me dijeron que
me fuera rapido, no me dejaron coger nada…
saliendo de la parcela, vi que le prendieron candela a
todo…”
2)“…Yo venía de buscar la leche de donde mi tío; escuche unos
disparos y salí corriendo; cuando llegue a la casa… vi a mi hermano
tirao’ en el piso lleno de sangre… unos señores me gritaron y me
dijeron que me largara… mi esposa llorando me agarro el brazo y
corrimos…”
3)“…Eran como las 8 de la noche, y no me
había encontrado con mi cuñao en todo el
día… lo fui a buscar a su tierrita; en el camino
me encontré con un brazo…pero eso era
común allá; mas adelante vi la cabeza de mi
cuñao…”
4) “…llegaron y empezaron a disparar a todo el mundo; mi hijo y
yo corrimos pa un lado… mi Mario y las niñas corrieron pa el
otro… eso paso hace 2 meses, no los he vuelto a ver… ayúdenme
por favor...”
En donde podemos ver los responsables fueron el ejército, la
policía, y paramilitares.
Meses anteriores con datos imposibles mostrar, el tribunal
dedujo que Grupos paramilitares como las AGUILAS NEGRAS,
NUEVA GENERACION, BLOQUE CACIQUE NUTIBARA, BLOQUE0
CALIMA, siguen asesinando y desplazando.
Por lo cual podemos deducir que la avaricia tiene en poder la
vida no solo de quienes la poseen sino también de los
inocentes que tienen que sufrir una guerra por tierras propias,
y por la injusticia que viene de muchos años atrás.
Es muy triste encontrar un resultado como este, darnos cuenta
de que todas las personas vivimos en un mundo irreal y lo peor
es que creemos todo lo que nos dicen. Después de ver esto
buscamos testimonios de personas desplazadas, fue aterrador
encontrar cuantas personas sufren y viven en condiciones
inhumanas; ellos piden soluciones de vivienda o tierras para
todas las familias, al igual que proyectos económicos
permanentes, para no depender de ayudas humanitarias.
• En esta imagen se refleja
la situación en la que
tienen que vivir las
personas, en una casa
elaborada con cartones y
bolsas de plástico. Es
injusto que no tengan una
casa digna donde poder
refugiarse de la lluvia, del
frío u otros fenómenos
meteorológicos.
• Esta fotografía contiene el
significado de la lucha por la
tierra en Colombia. Los
campesinos, indígenas y afro
descendientes han perdido a
mano del narco paramilitarismo
5.000.000 de hectáreas de
tierra (según datos de la
Contraloría general de la
Nación). Colombia tiene
3.000.000 de desplazados -un
millón más que en Darfur- y
sigue siendo para la comunidad
internacional un conflicto
ignorado, pues para muchos
Colombia solo es cocaína.
•
•
•
Como una muestra más del creciente
desplazamiento que sufre el país y que lo
sitúa dentro de los tres primeros lugares a
nivel mundial, en la localidad de Bosa, situada
al sur de Bogotá, cerca de mil desplazados
han decidido tomarse la plaza principal como
forma de protesta y de denuncia ante las
promesas
fallidas
por
parte
del
establecimiento y que los ha sumido en la
peor de las situaciones de exclusión, pobreza
y miseria.
Según uno de los desplazados en realidad el
problema social de Colombia consiste en que
las riquezas la tienen unos pocos, los que
manejan el gobierno nacional, funcionarios
corruptos que le hacen el juego a las
maquinarias políticas, entonces todos los
recursos van a parar en pocas manos, de ahí
en adelante se origina el inconformismo y es
donde se llega a que familias por necesidad
decidan ir a las filas de los grupos armados al
margen de la ley.
Descargar

cronica desplazados.