Un profeta que desobedece
2 Ped. 1:20, 21.
“Entendiendo primero esto,
que ninguna profecía de la
Escritura es de
interpretación privada,
porque nunca la profecía
fue traída por voluntad
humana, sino que los
santos hombres de Dios
hablaron siendo inspirados
por el Espíritu santo”
¿Qué nos quiere enseñar Dios por medio de esta
historia?
Romanos 15:4.
“Todo lo que antes fue escrito, para nuestra enseñanza
fue escrito”.
Dios dice: “No violaré mi pacto, ni cambiaré lo que ha
salido de mis labios” (Salmo 89:34).
Por lo tanto, esta historia es una advertencia para todos
aquellos que se atrevan a desobedecer o cambiar una
tilde, o una letra de su Santa Ley, mucho menos un
Mandamiento, sin sufrir las consecuencias (Léase
Mateo 5:17-19).
¿De que manera Dios le muestra su
inconformidad a Salomón?
1 Reyes 11:14;25.
El Eterno suscitó un adversario a Salomón, a
Hadad, idumeo, de sangre real de Edom. 25 Fue
adversario de Israel todos los días de Salomón.
A medida que Salomón se hundía en el pecado
aumentaban sus dificultades. La presencia
continua de Dios no puede quedar para siempre
con los que desprecian su gracía, como lo había
hecho Salomón, despreciar la gracia de Dios.
Un rechazo obstinado de la misericordia y del
amor del señor hace que al fin Dios retraiga su
gracia y su brazo protector.
¿Cuál es el resultado?
El resultado es que interviene el maligno para
desgarrar y destruir. La aflicción y las calamidades
provienen de Satanás.
En las calamidades que le sobrevinieron, Salomón
tubo la oportunidad de ver la verdadera
naturaleza de aquel a quien había elegido
obedecer.
¿Quién era Jeroboam?
1 Reyes 11:26.
Es allí donde aparece en la escena: También
Jeroboam hijo de Nabat, efrateo de Sereda,
siervo de Salomón – su madre llamada Serúa,
era viuda -, alzó su mano contra el rey.
De allí en adelante, sistemáticamente los impíos
reyes de Israel son comparados con él y sus
“pecados con que hizo pecar a Israel” (Léase 1
Reyes 15:26; 16:2,19,26, etc).
Jeroboam, era de la tribu de Efraín, hijo
menor de José, que desde antaño sentía
irrefrenable celos por Judá, pues el Señor
había “desechado la tienda de José, y no
escogió la tribu de Efraín, sino que escogió la
tribu de Judá” (Salmo 78:67-68).
La influencia de los padres de Jeroboam se ve en
su arduo trabajo y su habilidad de liderazgo, Al
hijo de Serúa se le conocía por su buen carácter y
su buena ética de trabajo. Era activo, hábil, capaz
y valeroso para tomar decisiones y para
ejecutarlas.
28. Jeroboam, era valiente y esforzado. Al ver
Salomón que el joven que era activo, le
encomendó el cargo de la casa de José. El rey le
asignó la posición de supervisor de los labradores
de las tribus de Manasés y Efraín, por lo tanto
Jeroboam se convirtió en funcionario de Salomón
Pocas veces hubo tanto en fuego al nombrar a un
individuo a un puesto de confianza como cuando
Salomón eligió a Jeroboam para un cargo de
responsabilidad.
¿Qué no podía mirar Salomón?
1 Samuel 16:7.
Sin duda Salomón miró las características
externas del joven sin poder juzgar lo que tenía
dentro.
Los talentos naturales de Jeroboam para el liderazgo, si
los consagraba a Dios, lo capacitarían para hacer
mucho en la causa de la justicia, pero si no fuera así,
haría mucho en la causa de la injusticia.
Salomón usaba la labor forzada para sus muchos
proyectos de construcción. Salomón colocó a Jeroboam
como superintendente de los que realizaban trabajos
forzados en la tribu de Efraín. Él forzó a sus súbditos a
darle cierto tiempo cada año.
Cuando los israelitas habían pedido a Dios un rey para ser
igual como todas las naciones a su alrededor, Dios le
había dicho a Samuel que les advirtiera de tal cosa.
“Ahora, pues, oye su voz; mas protesta
solemnemente contra ellos, y muéstrales
cómo les tratará el rey que reinará sobre
ellos”. Y refirió Samuel todas las palabras de
Jehová al pueblo que le había pedido rey.
Dijo, pues: “[El rey] tomará vuestros hijos, y
los pondrá en sus carros y en su gente de a
caballo, para que corran delante de su carro”.
1 Samuel 8:9-11
1 Reyes 11: 29-32.
Por aquel tiempo, un día en que Jeroboam
salía de Jerusalén, lo encontró el profeta Ahías
silonita, que estaba cubierto de una capa
nueva. Estaban los dos solos en el campo. 30.
Ahías tomó la capa nueva que tenía sobre sí,
la rompió en doce pedazos.
31. Y dijo a Jeroboam: “Toma para ti diez
pedazos, porque así dice el Eterno, Dios de
Israel: Voy a romper el reino de manos de
Salomón, y a ti te daré diez tribus. 32. “El
tendrá una tribu, por amor de David mi siervo,
y por amor de Jerusalén, ciudad que yo elegí
de todas las ciudades de Israel.
Jerusalén estaba ubicada en el centro
del país
Jerusalén
La ubicación
geográfica de
Jerusalén en el
centro del país
demostraba el
amor de Dios por
todos sus hijos,
para facilitarles la
comunicación
con el Señor (1
Reyes 11:36).
La capa nueva representa al pueblo de Israel
como nuevo reino recién establecido en la tierra
de Canaán, pero que estaba por ser
despedazado.
Iba a ser despedazada la monarquía unificada, y
diez de sus tribus iban a dar su lealtad a un nuevo
señor que no era de la casa de David.
En tanto que diez tribus iban a seguir a
Jeroboam, solo dos irían con la casa de David, la
tribu de Judá y la de Benjamín. El reino de Judá
llegó a ser un asilo para los levitas que reusaron
apoyar la religión apostata de Jeroboam.
Dice Dios: “El tendrá una tribu, por amor de David mi
siervo, y por amor de Jerusalén, ciudad que yo elegí de
todas las tribus de Israel (Verso 32). Por amor de David
mi siervo, a quien elegí, porque guardó mis
Mandamientos y mis normas (Verso 34).
Debido a que David fue obediente a Dios, Dios le
concedió grandes favores, a pesar de graves errores.
1). Como en el caso de Urias (2 Sam.11). y
2). Cuando efectuó el censo de Israel (2 Sam.24).
