MEDIDAS PREJUDICIALES
El material, tanto las dispositivas de medidas prejudiciales,
como las de precautorias -propiamente tales- está
extraído de los apuntes de clases del Profesor Titular de esta
Facultad, don Mario Mosquera Ruiz, en versión elaborada
por don Eduardo Morales
DEFINICIÓN: Actos jurídicos procesales
anteriores al juicio, que tienen por
objeto preparar la entrada a éste,
asegurar la realización de algunas
pruebas y /o asegurar el resultado
mismo de la pretensión.
Preparatorias
1º Declaración jurada ... ;
2º. La exhibición de la cosa ... ;
3º. La exhibición de sentencias, testamentos, ... ,
etc. ;
4º. Exhibición de los libros de contabilidad
relativos a ... ; y
5º. El reconocimiento jurado de firma, puesta en
instrumento privado.
-Inspección personal del tribunal
-Informe de peritos o certificados de Ministro
de Fe cuando exista peligro inminente de un
daño o perjuicio
MEDIDAS
PREJUDICIALES
Probatorias
-Declarar bajo juramento el nombre y
residencia de la persona en cuyo nombre tiene
la cosa de que procede la acción
-Exhibir el título de tenencia de la cosa de que
procede la acción o declarar bajo juramento
que carece de él
-Resolución de posiciones (confesión)
-Testifical (declaración de testigos)
1ª. El secuestro de la cosa que es objeto de la
demanda;
Precautorias
2ª. El nombramiento de uno o más interventores
3ª. La retención de bienes determinados; y
4ª La prohibición de celebrar actos o contratos
sobre bienes determinados.
Preparatorias, tienen por finalidad
asegurar al demandante que no se
producirá ninguna dificultad de
índole procesal al momento de
concretar su demanda.
Probatorias, tienen por finalidad
asegurar, prematuramente, algunas
pruebas que no podrán rendirse en
la fase correspondiente del
procedimiento, toda vez que se teme
su desaparición o que no se
presentarán en el plazo legal
correspondiente.
Precautorias, tienen por finalidad
asegurar desde un comienzo el
resultado de la pretensión deducida,
en caso de que la demanda en que
se hace valer, sea acogida.
CARACTERÍSTICAS
1º) Se solicitan y se dictan con
anterioridad a la existencia de un juicio
propiamente tal, esto quiere decir, que
son actos que producen efectos aún antes
del emplazamiento de la parte
demandada.
2º) Aunque están tratadas dentro del
juicio ordinario civil del Libro II, C.P.C.,
es indiscutible que pueden aplicarse en
todo juicio, cualquiera sea el
procedimiento que lo estructure; por lo
dispuesto en el Artículo 3º C.P.C.
3º) Una tercera característica mira al requisito común
a todas las medidas prejudiciales. Este requisito
general está contemplado en el Artículo 287 del C.P.C.,
en los siguientes términos: “Para decretar las medidas
de que se trata este Título, deberá el que las solicita,
expresar la acción (debió decir “pretensión”) que se
propone deducir y someramente sus fundamentos”.
Por ejemplo, en un proceso en que se persigue la resolución
de una compraventa de un bien raíz, se concederá la
medida prejudicial solicitada cuando se exprese por el
contratante diligente la pretensión que hará valer, esto es,
la resolución del contrato y someramente los fundamentos,
como podría ser la circunstancia de que el comprador no
pagó el precio en el término estipulado.
4º) Pueden ser utilizadas por el demandante.
El demandado puede utilizarlas, pero sólo en
sus aspectos probatorios y en uno de los
preparatorios, más no en el cautelar, por
razones obvias (Art.. 288 C.P.C.)
MEDIDAS PREJUDICIALES
PREPARATORIAS
TITULARES DE ESTAS MEDIDAS
En principio sólo puede pedirlas el demandante,
según se desprende de lo señalado por el Artículo
273, inciso 1º, C.P.C.: “El juicio ordinario podrá
prepararse, exigiendo el que pretende demandar de
aquel contra quien se propone dirigir la demanda..”
Por lo tanto, el sujeto por excelencia de estas medidas
es el futuro demandante y el sujeto pasivo es aquel en
contra del cual se propone dirigir la demanda.
Empero, el Artículo 288 C.P.C., en una redacción a la
que no se le ha dado la relevancia que se debe,
establece que el demandado también puede impetrar
estas medidas: “Toda persona que fundadamente
tema ser demandada, podrá solicitar las medidas que
menciona el número 5º del artículo 273 y los artículos
281, 284 y 286, para preparar su defensa”.
En definitiva, el que fundadamente teme ser
demandado:
a) Siempre puede solicitar que el que lo va a demandar
reconozca firma puesta en documento privado y ninguna
otra medida del Artículo 273, y
b) Puede impetrar medidas de carácter probatorio,
impidiendo que desaparezcan pruebas que han de servir
para fundar su defensa.
