Pasionistas
SALMO 19
El cielo proclama la gloria de Dios
el firmamento pregona la obra
de sus manos.
El día al día le pasa el mensaje,
la noche a la noche se lo susurra.
Sin hablar y sin palabras,
sin que se escuche su voz,
a toda la tierra llega su eco,
hasta los límites del orbe
su lenguaje.
Ahí le ha puesto una tienda al sol,
y sale como el esposo de su alcoba,
contento como un atleta
recorriendo su camino.
Sale por un lado del cielo,
y su recorrido llega al otro extremo,
nada escapa a su calor.
La ley del Señor es perfecta,
un descanso para el alma.
El testimonio del Señor es veraz,
instruye al ignorante.
Los preceptos del Señor son rectos,
alegría para el corazón.
El mandamiento del Señor
es transparente,
es luz para los ojos.
El temor del Señor es puro
Los decretos del Señor son verdaderos
e igualmente justos.
Son más preciosos que el oro,
más que el oro fino.
Más dulces que la miel
de un panal que destila.
Con ellos,
también se instruye tu servidor,
y guardarlos es de gran provecho.
¿Quién puede conocer
sus propios errores?
¡Perdóname las faltas ocultas!
Preserva a tu siervo de la arrogancia,
para que nunca me domine:
así seré perfecto,
inocente del gran pecado.
Que te agraden
las palabras de mi boca,
y el meditar de mi corazón
llegue a tu presencia,
Señor, roca mía, redentor mío.
PLEGARIA - CANTO
Alabado seas, mi Señor.
Alabado seas, mi Señor.
El sol y las estrellas poclaman tu grandeza,
las flores y la luna nos cantan tu poder,
las flores y la luna nos cantan tu poder.
ALABADO SEAS, MI SEÑOR,
ALABADO SEAS, MI SEÑOR.
CANTANDO EL UNIVERSO
TE OFRECE SU HERMOSURA,
PUES TODA CRIATURA
ES CÁNTICO DE AMOR.
PUES TODA CRIATURA
ES CÁNTICO DE AMOR.
Alabado seas, mi Señor.
Alabado seas, mi Señor.
Los pájaros y el bosque, los árboles y el viento,
los ríos y los mares nos cantan tu poder,
los ríos y los mares nos cantan tu poder.
Alabado seas, mi Señor.
Alabado seas, mi Señor.
Por todos los hermanos que acogen y perdonan,
por todos los que rezan en su tribulación,
por todos los que rezan en su tribulación.
Autor: Cesáreo Gabaraín
“EL HERMANO FRANCISCO”. Ediciones Paulinas
Descargar

Salmo 19