Pero él se arrepintió sinceramente de ambas faltas, y
debido a la disposición de la gracia fue aceptado como
si nunca hubiera cometido esas infracciones.
Finalmente el carácter no se determina por
hechos o faltas ocasionales sino por la
tendencia habitual de la vida.
“Quitaré el reino de manos de su hijo
(Salomón),… y a su hijo (Roboam), daré una
tribu para que mi siervo David tenga una
lámpara todos los día ante mi en Jerusalén”
(Vres.35-36).
¿Cuál es el propósito de Dios para
los justos?
El propósito de Dios es que la senda de los
justos sea como la “luz de la aurora que va en
aumento hasta que el día es perfecto”
(Prov.4:18).
Así debería haber sido en el caso de David.
Nunca debiera haberse apagado sino que
debería haber aumentado su brillo en su
posteridad.
¿Se había cumplido el propósito de Dios en la
posteridad de David?
1 Reyes 11:33.
“Por cuanto me han dejado y han adorado a
Astarot diosa de los sidonios, a Quemos dios
de Moab y a Moloc dios de Amón. Y no
anduvieron en mis caminos, para hacer lo
recto ante mis ojos, ni guardaron mis
estatutos y derechos, como hizo David su
padre.
“Y el rey Salomón mismo amó a muchas esposas extranjeras
junto con la hija de Faraón, a moabitas, amonitas, edomitas,
sidonias e hititas, de las naciones de las que Jehová había
dicho a los hijos de Israel:
‘Ustedes no deben meterse entre ellas, y ellas mismas
no deben meterse entre ustedes; verdaderamente
inclinarán el corazón de ustedes a seguir a los dioses de
ellas’.
“A ellas se adhirió Salomón para amarlas. Y llegó a tener
setecientas esposas, princesas, y trescientas concubinas; y
poco a poco sus esposas le inclinaron el corazón”.
“Y al tiempo en que envejeció Salomón aconteció que sus
esposas mismas habían inclinado el corazón de él a seguir a
otros dioses; y su corazón no resultó completo para con
Jehová su Dios como el corazón de David su padre.
Y Salomón empezó a ir tras Astarot, la diosa de los sidonios,
y tras Milcom, la cosa repugnante de los amonitas. Y
Salomón empezó a hacer lo que era malo a los ojos de
Jehová, y no siguió de lleno a Jehová como David su padre.
Fue entonces cuando Salomón procedió a edificar un lugar
alto a Quemós, ídolo repugnante de Moab, en la montaña
que estaba enfrente de Jerusalén; y a Móloc, ídolo
repugnante de los hijos de Ammón. Y así hizo para todas
sus esposas extranjeras que quemaban incienso y
sacrificaban a sus dioses” (1Re 11:1-8).
Camino descendente en la vida espiritual
de Roboam y los reyes sucesivos
Roboam, era hijo de Naama, amonita. Y Judá hizo lo malo ante
los ojos del Eterno. Por los pecados que cometieron, irritaron
su celo MÁS QUE SUS PADRES (Por favor Léase 1 Reyes 14: 21-24).
La Escritura nos dice que la luz disminuyó todavía
más con Roboam, porque en su reinado se
establecieron “sodomitas religiosas”, y
gradualmente la luz continuo borrándose a trabes
de los siglos, hasta que al fin vaciló y se apagó
cuando el remanente fue llevado cautivo a
Babilonia (Léase 2 Reyes 25).
¿Dios soñaba que con Jeroboam las cosas
cambiaran?
1 reyes 11:37-39.
Dios le dice a Jeroboam, “Te tomaré a ti, y tu
reinarás como tu desees. Y serás rey sobre Israel.
38. “Y si prestas oído a todas las cosas que te
mandaré, y andas en mis caminos, y haces lo
recto ante mis ojos, guardando mis normas y
mis Mandamientos, como hizo David mi siervo,
yo estaré contigo, y te edificaré casa firme, como
la edifiqué a David, y te entregaré a Israel. 39. Y
yo afligiré a los descendientes de David a causa
de eso, pero no para siempre”.
Por eso Salomón procuró matar a Jeroboam.
Pero Jeroboam, huyó a Egipto, a Sisac rey de
Egipto, y se quedó en Egipto hasta la muerte
de Salomón (Ver.40).
La Biblia registra que los de la tribu de Efraín
eran celosos de su supuesta superioridad y
creían que no se debía tomar ninguna
decisión importante sin que fueran
consultados.
Léase Jueces 8:1; 12:1.
Y los de Efraín dijeron a Gedeón: “¿Qué es esto que
has hecho de no llamarnos a la guerra contra
Madían?” Y lo reconvinieron fuertemente.
Y los varones de Efraín, pasaron hacia el norte y
dijeron a Jefté: “¿Porqué fuiste a la guerra contra
Amón, y no nos llamaste para que fuéramos
contigo? Ahora vamos a quemar tu casa contigo
adentro”.
Sin duda la ambición y el orgullo de Jeroboam le
ocasionaron el desagrado del rey Salomón.
El texto dice que cuando Salomón supo que
Jeroboam estaba comenzando a formar la
conspiración con el fin de convertirse en el rey
de las 10 tribus del Norte; procuró matar a
Jeroboam. Pero Jeroboam, al ser descubierto
escapó a Egipto en busca de protección.
¿Quién sucedió a Salomón en el trono de Israel?
Los días que Salomón reinó en Jerusalén sobre
todo Israel, fueron cuarenta años. 43. Y Salomón
durmió con sus padres,… Y reinó en su lugar su
hijo Roboam (1 Reyes 11:42-43).
1 Reyes 12: 1-19. Lo oyó Jeroboam,… que estaba
en Egipto, 3. y enviaron a llamarlo. (El hecho de
que enviaran a llamarlo, indica que era un
caudillo reconocido). Vinieron, pues, Jeroboam y
toda la congregación de Israel, y dijeron a
Roboam:
4. “Tu padre agravó nuestro yugo (Con la pesada
carga de impuestos y los trabajos forzados que
exigía Salomón). Ahora disminuye tú la dura
servidumbre de tu padre, y el yugo pesado que
puso sobre nosotros y te serviremos”.
6. Entonces el rey Roboam consultó a los
(consejeros de Salomón que conocían el carácter
irascible del pueblo, llamados aquí) ancianos que
habían estado con Salomón su padre cuando
vivía. “¿Qué aconsejáis que responda al pueblo?”
7. Ellos le dijeron: “Si hoy complaces a este pueblo, y le
respondes buenas palabras, ellos te servirán para
siempre”.
¿Cuál fue la decisión de Roboam?