REQUISITOS DE LA SOLICITUD
a) Los comunes a toda medida prejudicial, esto es:
1º) Enunciar la o las pretensiones que el solicitante se
propone deducir, y
2º) Someramente sus fundamentos
b) El solicitante debe demostrar la necesidad de que se decreten
las medidas prejudiciales solicitadas, cuando éstas sean las
indicadas en los cuatro primeros números del Artículo 273.
Porque el tribunal puede ordenarlas o no, dependiendo si está o
no suficientemente acreditada la necesidad de su concesión. Así
lo señala la parte final del Artículo 273, inciso 2º C.P.C.: “...las de
los otros cuatro sólo cuando, a juicio del tribunal, sean necesarias
para que el demandante pueda entrar en el juicio”.
Empero, la medida prejudicial de reconocimiento jurado de firma,
puesta en instrumento privado se decreta en todo caso, bastando
con el hecho de cumplir los requisitos comunes a toda prejudicial:
“La diligencia expresada en el número 5º se decretará en todo
caso...” (Artículo 273, inciso 2º, 1ª parte).
MEDIDA DEL Nº 1 DEL ARTICULO 273: “El
juicio ordinario podrá prepararse, exigiendo el
que pretende demandar de aquél contra quien
se propone dirigir la demanda:
1º) Declaración jurada acerca de algún hecho
relativo a su capacidad para parecer en juicio,
o a su personería o al nombre y domicilio de
sus representantes;”
Toda persona puede parecer en juicio y,
consiguientemente, puede llegar a tener la calidad
de sujeto activo o sujeto pasivo en un
procedimiento.
La personería es la aptitud legal para intervenir en un
negocio y representación con que se interviene en él.
En esta situación, la medida prejudicial se dirigirá
contra el supuesto representante de otro, para que
declare si lo es o no.
Finalmente, la tercera situación se refiere a la persona
representada que debe individualizar a quién lo representa.
Si el individuo citado a declarar no concurre, o si,
concurriendo se niega a prestar la declaración
correspondiente, se le pueden aplicar las sanciones o
apercibimientos que, en el escrito en que se pide la
práctica de la diligencia, debe solicitar el futuro
demandante.
Están contempladas en el Artículo 274: “Si,
decretada la diligencia a que se refiere el número 1º
del artículo anterior, se rehusa prestar la declaración
ordenada o ésta no es categórica, en conformidad a
lo mandado, podrán imponerse al desobediente
multas que no excedan de dos sueldos vitales, o
arrestos hasta de dos meses, determinados
prudencialmente por el tribunal; sin perjuicio de
repetir la orden y el apercibimiento”.
MEDIDA DEL Nº 2 DEL ARTICULO 273:
La segunda medida prejudicial que sólo
puede solicitar el demandante consiste
en la “exhibición de la cosa que haya de
ser objeto de la acción que se trata de
entablar”
Esta medida tiene como objetivo saber cuál es el
lugar preciso donde se encuentra la especie o cuerpo
cierto debida y el estado en que ella se encuentra, lo
que aumenta su importancia en el juicio ejecutivo.
En efecto, uno de los requisitos necesarios para que
este procedimiento especial proceda es que la
obligación que se trata de ejecutar o cumplir
forzadamente sea líquida, lo que, respecto de
obligaciones de especie o cuerpo cierto, se traduce en
la cosa misma debida.
Dos son los procedimientos prejudiciales que
contempla el Título IV del Libro II, cuya aplicación
depende del hecho de encontrarse la cosa debida en
poder del futuro demandado o en el de un tercero.
a) Si está en poder del futuro demandado, la
exhibición debe materializarse mostrando el objeto que
debe exhibirse o autorizando al interesado para que lo
reconozca, dándole facilidades para ello (Artículo 275,
inciso 1º C.P.C.) y
b) Si está en poder de un tercero, “cumplirá la persona
a quien se ordene la exhibición, expresando el nombre y
residencia de dichos terceros, o el lugar donde el objeto
se encuentre” (Artículo 275, inciso 2º C.P.C.)
Artículo 276 C.P.C.; “Si se rehusa hacer la exhibición
en los términos que indica el artículo precedente,
podrá apremiarse al desobediente con multa o
arresto en la forma establecida por el artículo 274 y
aún decretarse allanamiento del local donde se halle
el objeto cuya exhibición se pide.
Iguales apremios podrán decretarse contra los
terceros que, siendo meros tenedores del objeto, se
nieguen a exhibirlo.”
MEDIDA DE Nº 3 DEL ARTÍCULO 273: La
tercera medida prejudicial que sólo puede
pedir el futuro demandante consiste en “la
exhibición de sentencias, testamentos,
inventarios, tasaciones, títulos de propiedad u
otros instrumentos públicos o privados que
por su naturaleza puedan interesar a diversas
personas”.
