HISTORIA LECTIO DIVINA
La “lectura orante de la Biblia” se
remonta a los Padres de la Iglesia,
en el año 300 de nuestra era, pero
sólo se tiene un escrito con los
cuatro pasos en el año 1.173,
pertenecientes al monje Guido
Cartujo
Busca facilitar la profundización de la
Palabra en busca del Señor en ella.
San Jerónimo nos dice: “Desconocer
las Escrituras es desconocer al
mismo Cristo”
LECTIO DIVINA
Es un metodo de lectura y oración muy
antiguo de la Iglesia Católica, para tener
un acercamiento con Dios que no limita y
agota en el texto escrito, sino que
partiendo del texto de la Escritura
favorece la búsqueda del Señor, siendo Él
el sentido de toda la lectura y de la
búsqueda.
La Lectio Divina
Incluye los siguientes pasos:
– Lectura (Lectio)
– Meditación
(Meditatio)
– Oración (Oratio)
– Contemplación
(Contemplatio)
-----------------------– Actuar (Actio)
Oración
Contemplación
Meditación
Oración
Lectura
Preguntas guías
•¿QUÉ DICE EL TEXTO?
•¿QUÉ NOS DICE A NOSOTROS EL TEXTO?
•¿QUÉ NOS HACE DECIR EL TEXTO?
•¿QUÉ LE DECIMOS AL SEÑOR A PARTIR DEL TEXTO?
•¿A QUÉ NOS COMPROMETEMOS A PARTIR DEL
TEXTO?
Antes de una Lectio Divina.
“El Maestro está aquí y pregunta por ti” Juan 11,28
•
•
•
•
•
•
•
Ten a mano una Biblia
Busca el momento propicio
Busca el momento adecuado
Crea un ambiente en silencio
Adopta una actitud de fe
Procura concentrarte
Escoge el pasaje bíblico
Invocación al Espíritu Santo
La Lectio Divina.
Permite trabajar el texto escrito;
lo profundiza…
lo reflexiona…
lo reza…
Siempre tiene en consideración la perspectiva de la vida, siempre
busca aplicar esa palabra al día a día, hacer vida aquello que fue
conocido por medio de la Escritura.
Para los cristianos el texto bíblico no es meta en sí misma, no
buscamos apenas conocer cosas de la Biblia para repetirlo
mecánicamente, sino que la finalidad y la meta de la revelación es
la adhesión consciente, libre y amorosa a aquel que se nos ha
revelado en las Escrituras
La LECTURA ¿Qué dice el texto?
Atenta y pausada de la Palabra escrita del Señor, es la
base y el corazón de la Lectio Divina. La LECTURA es
determinante para todo el método, pues si no se conoce
lo que dice y transmite el pasaje, si no se entiende lo
que dice la Escritura, es imposible hacer la meditación o
la contemplación, como tampoco ver el actuar, aquello
que se debe poner en práctica. Para una recta
interpretación es determinante una lectura atenta,
detenida y creyente del texto.
•
•
•
•
•
•
Hacerla desde la Biblia y con la Biblia
Tener el corazón abierto y disponible para escuchar al Señor
Anuncio y proclamación
Puede hacerse con lectores intercalados
Por versículos
Por personajes
Actitudes para la Lectura
• Actitudes: Apertura de Corazón, no sacar conclusiones
inmediatas, honestidad para no imponer nuestras ideas
preconcebidas al texto.
• Lectura personal: Leer en voz alta, despacio, al menos 3
veces, familiarizarse con el texto, indentificar
personajes, subrayar el pasaje, frases centrales del
texto, gráficos al lado del texto, lo que más nos llama la
atención colocar asteriscos, ¿Qué quiere decir esto?
• Lectura Comunitaria: Intercalar lectores, hacer eco de
las frases, hacer silencio, exponer la idea principal.
La MEDITACIÓN ¿Qué nos dice el texto hoy?
• Es adentrarse en el texto, pensarlo y profundizarlo, no
quedarse en la información recibida en la lectura, sino ir
más allá, haciendo una relectura atenta, viendo el
sentido del pasaje, buscando el mensaje que transmite,
actualizando ese mensaje a nuestra realidad personal,
comunitaria y social.
