El origen de las catacumbas son los arenarios que habían perforado los romanos
en el subsuelo de la ciudad para extraer arenas y materiales de construcción.
Cuando se agotaban o se abandonaban estas canteras, los cristianos las
aprovechaban como cementerios añadiéndoles nuevos túneles.
Las catacumbas son unas galerías subterráneas que algunas civilizaciones
mediterráneas antiguas construyeron y utilizaron como lugar de enterramiento.
Las más conocidas y las mejor estudiadas son las catacumbas de la ciudad de
Roma.
Desde un punto de vista etimológico, el origen de la palabra catacumba es
incierto. Algunas fuentes creen que viene del griego κατα (debajo), y τυμβoσ
(túmulo); o también de κατα (debajo) y κυμβη (excavación). Otras dicen que viene
del latín cumbo, de un verbo que combinado con las partículas ad, cum y de,
significa yacer, o estar acostado, de ahí que catacumba signifique "lugar donde
se está acostado". Su traducción literal es "agujero", nombre de un distrito
periférico de Roma, en cuyas proximidades había un cementerio subterráneo,
donde en el siglo III, se trasladaron provisionalmente los cuerpos de San Pedro y
San Pablo.
Por lo general el espacio consta de diversos núcleos, dispuestos en pisos, casi
siempre excavados en distintas épocas. Cada piso tenía su entrada propia hasta
que con el tiempo se fueron comunicando hasta quedar reunidos.
En las catacumbas podemos distinguir varias partes: un trazado laberíntico de
galerías denominado "criptas", la cuales a veces se ensanchan formando una
especie de cámaras poligonales llamadas "cubículos", donde se enterraban los
muertos por martirio. Es frecuente que estos cubículos estén decorados con pintura
mural al fresco.
Las fosas de enterramiento excavacadas en las paredes de las catacumbas podían
ser de dos tipos: rectangulares, denominadas loculi o semicirculares, llamadas
arcosolio.
Las catacumbas son por encima de todo, cementerios. Las múltiples galerías o
corredores que se multiplican en todas ellas no son sólo para acceder de un lugar
a otro sino que están destinados a ser ellos mismos un cementerio. Sus paredes
están repletas de nichos donde se disponen los cuerpos en horizontal por niveles.
En algunas hay hasta 12 niveles y en otras tan sólo 3. Todo depende de la altura
de la galería construida además de la solidez de la roca. Los corredores son
largos y estrechos, tan estrechos que malamente pueden caber dos personas que
se crucen. Se cortan los unos a los otros de mil maneras y el resultado es un
verdadero laberinto que puede llegar a ser peligroso si no hay un guía conductor.
las catacumbas también como lugar de culto en determinadas ocasiones. En
tiempos difíciles y de persecuciones, aquí se refugiaba la comunidad cristiana para
llevar a cabo los misterios religiosos. Por eso se encuentran en muchos lugares
verdaderas criptas o iglesias en las que se recibían los sacramentos o se
escuchaban sermones. En este caso, dichas iglesias constaban de dos estancias,
destinadas cada una a cada sexo. Algunas son bastante grandes y en el centro se
encuentra el altar y al fondo del presbiterio, la silla episcopal. Las pequeñas tienen
como altar un arcosolio en el fondo; éstas no recibían comúnmente la afluencia de
fieles, tan sólo en los aniversarios de los mártires que en ellas se veneraban.
CATACUMBA SANTA DOMITILA
LA CATACUMBA DE SANTA DOMITILA ES UNA DE LAS MAS EXTENSAS DE ROMA, ESTA COMPUESTA
POR UNA RED DE 15 KMS. DE GALERIAS SUBTERRANEAS, EXCAVADAS EN DOS NIVELES.
ES UNA CREENCIA MUY DIFUNDIDA QUE, DURANTE LAS PERSECUCIONES, LAS CATACUMBAS
SIRVIERON DE REFUGIO PARA MUCHOS CRISTIANOS, LO QUE NO ES EXACTO. LAS CATACUMBAS
ERAN SOLAMENTE CEMENTERIOS SUBTERRANEOS.
