Hacia el Domingo 1º de Cuaresma
HACIA EL DOMINGO 1º DE CUARESMA
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 3 al Domingo 9 de marzo
Hacia el Domingo 1º de Cuaresma
Orar en el Corazón del Mundo: Para que los jóvenes abracen la
causa del Evangelio.
La alegría del Evangelio es contagiosa (1/6)
Orar en la Casa: Plegarias de Cuaresma
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
www.centrodeespiritualidadsanpablo.org
Traducción y Adaptación de Vers le Dimanche
editado por Christ Source de Vie, Toulouse
1
Evangelio de Jesucristo según san Mateo
Capítulo 4, versículos 1 al 11
“Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para
ser tentado por el demonio. Después de ayunar cuarenta
días con sus cuarenta noches, sintió hambre. Y el tentador,
acercándose, le dijo: «Si tú eres Hijo de Dios, manda que
estas piedras se conviertan en panes». Jesús le respondió:
«Está escrito: "El hombre no vive solamente de pan, sino
de toda palabra que sale de la boca de Dios"». Luego el
demonio llevó a Jesús a la Ciudad santa y lo puso en la
parte más alta del Templo, diciéndole:
2
«Si tú eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está
escrito: "Dios dará órdenes a sus ángeles, y ellos te
llevarán en sus manos para que tu pie no tropiece con
ninguna piedra"». Jesús le respondió: «También está
escrito: "No tentarás al Señor, tu Dios"». El demonio lo
llevó luego a una montaña muy alta; desde allí le hizo
ver todos los reinos del mundo con todo su esplendor, y
le dijo: «Te daré todo esto, si te postras para adorarme».
Jesús le respondió: «Retírate, Satanás, porque está
escrito: "Adorarás al Señor, tu Dios, y a él solo rendirás
culto"». Entonces el demonio lo dejó, y unos ángeles se
acercaron para servirlo.
3
LUN 3
MAR 4
Como Él, ser amados
Como Él, ser conducidos
Al momento de su bautismo en el Jordán, Jesús recibió
una gran confirmación. Es el Hijo amado del Padre y el
Espíritu reposa a partir de ese momento sobre él. ¡Qué
gran alegría cuando experimentamos ser amados sin
condición! Antes de entrar en cuaresma, momento de
ajuste con frecuencia exigente, hago memoria de los
momentos de mi vida y de los lazos que me hacen sentir
amado. Y doy gracias al Señor por su amor que cada día
me renueva.
Nadie elige ir al desierto por propia voluntad, ni siquiera
Cristo. El Espíritu es quien lo conduce ahí y lo acompaña
en esta aventura, haciendo que descienda a las
profundidades algunas veces turbias del alma humana.
Jesús no huyó de los desiertos, es decir, de las sombras
de la existencia humana. Pido la gracia de ser conducido
con él por el Espíritu, incluso en los momentos en que
me encuentro en duda.
4
5
MIÉ 5
JUE 6
Como Él, ayunar
El día de hoy, la Iglesia invita a ayunar: un buen medio
para experimentar cuánto somos algunas veces esclavos
de nuestras necesidades y deseos. Por supuesto, comer
es una actividad necesaria. Pero cómo no olvidar
demasiado pronto que “no solo de pan vive el hombre”.
Seguramente hay otras cosas buenas en sí que se ofrecen
a nuestro ayuno: internet, el teléfono celular, la
televisión, paseos… No se trata de privarse por privarse,
sino de ganar en libertad. Pido a Dios su luz para
identificar lo que requiere un poco de ayuno en mi vida.
6
Como Él, ser tentado
Jesús no está solo en el desierto. Como un buitre, el
adversario se acerca a él cuando se deja sentir el hambre.
El demonio siempre se nos acerca en nuestros momentos
de debilidad. Y es justamente en esos momentos que es
importante apoyarse sobre el hecho de que somos hijos
amados de Dios. No neguemos las fuerzas de muerte que
nos atraviesan sino aprendamos a no darles demasiado
lugar. Confío al Señor mis momentos de debilidad y de
desaliento.
7
VIE 7
SÁB 8
Como Él, combatir
En tres ocasiones, el adversario pone en duda el hecho de
que Jesús sea Hijo de Dios, lo cual era la revelación del
bautismo en el Jordán. El demonio no trata bien a Jesús, lo
ataca de manera frontal acerca de su identidad filial.
Además, manipula la Palabra de Dios para llegar a sus
fines. Entonces, se nos narra una extraña escaramuza. Pero
Jesús no se descompone pues está posicionado en la
verdad y en la fe. Elijo posicionarme como Jesús, contra la
mentira y la desconfianza en mí y a mi alrededor.
