Pasionistas
SALMO 29
Hijos de Dios, aclamad al Señor,
aclamad la gloria y el poder del Señor.
Aclamad
la gloria del nombre del Señor,
adorad al Señor en su atrio sagrado.
La voz del Señor sobre las aguas,
el Dios de la gloria ha tronado,
el Señor sobre las aguas torrenciales.
La voz del Señor es potente,
la voz del Señor es esplendorosa.
La voz del Señor despedaza los cedros,
el Señor despedaza los cedros
del Líbano,
hace brincar al Líbano
como a un becerro,
y al Sarión como a una cría de búfalo.
La voz del Señor
lanza llamas de fuego,
la voz del Señor sacude el desierto,
el Señor sacude el desierto de Cades.
La voz del Señor retuerce los robles
y descorteza las selvas.
En su templo un grito unánime:
¡Gloria!
El Señor se sienta sobre el diluvio,
el Señor se sienta como rey eterno.
El Señor fortalece a su pueblo.
El Señor bendice a su pueblo
con la paz.
1
Alabado seas, mi Señor.
Alabado seas, mi Señor.
El sol y las estrellas proclaman tu grandeza,
las flores y la luna nos cantan tu poder,
las flores y la luna nos cantan tu poder.
ALABADO SEAS, MI SEÑOR,
ALABADO SEAS, MI SEÑOR.
CANTANDO EL UNIVERSO
TE OFRECE SU HERMOSURA,
PUES TODA CRIATURA
ES CÁNTICO DE AMOR.
PUES TODA CRIATURA
ES CÁNTICO DE AMOR.
2
Alabado seas, mi Señor.
Alabado seas, mi Señor.
Los pájaros y el bosque, los árboles y el viento,
los ríos y los mares nos cantan tu poder,
los ríos y los mares nos cantan tu poder.
3
Alabado seas, mi Señor.
Alabado seas, mi Señor.
Por todos los hermanos que acogen y perdonan,
por todos los que rezan en su tribulación,
por todos los que rezan en su tribulación.
(Cesáreo Gabarain – Disco: “El Hermano Francisco” – Ediciones Paulinas)
Descargar

Salmo 29 (28)