Santa Domitila
CATACUMBA SANTA DOMITILA
DESDE FINALES DEL SIGLO III, Y DEBIDO A QUE IBA DISMINUYENDO EL ESPACIO PARA NUEVAS
TUMBAS EN SUPERFICIE, SE COMENZARON A EXCAVAR PEQUEÑOS AMBIENTES SUBTERRANEOS, EN
LOS QUE PODER DAR SEPULTURA A LOS DIFUNTOS. ESTA PRACTICA ESTUVO EN USO
ESPECIALMENTE ENTRE LOS CRISTIANOS, YA QUE, CON BAJOS COSTOS, SE PODIA MULTIPLICAR EL
NUMERO DE TUMBAS Y ACOGER A LOS HERMANOS MAS POBRES
Catacumba de S. Calixto. Cripta de
Santa Cecilia
Tumbas decoradas de la catacumba de San Calixto
(Roma)
Imagen de la Virgen
María en la
Catacumba Priscila
de Roma
Los primeros cristianos vivían en medio de una sociedad mayoritariamente pagana y hostil. Desde la persecución de Nerón (64
después de Cristo) se consideraba que su religión era "una superstición extraña e ilegal". Los paganos desconfiaban de los
cristianos y se mantenían a distancia, sospechaban de ellos y los acusaban de los peores delitos. Los perseguían, los
encarcelaban y los condenaban al destierro o a la muerte. Como no podían profesar abiertamente su fe, los cristianos se
valían de símbolos que pintaban en los muros de las catacumbas y, con mayor frecuencia, grababan en las lápidas de mármol
que cerraban las tumbas.
Como a todos los antiguos, a los cristianos les agradaba mucho el simbolismo. Los símbolos expresaban
visiblemente su fe. El término "símbolo" se aplica a un signo concreto o a una figura que, de acuerdo con la intención del
autor, evoca una idea o una realidad espiritual. Los símbolos más importantes son el Buen Pastor, el "orante", el monograma de
Cristo y el pez.
El Buen Pastor con la oveja sobre los hombros representa a Cristo salvador y al alma que ha salvado. Este símbolo se
encuentra con frecuencia en los frescos, en los relieves de los sarcófagos, en las estatuas, así como grabado sobre las tumbas.
El orante: esta figura, representada con los brazos abiertos, es símbolo del alma que vive ya en la paz divina.
El monograma de Cristo está formado por dos letras del alfabeto griego: la X (ji) y la P (ro) superpuestas. Son las dos
primeras letras de la palabra griega "Christòs" (Jristós), es decir, Cristo. Este monograma, puesto en una tumba, indicaba que el
difunto era cristiano.
El pez. En griego se dice "IXTHYS" (Ijzýs). Puestas en vertical, estas letras forman un acróstico: "Iesús Jristós, Zeú Yiós, Sotér"
= Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador. Acróstico es una palabra griega que significa la primera letra de cada línea o párrafo. Es un
símbolo muy difundido de Cristo, emblema y compendio de la fe cristiana.
Otros símbolos son la paloma, el Alfa y la Omega, el ancla, el ave fénix, etc.
La paloma con el ramo de olivo en el pico es símbolo del alma en la paz divina.
El Alfa y la Omega son la primera y la última letra del alfabeto griego. Significan que Cristo es el principio y el fin de todas las
cosas.
El ancla es el símbolo de la salvación, símbolo del alma que ha alcanzado felizmente el puerto de la eternidad.
El ave fénix, ave mítica de Arabia que, según creían los antiguos, renace de sus cenizas después de un determinado número
de siglos, es el símbolo de la resurrección.
IXΘΥΣ: Iota I=Jesús, Ji
X=Christos, Theta Θ=Theou
(de Dios), Ípsilon Υ=Uios (Hijo),
Sigma Σ=Soter (Salvador)
La palabra ichthys significa pez, pero
también es un acrónimo que proviene de
las iniciales de "ΙΗΣΟΥΣ ΧΡΙΣΤΟΣ ΘΕΟΥ
ΥΙΟΣ ΣΩΤΗΡ" (Iēsoûs Christós Theoû
hYiós Sōtér), que significa "Jesucristo,
Hijo de Dios, Redentor".
El uso del ichtus como símbolo secreto
pudo haber sido el siguiente: una
persona dibujaba unas líneas rectas y
curvas en la arena de forma
aparentemente aleatoria, de las que una
de ellas era un arco circular (medio
ichtus). Si otra persona dibujaba más
líneas en el suelo y completaba la figura,
los dos sabrían que ambos eran
cristianos.
