LA ÉPOCA DEL LIBERALISMO Y LA INDUSTRIALIZACIÓN.
La España del siglo XIX.
La implantación del liberalismo.
Recordemos la forma de gobierno propia del
siglo XVIII: la monarquía absoluta.
Los monarcas absolutos
concentraban todos los poderes:
Gobierno de la nación.
Cobro de impuestos.
Dirección de la política exterior.
Dirección del ejército.
Elaboración de leyes.
Juez supremo.
La implantación del liberalismo.
La sociedad estamental es propia del
absolutismo del siglo XVIII.
La implantación del liberalismo.
La Ilustración promovía ideas muy novedosas
para la época:
Libertad de todos los seres humanos.
Todos los seres humanos nacen iguales.
Todos los seres humanos tienen los mismos
derechos.
Todo ello se podía lograr con el uso de la razón y a través de la educación.
La implantación del liberalismo.
El liberalismo político, relacionado con las
ideas de la Ilustración, propone una forma
de gobierno con estos principios:
•Soberanía nacional.
•Constitución.
•Separación de poderes.
La implantación del liberalismo.
Comparemos el absolutismo con el liberalismo.
ABSOLUTISMO
Origen
Divino.
Concentración
de poderes.
Poder
legislativo
Rey.
Hace las
leyes.
Poder
ejecutivo
Rey. Hace
cumplir sus
leyes.
Poder
judicial
Rey. Juez
supremo.
(s XVIII).
LIBERALISMO
Ideas de la
Ilustración y
liberalismo
político.
Parlamento.
Hace las leyes
y vota una
Constitución.
Rey y ministros
con limitaciones.
Hacen cumplir
las leyes.
Tribunales.
Juzgan según
las leyes.
(s. XIX)
La implantación del liberalismo.
El descontento de gran parte de la sociedad
francesa ante…
•La sociedad estamental con los privilegios de
unos pocos.
•Los abusos de la monarquía absoluta.
…junto con las ideas de la Ilustración y el
liberalismo político, hicieron estallar la
Revolución Francesa en 1789.
La implantación del liberalismo.
La Revolución se extendió a otros
países posteriormente, finalizando con
las monarquías absolutas en Europa y
difundiendo las ideas del liberalismo
político.
La Revolución Francesa es el
inicio de la Edad Contemporánea.
La implantación del liberalismo.
Recordemos cuáles habían sido los reyes
españoles del siglo XVIII, que gobernaron
como monarcas absolutos.
Carlos II fue el último rey de los Austrias en España,
pero murió sin descendencia, por lo que se planteó un
problema para su sucesión.
La implantación del liberalismo.
La implantación del liberalismo.
Con Felipe V comienza la dinastía de los
Borbones en España.
La flor de lis
es el
emblema
de los
Borbones.
Familia de Felipe V.
La implantación del liberalismo.
Reyes españoles de la dinastía Borbón
durante el siglo XVIII:
Felipe V
Fernando VI
Carlos III
Carlos IV
(1701-1746)
(1746-1759)
(1759-1788)
(1788-1808)
Ambos eran hijos de Felipe V
La implantación del liberalismo.
El siglo XIX en España comienza con los
últimos años del reinado de Carlos IV.
La implantación del liberalismo.
Carlos IV fue un rey débil e
indeciso; su reinado estuvo
cargado de problemas y
finalizó con la invasión
francesa de España en
1808.
La implantación del liberalismo.
En 1808, el ejército francés, comandado por
Napoleón, invadió la Península Ibérica,
acabando con el reinado de Carlos IV e
imponiendo su dominio.
La implantación del liberalismo.
Napoleón Bonaparte nombró rey de España
a su hermano José Bonaparte. Se inicia
así un breve reinado en el que se pusieron
en práctica las ideas del liberalismo, que
habían triunfado y tenían su origen en
Francia.
La implantación del liberalismo.
Napoleón Bonaparte.
