EL ENIGMA DE DULWIG
La vida de Berta
Textos Literarios
©Pueblo Plástico disseny
La vida de Berta
EL ENIGMA DE DULWIG
Título I
Título II
Título III
Título IV
La vida de Berta
Título I
EL ENIGMA DE DULWIG
A partir de hoy te enviaré algunas notas sobre la vida de Bertha para que te convenzas de que las
acusaciones están bien fundamentadas y para que recuerdes nuestro tácito acuerdo. Verás cómo
mi hija era una chica totalmente normal y cómo se trastornó a raíz de las perniciosas ideas de la
secta.
1
Bertha nació en la ciudad de D. el verano de 1973. Su infancia transcurrió entre
nuestra ciudad y la granja de S-H en verano, en pleno contacto con la naturaleza, jugando con los
niños del pueblo vecino. Era una niña pelirroja, de pelo rizado, pero que al hacerse mayor se lo
alisó porque no le gustaba. A mí sí que me gustaba y jugaba con sus mechones de panocha
cuando se dormía en mi regazo. Qué tiempos más lejanos y cómo se echan de menos, cuando su
madre aún vivía entre nosotros y la armonía era total; cuando paseábamos cerca del río, bajo los
chopos, en medio de los campos de trigo; cuando le enseñaba el escondrijo de las ranas y
cantábamos canciones que se llevaba el aire fresco de la mañana... Pero pasemos a los hechos,
que la retratan mejor que el amor de un padre consumido.
Ya de muy pequeña jugaba con las palabras, le gustaba cambiar su pronunciación o
su terminación. Y se reía ella sola con sus propios descubrimientos. La abuela le explicaba
cuentos que escuchaba embelesada, con los ojos muy abiertos, y los repetía a sus amigas. Así
empezó su afición por la literatura. Escribió algunas poesías y algunos cuentos.
La vida de Berta
Título I
EL ENIGMA DE DULWIG
De su observación y convivencia con la naturaleza, contrastada con la vida en nuestra ciudad “enorme
y monstruosa, perdida en el gris“, según palabras suyas, surgió un libro de poemas cortos y
pensamientos que publicó a los quince años, Relampagueos.
Soy un relámpago que revienta el gran cofre falaz del firmamento
Esta frase es el lema de su libro, donde se muestra escindida entre el amor a la
naturaleza y la opresión de la ciudad despersonalizada que a pesar de todo la atrae.
Este volumen de 64 páginas es el primero y último que publicó durante su corta vida.
Últimamente se dedicaba sobretodo a la antología de la literatura universal, hasta las vacaciones del
año en que se suicidó.
¿He escrito “suicidó”? Yo mismo he caído en la trampa de creer que aquella ceremonia
atroz no fue otra cosa que un asesinato o en el “mejor” de los casos, un suicidio inducido a conciencia,
después de haber drogado y manipulado las mentes de unas personas sensibles que amaban
apasionadamente la naturaleza y la humanidad entera. ¡Qué próximos están la entrega total y el
suicidio! No obstante es un abismo que no se traspasa sin el empujón de una mano cruel, capaz de
dispararte una bala entre ceja y ceja.
La vida de Berta
Título I
EL ENIGMA DE DULWIG
2
La caída del muro de Berlín en noviembre de 1989 marcó mucho a Bertha. Lo veía en la pantalla de
televisión y era como si estuviera allí. Se levantaba, se exaltaba, saltaba, miraba alrededor con los ojos abiertos
como naranjas. Creía que esto podría contribuir decisivamente a la paz mundial.
Tenía 16 de años y salía muy a menudo con su pandilla, con su primo, su amigo H.P. y la hermana de
éste. Aparte de la escuela y de las clases de música por la tarde, el viernes solía asistir con sus amigos a reuniones y
coloquios culturales. No era una chica de las que llamaríamos “pasota”, tenía sus ilusiones y pocas veces se la veía
aburrida o con cara de pocos amigos. Más bien al contrario: animaba siempre a los de casa con sus bromas y sus
monerías. ¡Qué vacío se respira desde hace cuatro años, desde que ella se fue¡
Después de la alegría por la caída del muro de Berlín vino la reflexión. Se la veía apesadumbrada más
a menudo y se dedicó más a la lectura. ¿Qué le debería rondar por su cabeza de cabellos encendidos? Ya no salía
tanto con su pandilla. Empezó a ir sola a otras conferencias que se hacían en la ciudad...
A principios de junio del año siguiente se celebró el Día de la Tierra por primera vez y conservó una foto
que ahora tengo ante mí. Me la envió desde un multitudinario concierto de rock organizado en aquella ocasión por
grupos ecologistas y pacifistas. Se la ve pasando por delante del escenario, llevando con otros jóvenes una serpiente
articulada, levantada con palos por encima de sus cabezas.
Yo notaba que se estaba alejando insensiblemente de mí, que ya no la entendía, que era un misterio
indescifrable. Pero sé con seguridad que entonces aún no había ninguna idea perversa en su mente, que era ella
misma, libre de cualquier influencia perniciosa. Aunque no viera el mundo igual que yo, no me preocupaba. Estaba
madurando, convirtiéndose en una persona autónoma, ya llegaría el momento en que nos volveríamos a entender.
