LECCIÓN 12
DISPENSACIÓN DEL NUEVO PACTO
El nuevo pacto prometido:
Jeremías 31.31–34: 30 sino que cada cual morirá por su propia
maldad; los dientes de todo hombre que comiere las uvas
agrias, tendrán la dentera. 31 He aquí que vienen días, dice
Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y
con la casa de Judá. 32 No como el pacto que hice con sus
padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de
Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un
marido para ellos, dice Jehová.
33 Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después
de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la
escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me
serán por pueblo. 34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni
ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos
me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más
grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no
me acordaré más de su pecado.
Es otra renovación del pacto con Abraham e Israel. Su
continuidad con los pactos anteriores se muestra en los
siguientes hechos:
1. Es un mismo Dios que establece el pacto: 31–33.
2. Se hace con un mismo pueblo: 31–33.
3. Las estipulaciones abarcan esencialmente la misma
Ley antigua: v. 33.
La promesa fundamental es una misma: “Yo seré tu Dios
y tú serás mi pueblo”.
Los nuevos elementos en la renovación del pacto
recalcan:
1. Una interiorización más profunda de la Ley:
Deut. 6.6, 7: 6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán
sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas
estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y
cuando te levantes.
Sal 37.31: No te impacientes a causa de los malignos, ni tengas
envidia de los que hacen iniquidad
2. Una nueva fuerza moral e interior que
resulta del nuevo pacto
Ez 36.27: Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que
andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis
por obra.
Ro 8.38-39: Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la
vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni
lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa
creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo
Jesús Señor nuestro.
3. Un nuevo concepto sobre la universalidad del
conocimiento de Dios entre su pueblo:
Jer 31.34: Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su
hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán,
desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová;
porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su
pecado.
CONCEPTO TEOLÓGICO EN EL NUEVO TESTAMENTO
La promesa de un nuevo pacto (o sea, una renovación
decisiva y final del pacto eterno) se cumplió en Jesucristo.
2 Co 1.19, 20: 19Porque el Hijo de Dios, Jesucristo, que entre
vosotros ha sido predicado por nosotros, por mí, Silvano y Timoteo,
no ha sido Sí y No; mas ha sido Sí en él; 20porque todas las
promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros,
para la gloria de Dios.
Como el segundo Adán, 1 Co 15.49: 45 Así también está escrito:
Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán,
espíritu vivificante. 46 Mas lo espiritual no es primero, sino lo
animal; luego lo espiritual. 47 El primer hombre es de la tierra,
terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. 48 Cual el
terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales
también los celestiales. 49 Y así como hemos traído la imagen del
terrenal, traeremos también la imagen del celestial.
E imagen de Dios, Col 1.15: El es la imagen del Dios invisible,
el primogénito de toda creación.
Cristo cumple con los requisitos del pacto por parte de todos
los hombres y así renueva la imagen divina en el hombre, Ro
5.12–21: 15Pero el don no fue como la transgresión; porque si por
la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron
mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia
de un hombre, Jesucristo.
16 Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó;
porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para
condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones
para justificación. 17 Pues si por la transgresión de uno solo reinó la
muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los
que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. 18
Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a
todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino
a todos los hombres la justificación de vida. 19 Porque así como por
la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos
pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán
constituidos justos. 20 Pero la ley se introdujo para que el pecado
abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia;
21 para que así como el pecado reinó para muerte, así también la
gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo,
Señor nuestro.
2 Co 3.18: Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta
como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de
gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del
Señor.
Cristo forma su iglesia contra la que nada puede
prevalecer: Mt 16.18: Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y
sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no
prevalecerán contra ella.
Y nos somete a un lavamiento con agua vivificadora e
inmortal, como en el caso de Noé: 1 P 3.20-22: 20los que en
otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la
paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el
arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas
por agua. 21El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva
(no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración
de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de
Jesucristo, 22quien habiendo subido al cielo está a la diestra de
Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades.
En Cristo se cumplen las promesas del pacto hecho con
Abraham, Lc 1.54, 55, 72–75: 54 Socorrió a Israel su siervo,
acordándose de la misericordia 55 De la cual habló a nuestros
padres, 72 Para hacer misericordia con nuestros padres, y acordarse
de su santo pacto; 73 Del juramento que hizo a Abraham nuestro
padre, que nos había de conceder 74 Que, librados de nuestros
enemigos, Sin temor le serviríamos 75 En santidad y en justicia
delante de él, todos nuestros días.