8. Pero él dejó el consejo de los ancianos y consultó a
los jóvenes que se habían criado con él, y estaban con
él.
Nota. Recordemos que la madurez produce
experiencia, y la sabiduría aumenta con la edad. Por lo
tanto, al dejar el consejo de los hombres de
experiencia y seguir el de los jóvenes, prevaleció el de
los necios. Porque a veces los jóvenes no ven lo que
disciernen los ojos de la experiencia.
9. Les preguntó: “¿Qué aconsejáis vosotros
que responda a este pueblo…?”
10. Los jóvenes que se habían criado con él
respondieron: “Así hablarás a este pueblo que
te ha dicho: Tu padre agravó nuestro yugo,
alívialo tú. Diles: El menor de mis dedos es
más grueso que los lomos de mi padre.
11. “Mi padre os cargó de pesado yugo, yo añadiré a
vuestro yugo. Mi padre os hirió con azotes , yo os
heriré con escorpiones”.
Nota. El consejo dado por los jóvenes no fue el fruto
de la sabiduría sino de la precipitación y de la
arrogancia.
No demostraba un tierno cuidado por el bienestar
del pueblo al cual el rey debía servir, sino una
determinación de gobernar sin tener en cuenta su
expresa voluntad. Además era ofensivo, y no estaba
encaminado a aliviar las necesidades del pueblo sino
a agravarlas.
Los “escorpiones” a los que se hace
referencia, representa látigos provistos de
garfios afilados o puntas, cuyos latigazos era
en extremo dolorosos.
12. Al tercer día vino Jeroboam con el pueblo a
Roboam, como el rey les había mandado:
“Volved al tercer día”. 13. Y el rey respondió al
pueblo duramente . Dejó el consejo de los
ancianos, 14. y les habló conforme al consejo
de los jóvenes. 15. Y el rey no oyó al pueblo;
porque era designio del Eterno, para cumplir
lo que había hablado por medio de Ahías
silonita a Jeroboam hijo de Nabat.
Israel se divide en dos reinos
16. Cuando el pueblo vio que el rey no les había oído,
le respondieron: “¿Qué parte tenemos nosotros con
David? No tenemos heredad con el hijo de Isaí.
¡Israel, a tus tiendas! ¡Provee ahora a tu casa, David!”
¿Qué parte tenemos nosotros con David? Efraín
estaba en orden de batalla contra Judá; la población
del norte, o sea las diez tribus, se había propuesto
independizarse del sur. Que se preocupara Judá de sus
propios asuntos, y se desentendiera del resto de Israel,
que ellos se las arreglarían solos.
El propósito de Satanás ha sido causar división
en el pueblo de Dios (Léase Gén.3:15). Más el
propósito de Dios es que su pueblo
permanezca unido (Léase Juan 17:21; Hechos
2:1).
18. El rey Roboam envió a Adoran, que estaba
sobre los tributos. Pero todo Israel lo apedreó,
y murió. Entonces el rey Roboam se apresuró
a subir a su carro y huir a Jerusalén.
Jeroboam fue el primer rey del Reino del
Norte.
• Diez de las doce tribus de Israel decidieron separarse de la
Casa de Yehudah -Judá- y formar así un nuevo Reino, con
Jeroboam a la cabeza. Este Reino fue llamado: ‘El Reino del
Norte’, ‘La Casa de Israel’ o ‘La Casa de Efraím’.
Con la tribu de Benjamín, que decidió seguir y unirse a
Yehudah -Judá-, con todos los fieles de las tribus que
deseaban permanecer bajo la Casa de David y todos los
levitas y sacerdotes se conformó un nuevo Reino que llegó
a conocerse como: ‘El Reino del Sur’ o ‘La Casa de
Yehudah -Judá-‘.
Según lo dice (2 Crónicas 11:12-17), además
de Benjamín, los sacerdotes y levitas, y gente
“de todas las tribus de Israel” abandonaron
más tarde el norte y se unieron con Judá y
Jerusalén.
Distribución geográfica del territorio
de Israel
Reino del Norte,
diez tribus.
Reino del Sur, dos tribus
1 Reyes 12:20.
20. Cuando todo Israel oyó que Jeroboam había vuelto,
lo llamaron a la congregación, y lo nombraron rey
sobre todo Israel, sin quedar tribu alguna que siguiese
a (Roboam), de la casa de David, fuera de Judá.
Roboam se levantó para tratar de recuperar y
someter a su autoridad el ‘recién formado Reino del
Norte’ con 180.000 hombres de guerra. Pero el Eterno
intervino y evitó la guerra, declarándole a Roboam
que lo que había sucedido era conforme al propósito
de Dios (Véase 1 Reyes 12: 21-24).
El Eterno permitió entonces que Jeroboam conformara
el Reino, bajo la expresa condición de mantenerse fiel a
las leyes del Eterno.
Triste idolatría del reino del norte
Jeroboam reconstruyó y fortificó Siquem como la capital de su reino.
Casi inmediatamente adoptó el medio de perpetuar la división entre el
Norte y el Sur,
Donde por primer ves se menciona esta ciudad es en Gén.12:6. “Abrahán
pasó por aquella tierra hasta la encina de Moré, en Siquem”. Más de 450
años después se convirtió en una ciudad de refugio (Josué 20:7; 21:21.
Siglos más tarde Abimelec la destruyó “y la sembró de sal” (Jueces 9:2245). Ahora la ciudad fue reconstruida como la capital del reino.
Penuel es un lugar de mucha trascendencia en
la historia de Israel ya que fue en este lugar
donde Jacob luchó con Dios en oración, y
“Jacob llamó a ese lugar, Peníel (rostro de
Dios), porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y mi
vida fue librada” (Gén. 32:30-31).
26. Pensó Jeroboam en su corazón: “Ahora se volverá el
reino a la casa de David. 27. Si este pueblo sube a
sacrificar a la casa del Eterno en Jerusalén, el corazón
del pueblo se convertirá a su señor Roboam rey de
Judá; me matarán a mí, y se volverán a Roboam rey de
Judá” (1 Reyes 12:26-27).
¿De que manera se podría lograr la unificación
de todo Israel?
1 Reyes 12: 26-27.
Y pensó Jeroboam en su corazón, “Ahora se volverá el
reino a la casa de David. 27 “Si este pueblo sube a
sacrificar a la casa del Eterno en Jerusalén, el corazón
del pueblo se convertirá a su señor Roboam rey de
Judá; me matarán a mí, y se volverán Roboam rey de
Judá”.
¿Qué pasaría si el pueblo conservaba la fe?
Si Israel conservara su lealtad a Dios y si continuara yendo a
Jerusalén para rendir culto con sus hermanos de Judá, otra vez se
reconciliaría el pueblo y una vez más se reuniría el reino.