La vida de Berta
Título I
EL ENIGMA DE DULWIG
3
En enero de 1991 estalló la Guerra del Golfo y el final de este conflicto fue otro hecho decisivo: las
imágenes del desierto con los pozos de petróleo incendiados en medio de inmensas nubes de humo espeso, el crudo
vertiéndose en el mar, con los pájaros ahogándose enfangados, la dejaron hundida.
Ella que siempre había querido tanto a la naturaleza virgen y que de pequeña había sentido la
contradicción de las ciudades que contaminan, no debió soportarlo. Creyó que era necesario hacer algo, que no era
suficiente quedarse con los brazos cruzados delante del televisor viendo aquellos desastres.
Aquella primavera se hizo de un grupo ecologista y desde entonces participó en campañas de
sensibilización y en manifestaciones. En más de una ocasión sufrió alguna carga de la policía, porque a veces la
montaban gorda. Por ejemplo, cortar la vía del tren encadenados, lanzar huevos y tomates a las embajadas, y si se
terciaba a los embajadores de países que incumplían la normativa sobre moratoria nuclear o sobre la caza de
ballenas, y cosas por el estilo. Vaya, que no sabía estarse quieta. De todo esto, me enviaba cartas entusiasmada y
fotos que firmaba por detrás con la fecha y un “te quiero”.
Sí, me quería. Aunque sabía que no coincidíamos en nuestra forma de ver las cosas y los problemas de
la sociedad. Hasta el final lo hizo así. Continuó escribiéndome, aunque nos íbamos alejando más y más en la forma
de pensar.
La vida de Berta
Título I
EL ENIGMA DE DULWIG
A pesar de todo, a sus 17 años, nada hacía pensar que se decantaría hacia el sectarismo autodestructivo.
Hasta los últimos cuatro meses, todas sus ideas y actuaciones me parecieron razonables, comprensibles, no
tenían nada de perverso, tanto si se relacionaban con la ecología como con el pacifismo o el internacionalismo.
En todo caso sólo era la semilla de lo que estallaría más adelante. Y creo que sus ideas no
habrían tenido nada de peligroso, sin la interferencia premeditada de alguien que la indujo a la autodestrucción.
Esto es lo que quiero denunciar.
El terreno se fue preparando de manera imperceptible hasta que coincidió en un momento
desgraciado con los sectarios criminales
4
“Me he encontrado con chicos y chicas simpatiquísimos. El ambiente es magnífico, cojonudo, diría
yo. He conocido a una pareja de Israel, una chica polaca y un hindú que se enrollan en espo. Ya me entiendes,
aquella lengua internacional del doctor, ¿cómo se llamaba...? Zamenhof, eso es. El espo es una de las lenguas
oficiales del campamento. Cuando hablan entre ellos se hartan de reirse, pero los demás nos quedamos fuera
de juego. No entiendo ni papa, a pesar de que dicen que es una lengua para comunicarse sin problemas a nivel
mundial. A mí me suena a mezcla de ruso e italiano. Oí hablar de ella en una charla en nuestro barrio que
versaba sobre la protección de las culturas, pero no lo veo claro, porque podría servir exactamente para lo
contrario, si todo mundo hablara sólo esta lengua. A mí me parece que con los gestos, los garabatos y si es
necesario con los besos, nos entendemos de maravilla, ¿no crees?”
La vida de Berta
Título I
EL ENIGMA DE DULWIG
Este fragmento es de un mensaje que me escribió el 12 de julio de 1991 desde un campo de trabajo
internacional en el norte de Italia, en el que ella hacía de peón. Fue su primer contacto con la lengua
esperanto. Después debió cambiar de opinión, porque durante el siguiente curso se compró un manual y
un diccionario y lo estudió por su cuenta.
En el momento en que aprendió cuatro palabras de lengua espo, Bertha no paró de ir a
más y más encuentros internacionales. Muy a menudo relacionados con la ecología, que era su
obsesión.
5
El verano de 1992 se apuntó a un cursillo de dos semanas en la universidad de H., en
Escandinavia. Me escribía con el ordenador portátil que le había regalado cuando cumplió dieciocho
años y que siempre llevaba consigo, fuera a donde fuera. Me decía: “Hacemos de todo: cerámica,
música, costura, informática... estamos alojados en una residencia universitaria en habitaciones muy
luminosas. Somos una cincuentena de jóvenes de muchos países: aparte de los europeos, hay de la
China, de Japón, de Tailandia... Pero ahora que lo pienso, nadie de África. Falta el color negro, el más
bonito de todos”.
Quizás también pensaba en el pretendiente que tenía en aquel momento, Marco T., el de la
perilla de chivo, con la piel tostada. Poco después se embarcó en un viaje con este chico botarate por
los Balcanes hasta Albania.
La vida de Berta
Título I
EL ENIGMA DE DULWIG
Le gustaba la aventura y se liaba la manta a la cabeza sin pensarlo mucho. Quizás por eso cayó
en las garras del lobo.
Érase una vez una niña pelirroja que se perdió en el bosque...
¡Cuántas vueltas dio su vida! Te podías esperar cualquier sorpresa, pero si ella era
dueña de sus actos, no tenía ningún temor, aunque fuera de una punta del mundo a otra.
¡Malditos sean los que, en una situación imprevisible en la que se encontró
indefensa, le arrebataron la libertad, las ganas de vivir, la juventud!
“El color negro, el más bonito de todos...” ¡Hija mía, quién habría dicho que dos
años después, éste sería tu color definitivo dentro de la tumba!
