MISIONEROS CLARETIANOS
La fragua en la
vida cotidiana
Proyecto de renovación espiritual claretiana
(2011-2014)
“¿Qué quiere Dios de mí
en este momento de mi vida?”
Hoy se respira en nuestro mundo un aire de
búsqueda espiritual. Se desea “algo diferente”
que nos ayude a superar la crisis y a encontrar
un sentido a la vida.
“Muchos Claretianos, de toda procedencia
cultural, edad y contexto de misión, muestran un
intenso deseo de crecer en el Espíritu cultivando
con gozo –en medio de las dificultades– su
respuesta a la llamada recibida.” (HAC, 9).
¿Compartes este punto de vista? ¿Descubres en
el contexto en el que vives un anhelo de algo
diferente? ¿Te sientes, también tú, un buscador,
un peregrino? ¿Percibes en ti una llamada
interior
Si estás dispuesto a caminar …
LA FRAGUA ES TU
OPORTUNIDAD
¿Qué es la fragua?
Es la alegoría usada por san Antonio
María Claret en la Autobiografía para
describir su experiencia de
“Al principio de estar en Vich pasaba
en mí lo que en un taller de cerrajero,
que el director mete la barra de hierro
en la fragua.
Cuando está bien caldeada, la saca y
la pone sobre el yunque y empieza a
descargar golpes con el martillo.
El ayudante hace lo mismo, y los dos
van alternando y como a compás van
descargando martillazos y van
machacando hasta que toma la forma
que se ha propuesto el director.
La alegoría puede parecer anacrónica,
mecánica y hasta un poco violenta.
Pero, más allá de la primera impresión,
posee un profundo y bello significado
cósmico, artístico, pedagógico y
Concentra en sí misma
los cuatro elementos primordiales:
tierra, fuego, aire y agua.
Describe, paso a paso, en qué consiste
un verdadero proceso artesanal de
transformación en el que
cada objeto es único e irrepetible.
Cuando el herrero quiere transformar
un trozo de hierro en un objeto útil y
bello, lo primero que hace es
introducirlo en el fuego para que se
Después, lo coloca sobre el yunque y
comienza a golpearlo con el martillo
hasta que consigue darle la forma
Finalmente, lo introduce en el agua
para que adquiera el temple justo.
Nosotros, como Claret, aplicamos la
alegoría y el proceso contenido en ella
a nuestro camino de crecimiento
Somos como una saeta misionera que,
con el paso del tiempo, se va mellando
y cubriendo de escorias.
Dejarnos calentar y transformar
por el fuego.
Permitir que nuestro hierro sea forjado
en el yunque y contribuir libremente al
proceso de forja.
Adquirir el temple justo en el agua.
En definitiva, volver a ser saetas
agudas,
Cada uno de los momentos de la
fragua tiene también un significado
El fuego simboliza la experiencia del
amor de Dios que calienta, doblega,
purifica,
El yunque y el martillo representan el
proceso de configuración con Cristo.
La forma es la saeta. Con ella se alude
a la unción y el envío del Espíritu Santo
para anunciar la buena noticia a los
La Fragua es también un itinerario
cordimariano
MARÍA PROTECTORA
(Quid Prodest)
“Vos, Madre mía, ¿qué gracias os
podré dar por haberme preservado
de la muerte sacándome del mar?”
MARÍA, CORAZÓN DE MADRE
(Patris Mei)
“¡Oh, Corazón de María, fragua e
instrumento del amor, enciéndeme
en el amor de Dios y del prójimo!”
MARÍA, DISCÍPULA Y
FORMADORA
(Caritas Christi)
“Bien sabéis que soy hijo y ministro
vuestro, formado por Vos misma en la
fragua de vuestra misericordia y amor.”
MARÍA, DIRECTORA DE LA
MISIÓN
(Spiritus Domini)
“Soy como una saeta puesta en tu
mano poderosa. Lánzame, Madre
mía”
Descargar

Diapositiva 1