Orar
Estos primeros días de Cuaresma pueden ser la ocasión
de meditar sobre la Cuaresma precedente. ¿Qué sucedió
en mi vida, en la Iglesia, en el mundo desde hace un año?
¿Cómo se dejó ver el Señor? ¿Cómo crecí? ¿Qué fue lo
más difícil? ¿Qué se volvió más fácil? Puedo también
formular una pregunta: ¿qué conversión me propongo
este año? ¿Qué gracia pido para avanzar en mi relación
con Dios, con los demás y conmigo mismo?
9
8
DOM 9
Cómo Él, saber poner la mesa
El último ataque del adversario se refiere a la postura interior de
Jesús. Llevándolo a una alta montaña, lo invita a reinar sobre el
mundo y a postrarse ante él. El artificio es grande, pero la tentación
de ser servido más que de servir es real. Esta misma tentación
trabaja en nosotros pues es muy fácil hacerse servir o postrarse ante
cosas que dan la ilusión de poder y nos dan seguridad. La Cuaresma
conduce a la Semana Santa en que Jesús elegirá vestir el delantal del
servicio, no ejercer su poder, dejarse conducir al desierto de la Cruz.
Pido al Señor que yo aprenda de él cómo ser conducido por el
Espíritu a una actitud de servicio gozoso y libre. ¿Y si hoy pusiera yo
la mesa a la hora de la comida?
10
Orar en el Corazón del Mundo
con el Papa Francisco
Oremos para que numerosos
jóvenes reciban la invitación del
Señor a consagrar su vida al
anuncio del Evangelio.
11
La alegría del
Evangelio es
contagiosa (1/6)
ORAR EN LA CASA
“Con Jesucristo, nace y renace siempre la alegría”, nos dice con fuerza el Papa Francisco.
¿Estamos realmente convencidos? ¿Qué medios tomamos para dejarnos encontrar cada
día, cada minuto por Cristo? Con frecuencia somos tentados por placeres fútiles, por la
búsqueda de nuestra pequeña felicidad, por la preocupación de nuestra tranquilidad. Y
podemos también sentirnos tentados a clasificar al Señor en una de las múltiples casillas
que conforman nuestros días y nuestras semanas. Y los arrepentimientos, los
remordimientos, la culpabilidad llenan nuestro corazón y corremos el riesgo de que nos
alejen del Señor.
Cristo está siempre ahí, paciente, manso y amante. Nos conoce bien, conoce también las
tentaciones que vivió durante cuarenta días. Como un amigo muy querido, sigue
invitándonos cada minuto de nuestra vida a venir a su encuentro: está en el umbral y
espera a que le invitemos a entrar. Entonces, en este inicio de cuaresma, abramos
ampliamente nuestras puertas con confianza, sin miedo, pues “Dios no se cansa nunca
de perdonar, somos nosotros quienes nos cansamos de pedir su misericordia” (Papa
Francisco).
ORAR EN FAMILIA O CON LOS AMIGOS CERCANOS:
Señor, te pedimos: que no nos dejemos llevar por los caminos
fáciles; que no nos instalemos en el bienestar que nos ofrece el
mundo de hoy procurando que nos olvidemos de los demás, sobre
todo de los más desfavorecidos. Haz que dejemos atrás nuestros
prejuicios, que no cerremos los ojos a tantas realidades que no
nos agradan y nos hacen daño.
12
13
ORAR EN LA CASA
Haz que nuestras plegarias no sean palabras huecas, que
nuestra limosna y nuestro ayuno sean fruto del amor y
de la justicia. ¡ Ayúdanos, en este camino de
conversión, para poder llegar a vivir con intensidad tu
PASIÓN, tu MUERTE y tu RESURRECCIÓN !
14
“Y unos ángeles se acercaron”
San Mateo 4, 11
15
“El gran riesgo del mundo de hoy, con sus múltiples y
aplastantes ofertas de consumo, es una tristeza
individualista que viene del corazón instalado y avaro, de
la búsqueda enferma de placeres superficiales…
Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en
que se encuentre, a renovar el día de hoy su encuentro
personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de
dejarse encontrar por él, de buscarlo cada día sin cesar.
No hay motivo por el que alguien pueda pensar que esta
invitación no es para él, porque “nadie está excluido de la
alegría que nos aporta el Señor”.
Papa Francisco
La alegría del Evangelio, n°2
16
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
17
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Diapositiva 1