FORO NACIONAL SOBRE
EVALUACIÓN DEL APRENDIZAJE EN
LA EDUCACIÓN SUPERIOR
MINISTERIO DE EDUCACIÓN NACIONAL
República de Colombia
El papel de las normas sobre evaluación del
aprendizaje en las instituciones de
educación superior
Fernando Iriarte – Universidad del Norte.
Bogotá, Hotel Tequendama,
Octubre 5 y 6 de 2008
Con relación a la administración de la
evaluación hay que reconocer que en la
mayoría de los países latinoamericanos, lo
técnico ha estado casi siempre
fuertemente supeditado a lo normativo, y
no se puede desconocer que han sido, en
gran parte, los reglamentos de evaluación
los que han influido en el mantenimiento
de ciertos rituales evaluativos de nuestros
docentes.
¿Cómo son las normas?
No hay una
coherencia entre
las políticas, las
orientaciones, los
reglamentos y las
prácticas de
evaluación del
aprendizaje en la
educación
superior.
Apoyan la
evaluación
tradicional,
orientada al
resultado del
aprendizaje y
no al proceso.
Hay una
gran
diferencia
entre la
dinámica
institucional
y lo
reglamentos
estáticos y
rígidos.
No reflejan
las
concepciones
que
generalmente
tiene el
profesorado
sobre la
evaluación
¿Qué busca la normatización?
MEN
• Rendición de cuentas
• Toma de decisiones de política
(p. ej. Periodos)
• Apropiación de los estándares
exigidos
• Aprendizaje de los estudiantes
• Cambios en la gestión
educativa
• Identificar necesidades
particulares para atención
focalizada
INSTITUCIONES
• Retroalimentación fortalezas y
oportunidades de mejoramiento
• Ajuste de currículo
• Identificación de necesidades de
formación docentes
• Diagnostico y definición uso de
recursos
• Pertinencia en el entorno social
¿A qué ha contribuido realmente?
• Una enseñanza grupal
homogénea
• Un énfasis en el
pensamiento
reproductivo
• Un proceso evaluativo
que incentiva la
evocación de
determinados
conocimientos.
• Comprobación de
aprendizajes
mayoritariamente
declarativos
• Predominio de la
utilización de instrumentos
de prueba.
• Reglamentaciones que
enfatizan lo administrativo
sobre lo técnico.
• Interés en la
comprobación de la
fiabilidad y validez de los
instrumentos evaluativos.
¿Por qué ha sido así?
Por la significación social que se
le confiere a los resultados de la
evaluación y sus implicaciones
en la vida de los educandos, la
evaluación es un instrumento
potente para ejercer el poder y la
autoridad de unos sobre otros,
del
evaluador
sobre
los
evaluados.
Pero
Las
tendencias
educativas
de
avanzada abogan por una relación
educativa democrática, que abra
cauces
a
la
participación
comprometida de todos los implicados
en el proceso evaluativo, en la toma de
decisiones pertinentes. En la medida
que estas ideas lleguen a ser efectivas
y generalizadas en la práctica, se
deben
contrarrestar
los
efectos
negativos de esta función.
Las innovaciones que se han pretendido introducir
en la educación universitaria en relación con el
proceso de la evaluación y que no han sido aún
plenamente asumidas, son el resultado de
procesos de mejoramiento puntuales y aislados
que probablemente no incluyen todos los
componentes de un proceso de enseñanza y
aprendizaje renovado. No tomar en consideración,
por ejemplo, la estructura de gestión de las
universidades, los procesos de formación y
desarrollo profesional de los docentes o la
estructura y complejidad de la enseñanza de las
disciplinas, es anticipar un fracaso.
Un proceso evaluativo que esté
fuertemente ligado a la naturaleza del
aprender, debería pasar inadvertido por
el estudiante, ya que estaría ligado al
desarrollo de las distintas actividades o
situaciones de aprendizaje que cada
profesor trabaja (Ahumada, 1998).
Descargar

Diapositiva 1