MÚSICA POR:
Rafael Alberti-Se equivocó la Paloma
Rafael Alberti fue un destacado poeta de la Generación del 27, pero no fue
éste el único arte que cultivó, sino que también desarrolló otra de sus
facetas: la de pintor; de hecho, es autor de grabados tan conocidos como
Las 4 estaciones y de otros poemas caligrafiados que tanta luz y color
desprenden.
‘’A la Pintura’’ quizás sea uno de los poemas más representativos y más
conformados a la personalidad de Alberti que sentía un profundo amor por la
poesía y por la pintura.
Fue escrito durante los años de exilio del Rafael Alberti, una época durante la
cual no deja de rendir culto a lo hermoso y a lo bello.
Este poema describe la pasión de Alberti por la pintura, justo desde el
momento en el que se despierta en él esta inquietud artística que le
acompañó desde la infancia, cuándo se pasaba largas horas pintando las
barcas del Puerto de Santa María, su pueblo natal en Cádiz, hasta el
descubrimiento de los tesoros artísticos que penden de las paredes del
Museo del Prado.
Alberti queda anonadado ante aquellos bellísimos cuadros y sueña con que uno
de sus cuadros “durmiera al menos durante una noche en el Museo del
Prado’’. Se asombra de la destreza del pincel, de los colores, de la luz, del
aire, de la armonía.
En el poema quiera confesarnos el espejismo del joven que creía haber captado
en su pintura la belleza de la naturaleza cuando solo había percibido un
ligero atisbo de lo que es el verdadero Arte. Las sirenas de Cádiz quedaban
muy lejos de las sirenas de Rubens; las primaveras y veranos que él conocía
habían quedado relegadas a un segundo plano por las primaveras y los
veranos que plasmaban Tintoretto y Veronés en sus composiciones.
El poema está dedicado a pintores de dimensión universal (Tiziano,
Tintoretto, Veronés) desde los pre-renacentistas hasta los
contemporáneos.
Escoge diversas formas métricas, que adapta hábilmente según las
características del pintor del que esté hablando, alternándolas
con objetos y conceptos que tienen que ver con los medios y
recursos de la propia técnica pictórica como los que dedica a la
mano, a la paleta, al pincel, a la perspectiva, al lienzo o a la
propia composición
Se trata de u poema sin una estructura definida pero con rimas
AA, BB, CC, DD etc. ( pintores, colores; abierta, muerta;
transparente, ingenuamente y así...)
Es un canto al arte, pero un arte concebido sin barreras en el que
se funden las letras y las artes plásticas como reflejo de la
revolución estética y expresiva del vanguardismo; dos cosas que
podrían ser totalmente diferentes, pero que Alberti sabe
combinar a la perfección. No se conforma con un poco de cada
una de ellas , sino que las trabaja al máximo para plasmar la
esencia de una (la pintura ) en la otra( la poesía).
En el poema encontramos que solo con el verso, solo con la palabra
Alberti es capaz de hacer que el lector imagine y sienta la
magia de los cuadros del Museo; alegría y gozo con unos,
estremecimiento y horror con otros; descubrir una España
cansada, pobre, y harapienta en las representaciones de
Murillo, la deformidad genial de las figuras del Greco, los
matices azules de Patinir o la mano maestra de Velazquez.
La estrofa más representativa es la última por ser una confesión.
El poeta se lamenta por el temor a perder algo que ama como se
ama a sí mismo porque él mismo es Pintura y Poesía.
En conclusión, no se puede decir que Alberti sea mejor pintor que
poeta ni lo contrario, pues las dos artes le conforman.
¿Si no hubiera visitado este centro artístico hubiera olvidado la
pintura?, ¿Si no hubiera seguido el camino del pincel hubiera
tenido emociones, sensaciones, y profundos sentimientos que
expresar en un papel? ¿Si no se hubiera sentido pintor hubiera
nacido el poeta que pintaba con la palabra?
Alberti ha sabido recoger, como muy pocas veces se ha hecho en
la historia de la literatura, la historia y la esencia de la
pintura. Pinta con el verso, pinta y habla, expresa y pinta ...
HECHO POR:
MARÍA MÚGICA
4º ESO C
Descargar

Diapositiva 1