TIPO DE HUÍDA DE LA PERDIZ ROJA (Alectoris rufa)
PÉREZ, J.A.; ALONSO, M.E.; BARTOLOMÉ, D.; SÁNCHEZ, C.; OLMEDO, J.A.;
GAUDIOSO, V.R.
Dpto. Producción Animal II, Facultad de Veterinaria de León. 24071. España.
E.mail: [email protected]
XI CONGRESO NACIONAL Y VIII IBEROAMERICANO DE ETOLOGÍA (PUERTO DE LA CRUZ, TENERIFE)
INTRODUCCIÓN.
La disminución que los censos de perdices rojas salvajes han sufrido durante las
últimas décadas ha motivado la aparición de granjas cinegéticas destinadas a obtener
gran número de estos animales que posteriormente son liberados en cotos y entornos
cinegéticos para repoblaciones y cacerías.
El ambiente en el que viven las perdices de granja presenta pocas similitudes con las
situaciones que deben afrontar los congéneres en estado salvaje y los resultados de
supervivencia en campo de estos animales resultan, en líneas generales, frustrantes.
En conjunto, la predación se muestra como el principal condicionante del éxito de las
repoblaciones (PÉREZ 2004; ALONSO 2005), achacado no solo a la presión de
predación que sufre la especie, sino también al deficiente comportamiento
antipredatorio exhibido por las perdices de granja (DOWELL, 1992).
OBJETIVOS.
RESULTADOS.
El 100% de las perdices SS e IN emprendieron la huída volando, por un 93,75% de los
animales IA y un 70,37% de los GG. Un 6,25 % de los IA y un 29,63% de los GG
emprendieron la huída a peón, mostrando una clara desviación del comportamiento propio
de sus congéneres procedentes de condiciones más extensivas de cría. (Gráfico 1).
Realizando un estudio comparativo para los cuatro grupos de animales en estudio,
mediante el estadígrafo Chi-cuadrado, resulta que: 1existen diferencias estadísticamente
significativas entre las perdices silvestres y las procedentes de granja (X2=50,24, p<0,05), y
entre aquéllas y las silvestres del lote IA (X2=4,95, p<0,05), pero no con las silvestres del lote
IN (X2=0,21, p=0,65); 2aparecen diferencias estadísticamente significativas entre las
perdices procedentes de granja y los dos lotes de silvestres nacidas en cautividad, tanto IA
(X2=8,07, p<0,05), como IN (X2=12,32, p<0,05); 3no existen diferencias estadísticamente
significativas entre los dos lotes de perdices silvestres nacidas en cautividad (X2=1,94,
p=0,16).
Se pretenden evaluar las posibles modificaciones inferidas sobre el etograma de huída
de la perdiz roja por los sistemas de cría llevados a cabo en las explotaciones cinegéticas,
en concreto el tipo de huída emprendida frente a un peligro inminente.
MATERIAL Y MÉTODOS.
Se han utilizado un total de 241 perdices de 9-10 meses de edad, con cuatro orígenes
perfectamente diferenciados: 108 procedentes de granja cinegética comercial (GG), 32
silvestres nacidas en incubadora (SIA), 30 silvestres nacidas en cautividad tras
incubación natural (SIN) y 71 silvestres capturadas en el campo el mismo día de la
suelta, como testigo (SS).
Desde los 3 meses de vida y hasta el momento de su liberación, los animales
procedentes de los tres primeros lotes se mantuvieron en voladeros al aire libre de 25 m
de longitud y 8 m de anchura.
Para evaluar el comportamiento de huída todos los animales fueron liberados desde
un cajón de suelta directa (Foto 1), formado por una base de madera cubierta con una
tela metálica enrejillada en forma de triángulo de modo que permitía a los animales ver
el entorno. En estos cajones se mantenían los animales 5 minutos antes de permitir su
salida, con la finalidad de homogeneizar el estado de las perdices y su estrés. Se recurrió
a un sistema de apertura semiautomática realizada por un operario situado a 3 metros
de cada cajón. Si el tiempo que tardaban en huir era superior a dos minutos se forzaba
a que salieran adelantándose el manipulador hasta que el animal salía del cajón.
En el momento de abrir los cajones se registró el tipo de salida, según esta se
produjera a peón o volando.
Gráfico 1: Tipo de huída para los cuatro lotes de animales.
DICUSIÓN.
Las poblaciones naturales de perdices optan por emprender el vuelo cuando consideran
que un peligro es inmediato y ha superado el límite de su distancia de huída, y recurrirían al
peón únicamente para alejarse de peligros no inminentes y/o distantes.
Las diferencias existentes entre el tipo de huída elegido por las perdices silvestres y las
perdices nacidas en incubadora, pero no existentes entre aquéllas y las silvestres criadas por
sus padres en cautividad, lleva a pensar que el hecho de que los animales sean criados por
adultos les confiere un carácter silvestre mucho mayor que a aquellas nacidas en
incubadora y criadas en lotes sin adultos, coincidiendo nuestros resultados con los obtenidos
por DOWELL (1990) en faisanes y perdices pardillas. Este hallazgo se pone de manifiesto,
nuevamente, cuando comparamos solo los lotes criados en cautividad, dónde no existen
diferencias entre las nacidas en incubadora pero sí entre ambas y las nacidas a través de
incubación natural.
Por tanto, podemos suponer que cuanto mayor sea la proporción de un lote de perdices
que recurran al vuelo para distanciarse de un peligro cercano mayor bravura estará
demostrando dicho lote y mayores posibilidades de sobrevivir en la naturaleza.
Foto 1: Cajón de suelta.
BIBLIOGRAFÍA.
ALONSO, M.E.; PÉREZ, J.A.; GAUDIOSO, V.R.; DÍEZ, C.; PRIETO, R. (2005). Study of survival, dispersal and home range of autumn released red-legged partridges (Alectoris rufa). British
Poultry Science 46(4): 401-406.
DOWELL, S.D. (1990). The development of anti-predator responses in gray partridge and common pheasants. En: Pheasants of Asia 1989, D.A. Hill, P.J. Garson y D. Jenkins (eds.). World
Pheasant Association, Reading, U.K.: 193-199.
DOWELL, S.D. (1992). Differential behaviour and survival of hand-reared and wild gray partridge in the United Kingdom. En: Perdix V, Gray partridge and pheasant workshop, K.E. Church,
R.E. Warner y S.J. Brady (eds.). Kansas Department of Wildlife and Parks, Emporia: 230-241.
PÉREZ, J.A.; ALONSO, M.E.; GAUDIOSO, V.R.; OLMEDO, J.A.; DÍEZ, C.; BARTOLOMÉ, D. (2004). Use of radiotracking techniques to study a summer repopulation with Red-Legged
Partridge (Alectoris rufa) chicks. Poultry Science 83: 882-888.
Descargar

Diapositiva 1