Según el texto, ¿Cuál era el interés principal
de Jeroboam?
¿Qué el pueblo conservara la fe?
Ciertamente, si esto se hubiese realizado
hubiera sido para el bien de todos, pero eso
no era lo principal para Jeroboam.
¿Qué hizo para que el propósito de Dios no
se realizara?
• “El rey hizo dos becerros de oro, y dijo al
pueblo: “Bastante habéis subido a Jerusalén.
Aquí están tus dioses, oh Israel, que te
hicieron subir de Egipto” (Verso 28).
Esto era una renovación del
culto pagano por el cual el
pueblo de Israel fue
severamente castigado y
recibió la desaprobación de
Dios en la cual murieron
como “tres mil personas”
(Léase Exo.32:1-35).
¿Recuerdan la condición que Dios le puso a Jeroboam
consistente en tres puntos?
1) “Si prestas oído a todas las cosas que te mandaré,
2) Y andas en mis caminos,
3) Y haces lo recto ante mis ojos, guardando mis normas
y mis Mandamientos, como hizo David mi siervo,
Yo estaré contigo, y te edificaré casa firme , como la
edifiqué a David, y te entregaré a Israel (1 rey.11:38).
Pero, Jeroboam, y todo Israel, al rechazar así
al Señor, seguía un camino que solo podía
terminar en la ruina.
Es inevitable el
desastre cuando los
hombres en lugar de
adorar al Creador de
los cielos y de la tierra
(Apoc.14:7), adoran
“becerros de oro,
madera o barro”
hechos con manos
humanas.
Todo iba bien con Jeroboam y su reino hasta que llegó el tiempo
en que todos los hijos de Israel debían subir a Jerusalén a
celebrar las Festividades del Eterno, y esto debía hacerse 3
veces al año conforme a las Instrucciones que Dios había dado
a Moisés (Véase Éxodo- 23: 14-17).
1) La fiesta del pan sin levadura.
2) La fiesta de la ciega. Y
3) La fiesta de la cosecha.
El temor hizo que Jeroboam viera su futuro de manera incierta
y desastrosa.
29. Dice que Jeroboam, puso un becerro en Betel y el otro
en Dan
¿Porque eran importantes estas ciudades, y donde
estaban ubicadas?
Betel estaba ubicada al sur y colindaba con Judá,
precisamente fue allí donde Jacob tubo sueño de la
escalera cuando huía de Esaú (Gén.28:11-22). Por lo
tanto Jeroboam pensó que este era un lugar
adecuado para establecer un santuario.
Dan era una ciudad fronteriza del norte, donde ya había existido
un ídolo idolátrico durante una buena parte del periodo de los
jueces (Jueces 18:30-31).
¿Qué más hizo para
complementar la idolatría?
Esta era la ubicación de Dan
Más o menos aquí estaba
Betel
31. Hizo también santuarios ,
y designó sacerdotes del
pueblo, que no eran levitas.
32. Entonces Jeroboam
instituyó fiesta solemne en el
mes octavo, a los quince del
mes, igual que la fiesta
solemne que se celebraba en
Judá, y sacrificó sobre el
altar.
“Esto llegó a ser un PECADO, el pueblo iba a
Dan a ADORAR a uno de ellos” (verso 30).
Todo esto contradecía las ordenes de Dios, y
una terrible responsabilidad descansaba sobre
Jeroboam como también sobre el pueblo:
“Por cuanto obedeciste a la voz de tu esposa
y comiste del árbol que te había prohibido” (
Gen.3:17), en este caso le estaban
obedeciendo a Jeroboam más no a Dios.
Al principio el pueblo casi exclusivamente acudía al
santuario de Dan al norte del país.
Los levitas reusaron prestar sus servicios como
sacerdotes en esos santuarios idolátricos, y regresaron
a Judá (Por favor léase 2 Cron.11:13-16; PR 74).
Solo gente de las más depravadas normas podría
consentir en servir como “sacerdotes para los lugares
altos, y para los demonios, y para los becerros que él
había hecho” Léase esto en 2 Cron.11:15). Como
resultado se depravaron cada vez más las normas
morales del pueblo.
En Israel, los becerros de oro llevaron a la Nación
hacia el pecado flagrante. Jeroboam procuró
persuadir a algunos levitas locales de que
sirvieran como sacerdotes en sus santuarios
recién establecidos.
Pero ellos vieron los peligros y no quisieron violar
los mandatos de Dios; así, prefirieron dejar “SUS
EJIDOS Y POSICIONES” y regresar a Judá y a
Jerusalén perdiéndolo todo (2 Cron.11:14).
La fiesta del octavo mes era una fiesta rival de
la fiesta de los tabernáculos, celebrada en
Jerusalén en el séptimo mes. En
conmemoración de la salida de Israel de
Egipto.
Levítico 23: 42 En tabernáculos habitaréis
siete días; todo natural de Israel habitará en
tabernáculos, 43para que sepan vuestros
descendientes que en tabernáculos hice yo
habitar a los hijos de Israel cuando los
saqué de la tierra de Egipto. Yo Jehová
vuestro Dios.
¿Se ha preguntado porqué se celebraba la fiesta en
Israel un mes después que en Judá?
Así como la celebraba Israel en conmemoración de la
salida de Egipto, ahora la celebraban en
conmemoración de la separación entre Judá y Israel
acontecida en ese tiempo.
En apariencia se conservaban ciertas formas de
la antigua religión establecida por Dios, pero en
muchos aspectos la nueva religión se oponía
diametralmente al culto del Señor.
Religión establecida por Dios
Religión establecida por Jeroboam
1) Adoración a Dios.
1) Adoración becerros de oro.
2) Santuario, Jerusalén.
2). Santuario, en Dan, y Betel.
3) Sacerdocio levítico.
3) sacerdotes del pueblo.
4) Fiesta tabernáculos. En el
séptimo mes, celebraba salida
de Egipto.
4) Fiesta octavo mes, celebraban
separación de Judá.
5) Sacerdotes quemaban
incienso.
5) Jeroboam ocupaba funciones
sacerdotales y monárquicas,
constituyéndose en calidad de
sumo sacerdote.
Al erigir en Dan y Betel los "becerros de oro", que él
estableció como los símbolos de Dios, imponiendo a la
gente no ir más a adorar en Jerusalén, para así traer sus
ofrendas a los lugares “santos” que él había erigido.
¿De qué forma interviene Dios para
detener la idolatría?
