UNIVERSIDAD INCA GARCILASO
DE LA VEGA
FACULTAD DE DERECHO Y C.P.
DR. SILFREDO HUGO VIZCARDO
Profesor Principal en la cátedra de Derecho Penal de la
Facultad de Derecho Y C.P. de la UNMSM. Profesor de
Derecho Penal de la Facultad de Derecho y C.P. UIGV.
Miembro de la primera promoción doctoral de la Unidad De
Post Grado de la Facultad de Derecho y C.P. UNMSM
Catedrático de la unidad de post grado UNMSM
LA TEORÍA DEL
DELITO
CONCEPTUALIZACIÓN
La teoría del delito se constituye en
un instrumento teórico, en un
constructo epistémico compuesto por
teorías y conocimientos que facilita la
definición conceptual y
el análisis subsecuente
del delito como conducta humana.
Bacigalupo indica que la teoría del delito
tiene un carácter claramente instrumental
y práctico: es un instrumento conceptual
que permite aplicar la ley a casos
concretos.
La teoría del delito trata de dar una base científica
a la practica de los juristas del derecho penal
proporcionándoles un sistema que permita la
aplicación de la ley a los casos con un
considerable grado de seguridad.
Así, la teoría del
delito aporta un
concepto
genérico –
esquemático, de
validez
doctrinaria de lo
que debe
entenderse por
delito:
Delito……Consecuencia
Conducta
Acto – Acción
Tipo – tipicidad
Antijuricidad
<ACTO TIPICO>
<INJUSTO>
Culpabilidad
Consecuencias jurídicas
de la comisión del delito

1)
2)
Consecuencias
civiles:
Reparación civil
Consecuencias
accesorias

1)
2)
Consecuencias
penales:
Pena
Medida de
seguridad
Nuestro C. P. opta por un concepto primario del
delito; artículo 11:
“SON DELITOS Y FALTAS LAS ACCIONES
U OMISIONES DOLOSAS O CULPOSAS
PENADAS POR LA LEY”
Este concepto reafirma una precisión
formal que no es otra que la que indica que
“el delito es toda conducta que el legislador
sanciona con una pena”
En tal sentido, la teoría del delito permite el
estudio sistemático de la :
Acción
Tipicidad
Antijuricidad
Culpabilidad
LA ACCIÓN: ¿Derecho penal de acto o de
autor?
El objeto del tratamiento normativo penal es la
conducta o comportamiento humano, y que en materia
punitiva es indistintamente aludida como: “acción”,
“acto”, “hecho”, que corresponde a conceptos que
engloban tanto las acciones propiamente dichas como
también a las omisiones (resulta entonces válido hacer
referencia a acción de comisión como a acción de
omisión).
(El artículo 11 del C.P. establece
que “son delitos y faltas las
acciones u omisiones dolosas
o culposas penadas por la ley”).
¿Es lo mismo el hecho y la
acción?
Relación de género a especie
A diferencia del “hecho” como concepto genérico, que
significa la modificación de la realidad externa mediante
las fuerzas de la naturaleza (aire, agua, terremotos,
etc.), en la acción (que se representa como especie del
género hecho), la modificación de la realidad externa se
produce por el comportamiento humano que presupone
conciencia, voluntad, orientación en determinado
sentido, dirección o fin.
Es así que la fundamentación de la
responsabilidad penal en el Derecho penal
moderno, es consecuencia directa del
disvalor de la acción y nunca en razón de
la persona del sujeto.
Por ello se atiende contemporáneamente a un
derecho penal de acto y no de autor.
Ello trae como consecuencia una garantía fundamental, ya
que así se pone un límite y control en la intervención
punitiva del Estado, puesto que en su función legislativa,
sólo podrá atender la tipificación de conductas
constitutivas de realizaciones externas y que no pueden
constituir nunca delito ni el pensamiento ni las ideas,
mientras no se traduzcan en actos externos
(“cogitatione poenam nemo patitur”).
Fases del comportamiento
El carácter necesariamente direccional de la conducta,
determina que ésta se manifieste observables en la
realidad. Al respecto, Muñoz Conde refiere que de la
concepción del Derecho penal como de acto, se deduce
en dos fases:
La fase interna
La fase externa
La fase interna comprende una conducta
anticipatoria de meta integrada por
manifestaciones psicológicas que se suceden en
el ámbito cognitivo y motivacional
(es aquí donde el sujeto se define en su
intención, enfoca su direccionalidad, elige los
medios y la oportunidad).
En su fase externa se aprecia ya la
materialización de la conducta, la que
objetivamente modifica la realidad externa.
Titular del comportamiento
desde el punto de vista penal, la capacidad de acción, de
culpabilidad y de pena, exige la presencia de una
voluntad, entendida como facultad psíquica de la
persona individual (Muñoz Conde).
En tal sentido, sólo el ser humano
individualmente considerado es capaz de
comportamiento jurídico penal relevante,
ya que la acción requiere realización
voluntaria, conocimiento, direccionalidad y
finalidad.
Ausencia de comportamiento
a) La fuerza física irresistible: Situación en la que no se
aprecia motivación ni voluntad en el accionar, que existe
físicamente, pero que no puede ser atribuido en
responsabilidad al autor ya que sobre él se ha ejercido
un estímulo externo que le imprime a su cuerpo un
movimiento involuntario.
El artículo 20, inciso 6 del C.P. establece que: “está
exento de responsabilidad penal el que obra por una
fuerza física irresistible proveniente de tercero o de la
naturaleza”.
b) Conducta refleja: Se trata de conductas desplegadas
como respuesta natural y automática a un estimulo
determinado y que no involucran voluntad o
direccionalidad.
c) Estados de inconsciencia: La teoría dominante
sostiene que la acción se excluirá cuando el autor haya
obrado en estado de inconsciencia absoluta (como el
caso del sueño profundo o sonambulismo, o en estado
de inconsciencia inducida por sustancias tóxicas
diversas).
Ello no significa que la tipicidad del comportamiento no
pueda derivarse del comportamiento anterior al estado
de inconsciencia absoluta. Por ejemplo: la madre que
dormida ahoga con su cuerpo a su hijito de pocos días,
produce el resultado muerte de su hijo en estado de
inconsciencia absoluta; sin embargo, sería falso excluir la
tipicidad de este comportamiento por esta razón: la
tipicidad de la acción derivará del hecho de haber puesto
el niño a su lado sin el cuidado debido (acción típica de
homicidio culposo).
Formas del comportamiento:
Comisión
Omisión
a) Acción de comisión.- En los que el hacer positivo se
manifiesta violando una ley penal prohibitiva y causando
un resultado (puede constituir una mera conducta, como
en la injuria (Art. 130), o un resultado objetivo como en
el homicidio (Art. 106).
b) Acción de omisión.- Que pueden ser de dos
tipos:
b.1) La omisión propia o simple, cuando el “no hacer” viola
una norma preceptiva, que obliga “el hacer” ( es decir,
dejar de hacer lo que la ley ordena). La omisión no se
identifica con la mera inactividad, aquélla tiene sentido
cuando se encuentra en referencia con una norma que
exigía actividad, por lo que el presupuesto para la
imputación es la existencia de un tipo específico, como
en el caso del artículo 127, en el que se sanciona la
omisión de prestar auxilio inmediato al herido; y,
b.2) La omisión impropia, llamada también comisión por
omisión, circunstancia en la que la omisión se equipara a
la acción en atención a que el sujeto se abstiene de
hacer lo que se esperaba que hiciera, es decir, la acción
era esperada para evitar el efecto prohibido, por estar
obligado jurídicamente a realizarlo por estar en “posición
de garante” (Art. 13 C.P.).
EL TIPO PENAL
Es la descripción de la conducta prohibida por una
norma.
El Derecho penal anuncia la materia de prohibición,
conminando con una pena, la ejecución de ciertas
conductas consideradas violatorias del orden,
estableciendo en concreto qué conductas se prohíben y
qué es lo que se protege con esta prohibición.
Una calificación de la naturaleza de lo prohibido permite
determinar en estricto de qué conductas el individuo
debe abstenerse y de cuáles no. (Por ej. el tipo homicida
está contenido en el artículo 106 con el siguiente texto:
“El que mata a otro será reprimido...”).
Funciones del tipo
Función de garantía
Se deriva del principio de reserva, nullum crimen sine lege,
contenida en el Art.II del Titulo Preliminar de nuestro
Código Penal.
El tipo, aunque fórmula abstracta, genera con esta función
consecuencias prácticas importantes para la convivencia
puesto que informa de antemano qué conductas se
descartan y cuáles se someten al examen de las normas
penales, de tal manera que las incriminaciones genéricas
cercanas a la excesiva intervención punitiva, en lo
posible queden relegadas de todo proceso de
subsunción.
Función indiciaria
Esta función dogmática nos percata que establecido el
juicio de desvalor de tipicidad, él mismo no predica su
antijuricidad.
La determinación de la antijuridicidad obedece a otro
complejo desvalorativo subsiguiente cuyo presupuesto
es la lesión o puesta en peligro del bien jurídico.
A lo más la tipicidad nos informa un indicio,
comportándose como la ratio cognoscendi de la
antijuricidad al no poderse agotar la valoración del
injusto en este primer nivel porque el injusto requiere
para su constitución una valoración sustancial, atributo
perteneciente sólo al ordenamiento jurídico.
Función motivadora
Es evidente que los tipos al contener la materia de la
prohibición, orienten a los individuos a la conducción de
su comportamiento por un determinado sentido; así, las
prohibiciones de robar, lesionar, etc., son ejemplos
claros de esta función.
El tipo legal a través de la norma tiene, pues una
función motivadora, que es esencial para la inteligibilidad
y legitimación del Derecho penal (pues de otro modo
sería el ejercicio de la pura fuerza o coacción del
Estado).
Elementos del tipo
Elementos descriptivos
Son aquellos cuyo significado puede ser comprendido sin
necesidad de recurrir a segundas valoraciones, pues, las
palabras que los expresan pertenecen al lenguaje común
y son de fácil y directa comprensión (el que “mata a
otro”, Art. 106; “mujer”, Art. 144; crear un peligro, Art.
273¸etc.)
Elementos normativos
Por su complejidad estos elementos se entienden a
partir de una valoración especial. Su significado no se
deduce directamente de la letra de la ley ni de juicios de
experiencia, sino a través de juicios de valoración
jurídica o social (Por ej. “documento”, Art. 427; “drogas
tóxicas”, Art. 296; “intimidad personal”, Art. 156;
“cónyuge”, Art. 107; etc.).
Clasificación de los tipos
De acuerdo a su estructura: básico y derivado
Tipo básico.- Denominado también tipo base, se
constituye en el tipo originario, matriz o modelo, que
contiene en su estructura los elementos objetivos y
subjetivos comunes a las demás modalidades típicas que
de él se derivan. Por ej. el homicidio simple del Art. 106,
es el tipo base de las figuras homicidas y las formas
típicas que de él se derivan, como el asesinato (forma
agravada) o el homicidio culposo (forma atenuada),
siempre se nutren de los elementos de la figura matriz
Tipo derivado.- Como su nombre lo indica, es el que se
deriva del tipo base. Como ya se precisó, la construcción
de las diferentes formas típicas, se realiza generalmente
agregando al tipo base ciertos elementos, agravantes o
atenuantes, que generan nuevas figuras delictivas, que
así adquieren la naturaleza de tipos derivados.
Es el caso por ejemplo del hurto simple (Art. 185), que
es el tipo base de los delitos patrimoniales de
sustracción, al que si se le agrega la circunstancia
agravante de la utilización de la violencia o amenaza, se
constituye en un tipo derivado denominado Robo (Art.
188); y si por el contrario se agrega una circunstancia
atenuante, como el móvil del mero uso y la decisión de
una inmediata devolución, se constituye un tipo derivado
conocido como hurto de uso (Art. 187).
En relación a la acción desplegada:
a) Tipos de resultado.- Que reclaman un efectivo daño al bien
jurídico protegido, como el caso del tipo de homicidio simple (Art.
106), que establece como requisito típico el “matar a otro”.
b) Tipos de mera actividad.- El tipo se constituye con el simple
comportamiento del agente, independientemente de su resultado
material o peligro alguno (como sucede en el tipo de violación de
domicilio, en donde el injusto se manifiesta por la sola conducta
intrusista del agente, Art. 159).
En relación a la lesividad y el objeto de la acción:
a) Tipos de lesión.- En cuyo caso el tipo exige la causación de un
efectivo daño o lesión al bien jurídico protegido (Ej. el homicidio Art.
106).
b) Tipos de peligro.- Sólo es necesario el incremento injustificado del
riesgo como consecuencia de la acción del agente. No es requisito ni
se espera la lesión del bien jurídico para imputar responsabilidad en
el autor (por lo general se trata de la protección de intereses
colectivos, como por ejemplo el delito de conducción en estado de
ebriedad (Art. 274 ), con el que se protege la seguridad pública).



