 Taller de Redacción Judicial
Poder Judicial de Córdoba
Federico Abel

PRONOMBRES
ESOS PROBLEMATICOS
PRONOMBRES
“ME”, “TE” Y “SE”
Razón de ser de los pronombres

Ellos siempre (se) remiten a una situación o
a un contexto, para identificar a aquel o a
aquello a lo que alude el hablante. Cumplen
funciones similares a las del sustantivo.
Ejemplo: Mi mamá me mima. Lo miró
atentamente. Este escrito es de ella. Este
libro es para ti. Nada le impedía estudiar
durante todo el día.
Un virus muy extendido en el foro, que
debemos corregir
“Se agravia el fiscal del fallo recurrido en el sentido
de que el argumento del tribunal no tiene
sustento…”. Lo correcto sería quitar el “se” del
medio: “El fiscal expuso o formuló agravios
contra el fallo del tribunal, porque considera que
no tiene sustento”.
VERBOS PRONOMINALES: son aquellos que se conjugan
obligatoriamente acompañados por el pronombre SE, que pasa
a constituir un componente inescindible del verbo. Ejemplos:
quejarse o arrepentirse. Entonces, yo me quejo, tú te
arrepientes y nosotros nos arrepentimos.
Dos errores muy frecuentes
1) Pronominalizar verbos que no lo son: se peca por exceso.
Entonces, hay que quitar ese pronombre que estorba.
A) “Las audiencias orales se terminarán en agosto”. Pareciera
que ellas (las audiencias) se terminarán a sí mismas.
B) “Me supongo que estarás arrepentido”. “Ya me sé de
memoria el expediente”. “Ya se leyó todo el libro”. “El bebé
no me lo quiere comer”. Ya no se sabe si el bebé tiene que
comer la papilla o ha de comernos a nosotros.
C) “Se agravia el fiscal”… Aquí pareciera que el fiscal es un
masoquista: se flagela, se da latigazos o se corta las venas en
las escaleras de Tribunales.
Dos errores muy frecuentes
2) Supresión del pronombre “se”: se peca por defecto. En estos
casos hay que poner el olvidado pronombre.
A) “La Policía incautó un cargamento con droga procedente
de Orán”. Lo correcto sería: “La Policía se incautó”. Pero en
estas tierras ya es una batalla perdida.
B)“Los jugadores del equipo del Colegio de Abogados de
Córdoba entrenarán mañana en el predio de Saldán”. Si
leen un cartel así no vayan. Ocurre que los profesionales se
entrenarán o alguien los entrenará (un entrenador, por lo
general). No hay otra alternativa. La explicación es que las
ventajas del entrenamiento vuelven al jugador, porque él se
entrena con ahínco, supuestamente.
Usos correctos del “se”
1) PRONOMBRE PERSONAL ATONO
OBLICUO DE TERCERA PERSONA: puede
ser sustituido sin problemas.
“El Poder Ejecutivo les dio un aumento a
los estatales”. También podría decirse: “El
se los dio”. Si se quitara el “les” tampoco
ocurriría nada. “El Poder Ejecutivo dio un
aumento a los estatales”.
Usos correctos del “se”
2) PRONOMBRE REFLEXIVO: no puede ser
quitado, porque el sujeto es el artífice y el
receptor de la acción.
“Yo me defiendo todas las mañanas”.
Admite el refuerzo a mí (a ti, a sí) mismo.
“Ella es una narcisista: sólo se quiere a sí
misma”.
Usos correctos del “se”
3) PRONOMBRE RECIPROCO:
tampoco puede ser quitado.
“Juana y Pedro se respetan
(mutua o recíprocamente)”.
Usos correctos del “se”
4) SIGNO DE CUASIREFLEJO:
A) Verbo pronominal.
B) El “se” impersonal: sólo es admitido en la tercera personal
del singular y con verbos transitivos: “Últimamente se vive peor
aquí”. No hay referencia a un sujeto. Este caso no puede ser
confundido con una fórmula muy extendida -erróneamente- en el
foro: “La sentencia se dictó el 25 de abril”. “La demanda se
promovió el 15 de mayo”. Pareciera que la sentencia se dictó a
sí misma y que lo mismo (no lo propio) hizo la demanda. En
ambos casos sabemos quién es el sujeto de la acción: “El
tribunal dictó la sentencia el 25 de abril”. “El actor promovió
la demanda el 15 de mayo”. Si el sujeto no fuera conocido habría
que recurrir a la voz pasiva: “La sentencia fue dictada”. “La
demanda fue promovida”.
Usos correctos del “se”
4) SIGNO DE CUASIREFLEJO:
C) El “se” pasivo: se diferencia del
anterior caso por la presencia del
sujeto sintáctico (no el de la acción), en
concordancia con el verbo. “Se vende
una casa”. “Se venden casas”.
Descargar

El “se”