La vida de Berta
Título II
EL ENIGMA DE DULWIG
6
Durante el curso 92-93, cuando Bertha hacía segundo de filología inglesa, empezó a
rondarle por la cabeza la idea que finalmente no pudo completar: elaborar una antología de la literatura
universal.
Durante aquel curso tuvo una asignatura sobre este tema y se lo tomó muy en serio.
Empezó a cartearse, vía internet siempre que era posible, con jóvenes de todo el mundo. Le interesaba
saber qué obras, autores o fragmentos pondrían en una selección de textos de la literatura mundial, lo
mas repartida posible a lo largo del tiempo y la geografía planetaria. Entre sus corresponsales recuerdo
que había dos estudiantes de la India. También mantenía contactos, por lo que ella me decía, con gente
de Japón, de Irán, de Nigeria, de Colombia… Algunos los había conocido en H. o en los encuentros a los
que había ido, otros por medio de direcciones de internet o similares.
Al acabar el curso, en julio del 93, fuimos a pasar unos días a la costa Brava. Allí se
encontró de nuevo con sus compañeros de veraneo y fue entonces cuando surgió la apuesta.
Estaban discutiendo en un bar. Yo estaba en la mesa de al lado sentado con unos amigos.
Viendo los libros que leían, Bertha les picaba diciéndoles que no conocían nada de la literatura universal
de todos los tiempos. Mucho Cervantes, mucho Shakespeare como mucho, pero para de contar. Ni
Dante, ni Dostoievski, ni Joyce, y menos aún Rabindranath, Soyinka o Amin Maalouf… Les acusaba de
localistas circunscritos que no veían más allá de sus narices, que se llenaban la boca con Cataluña y
Europa, pero no iban más allá de la isla de Mallorca. Como mucho haciendo de turistas y con el dinero
de los papis.
La vida de Berta
Título II
EL ENIGMA DE DULWIG
Un estudiante de historia, el hijo de la pareja que estaba sentada conmigo en el bar, le replicó que
seguramente ella no conocía nada de la cultura catalana; mucho fardar de internacionalismo, pero de
lo que tenía al lado de casa, ni idea. Una chica le preguntó, burlona, que para qué servía conocer
tantas momias y tantos nombres extraños. “Lo que cuenta es el presente, el pasado me la
repampinfla“, le espetó a bocajarro. Discutieron acaloradamente y hubieran llegado a las manos sino
hubiera sido por nuestra intervención. Pero en fin, fue una discusión de compañeros de pandilla y nada
más. Al cabo de un rato, salían todos animados y vocingleros y se zambullían en el mar.
A la mañana siguiente Bertha les planteó la apuesta que había cavilado aquella noche: el
verano siguiente les traería un juego informático con textos de la literatura universal. Un juego que
tendría que resolverse en grupos de tres o cuatro.
Después de algunas discusiones acordaron que el equipo que obtuviera mayor
puntuación sería el ganador y que los perdedores les pagarían las salidas y distracciones durante el
resto de las vacaciones.
Dos meses antes del verano en el que se había de llevar a cabo el juego, fue
secuestrada y ninguno de ellos la volvió a ver nunca más, sino ya como cadáver.
La vida de Berta
Título II
EL ENIGMA DE DULWIG
7
A finales de julio del 93, Bertha viajó al Congreso Universal de Esperanto, en Valencia,
hecho que provocó un giro decisivo en su futuro, aunque en ese momento ella no era consciente de ello.
Yo ya había vuelto a nuestra ciudad y me escribió un mensaje al cabo de unas semanas:
“Por lo que a la literatura se refiere, que para eso iba, a ver si me inspiro para el juego,
había un programa muy apretado: se presentó el libro colectivo Ibere libere, la traducción de Tirano
Banderas, la colección de ciencia-ficción Sfero y un poema narrativo titulado El arca del diluvio, de un
catalán de Lérida. El autor me dedicó un ejemplar. En una sala enorme había una exposición
impresionante de libros. No daba a vasto. Cada día me llevaba una bolsa llena, pagando, eso sí; no te
preocupes, en todo caso por la factura... Tendré mucho material para la antología y también me servirá
para el trabajo que tengo comenzado: “La blasfemia en la literatura antigua””.
¡El arca del diluvio, aquel libro maldito! No hay suficientes blasfemias en la literatura antigua
ni en la moderna para designar este panfleto que en mala ahora cayó en sus manos. Es posible que en
una lectura superficial le pareciera inofensivo, pero la interpretación que escuchó unos meses más tarde
en las conferencias de Archedia lo convirtieron en el instrumento de su perdición.
Después de la muerte de Bertha, lo quería quemar en la Granja de S-H. Pero delante del
bidón encendido me lo volví a pensar. Era una de las principales pruebas: el arma del crimen.
La vida de Berta
Título II
EL ENIGMA DE DULWIG
8
Durante el curso 93-94, paralelamente a los estudios que seguía con toda normalidad y con
excelentes notas, Bertha continuó entusiasmada la elaboración de la antología de la literatura y del juego que
había propuesto aquel verano a sus compañeros de vacaciones. Se carteaba con corresponsales de todo el
mundo para escoger los textos más representativos. También me escribió algunos mensajes y vino a verme en
más de una ocasión (entonces Bertha vivía en casa de su madre) para hablarme del tema. Quería que la
aconsejase para escoger los lugares y los monumentos en los que se habrían de buscar las contraseñas para
seguir en el programa. Con esto pretendía demostrar que también se interesaba por la historia y la cultura
catalanas. Le aconsejé que consultará a los padres de J. L. que sabían más sobre el tema. Se trataba, claro
está, de que los hijos no estuvieran al corriente del asunto hasta el momento de iniciar las actividades.
