Duración aproximada: 14 minutos
Requiere tener instalada la versión XP de Power Point
Una aproximación al
Santo Cristo de Cabrera
A todos los peregrinos, devotos y cofrades
Cabrera
“En este anejo su población no fue como hoy. En lo antiguo hubo
más de 20 vecinos; dícenlo los vestigios de casas que se
encuentran.
La iglesia estuviera arruinada si no fuera por la devoción que
tienen los fieles a el Santísimo Cristo que en ella se venera.
Santa María de la Cabeza es la Parroquia y donde se venera el
Santísimo Cristo que llaman de Cabrera, a el que tienen suma
devoción los fieles circunvecinos.
No hay hoy sacramento en esta Iglesia; húbolo en tiempos”
(Noticias del Libro Antiguo ……folio 22)
En el libro de Fábrica de la Parroquia de Llen se
puede leer:
“CABRERA.
Anejo.
Santa María de la
Cabeza es la Parroquia y
donde se venera el
Santísimo Cristo que
llaman de Cabrera, al
que tienen mucha
devoción los fieles
circunvecinos y aun los
bastante distantes” (l)
Cabrera, muy probablemente, pudo
haber sido un pueblecito de unas pocas
familias, con su iglesia parroquial bajo la
advocación de Santa María de la Cabeza.
En ella comenzaría a ser muy
venerada la imagen del Santo Cristo
Crucificado que actualmente se sigue
venerando.
En 1708 parece que Cabrera queda despoblada;
desaparece la Parroquia como tal pero queda la
imagen del Santo Cristo para la veneración de los
devotos bajo el cuidado de un ermitaño.
A lo largo de los años todos esos ermitaños se
irían transmitiendo y confiando el cuidado de la
venerada imagen hasta que, en 1950,la madre
Maravillas de Jesús, de la Orden de Carmelitas
Descalzas, hace una Fundación Conventual más
para su Orden, aneja a la misma Ermita.
A partir de esta fecha y hasta el día de hoy la
Ermita viene siendo cuidada por las mismas MM.
Carmelitas Descalzas, armonizándose así en
Cabrera la vida contemplativa del Monasterio con
el culto que la devoción popular profesa a este
santo Cristo Crucificado.
Todo parece arrancar desde muy antiguo si bien
los datos escritos no van más allá de 1551, fecha
que viene dada por el libro más antiguo del
Archivo del Santuario, concretamente el libro de
Bautizados de Llén y sus anejos, que es la
Parroquia a la que pertenece la Ermita.
En la actualidad, Cabrera es muy
probablemente el foco más importante de la
religiosidad popular salmantina.
La imagen del
Santo Cristo, por
su factura y
estilo, bien
pudiera remitirse
al final del siglo
XI.
Mide dos metros
de pies a cabeza y
otros dos metros
de un extremo a
otro de los
brazos.
Tiene entre sus
devotos, que son
muchos, fama de muy
milagroso y, según la
creencia popular, no
puede ser sacado
nunca de los
alrededores del
Santuario.
Quizás esta
creencia tenga su
fundamento en un
informe hecho en el
año 1944 por el
mismo cura
beneficiado de Llén
-la parroquia
principal- para la
visita pastoral
correspondiente.
En dicho informe
se dice :
“la imagen del Santo
Cristo nunca se saca
de Cabrera ” (2)
Paralelamente al
culto del Santo
Cristo ha
discurrido, desde
siempre, la
actividad de la
Cofradía
denominada de “la
Santa Vera Cruz”,
con fecha incierta
de fundación,
quizás en 1614 ó
1626.
Consta, eso sí, que en 1726 el
Papa Benedicto XIII concedió,
por mediación de una Bula,
indulgencias y gracias a todos
sus cofrades.
