Los tratados de la UE
La Unión Europea se basa en el Estado de Derecho.
Esto significa que todas sus actividades se derivan de los tratados,
acordados voluntaria y democráticamente por todos los Estados
miembros.
Los tratados se han modificado y puesto al día para adaptarse a la
evolución de la sociedad.
Los tratados fundacionales se han modificado en varias ocasiones, en
especial con motivo del ingreso de nuevos Estados miembros: 1973
(Dinamarca, Irlanda y Reino Unido), 1981 (Grecia), 1986 (España y
Portugal), 1995 (Austria, Finlandia y Suecia) y 2004 (Chipre,
Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta,
Polonia y República Checa).
Basándose en los Tratados, las instituciones de la UE pueden adoptar
legislación que luego es aplicada por los Estados miembros.
Los tratados de la UE
Tratado CECA (1951)
Tratado CEE (1957)
Tratado EURATOM (1957)
______________________________________
Acta única europea (1986)
______________________________________
Tratado de Maastricht sobre la Unión Europea (1992)
Tratado de Ámsterdam (1997)
Tratado de Niza: instrucciones de uso (2001)
Una constitución para Europa (octubre 2004)
Los tratados de la UE
El Tratado constitutivo de la Comunidad
Europea del Carbón y del Acero (CECA),
firmado el 18 de abril de 1951 en París, entró en
vigor el 23 de julio de 1952 y expiró el 23 de julio
de 2002.
Los tratados de la UE
El Tratado de Roma, constitutivo de la Comunidad
Económica Europea (CEE), firmado en Roma el 25 de marzo
de 1957, entró en vigor el 1 de enero de 1958. Se firmó al
mismo tiempo que el Tratado constitutivo de la Comunidad
Europea de la Energía Atómica (Euratom) y los dos son
conocidos conjuntamente como "Tratados de Roma".
Los tratados de la UE
El Tratado de fusión, firmado en Bruselas el 8 de
abril de 1965, entró en vigor el 1 de julio de 1967.
Estableció una sola Comisión y un solo Consejo
para las tres Comunidades Europeas entonces
existentes.Tratado de Roma
El Acta Única Europea, firmada en Luxemburgo y
La Haya, entró en vigor el 1 de julio de 1987.
Introdujo las adaptaciones necesarias para completar
el mercado interior.
Los tratados de la UE
21 junio 1974
Sentencia Reyners. El Tribunal de Justicia de las Comunidades
Europeas establece que los Estados miembros deben abstenerse de
aplicar toda ley, reglamento, disposición o práctica administrativa que,
en comparación con las aplicadas a sus propios ciudadanos, resulte
discriminatoria para todo ciudadano de otro Estado miembro que
desee emprender una actividad empresarial en él.
3 diciembre 1974
Sentencia Binsbergen. El Tribunal de Justicia de las Comunidades
Europeas establece que todo ciudadano comunitario puede invocar
ante los tribunales nacionales la legislación comunitaria en materia de
libre prestación de servicios en la medida en que el objeto de la
disposición comunitaria sea suprimir las discriminaciones de que pueda
ser víctima un prestador de servicios por razones de nacionalidad o
porque resida en un Estado miembro distinto de aquél en el que preste
sus servicios.
Los tratados de la UE
El Tratado de la Unión Europea, firmado en Maastricht el 7 de febrero de 1992,
entró en vigor el 1 de noviembre de 1993. El "Tratado de Maastricht" cambió el
nombre de "Comunidad Económica Europea" por el más simple de "Comunidad
Europea". También introdujo nuevas formas de cooperación entre los gobiernos de
los Estados miembros (por ejemplo, en defensa y justicia e interior). Al añadir esta
cooperación intergubernamental al sistema "comunitario" existente, el Tratado de
Maastricht creó una nueva estructura con tres "pilares", de naturaleza tanto
económica como política: la Unión Europea.
Los tratados de la UE
El Tratado de Ámsterdam, firmado el 2 de octubre de
1997, entró en vigor el 1 de mayo de 1999. Modificó y
reenumeró los Tratados UE y CE, ligando al mismo las
versiones consolidadas de los Tratados UE y CE. Cambió los
artículos del Tratado de la Unión Europea, asignándoles
números en vez de las antiguas letras (de A a S).
Los tratados de la UE
El Tratado de Niza, firmado el 26 de febrero de 2001, entró
en vigor el 1 de febrero de 2003. Sobre todo, reformó las
instituciones para que la Unión pudiera funcionar
eficazmente tras su ampliación a 25 Estados miembros. El
Tratado de Niza, el antiguo Tratado de la UE y el Tratado CE
han sido fusionados en una versión consolidada.