Non toda seguridad que Dios estaba
observante todo lo que estaba haciendo
Jeroboam, como lo había hecho en el diluvio
(Gé. 6:5), o como lo hizo en la construcción
de la torre de babel (Gé.6:5).
¿Usted creé que Dios sabe todo lo que usted
está haciendo en este momento?
Leamos lo que hizo Dios.
1 Reyes 13:1-6.
1. Por orden del Eterno, un
hombre de Dios llegó desde Judá
a Betel, cuando Jeroboam estaba
junto al altar para quemar
incienso.
2. El profeta clamó contra el altar
por orden del Eterno: “¡Altar,
altar! Así dice el Eterno: A la casa
de David nacerá un hijo, que se
llamará Josías. Él sacrificará sobre
ti a los sacerdotes de los altos que
queman incienso sobre ti, y sobre
ti quemarán huesos de hombres”.
3. En aquel mismo día dio una señal diciendo: “Esta es
la señal de que el eterno habló. El altar se quebrará y
la ceniza que está en él se derramará”.
Esto sucedió cuando Jeroboam estaba oficiando como
sacerdote en la dedicación del nuevo altar de Bet-el. Se
esforzaba por conferirle una santidad que le mereciera
el homenaje y el respeto del pueblo.
Dios no podía permitir que el osado desafío del rey
prosiguiera sin ser reprochado.
El Señor no predice con frecuencia el futuro con detalles
tan definidos como en el de señalar personajes específicos.
Por ejemplo, Dios menciona por nombre con doscientos
años antes de su nacimiento al rey persa, Ciro, (Léase
Isaías 44:28; 45:1).
Esta profecía concerniente a Josías se cumplió
literalmente (Léase 2 Reyes 23:15-16).
Para que Jeroboam y el pueblo quedarán
convencidos de que el varón de Dios era un
verdadero profeta y que su mensaje era serio
dijo:
“Esta es la señal de que el eterno habló. El
altar se quebrará y la ceniza que está en él se
derramará”. Lo cual se cumplió
inmediatamente.
¿Cuál fue la reacción de Jeroboam?
Cuando el rey Jeroboam oyó la palabra del hombre de
Dios, que había clamado contra el altar de Betel,
extendió su mano desde el altar, y dijo: “¡Prendedlo!”
Pero la mano que extendió se secó y no la pudo volver
a sí.
Note que Jeroboam en lugar de arrepentirse, señala al
hombre de Dios.
Señalar con la mano, con una vara o un cetro era siempre
una señal de juicio en los tiempos bíblicos: en vez de
rendirse a la voluntad de Dios, Jeroboam quiere que
arresten al profeta.
¿Qué demostraba Jeroboam con esta
actitud tan arrogante?
Con esta actitud demostraba dos cosas:
1) Su rechazo a la Palabra de Dios. Y
2) Desaprobación contra cualquiera que le
hablara de Dios entrometiéndose en sus
asuntos.
El texto sagrado dice: Pero la mano que extendió se
secó y no la pudo volver a sí. Dios lo hizo con el fin de
aterrorizar tanto al rey como al pueblo para que
comprendieran nuevamente que tenían ante sí a un
verdadero profeta de Dios.
5. Y el altar se rompió, y se derramó la ceniza del altar,
conforme a la señal que el varón de Dios había dado
por Palabra del Eterno (Léase Deut.18:21-22).
6. Entonces el rey dijo al varón de Dios: “Ruega al
Eterno TU DIOS y ora por mí, que mi mano me sea
restituida”. Y el hombre de Dios oró al Eterno, y la
mano del rey se recuperó y volvió como antes.
Aquí encontramos varías puntos importantes.
1) El rey había sido totalmente humillado.
2) Fue inducido a comprender que trataba con un “varón de Dios”.
3) Que aunque el Dios del profeta no era “si dios”, podía sanarlo.
La curación del brazo al someterse el rey y
debido a la oración del profeta, tenía el propósito
de dar a Jeroboam otra oportunidad de
arrepentimiento. Dios vio que todavía no había
ido demasiado lejos para que el Señor no pudiera
perdonarlo.
¿Qué era lo que más
anhelaba Dios?
Si el rey hubiera estado dispuesto a volver
completamente sobre sus pasos y hubiera
pedido no solo la curación del brazo sino
también del corazón, Dios lo hubiera sanado
completamente, y se hubiera abierto el
camino para que la nación se volviera a Dios y
habría producido una magnifica reforma en
toda tierra de Israel.
¿Qué tramaba el rey con el
“presente”?
7. El rey dijo al varón de Dios: “Ven conmigo a comer y te
daré un presente”.
El ofrecimiento del rey no era movido por la gratitud sino
era calculado. La aceptación de la hospitalidad y del
presente habría implicado a los ojos del pueblo tres
interrogantes.
1) Que el profeta PALIABA la conducta del rey,
2) Hubiera destruido la solemne impresión que había hecho el profeta. Y
3) Habría creado una impresión desfavorable en cuanto a su carácter y
misión.
8. Pero el hombre de Dios respondió al rey: “Aunque me
dieras la mitad de tu casa, no iría contigo, ni comería
pan ni bebería agua en este lugar. 9. Porque así me
está ordenado por Palabra del Eterno “NO COMAS
PAN, NI BEBAS AGUA, NI VUELVAS POR EL CAMINO
POR DONDE VAYAS”.
La rotunda negativa a recibir el presente ofrecido por el
rey colocó al profeta en terreno ventajoso e hizo una
profunda impresión tanto en el rey como sobre el
pueblo
El relato sagrado dice: Regresó, pues, por otro camino
y no volvió por el camino por donde había ido a Betel
(vers. 10).
Observando la fidelidad del “hombre de Dios” ¿Quién
interviene para que se desprestigiara su mensaje?
Léase 1 Reyes 13:1
Habitaba entonces en Betel un anciano profeta,
cuyos hijos le contaron lo que el varón de Dios había
hecho y dicho aquel día en Betel.
¿Quién era este profeta?
Indudablemente que este “anciano profeta” si lo era,
pero falso, un hombre que fue un instrumento de
Satanás y no de Dios.
¿Qué hiso Satanás cuando Jeroboam
se colocó de su lado?
Primero. Una vez que estuvo en sus manos, puso en
la mente de Jeroboam introducir la idolatría, dos
santuarios, un sacerdocio y una fiesta falsa.
Segundo. Al ser desenmascarado por Dios, trató de
dar muerte al profeta.
Tercero. Luego utiliza al mismo Jeroboam para
ofrecerle un presente al profeta, con lo cual pensaba
causar una impresión desfavorable en cuanto a su carácter y
misión. y
Cuarto. Cuando fue rechazado enfáticamente
por el profeta, ahora procedió de otra forma,
determinado a desviar los propósitos del
Señor, haciendo que se desprestigiara su
mensajero.