Sarcófago de las catacumbas de S. Calixto
La decoración se concentra en los cubículos y la técnica utilizada es la
pintura al fresco, que muestra una ejecución muy rudimentaria. Su
iconografía evolucionó a lo largo del tiempo. Al principio, con fuerte
influencia del helenismo eran temas del mundo animal o vegetal con
significado místico: la paloma (el alma), el pavo real (la eternidad), la
vid o la espiga (eucarísticos). También el pez, palabra que en griego,
ikhthys, contiene las iniciales del Salvador: Iesus Khristos Theu Yos
Soter (Jesús Cristo, Hijo de Dios, Salvador), relacionada con el rito del
bautismo. Más tarde, en el siglo III, surgen temas tanto del Antiguo
como del Nuevo Testamento. Entre estos últimos se encuentra la
imagen de Jesucristo o de la Virgen, pero como ya nadie recordaba
sus fisonomías, ni los Evangelios las precisaban, debido a la ley
mosaica de no representar imágenes, se toman modelos del mundo
clásico greco-romano. Y así Jesucristo es representado como Buen
Pastor (basándose en el Moscóforo griego), visible en la catacumba de
San Calixto, o bien como en la catacumba de Priscila donde aparece
como Maestro al estilo de los filósofos greco-romanos (también
siguiendo el evangelio de San Mateo), y donde la Virgen es
representada como madre, con el Niño sentado en su regazo, como
después imitará el arte bizantino con la Theotokos, modelo
iconográfico este último que trascenderá al estilo románico.
LA BASÍLICA
La basílica paleocristiana tiene su origen en la cesión que hizo
Constantino de varias de estas construcciones para la
celebración del culto eucarístico, tras su conversión al
cristianismo. Al esquema anterior de planta rectangular se le
añade un patio rodeado de columnas o atrio al que le seguía
un pórtico o nártex que servía de vestíbulo y que era el lugar
donde se formaba a los catecúmenos. De aquí se pasaba a
través de tres puertas, que estaban orientadas al oeste, a las
naves (ecclesiæ navis): la central estaba reservada a los
sacerdotes; de las laterales, la de la derecha estaba reservada
a los hombres y la de la izquierda a las mujeres (nave
matronium), a veces éstas se colocaban en unas galerías
situadas sobre las naves, aunque se quedaban con este
nombre. La zona más próxima al presbiterio estaba dedicada a
las personas consagradas a Dios, que en el caso de las
basílicas de la costa del Mar Egeo estaba separada del resto
por un transepto o crucero (nave atravesada) que daría lugar a
la planta de cruz latina.
Basílicas:
•Lugar de reunión y culto.
•3 ó 5 naves longitudinales separadas por columnas.
-La nave central es más alta, y tiene ventanas.
-La cubierta es plana y de madera.
-El ábside alberga el altar.
•Partes de la basílica:
a) Basílica: naves.
b) Atrio:
Patio con fuente en el centro.
Se accede a él por un vestíbulo.
Da paso al narthex.
c) Narthex: Nave transversal.
-Hay un trono para el obispo.
-Bautisterio: lugar para bautizar.
En el centro está la cuba, de gran tamaño (bautizo de inmersión).
Planta de la primitiva iglesia de S. Pedro en el Vaticano. Siglo IV
NÁRTEX
a. nártex: pórtico situado a
los pies de la basílica.
b. ábside: parte que forma la
cabecera. Normalmente
tiene planta semicircular
Interior de la basílica de Santa Sabina. Roma. Siglo V
Santa Sabina
Santa
Sabina
La Basílica de la Santa Sabina fue construida algo antes que Santa María la
Mayor y que San Lorenzo Extramuros, hacia el año 425, y quedó situada en el
Aventino. Junto con San Clemente y con la citada Santa María la Mayor, muestra
claramente que el renacimiento sixtino se ocupó, fundamentalmente, de la
ejecución cuidadosa, de la utilización de materiales nuevos (no procedentes de
derribos) y del uso de elementos labrados para el propio edificio; es decir, atendió
más a la recuperación de las técnicas y calidad constructiva que a otros
parámetros ideológicos más profundos.
En La Santa Sabina, como venía ocurriendo en toda la arquitectura del
Cristianismo Primitivo contrasta la sencillez de la planta y la sobriedad del
exterior de la construcción en ladrillo, con el refinamiento y la riqueza que
mostró su interior. En San Clemente, la fachada, con su nártex antepuesto, se
mantiene muy igual a la de San Pablo Extramuros y, se supone, que también a
la primitiva San Pedro de Roma.
En las tres naves de La Santa Sabina y fundamentalmente
en los elementos que componen su ordenada arquería, se
respiran los aires más puros de la arquitectura romana, la
cual hemos definido como aquella que tiene lugar una vez
superada la influencia helenística. La arquería compuesta
por arcos de medio punto, hábilmente peraltados, dan lugar
a alfices y enjutas bien definidas. Sus columnas corintias
estriadas de carácter puramente romano con baquetonado
del tercio inferior del fuste y basas dobletóricas sobre
pequeño basamento cuadrado y capiteles corintios,
disponen de trazado y formas muy romanas. Pero todo ello
no es más que una recuperación científica del lenguaje
clásico romano, aunque es frecuente que La Santa Sabina
siempre se haya puesto como modelo singular de la
Arquitectura del Cristianismo
Descargar

Diapositiva 1