Y con David: Lc 1.68–71: 68Bendito el Señor Dios de Israel, que ha
visitado y redimido a su pueblo, 69y nos levantó un poderoso
Salvador en la casa de David su siervo, 70como habló por boca de
sus santos profetas que fueron desde el principio; 71salvación de
nuestros enemigos, y de la mano de todos los que nos aborrecieron.
Y las estipulaciones del pacto mosaico con Israel:
Mt 5.17, 18: 17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los
profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. 18 Porque
de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una
jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya
cumplido.
El nuevo pacto se funda en la sangre de Cristo, su
Mediador, Heb 12.24: A Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a
la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.
Quien identificó este pacto:
Lc 22.20: De igual manera, después que hubo cenado, tomó la
copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por
vosotros se derrama.
1 Co 11.25: Asimismo tomó también la copa, después de haber
cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre;
haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.
Con el pacto eterno:
Mt 26.28: Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por
muchos es derramada para remisión de los pecados.
Mrc. 14.24: Y les dijo: Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por
muchos es derramada.
Puesto que el nuevo pacto representa una confirmación del
pacto eterno, las promesas y provisiones fundamentales de
los pactos anteriores permanecen vigentes:
Ef. 2.12: En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la
ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin
esperanza y sin Dios en el mundo.
2 Ti 3.15–17: 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas
Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la
fe que es en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura es inspirada por
Dios, y útil para enseñar, para redarg:uir, para corregir, para instruir
en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto,
enteramente preparado para toda buena obra.
El Pueblo de Dios todavía se llama Israel: Gál. 6.16: Y a
todos los que anden conforme a esta regla, paz y misericordia
sea a ellos, y al Israel de Dios.
Y se desarrolla a partir del núcleo de judíos creyentes, Ro
11.1–6: 1Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna
manera. Porque también yo soy israelita, de la descendencia de
Abraham, de la tribu de Benjamín.
2 No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció.
¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios
contra Israel, diciendo: 3 Señor, a tus profetas han dado muerte, y
tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran
matarme? 4 Pero ¿qué le dice la divina respuesta? Me he reservado
siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. 5
Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente
escogido por gracia. 6 Y si por gracia, ya no es por obras; de otra
manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia;
de otra manera la obra ya no es obra.
Sin embargo, del Olivo se desgajan a los judíos incrédulos y
se injertan, Ro 11.7–24: 7¿Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo
ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás
fueron endurecidos;
8 como está escrito: Dios les dio espíritu de estupor, ojos con que
no vean y oídos con que no oigan, hasta el día de hoy. 9 Y David
dice: Sea vuelto su convite en trampa y en red, En tropezadero y
en retribución; 10 Sean oscurecidos sus ojos para que no vean, Y
agóbiales la espalda para siempre. 11 Digo, pues: ¿Han tropezado
los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su
transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a
celos. 12 Y si su transgresión es la riqueza del mundo, y su
defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena
restauración? 13 Porque a vosotros hablo, gentiles. Por cuanto yo
soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio, 14 por si en alguna
manera pueda provocar a celos a los de mi sangre, y hacer salvos
a algunos de ellos. 15 Porque si su exclusión es la reconciliación
del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?
16 Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si
la raíz es santa, también lo son las ramas.
17 Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo
olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho
participante de la raíz y de la rica savia del olivo, 18 no te jactes
contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz,
sino la raíz a ti. 19 Pues las ramas, dirás, fueron desgajadas para
que yo fuese injertado. 20 Bien; por su incredulidad fueron
desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino
teme. 21 Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti
tampoco te perdonará. 22 Mira, pues, la bondad y la severidad de
Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la
bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra
manera tú también serás cortado. 23 Y aun ellos, si no
permanecieren en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es
Dios para volverlos a injertar. 24 Porque si tú fuiste cortado del que
por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado
en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales,
serán injertados en su propio olivo? y hacen miembros de la familia
de Dios.
Ef. 2.11–22: 11 Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros,
los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la
llamada circuncisión hecha con mano en la carne. 12 En aquel
tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y
ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el
mundo. 13 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo
estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.
14 Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno,
derribando la pared intermedia de separación, 15 aboliendo en su
carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en
ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo
hombre, haciendo la paz, 16 y mediante la cruz reconciliar con Dios
a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. 17 Y
vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais
lejos, y a los que estaban cerca; 18 porque por medio de él los unos
y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.
19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino
conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, 20
edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la
principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, 21 en quien todo el
edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en
el Señor; 22 en quien vosotros también sois juntamente edificados
para morada de Dios en el Espíritu.