Con todas las peripecias inherentes a estas
Asociaciones a lo largo de la Historia, ésta de
Cabrera, de la Santa Cruz, fue restablecida y
refundada en el año 1763 por el sacerdote Don
Joaquín Esteban Grande, que muy bien pudiera
ser considerado como “el padre de Las Veguillas”
-término municipal en el que actualmente está
enclavada la Ermita- por ser él quien, en 1760,
después de muchos desvelos y pocos
agradecimientos, “consiguió término municipal
para los vecinos de dicha población de Las
Veguillas” (3)
A él mismo se deben las Constituciones
que entonces se redactaron y los
primeros impulsos serios de la Cofradía,
así como también la obtención de la bula
pontificia del Papa Clemente XIII, en el
año 1768, que es la Carta Magna de las
indulgencias de la Cofradía de Cabrera.
Durante unos 20 años, desde 1768 hasta
1788, la Cofradía disfrutó de un auge
normal.
Y es en este año de 1788, coincidiendo con
la muerte del Beneficiado Don Joaquín
Esteban González, cuando se advierte una
cierta decadencia, que se prolongará hasta
el año 1794.
Es en este año de 1794, después de 6 años
de decadencia, cuando la Cofradía es
restablecida de nuevo.
“Este año de 1794, en el día 8 de junio, teniendo noticia los
cofrades antiguos y otros devotos que por el celo del actual
Beneficiado de Llén, Don Juan Santos Andrés, se deseaba
restablecer la Cofradía, animados de la devoción a dicho
Santísimo Cristo, se alistaron por cofrades, obligándose a vivir
bajo las Ordenanzas y Constituciones que tiene”
(Libro de la Cofradía, 1763)
Los inscritos en esta segunda refundación
de la Cofradía fueron 53 hombres y 42
mujeres.
Procedían de:
Llén, Castroverde, Cordovilla, Vecinos,
Veguillas, Cortos, Olmedilla, Corbacera,
Navagallega y Malpartida.
Los días difíciles de ‘la francesada’
ocasionarían también una notable
decadencia, que daría lugar a una tercera
refundación en 1818:
“Día 18 de junio de 1818: día de su nuevo y
tercer restablecimiento”
Durante todo el siglo XIX, y debido a ‘la
fatalidad de los tiempos’ la Cofradía sufre
de nuevo una gran crisis que hará
necesaria,todavía, una cuarta refundación en
el año 1899. Dará lugar a una época
floreciente de la Cofradía durante todo el
siglo XX .
“Esta nueva Reforma -tal y como escribe D. Basilio
Fuertes en 1918- se llevó a cabo felizmente en el
año 1899, siendo párroco de Llén el presbítero Don
Enrique Ramos, y siendo aprobadas sus nuevas
Constituciones por el obispo D. Fray Tomás de
Cámara y Castro”
El número de cofrades que aparecen
alistados en 1917 suman 511:
11 sacerdotes, 387 varones, 54 viudas, 11
casadas y 48 solteras.
Los sacerdotes inscritos en esta nueva
época procedían de
Llén, Rollán, Veguillas, Florida de Liébana,
Villasdardo, Naharros de Matalayegua,
Cortos de la Sierra, Endrinal, Vecinos y
Salamanca.
Aparecen también numerosos cofrades de los
pueblos de
Veguillas, Vecinos, San Pedro de Rozados,
Naharros de Matalayegua y Pedrosillo de los
Aires.
Otros cofrades proceden de:
Cilleros el Hondo, Membribe, Monterrubio
de la Sierra, Ledesma, Matilla de los
Caños, Las Navas, Villalba de los Llanos,
Calzada de Don Diego,
Frades, Morille, Barbadillo, Herguijuela
de la Sierra, Berrocal de Huebra, Coquilla
de Huebra, Aldeatejada, Salamanca,
Buenavista, Carbajosa de la Sagrada,
Perahuy .....
Fresno Alhándiga, El Tejado, Aldehuela de
Yeltes, El Corralito, Villar del Pofeta,
Villar de Leche, Tamames, Abusejo,
Arapiles, Mata de Ledesma, Torrevelayos,
Ventorro de Valdesancho, San Julián de la
Valmuza,
Palacio de la Valmuza, Golpejas, Gejo de
Doña Mencía, Siete Iglesias, Linares,
Andrés Bueno, Sancho Viejo, Torrezapata,
Arrabal del Puente .......