En relación a las formas del comportamiento:
a) Tipos de comisión.- En los que el hacer positivo se manifiesta
violando una ley penal prohibitiva y causando un resultado (puede
constituir una mera conducta, como en la injuria (Art. 130), o un
resultado objetivo como en el homicidio (Art. 106).
b) Tipos de omisión.- Que pueden ser de dos tipos: b.1) La
omisión propia o simple, cuando el “no hacer” viola una norma
preceptiva, que obliga “el hacer” ( es decir, dejar de hacer lo que la
ley ordena). La omisión no se identifica con la mera inactividad,
aquélla tiene sentido cuando se encuentra en referencia con una
norma que exigía actividad, por lo que el presupuesto para la
imputación es la existencia de un tipo específico, como en el caso
del artículo 127, en el que se sanciona la omisión de prestar auxilio
inmediato al herido; y, b.2) La omisión impropia, llamada también
comisión por omisión, circunstancia en la que la omisión se equipara
a la acción en atención a que el sujeto se abstiene de hacer lo que
se esperaba que hiciera, es decir, la acción era esperada para evitar
el efecto prohibido, por estar obligado jurídicamente a realizarlo por
estar en “posición de garante” (Art. 13 C.P.).



En relación al bien jurídico:
a) Tipos simples.- Cuando se tutela un sólo bien
jurídico, como en caso del homicidio (Art. 106), en el
que se protege la vida humana.
b) Tipos compuestos.- Denominados también
“pluriofensivos”, son aquellos que pretenden amparar
simulltáneamente varios bienes jurídicos, como en el
caso del aborto no consentido (Art. 116), en el que
simultáneamente se protege la vida del feto y la libertad
e integridad física de la gestante (en la extorsión <Art.
200>, por ej., se protege tanto la libertad personal como
el patrimonio de la víctima).




