San Vicente y
Santa Luisa,
fieles a la
inspiración del
Espíritu Santo,
se dejaron
conducir por su
fuerza creadora
para servir a los
Pobres, sus
amos y maestros
Cuatro llamas
organizadas en forma
de una “paloma”,
símbolo del Espíritu
Santo
Cuatro “llamas”, cuatro grupos de
Caridad y Misión:
* Damas de la Caridad: 1617,
* Congregación de la Misión: 1625,
* Hijas de la Caridad: 1633,
* SSVP en 1833, Hijas de María: en
1847 y después otras ramas del
laicado vicenciano
Cuatro llamas, cuatro
horizontes: “el
mundo en su
diversidad” como
lugar de caridad y
misión para la
Familia vicenciana
El gozo del Espíritu Santo
no se aloja
en un espíritu cerrado (S. V.)
“Cuando el
Espíritu Santo
actúa en una
persona, le da las
mismas
disposiciones que
tenía Jesucristo en
la tierra para
evangelizar a los
pobres” ( SVP: XI/3, 411)
“Al bajar el Espíritu Santo a las
almas dispuestas a recibirle, el
fuego de su amor consumirá todos
los obstáculos a la acción de Dios,
establecerá en ellas la santa
Caridad y les dará fortaleza para
obrar por encima del poder
humano”
(SLM: E. 87, p. 792)
Todo, obra del Espíritu Santo
Descargar

Logo 350 aniversario