La pregunta es: ¿Tendría éxito en esta ocasión?
El falso profeta le sigue los pasos
al “varón de Dios”.
1 Reyes 13:12-14.
Su padre les preguntó: “¿Porqué camino se
fue?” Y sus hijos le mostraron el camino por
donde había vuelto el varón de Dios, que
había venido de Judá. 14 Fue tras el varón de
Dios, y lo halló entado debajo de una encina.
Le preguntó: “¿Eres tú el varón de Dios que
viniste de Judá?” El respondió: Yo soy”.
El hombre de Dios no tuvo que caminar
demasiado, porque el santuario en Bet-el
estaba a unos dos kilómetros (1,4 millas) de la
frontera con Judá. El siguiente pueblo, ya en
Judá, era Mizpa, a unos diez kilómetros (siete
millas) de Bet-el.
El hombre de Dios debió haber entendido que
su misión era urgente: dar su mensaje al Rey,
que no tomara tiempo para comer o beber y
que volviera de inmediato.
Sin embargo, aquí está, sentado bajo un árbol
en Israel, descansando. Podría haber
caminado tan solo dos kilómetros y entonces,
ya en Judá, haberse sentado bajo un árbol.
Al perder su sentido de urgencia, el hombre de
Dios se estaba ofreciendo a la tentación.
Me pregunto: ¿qué estaría haciendo el “varón
de Dios allí sentado?
¿Estaría orando a Dios pidiéndole fuerzas y
sabiduría para continuar haciendo su
voluntad? O ¿estaría descansando
simplemente?
1 Pedro 5:8 Dice:“Sed sobrios, y velad; porque
vuestro adversario el diablo, como león rugiente,
anda alrededor buscando a quien devorar.”
Pienso que estaba pensando como Dios había
obrado en su favor cuando el rey estiró la mano
ordenando que lo detuvieran. Y también en la
forma como Dios había restituido la mano del rey,
y el altar que se había derrumbado, y tal ves
satisfecho de haber cumplido con la orden de
Dios.
Verso 15. “Ven conmigo a casa para que comas algún
alimento”.
Note que era exactamente la invitación que le había el rey
(Verso 7).
16 Pero él respondió: “No podré volver contigo, ni entrar en tu
casa, ni comer ni beber contigo en este lugar. 17 “Porque por
Palabra de Dios me ha sido dicho: No comas pan ni bebas
agua allí, ni vuelvas por el camino por donde vayas”.
Notemos también que le respondió con las mismas palabras que le
respondió al rey (verso 9).
Al rechazar estas dos invitaciones estaba
cumpliendo la expresa orden de Dios. El
profeta sabía que una pequeña desviación de
un mandato claro de Dios tiene graves
consecuencias.
El anciano profeta respondió: “Yo también soy
profeta como tú, y un ángel me habló por
Palabra del Eterno, diciendo: Vuélvelo contigo
a casa, para que coma y beba algo”.
Realmente si era profeta, pero no profeta de Dios.
¿Y como sabemos que no era profeta de Dios?
Porque el Señor nunca envía mensajes
contradictorios mediante sus profetas (Léase
Deut.13:1-3).
Dios no podría decirle al varón de Dios: “No comas pan
ni bebas agua allí”, y luego decirle al anciano profeta:
“Vuélvelo contigo a casa, para que coma y beba
algo”.
Dios dice: “No violaré mi pacto, ni CAMBIARÉ
LO QUE HA SALIDO DE MIS LABIOS” (Salmo
89:34).
En el Padre… no hay MUDANZA, ni sombra de
VARIACIÓN” (Léase Santiago 1:17).
Yo el Eterno, no CAMBIO (Léase Malaquías 3:6).
Jesucristo es el MISMO ayer, hoy y por los
siglos (Heb.13:8).
El anciano profeta, del cual no se menciona su
nombre dijo: “un ángel me habló por Palabra del
Eterno”, esto pudo haber sido cierto, pero debe
haber sido un ángel malo el que le habló.
¿Cuándo sucedió algo semejante?
Cuando Dios prohibió a Adán y Eva que comiera
del árbol del conocimiento del bien y del mal,
bajo pena de muerte (Léase Gén.2:16-17), se
presentó la serpiente con el mensaje
CONTRADICTORIO: “No MORIRÉIS” (Gén.3:4).
Por tanto, las palabras contradictorias del
“anciano profeta” denotaban que su mensaje
no provenía de Dios. El “varón de Dios”
debiera haberse dado cuenta que si él mismo
había sido enviado por el Señor , entonces el
ángel que habló por medio del profeta de
Betel era un mensajero de Satanás, como lo
pudo haber descubierto Eva en el Huerto.
El texto dice: “Pero le mintió”. El Peligro de los
engaños de Satanás es que mezcla verdades
con mentiras, por tanto, su historia de que
había recibido un mensaje de Dios a través de
un ángel era un invento tramado con el
propósito de engañar al profeta de Dios.
¿De qué manera el “varón de Dios” lo podría
descubrir?
Precisamente por el hecho de que Dios “no
cambia lo que ha salido de sus labios”.
El viejo profeta engañó al hombre de Dios. No
sabemos qué lo motivó para engañarlo.
¿Porqué le creyó?
Quizá la edad, se confió porque le dijo: “yo
también soy profeta como tú”, pero la Biblia dice
que le mintió (1 Rey. 13:18).
En ese momento, el viejo profeta llegó a ser un
agente de Satanás, el padre de la mentira (Juan
8:44).
¿Cuál fue la respuesta del “varón de Dios”
ante la invitación del profeta falso?
Quizá este sea uno de los textos más tristes de
toda la Biblia.
Entonces volvió con él, y comió y bebió en su
casa (Verso 19).
Un mensajero de Dios nunca puede volver atrás en lo que Dios le
ordena, y sin embargo ser leal al Señor.
El profeta había recibido las instrucciones de Dios:
“No comas pan, ni bebas agua, ni vuelvas por el mimo
camino por donde vayas,” y dos veces las había
presentado como una razón para no hacer caso a una invitación
contraria (vers.8,9,16,17).
Por tanto, al ir en contra de las indicaciones expresas del Señor,
automáticamente se colocaba en el terreno del enemigo,
donde el Señor no podía estar con él.
Si eso sucedió con el “varón de Dios”, ¿Que piensa usted que sucede
con los cambios que se le han hecho a la Palabra de Dios hoy?
(Léase Mat.5.17-19).
Y cuando estaban a la mesa, vino Palabra del
Eterno al profeta que lo había hecho volver
(vers.20).