En relación al número de acciones:
a) Tipos de un sólo acto.- En cuyo caso las acciones
delictivas llegan a su consumación con la realización de
un sólo acto (el sólo acto de matar en el homicidio <Art.
106>).
b) Tipos de varios actos.- En los que la consumación
necesariamente requiere de dos o más actos, como en el
caso del robo (Art. 188), que reclama la sustracción del
bien y la utilización de violencia o amenaza.
c) Tipos imperfectos de dos actos.- Son aquellos
tipos en que el agente realiza una conducta como paso
previo para otra. Por ejemplo, matar para sustraer las
joyas de la víctima (asesinato, Art. 108).



En relación a las características del agente
a) Tipos comunes.- Aquí, cualquier persona puede
cometer el delito. El sujeto activo es indeterminado,
pues no se exige condición especial por parte de éste,
para la ejecución de la conducta descrita en el tipo.
Cuando se las menciona suele usarse las palabras “el
que” o “quien”. Por ejemplo: El proxenetismo (Art.179: “
el que promueve o favorece la prostitución...”), aquí el
sujeto activo puede ser cualquiera.
b) Tipo de sujeto activo cualificado.- Son aquellos
tipos que exigen al sujeto activo una cualidad o
característica especial, sin lo cual no podría la conducta
adecuarse al tipo. Ejemplos: El aborto (Art.115 Código
Penal), que sólo podrá ser cometido por una mujer
embarazada. “El juez al otorgar...(Art. 58), “el
funcionario o servidor público...” (Art.160 Código Penal),
Los directores, administradores...(Art. 250 del Código
Penal).


c) Tipos especiales impropios.- Son aquellos en los
que pudiendo ser cometido por cualquiera, (es decir, que
el agente no requerirá de caracteres cualificantes, como
ser Juez, funcionario, etc.) la comisión por parte de un
sujeto cualificado va a constituir una agravante.
Ejemplo: Las circunstancias agravantes de resistencia a
la autoridad (Art. 366 del Código Penal) cuando el autor
es funcionario o servidor público (Art. 367 del Código
Penal)
d) Tipos de propia mano.- El tipo presupone un acto
de realización corporal que el autor debe ejecutar por sí
mismo para que concurra el específico injusto de la
acción de la correspondiente clase de delito. Ejemplos:
violación sexual (Art.170 Código Penal), violación de
menores (Art.173 Código Penal), seducción (Art.175
Código Penal), injuria (Art.130 Código Penal).
LA ADECUACIÓN
TÍPICA EN LOS
DELITOS
DOLOSOS DE
COMISIÓN
La adecuación típica de los delitos dolosos reclama una
coincidencia entre la voluntad del autor y la realización
del tipo (que es querida por el autor).
Ello permite analizar el problema en dos
niveles:
El del tipo objetivo
El del tipo subjetivo.
La problemática de la adecuación típica por otra parte,
presenta particularidades según que se trate de delitos
de lesión, de delitos de peligro o de delitos de pura
actividad.
El tipo objetivo en la adecuación
típica de los delitos de lesión:
El esquema básico de los delitos de lesión se
compone de tres elementos: la acción, la
imputación objetiva y el resultado.
El elemento más problemático es el de la imputación
objetiva. La tipicidad de los delitos con resultado de
lesión requiere la comprobación de qué acción y
resultado se encuentra en una relación tal que sea
posible sostener que el resultado es producto de la
acción. Las respuestas a este problema han variado en
los últimos años. El punto de vista clásico afirmaba que
un resultado era el producto de la acción cuando ambos
estaban unidos por una relación de causalidad. ………….
En la actualidad tiende a
imponerse un punto de
vista diferente.
De acuerdo con éste lo
decisivo no es la causalidad
(en sentido natural) sino la
relación causal que resulta
relevante para lo ilícito de
acuerdo con criterios
deducidos de la naturaleza
de la norma y su finalidad
protectora de bienes
jurídicos (imputación
objetiva).
La problemática de la adecuación
típica en los delitos dolosos de
comisión, ha dado vigencia a las
siguientes teorías:
1) Las teorías de la causalidad:
 La teoría de la equivalencia de las
condiciones.
La teoría de la causalidad adecuada.
 La teoría de la relevancia típica de la
causalidad.
2) La teoría de la imputación objetiva.

Las teorías de la causalidad.
Las teorías de la causalidad que se han formulado han sido
muchas. Su problemática más antigua consistía en
lograr una distinción entre la causa productora del
resultado y las meras condiciones (las llamadas teorías
individualizadoras; a este marco teórico pertenece la
anticuada problemática de las concausas).
En su desarrollo más moderno las teorías de la causalidad
renunciaron a la búsqueda de una causa individual.
Sobrevivieron en realidad sólo tres.
 La teoría de la equivalencia de las condiciones.


La teoría de la causalidad adecuada.
La teoría de la relevancia típica de la causalidad.
La teoría de la equivalencia de las
condiciones.
Es una teoría que reconoce sus fundamentos en el mismo
concepto de causalidad que las ciencias de la naturaleza.
De acuerdo con ello todas las condiciones que
determinan un cierto resultado tienen idéntica y
equivalente calidad de causa: todas las condiciones son
equivalentemente causas (fórmula de la conditio sine
qua non)
De acuerdo con ella una acción es causa de un resultado
si, suprimida idealmente su realización, el resultado no
se hubiera producido. En las omisiones se sostiene que
la omisión es causal del resultado cuando supuesta la
realización de la acción omitida el resultado no se
hubiera producido.
Ej. Sería responsable de la violación también quien
construlló la cama en la que se produjo el acto.
La teoría de la causalidad adecuada.
Esta teoría sostiene que no todas las condiciones son
causas, sino solamente aquellas que de acuerdo con la
experiencia general producen habitualmente el
resultado.
Por ejemplo, el disparo de una arma de fuego produce
habitualmente la muerte o lesiones considerables de
otro; por ello es adecuado para producir tales resultados
y, en consecuencia, es causa de esos resultados. Por el
contrario una bofetada no es adecuada a la producción
del resultado de muerte y si el autor ha dado una
bofetada a otro, que es hemofílico, y le produce la
muerte habrá que negar la relación de causalidad
(adecuada) por que según la experiencia general una
bofetada no produce la muerte de otro.