La prejudicial no sólo reviste
caracteres preparatorios, sino que
también eminentemente
probatorios.
Señala el Artículo 283, aplicable también a la
exhibición de la cosa debida, que “siempre
que el actor lo exija, se dejará en el proceso
copia de las piezas que se presenten o de su
parte conducente y una razón de la clase y
estado actual de los objetos exhibidos”.
Al estudiar la medida del número 4 (siguiente)
veremos cuál es la sanción a la omisión de
exhibición.
MEDIDA DEL Nº 4º DEL ARTÍCULO 273:
La última medida prejudicial que sólo
puede solicitar el futuro demandante
consiste en la exhibición de los libros de
contabilidad relativos a negocios en que
tenga parte el solicitante, sin perjuicio de
lo dispuesto en los artículos 42 y 43 del
Código de Comercio”.
El Artículo 277 establece la sanción en caso
de no exhibición: “Siempre que se dé lugar a
las medidas mencionadas en los números 3º
y 4º del artículo 273 y la persona a quien
incumba su cumplimiento desobedezca,
existiendo en su poder los instrumentos o
libros a que las medidas se refieran, perderá
el derecho de hacerlos valer después, salvo
en la forma que establece el artículo 255. Lo
cual se entiende sin perjuicio de los dispuesto
en el artículo precedente y en el Párrafo 2º
Título II, Libro I del Código de Comercio”.
a) Si los documentos están en poder de la persona
en contra de la que se pide la exhibición, su no
presentación traerá como primera consecuencia el
hecho de que no pueda hacerlos valer como
instrumentos fundantes, exigiéndolo la contraparte
en el juicio y salvas las excepciones legales.
b) Una segunda posible consecuencia consiste en el
apremio con multas o arrestos a la persona renuente a
exhibir los documentos que se le exigen, y
Tratándose de juicios entre comerciantes, el que oculte
alguno de sus libros “siéndole ordenada la exhibición, será
juzgado por los asientos de los libros de su colitigante que
estuvieren arreglados, sin admitírsele prueba en contrario”
(Art. 33 Código de Comercio)
MEDIDA DEL Nº 5 DEL ARTÍCULO
273: La última de las medidas
prejudiciales preparatorias, común
tanto para el futuro demandante
como para el futuro demandado,
consiste en “el reconocimiento jurado
de firma, puesta en instrumento
privado”.
MEDIDAS PREJUDICIALES
PROBATORIAS
Puede ocurrir que aún antes de que siquiera se haya
demandado a una persona, se pida rendir algunas pruebas.
Riesgo procesal que trata de controlar el legislador
a) que la prueba sea de muy urgente rendimiento o presentación y
que su dilación sea la causa de su desaparición, v.gr., la denuncia de
obra ruinosa; y
b) que por el retardo en la iniciación del juicio o en la llegada del
término probatorio, existan impedimentos que se traduzcan en que los
medios de prueba no se puedan hacer valer oportunamente. Así, por
ejemplo, los testigos presenciales o instrumentales se encuentran
gravemente enfermos o anuncian una pronta salida del país.
El Código de Procedimiento Civil contiene medidas prejudiciales
preparatorias y probatorias en constante comunicabilidad, puesto que
tanto unas como otras pueden, en algunos casos, perseguir el mismo
fin: sea de preparación o de prueba.
PRUEBAS VARIAS:
Artículo 281,
inciso 1º: “puede pedirse
prejudicialmente la inspección personal
del tribunal, informe de peritos
nombrados por el mismo tribunal o
certificado del ministro de fe, cuando
exista peligro inminente de un daño o
perjuicio, o se trate de hechos que
puedan fácilmente desaparecer”.
De lo anterior se desprende:
1) Que los medios de prueba regulados como
prejudiciales son:
a) la inspección personal del tribunal
b) el informe de peritos, y
c) el certificado del ministro de fe
2) Que la petición de ejecución de alguno de los tres
medios de prueba enunciados, además de los comunes a
toda medida prejudicial (Artículo 287 C.P.C.) debe fundarse,
alternativamente, en:
a) que exista peligro inminente de un daño o perjuicio, o
b) que se trate de hechos que puedan fácilmente
desaparecer.
Estas medidas pueden ser solicitadas
indistintamente tanto por el futuro demandante
como por el futuro demandado.
En cuanto a la ejecución de estas medidas,
señala el Artículo 281, inciso 2º que para ello
“se dará previamente conocimiento a la
persona a quien se trata de demandar, si se
encuentra en el lugar del asiento del tribunal
que las decreta, o donde deben ejecutarse.
En los demás casos se procederá con
intervención del defensor de ausentes”.