En esta ocasión Dios habló al verdadero profeta
mediante el falso profeta.
¿En que otras dos ocasión Dios corrigió la
conducta de otro profeta mediante reyes
paganos?
Léase Gen.13: 18-19; 20: 1-7.
Hebreos 4:15 nos dice que Jesús fue tentado en todo
como nosotros. Las mismas tentaciones básicas que
afrontamos (aunque estén en disfraces modernos)
fueron afrontadas y conquistadas por Jesús.
1 Cor. 10:13.
Él nos promete “la salida” para que no nos engañen
las mentiras de Satanás
¿Cuán fácilmente permites que la tentación te lleve a
un conflicto directo con la voluntad revelada de Dios?
¿Qué elecciones puedes hacer para protegerte de las
tentaciones que te atrapan?
¿Cuál fue la sentencia contra el
profeta?
Notemos que antes de dictar sentencia contra el
profeta de Dios, el señor le permite ver con
claridad su pecado.
Verso 20. Y cuando estaban a la mesa, vino Palabra del
Eterno al profeta que lo había hecho volver. 21 Clamó al varón
de Dios que había venido de Judá, y le dijo: “Así dice el Eterno:
Por cuanto has sido rebelde a la orden del Señor, y no
guardaste el mandato que el Eterno tu Dios te había prescrito,
22 “sino que VOLVISTE, COMISTE, y BEBISTE donde el Eterno te
había prohibido comer y beber, tu cuerpo no entrará en el
sepulcro de tus padres”.
El mensaje de Dios fue inmediato: “Cuando
estaban a la mesa”. De la misma manera como
el reproche de Dios contra el altar fue
inmediato, la sentencia contra el profeta se
debía cumplir el mismo día.
¿Qué había hecho el profeta?
1) Recorrió el mismo camino dos veces.
2) Comió,
3) Bebió donde el Eterno te había prohibido,
Note que el “varón de Dios” fue inducido a ver su
equivocación por medio de las palabras de un
emisario de Satanás, que en esta ocasión era su
“acusador” (Léase Zacarías 3:1).
Después de que el “varón de Dios” hubo
desobedecido la orden expresa de Jehová, Dios
permitió que viera con claridad su falta mediante
un hombre que había consentido en ser usado
como mensajero del maligno (ver PR 77).
• El deseo de ser sepultado en el sepulcro
familiar era muy notable entre los hebreos.
2 Crónicas 21:1. Y Josafat durmió con sus
padres, y fue sepultado con sus padres en la
ciudad de David
1 Reyes 15:24. Y durmió Asa con sus padres y
fue sepultado con sus padres en la ciudad de
David su padre. Por tanto, debía negarse ese
privilegio al profeta desobediente.
El árbol del mal produjo una temprana y
segura cosecha.
Note que el mensaje del “Eterno” le llega
cuando estaban “a la mesa”, y el profeta
continuo con su comida. 23 Y cuando hubo
comido y bebido, el profeta que lo había
hecho volver le enalbardó un asno. 24 Y yendo
por el camino, un león lo topó, y lo mató. Y el
cuerpo quedó echado en el camino, y el asno
y el león estaban junto al cuerpo.
Con frecuencia los profetas se encuentran con leones,
pero mientras estén ocupados en su misión divina no
necesitan temer.
Nadie puede ser más arriesgado ni puede tener
mayores motivos para ser valiente, que el mensajero
que sale para obedecer las ordenes del Señor.
Para él se aplica la promesa: “He aquí yo estoy con
vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”
(Mat.28:20). “No temas porque yo estoy contigo” (Isaías
43:5).
Daniel fue arrojado al foso de LOS LEONES, pero los
leones “hambrientos” no tuvieron poder sobre él porque
el Señor lo acompañaba (Dan.6:22).
De obediente a desobediente
En una cierta hora el varón de
Dios cumplía una misión; a la
siguiente, era un cadáver a la
vera del camino.
Por desobedecer a Dios murió
súbitamente y sin gloria, y
junto a él permanecía el asno y
el león que aunque podría
estar ambiento no devoró el
cadáver, como prueba de que
esto venía de Dios.
La obediencia del león a la voluntad de Dios
contrasta con la desobediencia del profeta, nos
dice que son más obedientes los animales a la
voluntad de Dios que el mismo hombre creado a
“imagen y semejanza de Él” Gén.1:26-27).
En el diluvio, Dios les dio a los hombres 120 años
de gracia, y le ordena a Noé construir un arca de
tres pisos, 140 mts longitud, 23 mts alto, 13.50 de
ancho, Dios soñaba que entraran muchas
personas, pero al final solamente entraron ocho
personas.
¿Quiénes respondieron inmediatamente? Los
animales (Gén.7:2-3; 13-16). Léase Isaías 1:2-3.
El rápido castigo que le sobrevino al profeta fue un nuevo
testimonio para el rey y para el pueblo de Israel de que la
obediencia a las ordenes de Dios es el único sendero
seguro.
Habían tres llamados de Dios.
1) En el altar destruido.
2) En el brazo seco del rey.
3) En la rápida muerte del profeta que había desobedecido al
Señor.
Con todas estas manifestaciones la nación pudo haber
comprobado el desagrado divino, y el propósito de Dios de
que Israel entendiera con toda claridad que la senda de la
desobediencia es una senda de dolor y muerte.
Aquí en este relato encontramos registrado claramente dos
características.
1) Un profeta verdadero.
2) Un profeta falso.
¿En qué se distingue un profeta verdadero de uno falso?
1) El verdadero se distingue por la obediencia a los
Mandamientos de Dios.
2) El falso no le interesa obedecer a Dios, se conforma con decir:
“Yo también soy profeta como tú, y un ángel me habló”, pero
no se interesa por averiguar la procedencia del supuesto
ángel con su mensaje.
También se nos rebela que hay dos religiones.
1) La religación ordenada por Dios, que exige:
“Reverenciar a Dios….Y adorar al que hizo el
cielo y la tierra” (Apoc.14:7).
2) Mientras que la religión de Jeroboam era una
idolátrica porque: “Adoraron y sirvieron a las
criaturas antes que al Creador, que es
bendito por los siglos” (Rom.1:25). Las cuales
existen hasta hoy.
Verso 33. Con todo, Jeroboam no se apartó de
su mal camino. Antes volvió a hacer
sacerdotes de los altos de entre el pueblo. A
quien quería lo dedicaba para que fuera
sacerdote de los altos. 34 Y esto fue causa de
pecado para la casa de Jeroboam. Por eso fue
cortada y raída de la faz de la tierra.
¿Lo que hizo Jeroboam, lo repitió la
iglesia cristiana?