La teoría de la relevancia típica de la
causalidad.
Trata de limitar la extensión de la teoría de la equivalencia
de las condiciones. Para ello exige la comprobación de la
relevancia típica del nexo causal según una correcta
interpretación del tipo penal.
Por ejemplo: la causalidad de la acción de los padres que
engendraron al autor de un asesinato no es cuestionable
a partir de la fórmula de la teoría de la condición, pero
ese comportamiento no tiene relevancia típica, pues
según una correcta interpretación del tipo no puede
considerarse que la acción de los padres sea una acción
de matar.
El punto de partida de esta teoría es correcto, pero deja
abierto el problema de los criterios en base a los cuales
puede estimarse correcta, a estos fines, la interpretación
del tipo.
La teoría de la imputación objetiva.
Esta teoría propone reemplazar la relación de
causalidad por la imputación objetiva, es decir,
por una conexión elaborada en base a
consideraciones jurídicas y no naturales.
Ello en razón de que no es suficiente la relación de
causalidad para deducir la responsabilidad penal dado
que, “no existe una reciprocidad entre los fenómenos de
la causalidad y la responsabilidad penal, pues si bien
todo juicio de responsabilidad supone necesariamente la
existencia previa de una causalidad que no puede ser
suplida por una teoría de la imputación, no toda relación
causal conduce inevitablemente al reconocimiento de un
reproche penal”.
El dato de la realidad entonces, no es suficiente
para imputarle a un sujeto un resultado
determinado, el que sea. Es necesario una
valoración jurídica a fin de determinar si la
relación causal tiene relevancia jurídico penal de
cara a los fines del Derecho penal “con lo que se
separa claramente la causalidad de la
imputación”.
Según Rudolphi, la propuesta
principal de la teoría de la
imputación objetiva es la que
afirma que “una conducta sólo
puede ser imputada cuando ha creado un riesgo
jurídicamente desaprobado, que se concreta en la
producción del resultado”.
Claus Roxin
fundamenta la
teoría de la
imputación
objetiva, indicando
que para
determinar que
una relación
causal resulte
penalmente típica
se deberá tener
en cuenta dos
principios:
1º.- Al autor se le puede imputar un
resultado cuando su conducta creó
un peligro que sobrepasa el riesgo
permitido.
Incremento injustificado del riesgo
Ej. si A dispara dolosamente sobre B quien
sólo sufre lesiones leves, pero fallece a causa del
incendio del hospital a donde acudió para
curarse las lesiones, aquí la muerte no se le
puede imputar al autor del disparo pues en el
incendio no se concretó el peligro.
2º.- El juicio de imputación dependerá
además, del alcance y fin de la
protección de la norma.
Pues podría presentarse el resultado como uno
derivado del peligro desaprobado creado por el
autor, pero no ser objeto de la norma remover
esos peligros.
Ej. A convence a B a fin de que escale una
montaña peligrosa, B sufre una caída mortal
conforme lo previsto por el instigador A. No
obstante el resultado fatídico, no se le puede
imputar al instigador A este resultado, ya que no
es ilícito arriesgar por imprudencia la vida.
Desarrollaremos cada
uno de estos
principios a efecto de
observar, contrario
sensu, circunstancias
excluyentes de
imputación a nivel
objetivo del tipo:
a) Disminución de riesgo:
Los actos dirigidos a disminuir el riesgo para el bien
jurídico, aún cuando produzcan un resultado dañino, no
pueden ser imputados al actor quien mas bien procuró
mejorar la situación del bien jurídico.
Ej. el médico amputa una extremidad para evitar la
gangrena en el paciente. El bombero que para salvar a
una persona del incendio, lo lanza por la ventana,
lesionándolo seriamente.
Es el caso advertir que un sector de la doctrina estima que
situaciones como las descritas las acoge el estado de
necesidad lo que implicaría reconocer, según Roxin, que
las lesiones serían típicas.
b) Creación de riesgo jurídicamente
relevante:
Válido tanto para los delitos dolosos como para los
culposos, comprende los casos en que la conducta del
autor en efecto crea un riesgo adecuado a la naturaleza
del resultado.
Estaremos un supuesto de ausencia de
creación de riesgo cuando A heredero de B, envía a este
a un viaje en avión con la esperanza de que accidente y
muera, como en efecto ocurre. En este ejemplo, la
acción de A no ha creado un riesgo jurídicamente
relevante a la naturaleza del resultado por lo que el dolo
carece de importancia. Se asimila el ejemplo precedente
al de los que ilustran la desviación de los cursos
causales.
c) Aumento de riesgo permitido:
Se imputa jurídicamente un resultado, cuando este deriva
de una conducta que rebasó el índice del riesgo
tolerado.
Roxin da el ejemplo siguiente: A, fabricante <infringiendo
los reglamentos industriales> entrega para su manejo
por las trabajadoras, material no desinfectado,
produciéndose muerte entre ellas, y verificándose
posteriormente que aún respetando los reglamentos se
hubiera producido el desenlace fatal. En este ejemplo
“no basta la mera infracción del reglamento sino que es
necesario que de ésta se deriva un aumento del riesgo
permitido”.
d) El ámbito de protección de la norma:
Significa este principio que antes de imputar un resultado
hay que atender al objeto de tutela de la norma ya que
“si el daño producido no es de aquellos que la norma de
cuidado trata de evitar, no le es atribuible al sujeto”.
Entre nosotros un caso que sirve de modelo de situación
que escapa al ámbito de la norma, sería el del
automovilista que, no obstante exceder la velocidad
permitida creando un riesgo jurídicamente desaprobado
para el transeúnte atropellado que cruzó el zanjón, no le
es imputable al conductor del vehículo pues escapa al
ámbito de tutela penal situaciones como la descrita.
e) Pertenencia del resultado al ámbito de protección
de la norma:
En un segundo nivel de imputación se comprende a
acciones de las que derivan otras de segundo nivel, con
resultado que escapa al ámbito de la norma, por dos
principios:
- Autonomía de la víctima: Ej. A deja guardada su arma de
fuego en el cajón del velador. B adulto, se suicida con
dicha arma con ocasión de haber pedido el uso del baño
contiguo al dormitorio en el que se sitúa el aludido
velador del que sustrajo furtivamente el arma. Aquí la
autonomía de la víctima no puede, con su conducta,
arrastrar al propietario del arma.
-
-
La atribución a distintos titulares de responsabilidad:
Ocurre cuando la responsabilidad la asume un tercero
legitimado, y por acto de este tercero se produce el
resultado.
Ej. el que da Roxin: A conduce un coche de remolque sin
la debida iluminación siendo que es detenido por un
policía de carretera, quien coloca una luz auxiliar y se
ofrece guiarlo hasta la próxima estación de servicio en
donde se deberá repara el sistema de iluminación. Antes
de iniciar la nueva marcha, el policía retira la luz auxiliar
con la que iluminaba el remolque desde su detención,
oportunidad en que otro automóvil choca con el
remolque muriendo su conductor. Aquí, de acuerdo con
Roxín la responsabilidad entre en la esfera del policía y
no en la del conductor del remolque.
Desde la perspectiva de Enrique
Bacigalupo, los criterios de la
imputación objetiva se deducen, de la
naturaleza de las normas jurídicas y
de su finalidad protectora de los
bienes jurídicos.
En particular esos criterios se concretan
en los siguientes:
- Las normas jurídicas solo prohíben resultados
evitables. Ejemplo: A dispara sobre B que ha ingerido
antes una dosis mortal del veneno y le produce la
muerte (adelanto de la causalidad). Si el resultado era
inevitable, por que el bien jurídico ya estaba sometido a
un peligro que seguramente produciría el resultado, éste
no debería imputarse al autor del disparo (su acción sólo
sería la de una tentativa de homicidio). Una parte de la
teoría limita la aplicación de este criterio a la protección
de bienes jurídicos que no sean altamente personales
(vida, integridad corporal).
De esta manera el disparar sobre una persona que
seguramente morirá no quedará fuera de la imputación
objetiva en razón del bien jurídico protegido. Pero, por el
contrario, no se imputará el resultado de daño al que
hubiera matado a un perro que ha ingerido una dosis
mortal de veneno antes de la realización del disparo.
- Las normas jurídicas sólo prohíben acciones que
aumenten el peligro corrido por el bien jurídico.
Ejemplo: A se adelanta a un ciclista que va ebrio y
tambaleante por la carretera sin dejar la distancia
reglamentaria; el ciclista cae bajo las ruedas del vehículo
de A y muere; no es seguro que si A hubiera realizado el
adelanto observando la distancia reglamentaria el
resultado no se hubiera producido. El resultado será
imputable a A si su acción significa una contribución al
peligro que se concretó en el resultado (el peligro
representado por el estado de ebriedad del ciclista para
su propia vida) Estos casos requieren la consideración de
un nexo causal hipotético (¿Qué hubiera ocurrido si el
autor hubiera obrado de acuerdo al deber?).
-
-
Las normas jurídicas sólo prohíben acciones que
empeoren la situación del bien jurídico, pero no
las que lo beneficien.
Ejemplo: A aparta a B bruscamente para evitar que lo
atropelle un auto; como consecuencia del empujón B cae
y se lesiona levemente. Este resultado de lesiones leves
no s imputable a A porque ha beneficiado a B ante la
segura e inminente lesión grave que le hubiera
producido que el auto lo atropellara.
- Las normas no prohíben sino acciones que
representen un peligro para el bien jurídico que
protegen. En consecuencia aquellos resultados que
caen fuera del ámbito de protección de la norma no son
imputables. Así por ejemplo: la norma que prohíbe
lesionar a otro en el cuerpo o en la salud no consiente
que se impute al autor de una acción que sólo
representa un peligro para ese objeto de protección un
resultado encadenado con de lesión. Tal es el caso del
que produce una lesión a otro que luego muere en el
incendio del hospital.
Los criterios que hemos expuesto no constituyen un
catálogo cerrado y siempre es posible deducir nuevos a