¿Quién podría entender que una chica llena de ilusiones y ganas de vivir, con amigos en su ciudad
y en todo el mundo, se suicidase al cabo de un año? Hasta poco antes de morir vivía apasionadamente la vida,
que en sus ratos libres dedicaba sobre todo a un juego que ella llamaba Dulwig.
Todo se estropeó durante el mes de mayo de 1994: dos meses antes de final de curso, de pronto
dejó los estudios y abandonó sus proyectos. Sin embargo, hubo una circunstancia fortuita que inició el proceso.
La vida de Berta
Título II
EL ENIGMA DE DULWIG
9
La semana de Pascua del 94, Bertha pasó unos días en nuestra granja de S-H y encontró un
documento cubierto de polvo. Pero será mejor que te lo cuente ella. El 10 de abril me escribía:
“He hecho un hallazgo extraordinario. Esta mañana, curioseando por el desván del granero he
descubierto un trozo de techumbre por la que apuntaba el cañizo que se había resquebrajado después de
las últimas lluvias. Me acerco y veo una luz verde: era, tanto si te lo crees como si no, un bote de confitura.
No he podido resistir la tentación de rescatarla de su escondite. Era un bote de vidrio alargado
semitransparente, con dos anillas en relieve a cada extremo y un tapón de corcho enorme encima. Pero
esto no es todo. Dentro había algo. El mapa del tesoro de algún pirata, seguro. Me he apresurado a sacar lo
que parecían unas hojas, pescándolas con las pinzas, y mira por dónde: al desplegarlas ha aparecido
delante de mí un hormiguero de letras pequeñísimas, todas en mayúscula sin separaciones. No he
entendido nada. Lo más destacable son los dibujos del principio y otros que se encuentran en medio y al
final. Una vez me explicaste que la granja nos llegó por parte de la abuela L. Y que había pertenecido a sus
antepasados desde el siglo XV. No creo que se trate de un documento tan antiguo, pero parece
verdaderamente extraño y curioso. Cuando pueda te lo llevaré. Como mínimo tendrá interés para la familia.
Me haré una fotocopia, con tu permiso, para ver si lo descifró con la ayuda de algún profesor de paleografía
o de algún compañero de la universidad, quizás H.P., que sabe de estas cosas. Cuando se lo he enseñado,
me ha dicho que cree que son simbolismos relacionados con los templarios. Espero que no tengas ningún
inconveniente. Ya me lo dirás”.
La vida de Berta
Título II
EL ENIGMA DE DULWIG
Los días siguientes trabajó en el documento con ayuda de su amigo H.P., que hacía tercero de historia en
la misma universidad.
El día 6 de mayo me envió estas líneas:
“¡Hurra! Hemos descubierto la clave. Era una canción infantil que la abuela me enseño. Ayer
me vino a la cabeza mientras le daba vueltas.
“ De pronto comprendí que podría haber alguna relación, porque la abuela cantaba y yo
bailaba los versos siempre en el mismo punto de un cuento. Hablaba de un pirata que guardaba el mapa
del tesoro dentro de una botella verde y la lanzaba al mar en una pelea con el príncipe del Pacífico. La
abuela me la describía con todo lujo de detalles y era exactamente como el bote de confitura que encontré,
sólo que la botella tenía el cuello más delgado.
“Se lo comenté a H.P. y pronto vio una posible relación con un código secreto. Te lo explicaré
con más exactitud cuando nos veamos. Lo importante es que hemos empezado a leer el manuscrito.
Estamos sorprendidos. No es un texto medieval. Es una revelación excepcional relacionada con el
nazismo. He de contártelo de palabra. Cuando tenga todo el documento trascrito, te lo llevaré y ya
hablaremos”.
Al día siguiente me llegaba por correo urgente una fotocopia del citado documento. Pero a
ella, no la vi nunca más. El resto de nuestra relación fue a través de los mensajes electrónicos que me
escribió.
La vida de Berta
Título III
EL ENIGMA DE DULWIG
10
Después del descubrimiento del manuscrito, cuando me había asegurado que vendría a verme,
recibí esta nota que me dejó desconcertado:
“He decido ir a Bélgica, a Amberes, porque este fin de semana habrá un seminario de Archedia
que tratará sobre los simbolismos relacionados con el diluvio y los templarios. Estoy segura de que me ayudará
a entender los grafismos del manuscrito de S-H. Ya hemos acabado de transcribirlo, pero hay muchas
alusiones misteriosas, muchas frases enigmáticas que no entiendo y las quiero interpretar. He de aclarar todo
el intríngulis antes de verte”.
La nota era del día 8 de mayo. No comprendía esa reacción tan inesperada. Al cabo de diez días
recibía el siguiente mensaje:
“He descubierto algunas cuestiones. La cruz del final corresponde efectivamente a los templarios,
como me había dicho H.P. Los armiños que hay diseminados a lo largo de las hojas son un símbolo secreto de
la orden: igual que el armiño cambia el color de su piel una vez al año, también el diluvio supuso una
transformación radical sobre la tierra. Pero, ¿qué tiene que ver el diluvio con esta orden medieval de
caballeros?