Los cambios religioso-políticos de Jeroboam deberían haber servido
como una advertencia a la iglesia cristiana de los primeros siglos del
cristianismo; pero les sucedió lo mismo.
1) Los Mandamientos divinos se
cambiaron debido a influencias
políticas o sociales. El domingo en
lugar del sábado fue el nuevo día
“santo”, para distinguir a la iglesia
de los judíos.
2) La veneración de los
santos se introdujo para
que la adoración a Dios
fuera más visual para los
creyentes paganos.
Estas presiones no existieron
solo en el tiempo de
Jeroboam o el de los
primeros cristianos. Hoy,
como iglesia, afrontamos
muchos desafíos similares.
En este relato, ¿cómo ves la misericordia de
Dios aun hacia alguien tan obstinado como
Jeroboam?
¿Cuán a menudo expresas una actitud similar
hacia la clara conducción de Dios?
¿Cuáles han sido las consecuencias personales
de esa actitud?
Fue un milagro espectacular. La mano de
Jeroboam, que “se le secó, y no la pudo
enderezar” (1 Rey. 13:4), fue restaurada de
inmediato. Era una evidencia convincente, pero
Jeroboam no hizo una confesión pública.
Esto demuestra que los milagros no pueden
cambiar nuestra voluntad. Aun después de la
dramática intervención de Dios, es fácil
encontrar una explicación “natural” o volver a
los viejos hábitos.
¿Qué dijo Jesús acerca de la conexión entre los
milagros y la creencia?
Lucas 16:31.
“Pero Abrahán contestó: Si no oyen a
Moisés y a los Profetas, tampoco se
persuadirán, aunque se levante
alguno de los sepulcros”. Jeroboam
no quiso creer aunque sabía que el
mensaje provenía de un profeta de
Dios.
Juan 10:25 al 28.
Respondió Jesús: “Os lo he dicho, y
no creéis. Las obras que yo hago …,
testifican de mí”. Jeroboam había
visto como el altar se derrumbó
inmediatamente, y aun así no creyó.
Juan 15:24.
Jesús les dijo: “Si no hubiese hecho entre ellos
obras que ninguno ha hecho, no tendrían
pecado. Pero ahora las han visto, y me han
aborrecido a mi y a mi Padre”.
Jeroboam bien pudo haber sido muerto, pero
Dios por misericordia, le hizo el llamado al
arrepentimiento, pero teniendo las evidencias,
rechazó el mensaje y al mensajero.
¿Por qué crees que eso es igualmente cierto hoy?
En lugar de abandonar la adoración falsa y comenzar una
reforma, Jeroboam solamente cambió de táctica (ver 1 Rey.
13:7-10).
Invitó al hombre de Dios a su casa y le ofreció una
recompensa. Esta era una acción política encaminada a
neutralizar, en el pueblo allí presente, el efecto del
mensaje.
¿Qué le ofreció?
El Rey le ofreció al profeta un empleo con una recompensa
(un soborno),pero el hombre de Dios nunca estuvo a la
venta, como tampoco debe estarlo ningún hijo se Dios.
Debía su lealtad a Dios y no permitió que el mensaje de
Dios fuera modificado por nadie
¿De qué manera otros profetas respondieron al
ofrecimiento de regalos?
Léase por favor 2 Reyes 5:14 al 16, y Daniel 5:13 al 17.
Dar un regalo pone al dador en una posición de
poder, y el receptor “le debe” algo al dador.
El hombre de Dios rehúsa el don del Rey y afirma
que no comerá ni beberá en el territorio de
Israel. Así, el profeta dice “no” a la mezcla de la
verdadera adoración con la idolatría.
TENTACIONES GEMELAS
El hombre de Dios afrontó dos tentaciones:
La primera vino del Rey ( de afuera de la
iglesia), y la resistió firmemente.
La segunda, a la que sucumbió (Vino de
dentro de la iglesia), del viejo profeta, de un
hermano en la fe.
¿Qué lección importante hay aquí
para nosotros mismos?
2 Ped. 2:1.
Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como
habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán
encubiertamente herejías destructoras…
La mayor amenaza a nuestra fe no es la persecución de
afuera, sino los falsos maestros que salen de entre
nosotros o que pretenden hablar en nombre de Dios. Por
eso, es importante tener un mensaje claro de Dios.
Necesitamos estudiar la Palabra de
Dios por nosotros mismos. Un
verdadero profeta o maestro no
contradecirá la revelación
inspirada, porque Dios no se
contradice.
Cualquier enseñanza nueva de
Dios se agregará a la verdad
establecida y no restará nada de
ella; estimulará la obediencia y no
la desobediencia. Además,
podemos juzgar a los profetas y a
los maestros por los resultados de
sus enseñanzas en sus oyentes y
en ellos mismos.
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR
El Salvador venció para enseñar al hombre cómo
puede él también vencer.
Y ¿Cómo venció?
Con la Palabra de Dios, Cristo rechazó las tentaciones de
Satanás. Confiando en las promesas de Dios, recibió
poder para obedecer sus Mandamientos, y el tentador
no obtuvo ventaja alguna (Léase Mat.4:4,7,10).
A cada tentación, Cristo contestaba: ‘ESCRITO ESTÁ’. A
nosotros también nos ha dado Dios su Palabra, para
que resistamos al mal.
“Grandísimas y preciosas son las PROMESAS recibidas,
para que seamos ‘hechos participantes de la
naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción
que está en el mundo por concupiscencia” (2 Ped.
1:4).
“Encareced al tentado a que no MIRE a las circunstancias,
a su propia flaqueza, ni a la fuerza de la tentación, sino
al PODER DE LA PALABRA DE DIOS, cuya fuerza es toda
nuestra.(MC 136).
‘En mi corazón –dice el salmista– he guardado tus
dichos, para no pecar contra ti’. ‘Por la palabra de tus
labios yo me he guardado de las vías del destructor”
(Sal. 119:11; 17:4).
Ojala que el estudio de este tema haya inspirado su corazón para tener
en suma reverencia la Palabra de Dios, le invito a que elevemos la
siguiente oración: “Padre nuestro que estas en el cielo,
humildemente le pedimos nos ayude a obedecerte. Y a no cambiar
de tu Palabra ni un punto ni una letra. Que me ayudes a prepararme
para tu segunda venida, para tener un lugar contigo en el cielo, te lo
pido en el Nombre de Jesús, Amen.
Espero que haya sido de bendición para usted
el compartirlo, y espero su opinión, no dude
en escribir al correo “todoesjesus
@hotmail.com temas de fe”.
Descargar

Diapositiva 1