CONFESIÓN JUDICIAL:
Normalmente, de acuerdo a las reglas generales, la
absolución de posiciones o confesión judicial
provocada puede pedirse una vez que la demanda
esté contestada.
Empero, prescribe el Artículo 284, inciso 1º que “si hay
motivo fundado para temer que una persona se ausente
en breve tiempo del país, podrá exigírsele como medida
prejudicial que absuelva posiciones sobre hechos
calificados previamente de conducentes por el tribunal,
el que sin ulterior recurso, señalará día y hora para la
práctica de la diligencia”.
En este caso, el solicitante, que puede ser el futuro
demandante o el futuro demandado, además de
consignar los requisitos comunes a toda prejudicial:
Debe indicar el fundamento específico que hace
procedente la concesión de aquella.
En este caso, el fundamento preciso descansa en el
hecho de que el futuro absolvente se ausentará en
breve tiempo del país y que no alcanzará a regresar
oportunamente.
En base a lo anterior, el tribunal debe fijar día y hora
para recibir la confesional.
Notoria es una excepción que en el precepto transcrito
se contiene, la que se explica por sí misma. En el
curso del procedimiento, la absolución de posiciones
tiene una característica bastante precisa: las preguntas
sobre las cuales habrá de deponer el absolvente se
mantienen en secreto hasta el momento mismo de
efectuarse la diligencia, conteniéndose en un sobre
cerrado y sellado con lacre o con media firma. Este
secreto involucra tanto al absolvente como al mismo
tribunal.
En cambio, en las medidas prejudiciales tal secreto se
rompe respecto del tribunal, toda vez que éste debe
calificar la conducencia de cada una de las posiciones
que en el sobre se contienen.
El artículo 284, inciso 2º establece cual es la
sanción a la que se arriesga a recibir el futuro
absolvente: “Si se ausentare dicha persona
dentro de los treinta días subsiguientes al de la
notificación sin absolver las posiciones, o sin
dejar apoderado con autorización e
instrucciones bastantes para hacerlo durante la
secuela del juicio, se le dará por confesa en el
curso de éste, salvo que aparezca
suficientemente justificada la ausencia sin
haber cumplido la orden del tribunal”.
PRUEBA DE TESTIGOS: Artículo 286, inciso 1º que “se podrá,
asimismo, solicitar antes de la demanda el examen de aquellos
testigos cuyas declaraciones, por razón de impedimentos graves,
haya fundado temor de que no puedan recibirse oportunamente.
Las declaraciones versarán sobre los puntos que indique el actor,
calificados de conducentes por el tribunal”.
Además de cumplir con los requisitos comunes, el solicitante debe
fundar su petición en:
a) La existencia de impedimentos graves, y
b) Que haya fundado temor de que las declaraciones no puedan
recibirse oportunamente.
Aquí siempre rige el principio de la publicidad, a diferencia de la confesión
judicial “ordinaria”; pero el juez debe calificar la conducencia de las
menciones o puntos de prueba que en una minuta presente el solicitante.
Señala el artículo 286, inciso 2º que “para practicar esta diligencia, se
dará previamente conocimiento a la persona a quien se trata de
demandar, sólo cuando se halle en el lugar donde se expidió la orden o
donde deba tomarse la declaración; y en los demás casos se procederá
con intervención del defensor de ausentes”.
El tribunal siempre fijará una audiencia
para la recepción de la testifical, la que
se efectuará con la presencia de la
parte que asista.
La prueba de testigos se ponderará, al
igual que las demás, en la sentencia
definitiva que se dicte, si es que se
materializa el juicio.
Esta medida prejudicial es común tanto
para el demandante como para el
demandado.
DECLARACIÓN JURADA O EXHIBICION DE
TITULOS POR PARTE DEL MERO TENEDOR:
Mezclando objetivos preparatorios y probatorios, señala
el artículo 282, en una disposición únicamente aplicable
al futuro demandante: “Si aquel a quien se intenta
demandar expone ser simple tenedor de la cosa de que
procede la acción o que es objeto de ella, podrá
también ser obligado:
1º) A declarar bajo juramento el nombre y residencia de
la persona en cuyo nombre la tiene; y
2º) A exhibir el título de su tenencia; y si expresa no tener
título escrito, a declarar bajo juramento que carece de él.
En caso de negativa para practicar cualquiera de las diligencias
mencionadas en este artículo, se le podrá apremiar con multa o
arresto en la forma dispuesta por el artículo 274.”
CONSTITUCIÓN DE MANDATARIO JUDICIAL:
Artículo 284, inciso 1º “podrá también pedirse que
aquel cuya ausencia se teme, constituya en el lugar
donde va a entablarse el juicio apoderado que le
represente y que responda por las costas y multas en
que sea condenado, bajo apercibimiento de
nombrársele un curador de bienes.
Descargar

MEDIDAS PREJUDICIALES Preparatorias