Enero 2007 - JCA
LISBOA
Lisboa es la capital y mayor ciudad
de Portugal. Se halla situada en la
desembocadura del río Tajo.
Más conocida por Terreiro do Paço, fue el
terreno donde se asentó el Palacio Real de
Lisboa durante más de 200 años.
Lisboa
Lisboa
La Baixa es el
corazón de la
ciudad.
Se encuentra sobre
las ruinas de la
antigua ciudad que
destruyó el
Terremoto de 1755.
Su planificación
urbana, de calles en
cuadrícula y
edificios similares
se debe al Marqués
de Pombal.
La Praça de D. Pedro IV, más conocida por su antiguo nombre del
Rossio es el centro neurálgico de Lisboa. En el centro se encuentra
la estatua de D. Pedro IV, el primer emperador del Brasil.
La estatua de
Pedro IV, rey de
Portugal y Primer
Emperador de
Brasil, data de
1874 y desde
entonces la plaza
se denominó
oficialmente Praça
de D. Pedro IV,
aunque todo el
mundo la conoce
por el Rossio.
El Teatro Nacional Doña María II, que recibió el nombre de la hija de Don
Pedro IV, está situado en la plaza de D. Pedro IV.
El interior fue devastado por un incendio en 1964 y reconstruido en la
década de los 70. En lo alto de la fachada está Gil Vicente, el fundador del
teatro portugués.
De estructura neoclásica fue construida en la década
de los 40 por el arquitecto italiano Fortunato Lodi.
El edificio fue diseñado
por el arquitecto José
Luis Monteiro.
Las dos herraduras que rodean sus puertas forman parte del
estilo neomanuelino que hizo furor a fines del siglo XIX.
Tras el terremoto
de 1755 se
reconstruye esta
iglesia de Santo
Domingo que era
originaria del
siglo XIII.
En 1954 sufrió
oto incendio que
dejo su interior
completamente
calcinado.
Está ubicada en el
antiguo solar de una
ermita que fue
destruida por el
terremoto de Lisboa.
Se mandó construir
en el año 1786, se
terminaron las obras
y se inaugura en
1800. De la antigua
ermita se conserva la
torre , el sagrario y
una puerta lateral.
La estatua de bronce
del rey João I, fue
realizada por
Leopoldo de Almeida
en 1971, preside la
plaza da Figueira.
Lisboa
Alfama es un barrio de
estrechas calles, cuna
del fado. Sobrevivió al
Terremoto de Lisboa.
En Alfama se
encuentran la
Catedral y el Castillo
de San Jorge. El
barrio de Alfama
sobrevivió al
Terremoto de Lisboa.
El barrio se
precipita
desde una
colina hasta
el puerto,
junto al río
Tajo.
Alfama es la esencia de Lisboa, una aldea en medio de una capital
que ha inspirado a poetas, pintores o cineastas y que forma un
decorado que parece imposible que perdure en una gran capital europea.
Primitivamente conocido simplemente como Castelo dos Mouros,
se yergue en posición dominante sobre la más alta colina del
centro histórico, y sobre el estuario del río Tajo.
El recinto del castillo cuenta con aproximadamente 6000
m². La edificación consta de varias torres y garitas, un
foso y dos patios grandes.
Lisboa
Estatua de
Alfonso Enriquez,
primer rey de Portugal
en el castillo de San Jorge.
Situada en las
proximidades del
Monasterio de
Sao Vicente de
Fora, la
impresionante
cúpula de la
Iglesia de Santa
Engracia destaca
entre los tejados
del modesto
barrio de Alfama.
Fue el dictador Antonio de Oliveira Salazar quien decretó que la
Iglesia de Santa Engracia se utilizara como Panteón Nacional, y su
interior guarda los restos de presidentes
de Portugal, de
importantes escritores, de la recordada
cantante de fado
Amalia Rodrigues, así como monumentos
conmemorativos de
figuras destacadas de la historia, tales
como Vasco da Gama,
Afonso de Albuquerque, Enrique el
Navegante y el
famoso poeta Luis de Camôes, entre otros.
