Como dijeran algunos acerca del Templo, que estaba adornado
de bellas piedras y ofrendas votivas, él dijo:
“ Esto que veis, llegará un día en que no quedará
piedra sobre piedra: todo será destruido”.
(Lc 21, 5-19)
Los antiguos acudían
a la pitonisa de Delfos
para adivinar
el futuro
que les esperaba.
Hoy se leen los horóscopos
para anticiparse a la suerte.
Muchos buscan en la Biblia :
 Información “científica”.
No la encuentran.
 Cómo será el fin del mundo y de la historia.
El mensaje revelado no tiene esta finalidad.
La Biblia nos expone el diálogo
entre Dios y el hombre.
Nada más y nada menos.
“Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas”
Con frecuencia la Iglesia
habrá de vivir tiempos
de persecución.
Entonces entenderá
que la paciencia
es la cotidianidad
de la esperanza.
El cristiano del presente habrá de mirar al futuro,
y prepararlo con las obras del amor fraterno.
La caridad es paciente.
La perseverancia en el amor salva la existencia.
Señor Jesús, no son las obras de nuestra manos las que
aseguran nuestro futuro. Pero la esperanza del futuro
no disminuye el empeño que ponemos en humanizar
el presente que ha sido confiado a nuestra responsabilidad.
Que tu palabra nos oriente y nos asista. Amén.
José Román Flecha Andrés
Palabra del Señor, Salamanca , Editorial.Secretariado Trinitario,2007
Presentación:
Antonia Castro Panero
Descargar

Diapositiva 1