Causas de la
aparición de la
filosofía
Historia de la Filosofía
Antigua
Prof. Ricardo M. Rivas García
Cusas de la aparición de
la filosofía
a) SITUACIÓN GEOGRÁFICA
El pequeño territorio griego está dotado de un extenso
desarrollo de costas (más de dos mil kilómetros), lo cual
favoreció la navegación, y con ello el intercambio cultural con
todos los pueblos circunvecinos. Por otra parte, la misma
pobreza del suelo obligó a los griegos a dedicarse al
comercio y a la colonización, difundiéndose por todo el
Mediterráneo y el Mar Negro. Algunos viajeros arriesgados
llegaron incluso a las islas Británicas, y más tarde, otros a la
desembocadura del río Elba.
Causas de la aparición
de la filosofía
Causas de la aparición
de la filosofía
b) El CONTACTO CON ORIENTE PRÓXIMO
Aunque haya que descartar la tesis estricta del origen oriental
de la Filosofía, no obstante es indudable que los griegos se
aprovecharon de numerosos elementos culturales del Oriente
Próximo. De hecho, las primeras manifestaciones de la
Filosofía griega brotan en las colonias jónicas del Asia Menor,
las cuales estaban en contacto más o menos directo con
Fenicia, Egipto y los pueblos mesopotámicos
Causas de la aparición
de la filosofía
Causas de la aparición
de la filosofía
c) EL “GENIO GRIEGO”
Nietzsche propuso una interpretación
a partir de la lucha de dos elementos
antagónicos. Por una parte, el
apolíneo, que es el principio de la
medida, del optimismo, de la
serenidad; y por otra, el dionisíaco,
que es el lado oscuro del alma
griega, con un fondo de pesimismo,
de inhumanidad y crueldad. Ambos
elementos tienen su síntesis en la
tragedia clásica. Pero el segundo es
el que principalmente constituye la
genialidad y la fuente de la grandeza
creadora del espíritu griego.
Causas de la aparición
de la filosofía
e) LA RELIGIÓN
Es innegable que algunos conceptos de los primeros filósofos
tienen su origen en antiguas creencias de la religión primitiva.
En general, podemos distinguir dos corrientes, que nunca
llegaron a fundirse por completo. Una más antigua, en la que
preponderan las divinidades propias de la cultura egea,
comunes a Creta, Egipto y a los pueblos del Asia Menor. Y
otra más reciente, que aparece en los poemas homéricos,
con un panteón semejante al de los pueblos indoeuropeos.
El orfismo: Aunque es indudable que en la elaboración de las
doctrinas órficas fueron aprovechados elementos más antiguos,
la fecha de su fijación debe señalarse hacia el siglo VII, por obra
de Onomácrito, el cual fue encargado por Hiparco, hijo de
Pisístrato, de recoger y ordenar los poemas homéricos.
Onomácrito fue expulsado de Atenas por su poca
escrupulosidad como falsificador de oráculos. Algo semejante
debió de hacer con los escritos atribuidos a Orfeo. De hecho,
Onomácrito recogió tradiciones antiguas, aclimatándolas en
Atenas, y dio forma órfica al movimiento religioso de su tiempo.
El orfismo es, ante todo, una doctrina de salvación, penetrada
inicialmente de un concepto pesimista de la naturaleza humana.
Los hombres, nacidos de las cenizas de los Titanes, que devoraron
a Zagreus-Dionysos, llevan dentro de sí un elemento malo, titánico,
y otro bueno, dionisíaco. Este dualismo tiene expresión en la
distinción entre alma y cuerpo, estando la primera encerrada en el
segundo como en una cárcel o tumba. El sentimiento de la
impureza primitiva lleva consigo el deseo de purificación, de
libertarse del elemento malo, para hacer que predomine el
elemento bueno o divino. Las purificaciones consistían en la
práctica de ciertos ritos y sacrificios, aunque no de animales; en
llevar una vida ascética, para dominar el cuerpo, que es el elemento
malo.
Influencia de la religión
en la filosofía
1) El concepto de Naturaleza común a todas las cosas, en el cual
late un vago fondo de panteísmo procedente quizá de la primitiva
religión agraria. En el orfismo aparece Zeus como el principio, el
medio y la fuente de donde se derivan todas las cosas.
2) El concepto de lo divino como una realidad inmanente a todas las
cosas.
3) La idea del retorno cíclico, mediante la repetición de los sucesos
y de las cosas particulares, en que se pasa alternativamente de
la unidad a la pluralidad y de la pluralidad a la unidad. Esta
repetición cíclica es concebida por Anaximandro como pena y
expiación de un pecado de injusticia.
4) La creencia en una ley cósmica fija y fatal (μοίρα), que a la manera
de una justicia preside y regula todos los acontecimientos
(Anaximandro, Heráclito, Parménides).
5) La entonación solemne, semejante a la de las antiguas
cosmogonías, que adoptan algunos filósofos para hablar del origen de
las cosas (Empédocles, Parménides).
6) Ciertas coincidencias con las cosmogonías órficas pueden
apreciarse en Tales, que hace derivar todas las cosas del agua; en
Anaximandro, que indica el fango como origen de los seres vivientes;
en Anaxímenes, que considera el alma como aire y aliento. En
Pitágoras tenemos el principio de un vasto movimiento que tiene
grandes afinidades con el orfismo, coincidiendo con él en su concepto
dualista del alma y del cuerpo, en la creencia en la inmortalidad y
transmigración de las almas, en el anhelo de salvación y en las
prácticas de purificación. Coinciden también en su agrupación en
asociaciones y en el secreto de escuela.
Descargar

Diapositiva 1