La iglesia o
monasterio de
San Vicente de
Fora, está
dedicada a San
Vicente de
Zaragoza, que
fue
proclamado
patrón de
Lisboa en
1173, cuando
sus reliquias
se trasladaron
del Algarve a
una iglesia
fuera de las
murallas de la
ciudad.
Diseñada por el
arquitecto Italiano
Filippo Terzi y
terminada en 1627,
tiene una fachada
de tipo italiano,
sobria y simétrica,
con torres a cada
lado y las estatuas
de los santos
Agustín, Sebastián
y Vicente sobre la
entrada.
Alrededor de los claustros, los azulejos, con escenas
rurales, rodeados por dibujos florales y querubines,
ilustran las fábulas de La Fontaine.
San Antonio nació y
creció en Lisboa. En
1934, Pío XI lo declaró
patrono de la ciudad.
La iglesia erigida en su
honor fue destruida por
el terremoto de 1755 y
en la actualidad sólo la
cripta corresponde a la
iglesia original.
Santa Maria Maior
de Lisboa es la
catedral de
Lisboa e iglesia
más antigua de la
ciudad.
Desde el inicio de
la construcción
en el año 1147, el
edificio ha sido
modificado en
varias ocasiones
y ha sobrevivido a
varios
terremotos.
Actualmente es el
resultado de una
mezcla de
distintos estilos
arquitectónicos.
Desde 1755 el
Chiado es el
barrio elegante
y artístico de
Lisboa. Tras ser
pasto de las
llamas en 1988,
el barrio fue
restaurado por
el célebre
arquitecto
portugués
Álvaro Siza.
Se ubica en Largo de
Chiao frente a la
Iglesia de la
Encarnación, cerca de
la famosa cafetería La
Brasileira.
El templo actual, de
estilo barroco, es del
siglo XVIII aunque en
el siglo XVI ya existía
una iglesia en la
misma ubicación.
Iglesia de Nuestra
Señora de la
Encarnación del siglo
XVIII, situada frente a la
de Nuestra Señora de
Loreto, de estilo
neoclásico tardío y
rococó.
La terraza del
célebre café A
Brasileira es el
lugar ideal para
tomar una copa:
aquí solía venir a
escribir Fernando
Pessoa.
En otros tiempos frecuentado por intelectuales, el Chiado es hoy una
elegante zona comercial poblada de cafés, librerías y tiendas de
moda. En la foto la estatua de Antonio Ribeiro.
Teatro Nacional San Carlos, en Lisboa, dedicado
a las representaciones de ópera.
Esta iglesia,
situada en una
colina en la
zona oeste de la
ciudad, es una
de sus mayores
referencias,
visible desde
casi cualquier
punto en la
distancia. La
Basílica fue
construida por
arquitectos de
la Escuela de
Mafra en estilo
barroco final y
neoclásico. La
fachada está
enmarcada por
dos torres
gemelas y
decorada con
estatuas de
santos y figuras
alegóricas.
Basílica de la
estrella
El amplio interior, de
marmol gris, rosa y
amarillo, iluminado
por aperturas en la
cúpula, infunde un
gran explendor al
altar mayor de la
Basílica.
Constuido mas o
menos en plano
octogonal al final del
siglo XVI, es uno de
los barrios mas
pintorescos de la
ciudad.
Actualmente, el
Barrio Alto es el
lugar de reunión de
los jóvenes de la
ciudad y uno de las
principales zonas de
ocio nocturno.
Lisboa
El centro histórico de la
ciudad se compone de
siete colinas, siendo
alguna de las calles
demasiado empinadas
para permitir el paso de
vehículos; la ciudad se
sirve de tres
funiculares y un
elevador.
Elevador
de Gloria
es uno de los
pocos elevadores
que quedan en
Lisboa, y esta
situado justo en la
Praça dos
Restauradores. Al
salir del elevador
se encuentra el
mirador de San
Pedro de Alcántara
desde donde se
aprecia muy bien el
centro de la
ciudad.