“Las referencias al nazismo sólo están en la introducción del manuscrito. El resto está llena de
alusiones enigmáticas que intentó descifrar... A menudo se habla de la era de la Serpiente y de la era del León,
de los 26 grados de las pirámides, de las medidas del Arca de Noé.
”¿Quién escribió las hojas de S-H? Por los detalles parece un personaje de finales del siglo XIX.
La vida de Berta
Título III
EL ENIGMA DE DULWIG
¿Es un antepasado de la familia? ¿Por qué no figura su nombre? Quizás también está escondido en un
símbolo. Recuerdo que la abuela me habló más de una vez de un tío suyo, que tenía fama de
extravagantes, la oveja negra de la familia, músico de fiesta mayor y mujeriego. Según ella, hacia finales
de siglo hizo bastantes viajes por Egipto y por la India, cuando lo más común era quedarse en casita
tranquilo. Era un buscador de tesoros, obsesionado con excavar ruinas y parajes desconocidos. Quizás
encontró algo y ese documento es obra suya. “Al ver que no podíamos solucionar todas las dudas sobre
la interpretación del documento y viendo mi enorme interés, me han propuesto que siguiera un curso de
iniciación en una localidad que de momento no puedo revelar, porque se hablará de cuestiones
reservadas a estudiosos de absoluta confianza. El curso empieza ya mismo. Sé que he tenido una suerte
extraordinaria, porque el acceso es muy restringido. No puedo perder la ocasión. Estoy segura de que
aprenderé algo trascendental. No puedo concentrarme en nada más. Espero que me entiendas”.
11
[Mensaje de Bertha del 29 de mayo]
“Hace tres semanas que hemos empezado el cursillo en el Oasis. Está previsto que dure
cuatro meses. Todo va bien, estamos en un paraje paradisíaco, en plena naturaleza, en medio de
bosques y de prados atravesados por un arroyuelo.
La vida de Berta
Título III
EL ENIGMA DE DULWIG
“Todos los asistentes, somos una veintena, hemos pasado un ritual de iniciación, ejecutado como una danza. Su
base simbólica es el triángulo. Hace referencia a la desviación del eje de la tierra en el momento en que se
produjo el gran cataclismo que denominamos Diluvio Universal. O dicho de otra manera: es una representación
del cambio del punto de salida y puesta del sol en un momento determinado de la historia, que dejó boquiabiertos
a los supervivientes que pudieron constatarlo, acostumbrados como estaban a guiarse siempre por la posición del
astro solar. Es una constatación que nos han transmitido las antiguas civilizaciones de todo el mundo, como la de
la isla de Pascua, los egipcios o la tradición céltica”.
12
[Mensaje de Bertha del 7 de junio]
“He enseñado el manuscrito a uno de los eruditos y he podido descifrar el significado del grafismo
inicial. Te adjunto un croquis para que lo puedas consultar más fácilmente.
”GRÁFICO” ***
“La lectura del conjunto es la siguiente: hay una ruptura, una discontinuidad manifiesta entre la era
del León, la simbolizada por la rueda y el sol, y la era del Cangrejo, representada por la serpiente o el dragón, es
decir hace 10.634 años. Esta ruptura supuso un cambio de una situación perpendicular estable y armónica (la
escuadra) a una angulación inestable de 26º (el compás). El mensaje es claro: nos habla del cataclismo planetario
que se relaciona con el Diluvio. En aquel momento se produjo una inversión del eje de la tierra, posiblemente por
el impacto de un asteroide. Esto provocó grandes terremotos, la erupción de volcanes, la dislocación de todas las
aguas, de los océanos, de los lagos, además de grandes aguaceros debidos al recalentamiento de la atmósfera.
Una vez superado el desconcierto inicial, que debió durar unos cuantos días, los pocos supervivientes percibieron
estupefactos que el punto de salida del sol había cambiado en 26º y dejaron muestras de ello para la posteridad
de diferentes maneras.
La vida de Berta
Título III
EL ENIGMA DE DULWIG
“La interpretación de este grafismo se incluye perfectamente en el marco de las enseñanzas que hemos
recibido hasta ahora en el cursillo. La persona a la que he consultado ha estudiado atentamente el
manuscrito de S-H y hoy mismo me han hecho saber que se trata de un conjunto extraordinario de
simbolismos y enigmas muy variados, procedentes de diversas corrientes ocultistas, de los
francmasones y de los templarios... Aunque no pueda llegar a entenderlos todos, el manuscrito me habrá
servido de puente para acceder a unos misterios que desconocía totalmente y que presiento que serán
decisivos para mi vida”.
La vida de Berta
Título IV
EL ENIGMA DE DULWIG
13
En el mensaje siguiente, enviado el 2 de agosto de 1994 desde el Oasis, donde hacía el cursillo
con los neotemplarios, mi hija me reveló la identidad de uno de los maestros de la secta y es ésta mi prueba
fundamental, a mi entender clara e irrefutable. Pero, para que sea efectiva ante la justicia, falta la confesión de
tu padre, por los motivos que te expliqué al principio. Si Bertha me hubiera escrito lo mismo sobre un papel,
probablemente a estas alturas ya haría años que él y los otros guías estarían condenados en la cárcel y nunca
se habrían producido las tragedias posteriores.