partir de una definición adecuada de la función y
finalidad de las normas jurídico-penales.
El tipo subjetivo en la adecuación
típica de los delitos de lesión:
En la acción se dan elementos exteriores (objetivos) y
elementos subjetivos , que como tales transcurren en la
conciencia del autor.
Este aspecto subjetivo constituye lo que llamamos “tipo
subjetivo”. El elemento más importante del tipo subjetivo
es el dolo. Ocasionalmente el tipo subjetivo contiene
además del dolo especiales elementos subjetivos de la
autoría (llamados también elementos subjetivos de lo
injusto o de la tipicidad). En algunos casos se
encontrarán también especiales elementos del ánimo.
El dolo
El dolo es el conocimiento y voluntad de la realización del
tipo objetivo.
Obra con dolo, en consecuencia el que sabe lo que hace y
hace lo que quiere.
Por lo tanto, los elementos del dolo son el conocimiento de
los elementos del tipo objetivo y la voluntad de
realización del mismo.
El primer elemento es llamado también
elemento cognitivo, mientras el segundo
es designado como elemento volitivo.
a) El conocimiento de los elementos del tipo
objetivo.
Para obrar con dolo el autor debe haber tenido
conocimiento de los elementos del tipo objetivo.
Por lo tanto, al determinarse cuáles son los elementos del
tipo objetivo se definen, al mismo tiempo, qué
elementos debe haber conocido para que su obrar sea
doloso.
Ejemplo: en el delito de hurto el autor debe haber tenido
conocimiento de que se apoderaba de una cosa mueble
ajena (Art. 185).
b) La voluntad de realización del tipo
objetivo (clases de dolo).
El dolo no sólo requiere que el autor haya
conocido los elementos del tipo objetivo, sino
además que haya tenido voluntad de realizarlo.
Cuando la realización del tipo es la meta del
autor estamos en presencia del dolo directo:
(el agente quiere matar específicamente a su
socio, dirige directamente su conducta a ello y lo
realiza).
Cuando la realización del tipo no haya sido la
meta del autor, pero éste se le ha representado
como necesaria o como posible, estaremos ante
el dolo indirecto o dolo directo de segundo
grado o dolo de consecuencias necesarias.
P.ej.: el que quiere matar a otro poniendo una bomba en
su automóvil y se representa como necesaria la muerte
del acompañante, al que no desea matar, si producida la
explosión mueren no sólo aquél a quine desea matar
sino también el acompañante habrá dolo directo
respecto el primero y dolo indirecto respecto de éste
último.
Existirá dolo eventual cuando el autor se
ha representado la eventual realización del tipo
no sólo como posible, sino como probable.
En la actualidad tiende a imponerse el
punto de vista que estima que debería
apreciarse dolo eventual si el autor ha
tomado seriamente en cuenta la posibilidad
de la lesión del bien jurídico y se conforma
con ella. …………
La caracterización del dolo eventual define, a su vez, el
ámbito que corresponde a la culpa consciente.
Cuando el autor se haya representado como posible la
realización del tipo y haya obrado en la creencia de que
está no tendría lugar estaremos en la presencia de la
llamada culpa consciente.
La cuestión de si un determinado delito es punible
inclusive cuando el autor obró con dolo eventual dependerá
de la interpretación del tipo concreto de la parte especial.
Por ejemplo: puede discutirse si el dolo eventual es
suficiente para el homicidio agravado o asesinato.
Los especiales elementos subjetivos del
ánimo.
Estos elementos se designa también como elementos
subjetivos de lo injusto o del tipo. Los especiales
elementos del animo se dan junto al dolo en los tipos
penales que requieren que el autor, además de haber
querido la realización del tipo haya perseguido con ella
una finalidad ulterior (p.ej.. En el hurto, es preciso que
el autor haya querido la realización del tipo para lucrar).
Mientras el dolo consiste en la voluntad de realizar el
tipo, esta finalidad ulterior del autor trasciende la
consumación del delito y dirige la finalidad a un fin
jurídicamente no aprobado.
Son también elementos del tipo subjetivo, la actitud que
pone de manifiesto el autor en la realización del acto
típico y que determina un especial disvalor ético-social
de la acción:
Son tipos de tendencia interna trascendente
(denominados también tipos de intención) aquellos que
contienen una finalidad o propósito que trasciende la
mera realización del tipo (p. ej. el animo de lucro en el
hurto <Art. 185>; la finalidad de deponer el gobierno en
el delito de rebelión <Art. 346; matar para facilitar otro
delito <Art. 108>, etc.
Son tipos de tendencia interna intensificada, aquellos
que reclaman en la ejecución que el agente enfatice
(intensifique) cierto móvil o actitud interna (p. ej. matar
con “gran crueldad” o “placer” <Art. 108>).
El error sobre los elementos del tipo
objetivo.
El error de tipo tiene su representación normativa en el
artículo 14 del C.P.: El error sobre un elemento del tipo
penal o respecto a una circunstancia que agrave la pena,
si es invencible, excluye la responsabilidad o la
agravación. Si fuere vencible, la infracción será castigada
como culposa cuando se hallare prevista como tal en la
ley.
El error de tipo alude a una falsa representación que el
autor hace de los hechos, de modo que al actuar no
sabe que está realizando un elemento fundamental
(esencial) del tipo.
El error puede ser vencible o invencible.
El error esencial invencible elimina el dolo, y también la
culpa, pues el caso es el del autor imposibilitado de
conocer los elementos del tipo aún cuando hubiera
actuado en la debida prudencia. Así la acción será
atípica.
Por otro lado, el error esencial es vencible cuando el autor,
si hubiera actuado con la debida diligencia, hubiera
podido conocer los hechos y evitar el error (ej. el
cazador en Chosica dispara al arbusto que se movió
matando a un niño. Su condición personal y el lugar en
el que efectúo el disparo imponía una actuación
cuidadosa y diligente). En este supuesto el delito será
sancionado como culposo si existe el tipo.
a) El error sobre el nexo causal. En este caso
el autor se representa la realización del suceso
que conducirá al resultado de su acción de una
manera que no coincide totalmente con el curso
seguido luego por la realización (se trata de un
error en el proceso delictivo, aunque no en el
objeto que termina lesionado de todos modos).
Jescheck: se trata de un hecho que se consuma en
dos actos cuya estimación equivoca el autor, al
creer equivocadamente que el resultado lo es
del primer acto, cuando en realidad lo es del
segundo………….
Por ejemplo:
El autor quiere matar a otro, que no sabe nadar,
arrojándolo desde un puente a un río; la víctima
muere, sin embargo, al dar con la cabeza en
uno de los pilares del puente y antes de llegar al
agua.
En este caso el desarrollo del hecho que el autor
se representó y el que realmente tuvo lugar no
coinciden totalmente.
Sin embargo, la divergencia no es esencial y, por
lo tanto, no hay razón para la exclusión del dolo.
b) Error in persona. Es, en verdad, un error sobre la
identidad de la persona.
Por ejemplo: A paga a B para que mate a C; B confunde
a D con C y mata a D, creyendo haber matado a C.
El error sobre la identidad de la persona es irrelevante pues
el tipo penal del homicidio sólo exige que se mate a otro
y B ha querido matar a otro.
Si la identidad es típicamente relevante (p.ej. en el
parricidio) la ignorancia de la identidad de la persona
excluirá la agravación (salvo que se trate de otro sujeto
cualificado. P. ej. querer matar a la esposa y por error
mata a la hija; en este caso siempre habrá parricidio) .
c) Aberratio ictus. Denominado también error en el
acto o en el golpe (cuando por deficiencia de la acción o
del instrumento se consigue un resultado diferente al
propuesto).
Se trata de un error ejecutivo, de un error de
puntería.
Para Maurach se trata de un desarrollo fallido de un hecho
doloso y se da en aquellos casos en que el autor ha
individualizado suficientemente un objeto de acción y
ajustado su actuación de voluntad hacia esto, pero el
efectivo curso de causalidad afecta a otro objeto no
considerado por el autor………..
Ejemplo: A quiere matar a B, que esta sentado junto a
C; apunta mal y en lugar de dar a B, mata a C, a quien
no quería matar. Para este caso se ofrecen en la teoría
dos soluciones. Un grupo de autores piensa que no se
diferencia del error in persona y estiman que debe
tratarse como un homicidio doloso consumado.
Otros en cambio piensan que el autor no logró consumar el
hecho que quería (matar a B) ya que a este respecto
sólo puede haber tentativa de homicidio, y que además
mató a C, sin quererlo, pero por falta de cuidado, lo que
constituye un homicidio culposo, y que ambos hechos
concurren idealmente.
La posición mayoritaria atiende a la primera
solución como la correcta.
Dolus generalis.
A quiere matar a B a golpes con un bastón; luego de
propinarle un número considerable de golpes en el
cuerpo y en la cabeza cree haberle producido la muerte;
para ocultar el cadáver lo arroja a un pozo con agua.
Al descubrirse el hecho los médicos comprueban que B
murió ahogado y que, por lo tanto no estaba muerto,
como creyó A cuando éste lo arrojó al pozo.
En consecuencia, cuando el autor quiso matar no logró el
resultado; cuando creyó que no mataba (pensaba que
arrojaba al pozo a un cadáver) produjo el resultado
muerte.
Las opiniones se dividen en lo que respecta al tratamiento
de estos casos:
Para una parte de la teoría deben admitirse dos acciones
diferentes: En el primer tramo tentativa de homicidio y
en el segundo homicidio culposo (en concurso real).
Para otro grupo de opiniones se trata de un único hecho en
el que debe admitirse un dolo general de matar que se
concretó en la obtención del resultado (es decir,
homicidio doloso).
La primera solución es la preferible, pero siempre y cuando
la decisión de realizar el segundo tramo del hecho sea
sobreviniente. Si el autor desde el comienzo pensó
ocultar el cadáver de la manera en que lo hizo, sólo
habrá desviación no esencial del nexo causal.
CAPITULO VI
HOMICIDIO CULPOSO
CAPITULO VI
HOMICIDIO CULPOSO