Otros lugares que aparecen son:
Sanchituerto, Morille, Beleña, Garcigalindo,
Villar de Salvatierra, Santo Tomé de Rozados,
Tejares, Bernoy, Carrascal del Obispo,, Peña
de Cabra, Peralejos de Solís, Sanchón,
Tordillos, Bayona (Francia) Terrones,
Pelabravo …
La fiesta principal de la Cofradía se viene
celebrando ininterrumpidamente, cada año,
el día tres de mayo en recuerdo de la santa
Cruz.
Recientemente, en el año 1992, y a
instancias de la misma Iglesia Diocesana
fueron actualizados sus estatutos.
La Romería
Junto al culto y a la devoción popular al
Santo Cristo Crucificado ha ido
siempre también, muy unida y desde
muy antiguo, la Romería.
Se celebraba ya en la segunda mitad del
siglo XVII .
Su fecha propia anduvo rondando mucho
tiempo en torno al 18 de junio, dependiendo
de los mayordomos de cada año.
Por fin quedó establecida como definitiva
en referida fecha del 18 de junio con los
ingredientes propios y peculiares de toda
romería charra:
el toro, el tamborilero, el ramo, la rosca ...
Para podernos hacer una idea de cómo se
celebraba esta fiesta-romería, a principios
del siglo XX, nada mejor que la misma
descripción hecha por Don Basilio Fuertes
Gorgojo, cura beneficiado de dicha
Parroquia de Llen:
“La fiesta del Santo Cristo -escribe- tiene lugar
el 18 de junio de cada año.Consisten los cultos en
varias misas rezadas que desde las primeras horas
de la mañana celebran varios sacerdotes,que al
mismo tiempo oyen Confesiones y distribuyen la
Sagrada Comunión a los devotos
….
A las diez de la mañana se tiene Misa Mayor con tres
sacerdotes.
El predicador, a más de sus dotes excepcionales que le
adornan, debe contar con unos robustos pulmones pues, ni es
raro ni la primera vez que, dada la inmensa muchedumbre que a
las puertas del Santuario se apiña para oir al orador, éste tiene
que situarse en el exterior del templo, en portátil tribuna o
púlpito, para así saciar las ansias del copioso auditorio, ávido
de oir la Palabra Divina” (4)
Desde los días
aquellos de esta
pintoresca
crónica hasta el
día de hoy no han
cambiado mucho
las cosas.
La fiesta de cada
año, salvadas las
lógicas
diferencias
propias del
tiempo, siempre
es muy similar.
Así es y así
viene a ser
casi siempre
la
religiosidad
popular..
Convendrá, también y por último, destacar el
culto sacramental constante en torno a este
Santuario que, sin ser Parroquia, reclama por
parte de los devotos y peregrinos que hasta él
acuden una cuidada e intensa celebración de
Sacramentos, muy especialmente el de la
Penitencia y el de la Eucaristía.
Las Confesiones sacramentales son constantes
a lo largo del año pero sobre todo en sus
fechas principales:
3 de mayo y 18 de junio.
Será un deber para todos que, en esta hora
actual de la Iglesia, que es una hora de “nueva
evangelización”, al celebrar cada año esta
fiesta-romería, todos nos interroguemos por
el misterio profundo que aquí acontece: el
misterio de la religiosidad popular,
sus luces y sus sombras.-
Las notas (1), (2), (3) y (4) que aquí aparecen junto al texto se
corresponden con las páginas 29, 54 y 36 del libro
ELSANTO CRISTO DE CABRERA,
publicado por D. José Sánchez Vaquero.
Salamanca. Imprenta Calatrava.1963.
Nuestro agradecimiento para él por haber podido inspirarnos
en tan hermoso y documentado trabajo.
Ha vuelto a ser reeditado en Salamanca.
Kadmos 1997.
Amado
Mayo 2006
Descargar

Diapositiva 1 - Cofradia del Cristo de Cabrera