[Mensaje de Bertha del 2 de agosto]
“He accedido al grado de Compañero dentro de la orden del Templo Solar. Algunos de los
asistentes al cursillo han abandonado o han sido excluidos previamente, porque este nuevo grado da acceso a
informaciones internas de la organización que sólo los interesados en pertenecer a ella tienen derecho a
conocer. Aún me falta mucho por descubrir.
“Hemos celebrado una ceremonia sencilla, presidida por los miembros de la orden que son los
instructores o maestros. En total hay siete, que forman el comité supremo, pero estos días sólo hay dos entre
nosotros.
“Uno de ellos es el autor de El arca del diluvio, que en el Templo Solar recibe el apodo de Ponce
Melgueil. Lo conocí en el congreso de Valencia, donde presentó su libro. Pero allí no reveló que se trata de un
compendio de símbolos relacionados con la orden. Lo saben sólo los iniciados. Ya te iré informando, porque
sirven para interpretar los símbolos del manuscrito verde. Tienes que asegurarme, sin embargo, tu absoluta
confidencialidad, al menos hasta que no haya llegado al final de la investigación.
La vida de Berta
Título IV
EL ENIGMA DE DULWIG
“El nombre Uttu del protagonista significa sol, en sumerio, por tanto, es el Libro del Sol. Si tenemos en
cuenta que Uttu-Noa construye el Arca, la cual se identifica con el Templo, sería el Libro del Constructor del
Templo Solar, Noé”.
14
[Mensaje de Bertha del 7 de agosto]
“Hace dos meses y medio que estoy en el Oasis y cada vez comprendo mejor los simbolismos
y misterios del documento verde. En él se dice que es necesario un hilo de Ariadna para interpretarlo y me
parece que lo he encontrado.
“En uno de los chalés del Oasis donde estamos alojados hay una biblioteca magnífica y paso
muchas horas consultando libros y hasta auténticos manuscritos medievales. No los entiendo demasiado,
porque no he estudiado paleografía, pero me quedo embelesada mirándolos como si estuviera delante de
un tesoro: me transportan efectivamente a las épocas en que fueron escritos y entro en sintonía con los
personajes de los que se habla.
“He leído mucho en libros actuales sobre el proceso de 1314 contra los últimos templarios
reconocidos oficialmente; también sobre organizaciones emparentadas con los Francmasones. Me ha
llamado la atención la existencia de una logia llamada “Los Amigos de la Humanidad” en Mahón entre el
1756 y el 1763, y también que el primer nombre de los francmasones era “Noaquitas”, es decir, “hijos de
Noé”.
La vida de Berta
Título IV
EL ENIGMA DE DULWIG
“Hace unos días te hablé de mi acceso al grado de Compañero. Ayer asistimos a una ceremonia
extraordinaria: la deambulación del maestro. Hay que estar allí para vivirlo y ésa es la única
manera de entenderlo de verdad, pero te explicaré lo que me ha quedado más grabado en la
memoria. Entramos en una sala secreta a la que nunca habíamos ido. Estaba adornada con telas
de armiño de color rojo, con una cruz del Temple presidiendo y con los símbolos de la rueda y de la
serpiente a cada lado. En el centro había siete palmatorias alrededor de un dibujo trazado en el
suelo, el cadáver apuñalado del Maestro Hiram Abi, el arquitecto del Templo de Jerusalén. Los
asistentes, una veintena, nos quedamos en pie formando un círculo a la luz de las velas. Entonces
entró el guía que tenía que hacer la deambulación vestido con una capa roja y negra. Llevaba en la
mano izquierda un cráneo y en la derecha sal, mercurio y vitriolo en tres tubos de cristal. Empezó a
dar calculados pasos sobre el cuerpo del Maestro Hiram. Al llegar al noveno paso, cuando se
encontraba de espaldas al cadáver, alzando los brazos y con las rodillas flexionadas, lanzó un grito
espeluznante, que me dejó electrizada. Pensé que el cadáver lo había apuñalado por la espalda. El
maestro deambulador tenía los ojos desorbitados y señaló con el índice hacia uno de los ángulos
de la sala. Todos nos giramos; allí brillaban la escuadra y el compás. El guía cayó fulminado
encima de la figura del cadáver.
La vida de Berta
Título IV
EL ENIGMA DE DULWIG
“Después nos explicaron el significado del ritual. El grito del guía era la exclamación de horror que
profirieron Noé y nuestros antepasados, señalando al horizonte, al percatarse del cambio
inexplicable de la salida del sol, divinidad suprema y referente básico para ellos. La escuadra hace
referencia a la situación perpendicular, estable y armónica anterior al diluvio, y el compás, abierto
en ángulo de 26 grados, indica la diferencia sobre el horizonte en el punto de salida del sol después
de gran cataclismo.
“Al advertir que era un castigo divino les debió invadir un miedo sagrado, una
advertencia terrible que habían de recordar para siempre jamás y transmitir a sus descendientes.
Es uno de los secretos principales que custodia la OINTS, de la cual, desde esta ceremonia, soy
miembro de pleno derecho”.
A continuación Bertha me interpretaba algunas expresiones del manuscrito verde
relacionadas con El arca del diluvio. En conjunto, me daba cuenta de que desvariaba. Leía y releía
aquellos mensajes y no encontraba a mi hija de siempre, la había conocido hasta hacía poco.