1.- CONCEPTO
La modernidad y el desarrollo y progreso
técnico-científico, que ha marcado
contemporáneamente a la sociedad, ha
denotado como factor positivo el aumento del
bienestar material común, pero también ha
evidenciado otro factor, esta vez negativo,
compuesto por el incremento injustificado y
alarmante del peligro social.
En tal sentido, se puede constatar en el seno
social, que el incremento del riesgo se multiplica
día a día, en relación directamente proporcional al
aumento del tráfico aéreo, marítimo y automotor,
al desarrollo del maquinismo y la industrialización,
a las profesiones y oficios que utilizan métodos o
herramientas riesgosas, al desarrollo del deporte
competitivo, a la utilización médica inapropiada de
insumos o métodos de avanzada tecnología, etc.

Se fundamenta pues, la necesidad de tipificar y
adscribir sanción penal a las conductas
negligentes.
¿ COMO IDENTIFICAR
QUE CONDUCTAS SON
TIPICAMENTE DOLOSAS
O CULPOSAS?.....


Así, nuestro código punitivo,
establece que son actos
sancionados por la ley, las
acciones u omisiones dolosas o
culposas (artículo 11).
Señalando asimismo, que el
agente de infracción culposa es
punible en los casos
expresamente establecidos por la
ley (artículo 12).
(nuestro Código penal de 1863 no
tipificaba el homicidio culposo, su
sanción se introduce legislativamente recién con el Código penal
de 1924 <Art. 156>)


En general, las formas culposas requieren un
resultado típico, no querido por el agente pero si
posible de prever, derivado de una violación del
deber de prudencia y cuidado socialmente
exigido a sus elementos componentes.
En tal sentido, nos encontramos ante la
presencia de una figura delictiva, representada
por la muerte injusta provocada a un
semejante, por parte de un agente que obra
transgrediendo el deber de cuidado social,
incrementando injustamente el peligro, sin
haberse rodeado de las precauciones mínimas
impuestas por las circunstancias o por su
condición personal…..


Los hechos punibles
culposos son <<tipos
abiertos>> y será el
juez quien debe
identificar la acción
culposa.
En verdad, al codificador le
resulta imposible describir con
precisión cada una de las
conductas culposas, lo hace de
manera general; por ello, cabe
decir que es el juez en cada
caso concreto quien cerrará el
tipo.

2.- DESCRIPCIÓN TIPICA
Artículo 111.- El que, por culpa, ocasiona la
muerte de una persona, será reprimido con pena
privativa de libertad no mayor de dos años o con
prestación de servicios comunitarios de cincuenta y
dos a ciento cuatro jornadas.
La pena privativa de la libertad será no menor de
un año ni mayor de cuatro años si el delito resulta
de la inobservancia de reglas de profesión de
ocupación o industria y no menor de un año ni
mayor de seis años cuando sean varias las víctimas
del mismo hecho.
La pena privativa de la libertad será no menor de
cuatro años ni mayor de ocho años e
inhabilitación, según corresponda, conforme al
artículo 36 incisos 4), 6) y 7), si la muerte se
comete utilizando vehículos motorizados o arma
de fuego, estando el agente bajo el efecto de
drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias
psicotrópicas o sintéticas, o con presencia de
alcohol en la sangre en proporción mayor de 0.5
gramos-litro, en el caso de transporte particular o
mayor de 0.25 gramos-litro en el caso de
transporte público de pasajeros, mercancías o
carga en general, o cuando el delito resulte de la
inobservancia de reglas técnicas de tránsito.