A los gentiles creyentes. Sigue en efecto el deber de
levantar una descendencia santa, Tit 2.14: Quien se dio a sí
mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar
para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.
1 P 2.9: Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación
santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes
de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.
Y ahora este deber incluye la labor evangelizadora:
Mt 28.19, 20: 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las
naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del
Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que
os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días,
hasta el fin del mundo. Amén.
1 Co. 4.15: Porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo, no
tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré
por medio del evangelio.
Deut. 6.7–9: 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas
estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y
cuando te levantes. 8 Y las atarás como una señal en tu mano, y
estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás en los
postes de tu casa, y en tus puertas.
El nuevo pacto se destaca sobre todo por el gran desarrollo
del ministerio del Espíritu Santo, Hch 2.1-13: 1 Cuando llegó el
día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2 Y de repente
vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el
cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3 y se les
aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre
cada uno de ellos. 4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y
comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba
que hablasen. 5 Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones
piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. 6 Y hecho este
estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada
uno les oía hablar en su propia lengua. 7 Y estaban atónitos y
maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que
hablan? 8 ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en
nuestra lengua en la que hemos nacido? 9 Partos, medos, elamitas,
y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en
el Ponto y en Asia,
10 en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de Africa más allá
de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos,
11 cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las
maravillas de Dios. 12 Y estaban todos atónitos y perplejos,
diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto? 13 Mas otros,
burlándose, decían: Están llenos de mosto.
2 Co 3.4–18: 4 Y tal confianza tenemos mediante Cristo para con Dios;
5 no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo
como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de
Dios, 6 el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo
pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el
espíritu vivifica. 7 Y si el ministerio de muerte grabado con letras en
piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la
vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual
había de perecer, 8 ¿cómo no será más bien con gloria el ministerio
del espíritu? 9 Porque si el ministerio de condenación fue con gloria,
mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación.
10 Porque aun lo que fue glorioso, no es glorioso en este respecto,
en comparación con la gloria más eminente. 11 Porque si lo que
perece tuvo gloria, mucho más glorioso será lo que permanece. 12
Así que, teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza; 13 y
no como Moisés, que ponía un velo sobre su rostro, para que los
hijos de Israel no fijaran la vista en el fin de aquello que había de
ser abolido. 14 Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque
hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el
mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. 15 Y aun
hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto
sobre el corazón de ellos. 16 Pero cuando se conviertan al Señor, el
velo se quitará. 17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el
Espíritu del Señor, allí hay libertad. 18 Por tanto, nosotros todos,
mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor,
somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como
por el Espíritu del Señor.
Hebreos explica la superioridad del nuevo pacto 9.16, 17: 16
Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte
del testador. 17 Porque el testamento con la muerte se confirma;
pues no es válido entre tanto que el testador vive.
Y tanto allí como en Gál. 3.15–17: 15 Hermanos, hablo en
términos humanos: Un pacto, aunque sea de hombre, una vez
ratificado, nadie lo invalida, ni le añade. 16 Ahora bien, a Abraham
fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las
simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu
simiente, la cual es Cristo. 17 Esto, pues, digo: El pacto previamente
ratificado por Dios para con Cristo, la ley que vino cuatrocientos
treinta años después, no lo abroga, para invalidar la promesa.
La garantía del pacto es la muerte de Cristo, «porque el
testamento con la muerte se confirma». Su finalidad
también se acentúa por el uso del concepto de un
“Testamento”, que es otro significado del griego diathek..
MANERAS EN QUE SE MUESTRA LA SUPERIORIDAD DE
ESTE PACTO
1. “MEJOR” por su eficacia.
Heb. 7:18-19: 18 Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior
a causa de su debilidad e ineficacia 19 (pues nada perfeccionó
la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual
nos acercamos a Dios.
Ro. 8.3-4: 3 Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto
era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de
carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la
carne; 4 para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
2. Fundamentado sobre “MEJORES PROMESAS”.
Éx. 19.5: Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi
pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos;
porque mía es toda la tierra.
Heb. 8.8,12: 8 Porque reprendiéndolos dice: He aquí vienen días,
dice el Señor, en que estableceré con la casa de Israel y la casa de
Judá un nuevo pacto. 12 Porque seré propicio a sus injusticias, y
nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.
3. Es escrito en el corazón.
Heb. 8.10: Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de
Israel después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en
la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; y seré a ellos por
Dios, y ellos me serán a mí por pueblo.
4. Se basa en el conocimiento del Señor como Único,
Suficiente y Personal Salvador.
