By, Lauren, Christina and Jenn
Pablito esta viviendo
en Sevilla con su
madre y padre. Es
otoño y los árboles
estan rojos, amarillos y
anaranjados.
Las hojas están
cayendo en la calle y
en la hierba.
Pablito quiso jugar a los
intocables con sus
amigos pero había
llovido la noche anterior.
“¡Mamá! ¿Puedo jugar con Juan
y Paco?”
“No, Pablito. Las hojas están
mojadas y te puedes caer y
lastimarte. Yo quiero que te
quedes en la casa, por favor.”
“¡Pero Mamá, los padres de mis
amigos dijeron que ellos
pueden! Yo quiero ir,
también.”
“¡Yo dije no!”
Cuando la madre
estaba cocinando,
Pablito salió de casa
para
jugar con Juan y
Paco.
Los tres amigos
estaban jugando
en la calle.
Ellos estaban corriendo
y se divertían pero era
peligroso a causa de las
hojas mojadas.
La gente en los carros
pasaba rápidamente
y los niños
Le huían.
Pablito resbaló y se cayó en las hojas mojadas.
“¡Ay! Ayúdame por favor!”
Paco dijo, “İAy de mi!
“Pablito, ¿Tú estàs bien?”
Paco respondió “Yo tengo una cortadura en la pierna y
yo perdí mi anteojos.”
“Nosotros vamos a ayudarte a buscar los
anteojos.”
Cuando ellos los hallaron, los anteojos
estaban rotos. Pablito empezó a llorar y a
correr a su casa.
Cuando Pablito llegó,
su mamá observó los
anteojos y gritó
“¡Pablito, yo te dijé que
no salieras! ¡Damé
los anteojos!”
“Lo siento mucho. Yo
debiá hacerte caso.”
“Es verdad, yo sé qué es
mejor para ti. Yo soy
tu madre y tú
necesitas
escucharme.”
“Sί mamá, lo
siento, pero yo
tengo una
cortadura en la
pierna y
necesito una
venda por
favor.”
Mamá le dio a Pablito
una venda y se la
puso en la pierna.
“Gracias Mamá, te amo
y yo te voy a
escuchar siempre.”
“Te amo Pablito.”
La madre y el
muchacho se
abrazaron.
“Ahora vamos a
la tienda a
comprarte unos
anteojos.”
En la tienda de los
anteojos, cuando
Mamá estába
hablando con el
empleado, Pablito
se puso los
anteojos.
“Mira” Pablito dijo a
la empleada. “me
gustan estos
anteojos.”
“Ay esos anteojos son
muy cómicos,” dijo
la empleada.
“ Mamá, mira estos.”
“No Pablito,
necesitas
anteojos normales
por favor.”
“Bueno, pues me
gustan aquellos
anteojos.”
“Muy bien, vamos a pagar
ahora.”
“Gracias Mamá!”
“De nada, pero recuerda,
siempre ... escucha a tu
Mamá!”
Pablito is a boy who lives with his parents in
Sevilla. One day he wants to go play with his
friends outside after it had rained the night
before. It was autumn so the leaves were wet
and it was dangerous so his mother told him
not to go. While she was cooking he snuck
out of the house and played with his friends.
They were running from a car and Pablito
tripped and fell. He broke his glasses and got
a cut on his leg. His mother was mad at him when
he got home, but he apologized and learned his
lesson. They then went to the store to get Pablito
new glasses and everyone was happy again.
Descargar

¡Escucha a tu Mamá!