3.- BIEN JURÍDICO PROTEGIDO: Es
la vida humana.
4.- FUNDAMENTO DE LO INJUSTO:


Lo antijurídico de la acción estriba
en la violación del deber de
cuidado o atención que el orden
jurídico impone subjetivamente a
los miembros de la sociedad, que
los obliga a conducir sus
actividades de manera adecuada a
fin de no ocasionar peligro o daño
a bienes jurídicos.
Al respecto, la legislación española
hace referencia a la “imprudencia
grave” <Art. 142>…….


La norma penal mediante su función
motivadora, debe procurar que los individuos
conduzcan su obrar o seleccionen los medios
apropiados para el cumplimiento de sus fines,
dentro del marco de lo prudente a fin de evitar
la destrucción de vidas humanas (Peña
Cabrera).
Con la tipificación de estas conductas, se
pretende proteger a la sociedad, de
comportamientos negligentes o
imprudentes, transmitiendo el mensaje
normativo de un adecuado accionar social,
cuidadoso, respetuoso, consciente y
meditado.
La finalidad de prevención
general se vio afectada por penas
tan exiguas, que redujeron al tipo
a un mero papel simbólico, casi
intrascendente, por lo que en
respuesta al sentimiento social
generalizado, el Estado se vio en
la obligación de sobrecriminalizar
la conducta, sobre todo la
referida al hecho de conducir
vehículos en estado de ebriedad o
drogadicción.



5.- TIPO OBJETIVO DE LO INJUSTO
5.1.- OBJETO MATERIAL DE LA ACCIÓN: la persona
humana viva.
5.2.- SUJETO ACTIVO:
En la figura simple, el sujeto activo es genérico,
mientras que en la forma agravada se hace referencia a
la calidad personal del agente, estableciendo un sujeto
activo específico; a saber, el que obra evidenciando la
inobservancia de reglas técnicas de profesión, de
ocupación o industria, o cuando sean varias las víctimas
del mismo hecho. ………
O cuando el hecho se produce utilizando vehículos
motorizados o arma de fuego, estando el agente bajo el
efecto de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias
psicotrópicas o sintéticas, o con presencia de alcohol en
la sangre en proporción mayor de 0.5 gramos-litro, en el
caso de transporte particular o mayor de 0.25 gramoslitro en el caso de transporte público de pasajeros,
mercancías o carga en general, o cuando el delito resulte
de la inobservancia de reglas técnicas de tránsito.

5.3.- SUJETO PASIVO: Genérico, puede ser cualquier
persona.

5.4.- ACCIÓN TÍPICA
Por ser un tipo homicida, este delito se
consuma con la muerte, como resultado culposo
de la conducta del agente.
La acción, en este
Caso:
¿puede ser tanto
de comisión como
de omisión?

Ahora bien, tanto da que el resultado se produzca con
participación directa del agente o por medio de un animal o
de un objeto extraño.
Desde la perspectiva de tipo abierto, que caracteriza
al delito de homicidio culposo, la determinación típica
del “deber de cuidado”, es posible observarla
(constituyendo ello sólo un indicio) acudiendo a
normas extrapenales, como la legislación de tránsito,
lex artis o reglas de profesión, reglas de prácticas
deportivas, normatividad sanitaria, normas de
seguridad industrial o comercial, normas de posesión
de canes o animales peligrosos, etc.

EJECUTORIA, Primera Sala Penal de la Corte Superior
de Lima, Exp. No 1789-96 ”No se configura un homicidio
culposo si el procesado conducía su vehículo de acuerdo
a las reglas pertinentes. Que la muerte del agraviado fue
consecuencia de su conducta temeraria de conducir en
bicicleta en estado de ebriedad y en sentido contrario al
tránsito.......Lima, veinticinco de febrero de mil
novecientos noventa y siete....VISTOS: Interviniendo
como vocal ponente....., y CONSIDERANDO: Que, tal
como puede apreciarse de autos y muy especialmente
del Atestado Policial..., el accidente de tránsito en el cual
se produjo la muerte del agraviado tuvo como factores
preponderantes el estado etílico en que éste se
encontraba, el que según el Certificado de Dosage Etílico
obrante a fojas veintiuno alcanzaba los dos puntos
cincuenta Cg/L unido al hecho que manejaba su bicicleta
sin frenos en sentido………………

contrario al del tránsito y sin que en modo alguno esté
probado que el procesado hubiera actuado
imprudentemente, pues por lo contrario está demostrado
que conducía su vehículo de acuerdo a las reglas de
tránsito; Que, además, tal como está probado en el
expediente, el procesado ha cumplido con recurrir a los
familiares del occiso con los gastos inherentes al sepelio
y entierro dentro del ámbito de su responsabilidad civil,
en atención a lo cual: CONFIRMARON: La sentencia
recurrida..., que FALLA: ABSOLVIENDO a Dalmiro
Feliciano Palomino Ortiz de la acusación fiscal formulada
en su contra por delito contra la vida, el cuerpo y la
salud –homicidio culposo- en agravio de Atilio Palomino
Huallpa; con lo demás que contiene; notificándose y los
devolvieron...S.S. PRADO SALDARRIAGA, LAGOS
ABRILL, INFANTES MANDUJANO.

EJECUTORIA: Primera Sala Penal – Corte
Superior de Lima Exp. No 2151-96, Lima, diez de
abril de mil novecientos noventisiete: “Si el
procesado conducía su vehículo a una velocidad
prudencial, no cabe imputarle una falta al deber
de cuidado, mas aun si el accidente que motivó
la muerte del agraviado ocurrió cuando éste
ingresó de modo imprudente a la calzada por un
lugar no autorizado, luego de saltar una baranda
metálica que divide el corredor vial y sin tomar
las medidas de precaución y seguridad
tendientes a salvaguardar su integridad física.
En consecuencia, no se configura el delito de
homicidio culposo tipificado en el artículo 111
del Código Penal” S.S. PRADO SALDARRIAGA,
LAGOS ABRIL, OYARCE DELGADO.


¿Es posible que la acción
pueda verse influenciada
por el error?
¿El tipo culposo admite
las causas de
justificación?
Legítima defensa
Estado de necesidad……



La acción puede verse influenciada por el error, que
si es invencible, determinará la exculpación (p. Ej.
Cuando el chofer diligente, atropella y mata debido a
que unos bromistas alteraron el sentido de las señales
de tránsito).
El error de tipo vencible resulta típico (p. Ej. El
cazador aficionado que va al campo de noche,
disparando sobre los arbustos que se movieron,
creyendo que era su presa, siendo que en realidad era
un campista).
También se admiten las causas de justificación:
legítima defensa y estado de necesidad (caso del que
por huir apresurado del incendio, empuja al bombero
que entra por la ventana, determinando su muerte
producto de la caída).



