Adentrarnos en la Fiesta de Dios
desde la cultura del diálogo y
encuentro
Nos pide ser muy conscientes
de nuestra propia cultura
Para ser una buena bailarina,
contigo misma y con todas las
demás
Se necesita que en la pista de baile de la
convivencia cotidiana se produzca un
intercambio, un diálogo,
establecer relaciones de calidad,
guiadas por el Espíritu de Dios
No es necesario saber
dónde nos conduce la
danza,
No es necesario pedirte
explicaciones, Señor,
sobre los pasos que te gustaría
innovar en nosotras,
Se necesita ser como una prolongación,
viva y ágil, de Ti, de vuestro diálogo
Trinitario
y recibir de Ti, la trasmisión del ritmo que
la orquesta interpreta.
No sabríamos que ritmo seguiríamos
si la música no nos diera la armonía,
…
pero nosotras olvidamos la música de tu
Espíritu.
Olvidamos que entre tus brazos
la vida es danza …
… que tu manera de vivir la interculturalidad
es de una creatividad permanente,
Solo hay monotonía y aburrimiento
si nos hacemos sordas a tu ritmo y
vivimos envejecidas.
Señor, enseñanos a vivir la danza que
existe entre Tú y nosotras, el baile
de nuestro diálogo y encuentro
intercultural.
… Haz que vivamos nuestra vida
como una danza,
Entre los brazos de tu Gracia,
con la música
que llena el universo de tu amor
Señor ven a invitarnos
Enseñanos a vestir cada día nuestra
condición humana y cultural
con el vestido de baile,
que nos hará amarte a ti en todas
nuestras culturas.
Descargar

Diapositiva 1