¿Qué habían hecho con ella? Me la habían secuestrado y cambiado mediante un lavado de
cerebro. Nunca lo hubiera creído si no fuera por el testimonio que me dio ella misma.
La vida de Berta
Título IV
EL ENIGMA DE DULWIG
15
Ha llegado el momento de presentar el punto más trágico de la evolución de Bertha bajo la
influencia de los sectarios. ¡Qué pensamiento más pernicioso! Aquí culmina la encerrona para expoliar a
unos inocentes capturados en sus engañosas redes con el pretexto de investigar los secretos del ocultismo
y el interés por mejorar la sociedad humana.
Sigo transcribiendo las informaciones de los mensajes de Bertha. Este fue enviado el 29 de
septiembre, seis días antes de la tragedia:
“¡He llegado a entender el gran misterio! Ahora comprendo el sentido de la cruz final del
documento encontrado en S-H, que me abre las puertas a los secretos más insondables.
“Hoy el maestro V. L. nos ha revelado la interpretación del máximo secreto de la Tradición
Solar que arranca de nuestro antepasado Noé.
“Estábamos en la capilla del Oasis, la misma sala donde fuimos testigos de la deambulación
del guía, pero completamente iluminada. Los hombres vestían con capas rojinegras y las mujeres con
mantos dorados. Estábamos sentados en bancos de madera alrededor de un altar con el Santo Grial en
medio. Se han leído fragmentos del Apocalipsis.
“Al cabo de un rato, después de los rituales de bendición, nos hemos pasado los unos a los
otros el cáliz del Grial, de base cuadrada y boca circular. Cuando bebíamos, lo teníamos que hacer girar
lentamente un cuarto de vuelta hacia la izquierda, vigilando que no se derramara.
La vida de Berta
Título IV
EL ENIGMA DE DULWIG
“Ha ido aumentando el volumen de una música divina de fondo, que a mí me recordaba la de Ravi
Shankar. Te llenaba el corazón de armonía y serenidad. De pronto las luces se han apagado y se han
encendido de nuevo, se diluían pasando por todos los colores del arco iris, el arco del diluvio. La gente
ha empezado a levantar los brazos y a cantar, transportada por el gozo. Me sentía como flotando en las
alturas, en un mundo de placidez.
“El maestro ha empezado a hablar con una voz melodiosa, yo sentía que penetraba
directamente en mi cerebro sin pasar por los oídos, explicándonos el gran misterio de la Tradición Solar.
“En este momento aún me siento imbuida por el efecto de lo que he vivido. Es difícil
transmitir la experiencia”.
16
[Mensaje de Bertha del 30 de septiembre]
“Ayer te hablaba de la Ceremonia de la Luz.
“He pasado todos los meses de verano en el Oasis y mi mente ha evolucionado por unos
caminos que jamás habría previsto. Tengo la llave que abre los misterios del manuscrito verde, la línea
que une los unos con los otros, el hilo de Ariadna que me guía en el interior del laberinto. ¿Quién puede
llegar a las estrellas sin despegar los pies del suelo?
“El misterio esencial de la Tradición Solar es la Cuadratura del Círculo. La salvación
individual y colectiva consiste en la resolución de este problema. De acuerdo con la tradición, el Arca de
Noé se presenta con unas dimensiones simbólicas de perfecta geometría: tiene la forma de un cubo,
aunque nos la imaginamos circular.
La vida de Berta
Título IV
EL ENIGMA DE DULWIG
“El Arca es una realidad muy por encima de una simple barca de madera que navega por las olas
del gran cataclismo universal. Es una idea pura que salva y transforma la conciencia de aquel que la
comprende.
La humanidad está abocada a la destrucción y a la muerte. Vivimos bajo el signo del
Apocalipsis. El próximo cataclismo puede ser natural o provocado por el hombre por medio de una
guerra planetaria nuclear. Pero llegará. Los avances técnicos ensanchan el abismo de las
desigualdades, se perfeccionan los instrumentos de destrucción y se degrada la naturaleza. ¿Cómo
podemos salir de este caos?
“¿Cómo es posible construir una humanidad perfecta en un mundo justo y en armonía
con el aire, el mar, la tierra y los animales? ¿Cómo podríamos regresar al Paraíso que existía antes
del Diluvio Universal? El Arca geométrica es la respuesta.
“Ha llegado el momento de que se produzca el gran cambio, el gran salto de la
conciencia. Los que acceden a esta nueva dimensión viven más plena e intensamente y están en
comunión con el resto de los humanos.
La vida de Berta
Título IV
EL ENIGMA DE DULWIG
“El camino que lleva a ese lugar parece una contradicción imposible de superar, la Cuadratura del Círculo,
pero se integra en un concepto superior, en el movimiento perpetuo que los engloba: ¡Un cuadrado en
movimiento se convierte en un círculo! Así se supera lo imposible, lo inabarcable: por medio del
movimiento. En el caso del hombre es la determinación libre, pura y genuina del desprendimiento del
cuerpo.
“Quien llega a este grado de comprensión ha llegado a comprender el último gran misterio de
la vida. No es morir lo que posibilita el traspaso a la nueva dimensión: sería una simple desintegración de
los componentes bioquímicos de la materia corporal. Es el movimiento vigoroso de la voluntad, la decisión
libre. Es la muerte voluntaria en el momento en que uno haya adquirido plena conciencia de esta verdad
suprema. No se ha de retrasar la decisión para el momento accidental o natural de la muerte, porque
entonces no se tiene un dominio perfecto de la propia voluntad.