Heb. 8.11: Y ninguno enseñará a su prójimo, ni ninguno a su
hermano, diciendo: Conoce al Señor; porque todos me conocerán,
desde el menor hasta el mayor de ellos.
Jn. 17.3: Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios
verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.
5. Los pecados son echados a lo más profundo de la mar,
metáfora que pone de manifiesto el olvido.
Heb. 8.12: Porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me
acordaré de sus pecados y de sus iniquidades
La Redención es consumada.
Mt. 26.28: porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por
muchos es derramada para remisión de los pecados.
Heb. 9.11-12: 11 Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote
de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto
tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,
12 y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por
su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar
Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.
Confirma la restauración y conversión del pueblo de Dios.
Jr. 31.33,35,38: 33 Pero este es el pacto que haré con la casa de
Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su
mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y
ellos me serán por pueblo. 35 Así ha dicho Jehová, que da el sol
para luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la
noche, que parte el mar, y braman sus ondas; Jehová de los
ejércitos es su nombre:. 38 He aquí que vienen días, dice Jehová,
en que la ciudad será edificada a Jehová, desde la torre de
Hananeel hasta la puerta del Angulo.
ESTADO DEL HOMBRE
Ahora nos encontramos en una situación totalmente
distinta, ya no se nos exige la observancia de la ley como
obra, sino el cumplimiento de ella por fe y por amor.
Rom. 3.19-23: 19 Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a
los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el
mundo quede bajo el juicio de Dios; 20 ya que por las obras de la ley
ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio
de la ley es el conocimiento del pecado. 21 Pero ahora, aparte de la
ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por
los profetas; 22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo,
para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, 23 por
cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.
FRACASO ANUNCIADO AL HOMBRE
Si no se arrepiente de su pecado:
Mt. 24.27-39: 27 Porque como el relámpago que sale del oriente y se
muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del
Hombre. 28 Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí
se juntarán las águilas
29 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el
sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas
caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. 30
Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y
entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del
Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.
31 Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus
escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el
otro. 32 De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama
está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. 33
Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que
está cerca, a las puertas. 34 De cierto os digo, que no pasará esta
generación hasta que todo esto acontezca. 35 El cielo y la tierra
pasarán, pero mis palabras no pasarán. 36 Pero del día y la hora
nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. 37
Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del
Hombre.
38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y
bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que
Noé entró en el arca, 39 y no entendieron hasta que vino el diluvio
y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del
Hombre.
Lc. 17.26-30: 26 Como fue en los días de Noé, así también será en
los días del Hijo del Hombre. 27 Comían, bebían, se casaban y se
daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y
vino el diluvio y los destruyó a todos. 28 Asimismo como sucedió
en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían,
plantaban, edificaban; 29 mas el día en que Lot salió de Sodoma,
llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. 30 Así será el
día en que el Hijo del Hombre se manifieste.
Lc. 18.8: Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando
venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?
RESPONSABILIDAD DEL HOMBRE
Ahora, todo lo hay que hacer para ser salvo es aceptar a
Cristo de corazón:
Jn. 1.11-12: 1A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12Mas a
todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio
potestad de ser hechos hijos de Dios.
Jn. 3.36: El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que
rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios
está sobre él
EL JUICIO
Castigo al que rechace a Jesucristo como Salvador, y
vaya tras el anticristo.
2ª. Tes. 1:7-10 7 y a vosotros que sois atribulados, daros
reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús
desde el cielo con los ángeles de su poder, 8 en llama de
fuego, para dar retribución a los que no conocieron a
Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor
Jesucristo; 9 los cuales sufrirán pena de eterna perdición,
excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su
poder, 10 cuando venga en aquel día para ser glorificado
en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron
(por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre
vosotros).
2ª. Tes. 2.7-12: 7 Porque ya está en acción el misterio de
la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene,
hasta que él a su vez sea quitado de en medio. 8 Y
entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor
matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el
resplandor de su venida; 9 inicuo cuyo advenimiento es
por obra de Satanás, con gran poder y señales y
prodigios mentirosos, 10 y con todo engaño de iniquidad
para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor
de la verdad para ser salvos. 11 Por esto Dios les envía
un poder engañoso, para que crean la mentira, 12 a fin
de que sean condenados todos los que no creyeron a la
verdad, sino que se complacieron en la injusticia.
La culminación de esta dispensación la contempla
Pablo en la siguiente cita:
1 Tes. 4.16-17: 16 Porque el Señor mismo con voz de mando,
con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del
cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego
nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos
arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al
Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.
Hasta aquí la lección 12
Bendiciones.
Hno. Fredy Monterroza.