• La MEDITACIÓN es ir más allá de lo que se ha
escuchado en la lectura, es buscar la riqueza que
encierra, es descubrir el mensaje actual, vivo y
comprometedor que el Señor nos transmite por medio de
su Palabra que es siempre viva y eficaz, que es más
tajante que espada de doble filo (Heb 4,12)
• Realizarnos preguntas
• Ver los verbos
Actitudes para meditación
La palabra pasa a confrontarnos de manera viva,
ilumina nuestro yo, mostrando el rostro de Dios.
• Disponibilidad: Dejarnos cuestionar por el texto y no
ocultarnos ante el.
• Gratuidad: Abriéndonos a la Palabra, sin
introspecciones.
• Auto-aplicación: No aplicarlos a otros. Todo en primera
persona, recordemos al profeta Natan que le dijo a
David… “Ese hombre eres tu” 2Samuel 12,7
Sugerencias.
• Cuando el texto es un relato: Coloquémonos en
el lugar de un personaje. ¿En que nos
parecemos?
• ¿Qué haríamos nosotros?¿Qué dejaríamos
hacer al Señor?
• ¿Qué nos revela Dios de si mismo?, Qué nos
muestra de nosotros?,¿Qué ha hecho el Señor
por nosotros, y que va hacer?
• Tomemos nota de las emociones que emergen
del texto, y de nosotros mismos.
ORACIÓN. ¿Qué le digo al Señor sobre…?
• La ORACIÓN es un recurso que se propone para que a
partir de la Palabra se aplique el mensaje que ella
transmite a nuestra realidad, buscando identificarnos
con el mensaje que transmite y comunica.
• Como toda oración y todo encuentro, en sí no hay reglas
ni normas fijas. En este paso de la ORACIÓN cada uno,
a partir del texto leído, meditado y contemplado le pide,
o le agradece al Señor por lo que crea más conveniente.
Es actualizar esa Palabra en nuestra vida actual.
Actitudes para la Oración
• Dejar al Espíritu actuar.
• Descansar en la presencia del Señor. La
meditación nos desnudó, mostrándonos
muestra propia verdad bajo la Luz del
Señor. De allí brota la oración.
• Poner la mirada en El Señor. La Escritura
nos mostrará lo que El es y hace por
nosotros.
Sugerencias
• Expresarnos de forma mental o verbal.
• Escribir una sencilla oración, dejando que brote
el ritmo de los sentimientos.
• No importa si adoptas una gesto físico que
expresa lo que estás diciendo a Dios, súplica,
entrega, alabanza, etc.
• Leer un salmo que corresponda con lo leido.
• Cantar
• Silencio tomando conciencia de su presencia.
CONTEMPLACIÓN.
¿qué me hace decirle al Señor?
• La CONTEMPLACIÓN es en sí misma la oración más profunda y
personal. Allí ya no entra solo el saber y el conocer cosas de la
Biblia, sino que es el encuentro personal y directo con el Señor. Ahí
ya no cuenta la información que se posea, sino cómo se utiliza todo
eso que se sabe de Dios, ya no para hablar del Señor sino CON Él.
(Mirar con atención)
• CENTRARSE EN JESÚS
• VISUALIZAR
• COLOQUIO
• EN GRUPOS
Actitudes para la contemplación.
“Estar amando al amado”.
San Juan de la Cruz
•
•
•
•
Darse tiempo para degustar el texto leído.
Estar en calma y en paz en Dios.
Adherirnos completamente a Dios.
Obedecer al texto como lo hizo María. “yo
soy la esclava del Señor”.
ACCIÓN
¿Qué va a cambiar…?
• Siempre es bueno recordar que la Palabra del Señor no
es solo para ser conocida, sino que ella debe ser hecha
vida (Mt 7,21), y debe ser el fundamento de nuestras
actitudes y de nuestros gestos (Mt 7,24-27), porque son
bienaventurados: “…lo que escuchan la Palabra y la
ponen en práctica…” (Lc 11,28). Esto es el fundamento
del quinto paso de la Lectio Divina, el ACTUAR, el vivir,
el hacer vida aquello que fue reflexionado y rezado.
• Si de verdad hubo encuentro de corazón a corazón con
el Señor, no se puede seguir siendo el mismo, algo debe
cambiar, de alguna manera se debe vislumbrar aquello
que fue conocido
Descargar

taller lectio divina basico - Cada Católico con su Biblia