Los tratados de la UE
El más reciente, el proyecto de Tratado por el que se establece una Constitución
para Europa, quiere reemplazar todos los tratados existentes por un solo texto y es el
resultado del trabajo de la Convención sobre el futuro de Europa y de una conferencia
intergubernamental (CIG). La Constitución fue adoptada por los Jefes de Estado y de
Gobierno en el Consejo Europeo de Bruselas del 17 y 18 de junio de 2004, y firmada en
Roma el 29 de octubre de 2004. Debe ser ratificada por cada Estado miembro de
conformidad con sus propias disposiciones constitucionales (es decir, por su parlamento
o mediante referéndum). La constitución no entrará en vigor por el rechazo en
referendum en Francia y Holanda.
http://europa.eu/lisbon_treaty/index_es.htm
¿Qué cambia para los ciudadanos con el Tratado de Lisboa?
Entre los elementos del Tratado de Lisboa que refuerzan la capacidad de actuación de la
UE destacan la consolidación de la coherencia de cara al exterior, la ampliación de la gama
de políticas internas, la mayor eficacia en la obtención de resultados y logros políticos para
los ciudadanos y la modernización de unas instituciones adecuadas para la Europa de los
Veintisiete.
El Tratado dota a la Unión de una voz más fuerte y coherente frente al resto del mundo,
pues combina las funciones de Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y
Política de Seguridad con las de Vicepresidente de la Comisión. Además, crea un nuevo
Servicio de Acción Exterior que propicia el desempeño de esa doble misión y presta una
asistencia diplomática y consular más práctica a los ciudadanos que viajen fuera de la
UE.
El Tratado de Lisboa responde a las inquietudes manifestadas por los ciudadanos europeos.
En él se expresa abiertamente el compromiso político de abordar el doble desafío del
cambio climático y la política energética. Por primera vez en la historia de los tratados se
dedica un apartado a la energía, para que la Unión garantice el buen funcionamiento del
mercado energético y, en particular, el suministro de energía, el rendimiento y el ahorro
energéticos y el desarrollo de nuevas energías renovables
http://europa.eu/lisbon_treaty/index_es.htm
Tratado de Lisboa
Firma: 13 de diciembre de 2007
Entrada en vigor: 1 de diciembre de 2009
Finalidad: hacer la UE más democrática, más eficiente y mejor capacitada para abordar,
con una sola voz, los problemas mundiales, como el cambio climático.
Principales cambios: aumento de competencias del Parlamento Europeo, cambio de los
procedimientos de voto en el Consejo, iniciativa ciudadana, carácter permanente del puesto
de Presidente del Consejo Europeo, nuevo puesto de Alto Representante para Asuntos
Exteriores y nuevo servicio diplomático de la UE.
El Tratado de Lisboa aclara qué competencias:
se atribuyen a la UE
se atribuyen a los países miembros de la UE
se comparten.
http://europa.eu/lisbon_treaty/index_es.htm
¿Qué cambia para los ciudadanos con el Tratado de Lisboa?
El Tratado de Lisboa sitúa la libertad, la justicia y la seguridad entre sus prioridades más importantes.
La Unión Europea puede combatir con mayor eficacia las organizaciones criminales dedicadas al
tráfico de personas entre países, promover y apoyar la prevención de la delincuencia y contribuir a la
lucha antiterrorista mediante la inmovilización de bienes. El Tratado revalida el compromiso de la
UE para la elaboración de una política de inmigración común. El Tratado de Lisboa también contiene
una "cláusula de solidaridad" según la cual la Unión y los Estados miembros actuan conjuntamente
con espíritu de solidaridad si un Estado miembro es objeto de un ataque terrorista o víctima de una
catástrofe natural o de origen humano.
Estas innovaciones facilitan la puesta en práctica de las políticas de la Unión en diversos campos
(crecimiento económico y competitividad, desarrollo del empleo y las condiciones sociales, aumento
de la seguridad personal y colectiva, fomento del medio ambiente y las condiciones sanitarias,
desarrollo de la cohesión y la solidaridad entre los Estados miembros, progreso científico y
tecnológico), además de mejorar su capacidad de actuación en la escena internacional.
El Tratado de Lisboa también crea un sistema institucional estable, en el que las decisiones se toman
de forma rápida y transparente, con más control democrático y al nivel que resulte más adecuado. Así
los ciudadanos tienen una idea más clara del reparto de las responsabilidades de cada cuál y de los
motivos por los que actúa la Unión Europea.
Por primera vez, un millón ciudadanos de varios Estados miembros pueden pedir directamente a la
Comisión que presente una iniciativa que estimen oportuna dentro de los ámbitos de competencia de
la UE.
Descargar

Los tratados de la UE