Son objetos de fabricación
humana que se colocan en órbita
alrededor de un cuerpo celeste
como un planeta o un satélite
natural.
El origen de los satélites artificiales está
ligado al desarrollo de los cohetes que
fueron creados, primero, como armas de
larga distancia; después, utilizados para
explorar el espacio y luego, con su
evolución, convertidos en instrumentos
para colocar satélites en el espacio.
Estos artefactos son muy útiles para el
hombre moderno, son los protagonistas
principales de las comunicaciones en el
mundo; gracias a ellos, recibimos señales
de televisión, de radio y teléfono, o
tenemos información valiosa del clima, de
nuestro medio ambiente y del espacio
Satélites de
telecomunicaciones:
Estos satélites se utilizan para transmitir
información de un punto a otro de la
Tierra, en particular, comunicaciones
telefónicas, datos o programas
televisados. Estos últimos se difunden
principalmente por la flota Eutelsat.
Observación de la Tierra:
Estos satélites tienen cámaras con
características especiales para captar
imágenes a enormes distancias. Estas
cámaras no sólo permiten ver la Tierra
como lo haría el ojo humano, sino que
registran información que a simple vista
no se percibe, como por ejemplo, la
temperatura de la superficie terrestre o el
grosor de la capa de ozono.
Navegación:
Al principio el uso de estos satélites
estuvo relacionado con aplicaciones
militares para el posicionamiento y la
orientación de misiles, barcos,
submarinos, etc. Actualmente se los utiliza
para saber la localización precisa de
personas, animales y vehículos en
cualquier parte del planeta
Lunar Reconnaissance Orbiter es un
satélite que orbita alrededor de la
Luna y que pretende recopilar
información de su superficie,
composición, temperatura y orografía
para facilitar posibles exploraciones
futuras en las que vuelvan a enviarse
astronautas a la Luna.
Descargar

satelites artificiales