José Bonaparte, hermano de
Napoleón y rey de España por un
breve periodo (1808-1814)
La implantación del liberalismo.
El pueblo español se rebeló ante el dominio
francés, iniciando una guerra frente al
ejército napoleónico llamada Guerra de la
Independencia, que duraría seis años
(1808-1814).
La implantación del liberalismo.
La implantación del liberalismo.
Levantamiento del pueblo de
Madrid el 2 de mayo de 1808.
Fusilamiento de los alzados españoles
en Madrid el 3 de mayo de 1808.
Cuadro de Francisco de Goya.
Cuadro de Francisco de Goya.
La implantación del liberalismo.
Tras seis años
de guerra, el
ejército francés
fue vencido por
los rebeldes
españoles
ayudados por el
ejército inglés,
expulsando de
España a José
Bonaparte.
La implantación del liberalismo.
Durante la Guerra de la Independencia, el
rey español, Carlos IV, se refugió en
Francia. Allí abdicó a favor de su hijo
Fernando VII.
Carlos IV
Fernando VII
La implantación del liberalismo.
En 1814, Fernando VII regresó a España
aclamado como rey tras la expulsión de
los franceses.
La implantación del liberalismo.
Mientras tanto, en Cádiz se reunieron unas
Cortes elegidas por los españoles, que
aprobaron la primera Constitución
española el 19 de marzo de 1812.
La implantación del liberalismo.
Las Cortes de Cádiz
(Parlamento) aprobaron
una Constitución liberal,
que incluía los principios
de la Ilustración y el
liberalismo:
•Igualdad de derechos
de todos los hombres.
•Soberanía nacional.
•División de poderes…
La implantación del liberalismo.
Monumento a las Cortes
de Cádiz.
La Constitución española de 1812 fue un
modelo que siguieron constituciones de otros
países europeos y americanos.
La implantación del liberalismo.
El reinado de Fernando VII (1814-1833)
supuso una marcha atrás para el
liberalismo político.
Tras su regreso a España en 1814 abolió
las Cortes (Parlamento) y la Constitución
de 1812.
La implantación del liberalismo.
Fernando VII impuso, de nuevo, la
monarquía absolutista como forma de
gobierno.
Los monarcas absolutos
concentraban todos los poderes:
Gobierno de la nación.
Cobro de impuestos.
Dirección de la política exterior.
Dirección del ejército.
Elaboración de leyes.
Juez supremo.
La implantación del liberalismo.
La Constitución de 1812 fue
conocida popularmente
como La Pepa, ya que se
aprobó el día de San José
(19 de marzo).
Fernando VII perseguía a los liberales defensores de la
Constitución, por lo que se creó la expresión popular ¡Viva
la Pepa! para mostrar el apoyo a la Constitución de 1812
sin ser descubierto.
La implantación del liberalismo.
Tras la muerte de Fernando VII subió al
trono su hija Isabel II (1833-1868).
La implantación del liberalismo.
Isabel II tuvo un
reinado muy
inestable, pero
abandonó la
monarquía absoluta
para crear una
monarquía
parlamentaria.
La implantación del liberalismo.
Se aprobó una nueva
Constitución en 1837, parecida
a la de 1812 que había abolido
su padre, poniendo en práctica
las ideas del liberalismo:
•Soberanía nacional.
•Igualdad de derechos de los
ciudadanos.
•División de poderes.
La implantación del liberalismo.
En 1845 se aprobó otra
Constitución, también de
tipo liberal, aunque el
poder ejecutivo caía en
manos de la reina con
menos limitaciones.
La implantación del liberalismo.
En 1868 hubo una
Revolución que
expulsó del trono a
Isabel II, que tuvo
que exiliarse a París.
Se inicia así una
etapa de la historia
española conocida
como Sexenio
Democrático.
La implantación del liberalismo.
El Sexenio democrático (1868-1874) se
dividió en dos periodos:
• Monarquía de Amadeo I de Saboya.
