La sociedad orgánica fascista:
La nación es un todo,
similar a un organismo vivo
(si negamos esto el resto de
la teoría no tiene sentido)
Realmente esta es una teoría antigua,
que está en la base del Absolutismo e
incluso de la organización
socio-política medieval
La sociedad orgánica fascista:
La nación es un todo,
similar a un organismo vivo
El líder piensa y guía
a todo el cuerpo
(por tanto es para ellos
absurdo plantear las
libertades de pensamiento,
opinión, etc. como derechos
humanos: sólo puede haber
un pensamiento político
en la Nación)
El problema es quién elige al líder. La respuesta es similar a la del absolutismo: Dios
Pero también la capacidad superior de esa persona, que encarna al superhombre
que está por encima de la plebe (Nietzsche)
La sociedad orgánica fascista:
La nación es un todo,
similar a un organismo vivo
El líder piensa y guía
a todo el cuerpo
El Partido debe ser sólo
uno y transmite las ideas
del líder convirtiéndolas
en actos.
(la función del partido
Único es la de simple
correa de transmisión de
las ideas del Líder)
La sociedad orgánica fascista:
La nación es un todo,
similar a un organismo vivo
El líder piensa y guía
a todo el cuerpo
El Partido debe ser uno
Y transmite las ideas del
Líder convirtiéndolas en
Actos.
El Pueblo: obreros,
empresarios, educadores,
etc. ejecutan las órdenes.
(Los partidos tradicionales
son para ellos tan absurdos
como pretender que en el
cuerpo las células de un
brazo se organizaran para
tomar el lugar de la cabeza
y mandar a todo el cuerpo)
La sociedad orgánica fascista:
La nación es un todo,
similar a un organismo vivo
El líder piensa y guía
a todo el cuerpo
El Partido debe ser uno
Y transmite las ideas del
Líder convirtiéndolas en
Actos.
El Pueblo: obreros,
empresarios, educadores,
etc. ejecutan las órdenes
Sólo así crecerá la Nación
Es impensable, como
en cualquier cuerpo; que
una parte del cuerpo social
pretenda realizar una
función que no es la que le
ha otorgado la Naturaleza.
La sociedad orgánica fascista:
Judíos, gitanos, homosexuales,
etc. no pertenecen realmente
al cuerpo de la nación;
La sociedad orgánica fascista:
Judíos, gitanos, homosexuales,
etc. no pertenecen realmente
al cuerpo de la nación;
Son realmente como parásitos
o virus y como tales deben ser
exterminados: enemigo interior
La sociedad orgánica fascista:
Ese cuerpo que es la Nación
necesita un espacio para
desarrollarse: el ESPACIO
VITAL
La sociedad orgánica fascista:
Ese cuerpo que es la Nación
necesita un espacio para
desarrollarse: el ESPACIO
VITAL
Al igual que sucede en el mundo
natural (darwinismo social)
la Nación toma ese espacio vital
por la fuerza: sólo las naciones
fuertes merecen sobrevivir.
La sociedad orgánica fascista:
Ese cuerpo que es la Nación
necesita un espacio para
desarrollarse: el ESPACIO
VITAL
Al igual que sucede en el mundo
natural (darwinismo social)
la Nación toma ese espacio vital
por la fuerza: sólo las naciones
fuertes merecen sobrevivir.
El extranjero es realmente un enemigo, alguien que quiere
o tiene lo que nuestra nación quiere y necesita.
La sociedad orgánica fascista:
Por tanto: UN pueblo o NACIÓN
Un líder
La sociedad orgánica fascista:
Partido único
Las libertades individuales no existen
Se controla hasta el ocio
La sociedad orgánica fascista:
Un enemigo interior:
La sociedad orgánica fascista:
Un enemigo exterior:
La sociedad orgánica fascista:
Un líder
Un pueblo o NACIÓN
Partido único
Las libertades individuales no existen
Un enemigo interior: los judíos, comunistas...
Espacio vital
Un enemigo exterior:
El Estado corporativo y fascista
"Hemos constituido el Estado corporativo y fascista, el Estado de la
sociedad nacional, el Estado que reúne, controla, armoniza y atempera los
intereses de todas las clases sociales, las cuales se sienten todas igualmente
tuteladas.
Y en tanto que antes, durante los años del régimen democrático-liberal, las
masas trabajadoras miraban con desconfianza al Estado, se hallaban fuera
del Estado, estaban contra el Estado, consideraban al Estado como a
enemigo de cada día y de cada hora, hoy ya ningún italiano que trabaja deja
de buscar su propio lugar en las Corporaciones, en las Federaciones porque
entiende ser una molécula viviente de ese grande, inmenso organismo viviente
que es el Estado nacional corporativo fascista".
(En ocasión del IV aniversario de la Marcha sobre Roma, desde el balcón del
palacio Chigi, 28 de octubre de 1926 volumen citado, páq. 340.)
Descargar

Diapositiva 1