La economía, se centra en estudiar cómo la
sociedad administra sus recursos escasos para
maximizar el bienestar de sus integrantes.
La escasez es un problema que afrontamos
cotidianamente cada uno de nosotros, nuestras
familias, el Gobierno, las empresas, y nos obliga a
escoger entre diferentes alternativas. Del mismo
modo, nos vemos en la obligación de elegir entre
dos o más necesidades por satisfacer.
1. Escasez y toma de decisiones económicas
Desde que nos levantamos por la mañana hasta que nos
dormimos por la noche estamos satisfaciendo nuestras
necesidades.
En un sentido amplio, una necesidad es aquello que resulta
indispensable para vivir en un estado de salud plena. Se
diferencian de los deseos en que el hecho de no satisfacerlas
produce resultados negativos evidentes, como una disfunción
o incluso el fallecimiento del individuo. Pueden ser de carácter
fisiológico, como respirar, hidratarse o nutrirse (objetivas); o
de carácter psicológico, como la autoestima, el amor o la
aceptación (subjetivas).
Desde una perspectiva económica, la necesidad se entiende
como una sensación de carencia de algo, unido al deseo de
satisfacerla.
Desde ese punto de vista, las necesidades son infinitas y los
recursos escasos, es decir, no existe la posibilidad de cubrir
por igual las necesidades de la humanidad, ya sea
porque cada individuo tiene necesidades diferentes de otros
o varían en el tiempo, y porque la disponibilidad de recursos
es diferente para cada individuo, generando
el problema central de la economía: la escasez.
Principios de la toma de decisiones
Ante la obligación de elegir u optar por cuáles necesidades satisfacer y mediante qué
satisfactores, la economía sugiere que las personas se comportan de forma racional:
son previsoras, reflexionan sobre lo que más les conviene y responden a estímulos.
Dicha ciencia plantea los siguientes principios fundamentales de la toma de decisiones:
a) Principio de escasez: afrontar disyuntivas.
Las personas toman decisiones de forma continua, teniendo presente que siempre que
eligen algo están renunciando a otras cosas. Elegir implica renunciar.
b) Principio costo-beneficio: comparar pérdidas y ganancias.
Cada elección conlleva un costo, por la oportunidad no elegida. Las personas
racionales, cuando se enfrentan a disyuntivas, valoran de una forma más o menos
consciente las consecuencias de esa elección, realizando un análisis costo-beneficio de
cada alternativa.
c) Principio de los incentivos: responder a estímulos.
La ambición personal es el motor de las acciones. Las personas toman decisiones
valorando constantemente costes y beneficios. Si las circunstancias cambian, las
decisiones también se modifican. Así, los incentivos actúan sobre la motivación, motor
vital de las acciones.
Existen tres principales tipos de incentivos:
Económicos: bonifican o penalizan las acciones.
Sociales: aceptación o rechazo social de las conductas.
Éticos: actuación sobre los valores.
d) Principio de eficiencia y equidad: evitar despilfarrar y valorar la justicia.
Una de las más importantes disyuntivas a las que se enfrenta la sociedad es la de
elegir entre ser más eficiente o más equitativa, es decir, entre sacar el mayor
partido posible de los recursos o repartirlos de un modo más igualitario.
Eficiencia se define como el mejor aprovechamiento posible de los recursos
escasos. Por su parte, equidad se refiere a la distribución igualitaria de la
prosperidad económica.
La eficiencia es un concepto central de la ciencia económica, ya que cuanto mejor
se aprovechen los recursos, más necesidades se pueden satisfacer. Así mismo,
es una relación entre fines y medios, una medida de rendimiento que muestra la
relación entre los resultados obtenidos y los recursos utilizados.
La eficiencia técnica
La eficiencia económica
El sistema económico imperante
El sistema económico corresponde a la estructura de producción, de asignación
de recursos económicos, distribución y consumo de bienes y servicios en una
economía.
Durante este proceso, cada sociedad intenta resolver el problema fundamental
económico, que es la satisfacción de necesidades básicas.
Bienes, servicios y actividad económica:
El ser humano, mediante el uso de recursos escasos produce bienes y
servicios (actividad económica) para satisfacer sus necesidades.
Al hablar de bienes, nos referimos a los productos de naturaleza tangible
que se emplean para satisfacer necesidades. Por otro lado, al hablar de
productos de naturaleza intangible, nos referimos a ellos como servicios.
Por ejemplo, son bienes una casa, un automóvil o un computador. Por el
contrario, un corte de pelo, asesoramiento financiero o arbitrar un partido
de futbol, son servicios.
En tal sentido, la economía busca resolver cinco problemas centrales:
¿Qué producir? Qué bienes y servicios, en cuáles se pondrán recursos a
funcionar.
¿Cómo producir? De qué manera (ejemplo: industrial, artesanal). Depende, en
gran medida de la tecnología disponible y existente en una determinada sociedad.
¿Cuándo producir? En qué momento del tiempo (estacionalidad).
¿Cuánto producir? Qué cantidad de cada uno de estos bienes y servicios en
cada momento del tiempo.
¿Para quién producir? Quién recibirá los productos o sus beneficios.
En una economía de mercado, la asignación de recursos se determina
por medio de la interacción de oferta y demanda:
La Demanda: Es la cantidad de bienes y servicios que los/as
consumidores/as están dispuestos a adquirir en el mercado. Tal como
vimos anteriormente, la compra está determinada por el beneficio de
obtenerlos y su precio.
Si hay mucha demanda de un producto por parte de los/as
consumidores/as y pocas ofertas en el mercado, el precio de este
producto subirá. Por ejemplo, en un nuevo barrio de 5 mil habitantes se
instala una panadería que abastece el sector y es la única en varias
cuadras a la redonda. Este local puede vender el kilo en $1.000, aunque el
precio promedio del pan sea de $800, porque es la única oferta del sector,
no tiene competencia, y, en la práctica, muchos/as consumidores/as
estarán dispuestos/as a pagar ese precio con tal de no caminar varias
cuadras hasta la siguiente panadería.
La Oferta: Está constituida por la cantidad de bienes y servicios que
pueden venderse en el mercado a un precio determinado y en un
momento dado. Si la oferta del producto aumenta, pero la demanda se
mantiene o disminuye, los precios tenderán a bajar.
Siguiendo el ejemplo anterior, si otros comerciantes descubren que es un
buen negocio vender pan en ese barrio y se instalan con más panaderías,
los/as consumidores/as tendrán más ofertas donde elegir, los panaderos
competirán entre sí por captar clientes y se producirán bajas de precios.
El Precio: Es el costo del producto o servicio que queremos adquirir.
Está definido por la relación que hay entre la oferta de un producto en el
mercado durante un tiempo determinado y la demanda que por dicho
producto manifiestan los/as consumidores/as en ese mismo período.
Descargar

Diapositiva 1