• Primera República.
La implantación del liberalismo.
Amadeo I de Saboya, de
origen italiano, fue
elegido como rey por el
Parlamento español tras
una votación entre varios
candidatos.
Su reinado fue muy breve
(1870-1873).
La implantación del liberalismo.
Se produjo una época
muy complicada y
conflictiva y se
proclamó la I
República española,
tras la renuncia al
trono de Amadeo I. Su
duración fue muy
breve (1873-1874).
La implantación del liberalismo.
Presidentes de la I República española:
Estanislao
Figueras.
Francisco Pi
y Margall.
Nicolás
Salmerón.
Emilio
Castelar.
Francisco
Serrano.
La implantación del liberalismo.
El Sexenio Democrático (Amadeo I y
Primera República) supuso el
establecimiento del sufragio universal
masculino (mayores de 25 años).
La implantación del liberalismo.
Tras la caída de la Primera República en
1874, se volvió a instaurar la monarquía
con Alfonso XII, que inauguró una nueva
etapa de monarquía parlamentaria y
constitucional.
La implantación del liberalismo.
La implantación del liberalismo.
Así, el siglo XIX en España estuvo gobernado por:
José I
Fernando VII Isabel II
Bonaparte
(1808-1814) (1814-1833) (1833-1868)
Monarquía
Guerra de
Independencia. absoluta
Amadeo I de
Saboya
(1870-1873)
Monarquía
parlamentaria
I República
(1873-1874)
República
Alfonso XII
(1874-1885)
Monarquía
parlamentaria
La población española.
Debido a la Revolución agrícola, la
producción del campo aumentó.
La población española.
Con ello mejoró la alimentación de la
población, disminuyendo las epidemias y
enfermedades.
La población española.
Como consecuencia, se produjo un
aumento de la población española durante
el siglo XIX: se pasó de 11,5 a 18,5
millones de habitantes.
La población española.
Este crecimiento, sin embargo, fue menor
que en otros países europeos más
desarrollados, donde la mortalidad
descendió más rápidamente que en
España.
El lento proceso de
industrialización.
La Revolución agrícola e industrial en
España sufrió un gran retraso respecto a
otros países de Europa.
Durante los siglos XVIII y XIX
se produjo la Revolución
agrícola:
•Nuevas técnicas de cultivo.
•Nuevos cultivos.
•Introducción de las máquinas.
La Revolución industrial, es decir, la
fabricación de gran cantidad de productos
gracias a las máquinas, se pudo llevar a cabo
con la invención de la máquina de vapor a
mediados del siglo XVIII. La máquina de vapor
se aplicó a numerosas industrias, destacando
la industria textil.
La Revolución industrial permitió grandes
avances una cantidad de productos en menor
tiempo con precios más baratos.
El lento proceso de
industrialización.
La Revolución agrícola en España:
Fue lenta y escasa. La mecanización del
campo se impuso muy tarde.
Muchos agricultores no poseían tierras, por
lo que trabajaban como jornaleros con
sueldos muy bajos.
El lento proceso de
industrialización.
Los jornaleros recibían
sueldos muy bajos y
vivían muy humildemente.
Dado el poco desarrollo
industrial de las ciudades
españolas, la mayor parte
de la población del siglo
XIX continuaba siendo
eminentemente agrícola.
El lento proceso de
industrialización.
La Revolución industrial en España:
Sólo dos regiones iniciaron un proceso de
industrialización:
• Cataluña: industria textil.
• País Vasco: industria siderúrgica.
El lento proceso de
industrialización.
El lento proceso de
industrialización.
Industria siderúrgica vasca.
Industria textil catalana.
El lento proceso de
industrialización.
Debido a la escasa industrialización del
resto del país, la antigua sociedad
estamental se fue transformando
progresivamente, aunque no hubo una
gran burguesía industrial, ni numerosos
grupos de obreros.
Descargar

7. La España del siglo XIX