Las acciones culposas también pueden
encontrar justificación por el
consentimiento de la víctima, sea este
manifiesto o presunto.
El caso de los boxeadores que voluntariamente se
someten al peligro (siempre y cuando se respete la
regularidad de las normas del deporte)
El caso de quien sube al auto consciente del estado de
ebriedad del conductor o para realizar carreras de pique.
5.5.- ELEMENTOS MATERIALES
5.5.a) UNA VIDA HUMANA
5.5.b) EXTINCIÓN DE LA VIDA HUMANA.
5.5.c) RESULTADO CULPOSO.- Requisito fundamental,
es que el resultado muerte sea imputable al agente, en
atención a la trasgresión del deber de cuidado que le era
exigible, ya que lo contrario, es decir, la imposibilidad de
imputar objetivamente el resultado delictuoso al agente,
la hace desaparecer y en consecuencia, él no responderá
penalmente por el resultado (caso fortuito).


5.5.d) RELACIÓN DE CAUSALIDAD – imputación
objetiva- .El tipo del homicidio culposo representa una acción de
lesión material, por lo que el resultado muerte debe ser
consecuencia directa del incremento injustificado del
riesgo permitido por la omisión del deber de cuidado del
agente.

6.- TIPO SUBJETIVO DE LO INJUSTO
Conforme a la división doctrinaria de culpa conciente e
inconciente, conforme lo define Jescheck, en la culpa
inconciente el autor no piensa a causa de la vulneración
del cuidado debido, en la posibilidad de que pueda
realizar el tipo legal, mientras que en la culpa conciente,
aunque advierte la concurrencia del peligro concreto
para el objeto de la acción protegido, confía, por una
infravaloración del grado de aquél o por una excesiva
valoración de sus propias fuerzas, o, simplemente,
confiando indebidamente en su suerte, en que el tipo
legal no va a realizarse).

En derecho penal es inadmisible la
“compensación de culpas”, por lo que la
comprobación de que fue la propia
negligencia de la víctima, lo que produjo
el resultado fatal, no permite per se eximir
de responsabilidad al agente, mientras no
se compruebe su accionar diligente y
debido, ya que si éste actuó también
mediando negligencia, será imputado por
homicidio culposo.
7.- TIPO AGRAVADO
a) Cuando el delito resulta de la inobservancia de reglas de
profesión de ocupación o industria, en cuyo caso se
impondrá pena privativa de la libertad no menor de un
año ni mayor de cuatro años
b) Cuando sean varias las víctimas del mismo hecho, en
cuyo supuesto se aplicará pena privativa de libertad no
menor de un año ni mayor de seis años.
…………….
c) Si la muerte se comete utilizando vehículos
motorizados o arma de fuego, estando el agente bajo el
efecto de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias
psicotrópicas o sintéticas, o con presencia de alcohol en
la sangre en proporción mayor de 0.5 gramos-litro, en el
caso de transporte particular o mayor de 0.25 gramoslitro en el caso de transporte público de pasajeros,
mercancías o carga en general, o cuando el delito resulte
de la inobservancia de reglas técnicas de tránsito.
En estos casos la pena privativa de la libertad será no
menor de cuatro años ni mayor de ocho años e
inhabilitación, según corresponda, conforme al artículo
36 incisos 4), 6) y 7),

8.- TIPO IMPERFECTAMENTE REALIZADO
Por la naturaleza del tipo no intencional, la tentativa
no es configurable, el delito culposo sólo se sanciona en
cuanto se materializa vía la consumación.

9.- AUTORÍA Y PARTICIPACIÓN
Por ser un delito no intencional, la participación no
es posible. Conforme lo señala Bustos Ramírez, a
diferencia de lo que ocurre en el ilícito doloso, en el
delito culposo no es aplicable el criterio del dominio del
hecho.
Si el resultado se produce como consecuencia de la
acción negligente de dos o más personas, la imputación
se verificará sobre cada uno de ellos, que responderán
individualmente “por su propia culpa”.


10.- CONCURSO DE TIPOS: puede concurrir con el de
omisión del deber de socorro, tipificado en el artículo
126, y con el de sustracción de responsabilidad descrito
en el artículo 408 (Delitos contra la función
jurisdiccional).
11.- PENA APLICABLE: para la forma simple es
privativa de libertad no menor de dos días ni mayor de
dos años o con prestación de servicios comunitarios de
cincuenta y dos a ciento cuatro jornadas.
Para la modalidad agravada que involucra la
conducción de un vehículo motorizado bajo el efecto de
estupefacientes o en estado de ebriedad, o cuando sean
varias las víctimas del mismo hecho o el delito resulte de
la inobservancia de reglas técnicas de tránsito, la pena
será privativa de la libertad, no menor de cuatro ni
mayor de ocho años, adicionándose a ello, como
específicas penas accesorias, las siguientes
inhabilitaciones (artículo 36 Inc. 4, 6 y 7):
a) Incapacidad para ejercer por cuenta propia o por
intermedio de tercero profesión, comercio, arte o
industria, que deben especificarse en la sentencia;
b) Suspensión o cancelación de la autorización para portar
o hacer uso de armas de fuego;
c) Suspensión o cancelación de la autorización para
conducir cualquier tipo de vehículo.
Conforme a lo establecido por el artículo 40, la pena de
inhabilitación prevista en el inciso 7 del artículo 36,
podrá ser aplicada como accesoria en los delitos
culposos de tránsito.
La pena será no menor de dos días ni mayor de cuatro
años de privación de libertad, si el delito resulta de la
inobservancia de reglas de profesión, de ocupación o
industria y cuando sean varias las víctimas del mismo
hecho, la pena será no mayor de seis años.
LECTURA: EXP. 498-93....Lima, siete
de diciembre de mil novecientos
noventirés...VISTA: la causa seguida
contra Manuel Francisco Ramos Succe
por delito contra la vida, el cuerpo y la
salud –homicidio- en agravio de Julio
César Mera Manay......
Presentar informe razonado
TEORÍA DE LA LEY PENAL







Concepto y características: Norma jurídica escrita……
En sentido material y en sentido formal
Contenido: concepto de norma jurídico-penal
Norma primaria y norma secundaria: función de información y función de transmisión de normas.
Estructura de las normas penales: supuesto de hecho y
consecuencia jurídica
Normas penales completas e incompletas
Normas penales en blanco y abiertas
Fuente única y límites constitucionales
AMBITO DE VALIDEZ DE LA LEY PENAL


Conceptualización: ámbito de validez espacial,
validez temporal y validez personal y funcional.
Ámbito de validez espacial: principios reguladores
- Principio de territorialidad: Lugar de comisión del
delito (teoría de acción y resultado: la ubicuidad).
- Principio de pabellón.
- Principio de personalidad o nacionalidad.
- Principio de responsabilidad funcional.
- Principio real, de protección o defensa
- Principio universal o cosmopolita
- Principio de representación
AMBITO DE VALIDEZ TEMPORAL DE LA
LEY PENAL








Vigencia de la Ley penal.
Efectos de la sucesión de leyes.
Principio de irretroactividad.
Principio de retroactividad benigna
Ultraactividad de la ley penal
Leyes temporales y excepcionales
Leyes intermedias
Momento del hecho delictivo: teoría de la
acción, teoría del resultado, la tesis
ecléptica.
LEY PENAL AMBITO DE VALIDEZ
PERSONAL DE LA LEY PENAL



Principio de igualdad ante la ley: “igualdad
de tratamiento en igualdad de condiciones”.
Excepciones de derecho público interno
- Inviolabilidad
- Inmunidad
- Antejuicio
Excepciones de derecho internacional
público
En atención a la especial circunstancia personal
y funcional del sujeto activo.
Descargar

Diapositiva 1