El elevador
da Bica es
el más
bonito por
sus
vagones y
trayecto
sinuoso,
empezó a
funcionar
en 1892
con un
sistema de
cremallera
y
contrapeso
de agua
que fue
sustituido
primero por
máquinas
de vapor y
en 1927
fue
electrificado.
Lisboa
El elevador de Santa
Justa, también llamado
elevador do Carmo, es
un ascensor, que unía
los barrios de la Baixa
con el Barrio Alto. Está
ubicado en la calle de
Santa Justa y enlaza
esta céntrica calle con
la plaza do Carmo,
situada en el barrio
alto.
Belém es el recuerdo vivo de
las épocas de esplendor de
Lisboa. Desde su puerto
partían las carabelas en
busca de nuevas tierras.
En la
actualidad
Belém es
una
extensión
de la
ciudad,
con calles
amplias,
parques,
jardines y
un
hermoso
paseo
junto al
río, en
cuyos
muelles
atracan
veleros
deportivos
Con más de quinientos años de antigüedad, esta joya del estilo
manuelino es uno de los monumentos más destacados de Portugal.
Todo un monumento
a la grandeza de la
Era de los
Descubrimientos, el
Monasterio de
Santa María de
Belém, tal su
nombre original, fue
construido al
regreso de Vasco da
Gama de su
histórica aventura
marítima.
Las obras del Monasterio comenzaron
en 1501 y se extendieron durante todo
el siglo XVI.
El portal sur es el centro visual de la fachada que corre paralela al río.
Nuestra Señora de Belém es la figura central en la suntuosa
decoración, rodeada de una multitud de profetas, apóstoles y santos.
Diseñado en estilo manuelino por Diogo de Boitaca, fue encargado
por el rey Manuel I de Portugal para conmemorar el afortunado
regreso de la India de Vasco de Gama.
Los claustros
estaban
destinados al
aislamiento y la
oración.
De forma
cuadrangular y
dispuesto en
dos plantas,
están
completamente
decorados con
motivos
manuelinos:
esferas
armilares,
cuerdas
marineras,
cruces de la
Orden de
Cristo, e
imágenes
religiosas.
El estilo manuelino se caracteriza por la mezcla de
motivos arquitectónicos y decorativos del gótico tardío
y del renacimiento.
El
interior
del
monasterio es
muy
amplio y
luminoso, con
una sola
nave y
una
abigarrada
decoración
manuelina.
Belém contiene varios
espacios verdes con
museos, parques y
jardines, poseyendo un
ambiente ribereño con
cafeterías y un paseo
público y sus famosos
pastelitos que se cree
fueron creadas con
anterioridad al siglo
XVIII por las monjas del
convento de los
Jerónimos.
Constituye uno de los ejemplos más representativos de la
arquitectura manuelina. En el pasado sirvió como centro de
recaudación de impuestos para poder entrar a la ciudad.
Al norte del
"Rossio", se
sitúa la
Plaza de los
Restauradores, que
constituye
un nexo de
unión entre
la Lisboa
antigua y la
ciudad
moderna.
En el centro
de la plaza ,
hay un gran
obelisco que
conmemora la
independencia
de Portugal en
1640.
Lisboa
La Alameda es una
gran avenida situada
entre las plazas del
Marqués de Pombal y
la de los Restauradores
con dos paseos
ajardinados a los lados,
que sirve de unión
entre la ciudad antigua
y la moderna.
Junto al Tajo y tan
popular como en sus
inicios hace más de un
siglo, es mucho más
que un mercado de
comestibles, hay un
perfumado mercado de
flores, venta de
artesanías, libros en
promoción, vinos, un
restaurante y un bar
con música
portuguesa en vivo
durante la noche.
Lisboa
donde se encuentra el Ayuntamiento, construido en 1774.
Los tranvías añaden colorido a la ciudad, un sonido peculiar y mucha
vida mediante el movimiento. Los troles modernos se mezclan con los
turísticos, los típicos que funcionan desde el año 1947.
Descargar

Lisboa - Juan Cato