“La muerte voluntaria —ésta es la Cuadratura del Círculo.
“Desde la nueva dimensión podremos contribuir a la mejora de la sociedad y del planeta.
Efectuaremos el traspaso en una ceremonia preparada para este fin en compañía de los que han tomado
la misma determinación. Así la voluntad individual se ve reforzada y se siente capaz de superar el trauma
instintivo que supone el abandono del cuerpo.
“Éste es el gran misterio de la Tradición Solar, la Cruz que une lo horizontal y lo vertical, la
idea salvadora del Arca geométrica”.
La vida de Berta
Título IV
EL ENIGMA DE DULWIG
Hija mía, esto es lo único que con certeza sé sobre el más allá de la vida: mi dolor inextinguible.
¡Yo sí que tendría que gritar horrorizado, viendo tu monstruoso cambio!
¡Sal, derrámate encima de la herida sangrante de mi dolor; mercurio movedizo, transformante en
hierro de venganza; vitriolo, desfigura el rostro de los asesinos para que adquirieran su aspecto diabólico real;
cráneo espantoso, sé la imagen externa del culpable, haz que resuene a través de ti el eco de mi grito!
Sólo el efecto de una droga administrada para el caso, no sólo en los ceremoniales satánicos,
sino también en la bebida y la comida día a día, hace comprensible que una persona inteligente como mi hija
se dejara engañar hasta el punto de caer voluntariamente en las manos de sus verdugos.
¡Malignos diabólicos, Ponce Melgueil, que el Apocalipsis de sangre, de lluvia y de fuego, que
deseáis para la humanidad entera sea vuestro final inapelable!
17
He aquí el último mensaje de Bertha, me lo envió con un retraso programado de unos días para
que no me llegara hasta el día siguiente de la tragedia de Granges-sur-Salvan.
“Adiós, papá.
“Cuando leas estas palabras ya habré dado el gran paso, habré iniciado el último viaje.
La vida de Berta
Título IV
EL ENIGMA DE DULWIG
“Te he explicado mi decisión, para que la comprendas y la respetes como plenamente madura. Tengo
veintiún años y una idea clara de la vida. No pienses que ha sido la desesperación, el desengaño o
cualquier otra cosa lo que me ha movido a dar este paso. Es el gran misterio que inmerecidamente se
me ha dado a entender.
“A lo largo de estos meses he ido progresando intensamente y sólo al final lo he visto con
claridad. He contado una pequeña parte de mis experiencias y de mis reflexiones, una punta del
iceberg. Sólo siguiendo el curso de iniciación, acompañado de los guías espirituales y zambulléndome
en los enigmas de las sociedades secretas, he podido llegar a la revelación del Grial. Dejó esta tierra
para encontrar con toda lucidez y libertad la dimensión de la verdad y el absoluto.
“No me alejaré de vosotros, ni de ti, ni de mamá, ni de los demás familiares y amigos, sino
todo lo contrario: estaré más íntimamente unida a todos desde una nueva dimensión. Me sentiréis en el
fondo de vuestro ser y compartiré vuestros sufrimientos y vuestras alegrías, ayudándoos con toda mi
alma. Y no sólo a los familiares o amigos, si no a la humanidad entera, cosa que me sería imposible
dentro de este cuerpo tan limitado.
La vida de Berta
Título IV
EL ENIGMA DE DULWIG
“Adiós, padre. Piensa que es el amor lo que me mueve y que no estaremos
separados ni un solo momento.
“Tu hija que te quiere,
Bertha”
Eladi, es el momento de tu actuación. No permitas que se repita
la desgracia que me ha hundido. ¡Desenmascara a los asesinos!
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 1
 Texto 7
 Texto 2
 Texto 8
 Texto 3
 Texto 9
 Texto 4
 Texto 10
 Texto 5
 Texto 11
 Texto 6
 Texto 12
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 1
La mujer del amor
Llegaron los animales y aplacaron su sed.
En cuanto a él, Enkidu, nacido en los montes de los Taurur,
pacía por los prados con sus gacelas,
bebía en los aguaderos con los rebaños,
sí, con las bestias deleitábase bebiendo.
La mujer del amor lo vio,
vio a aquel muchacho tan rudo,
al hombre bárbaro llegado de las tierras altas.
“¡Aquí está, mujer del amor! ¡Descubre tus pechos,
desnuda tu cintura y que posea tu belleza!
¡No seas esquiva! ¡Acoge su ardor!
En cuanto te vea, querrá poseerte.
Quítate el vestido y que yazga sobre ti.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 1
Y él se acercó y poseyó su belleza.
Sin ninguna vergüenza, la mujer acogió su ardor,
se quitó el vestido y sobre ella él descansó.
Seis días y siete noches Enkidu
conoció a la mujer, se allegó a la mujer del amor,
hasta que, cansado de yacer con ella,
decidió salir en busca de sus animales salvajes.
Pero al verlo, las gacelas emprendieron la huida,
los rebaños del llano se apartaban de su cuerpo.
Enkidu se asustó, temblaron sus miembros,
se quedó inmóvil, al tiempo que huía su rebaño.
Enkidu no supo correr como antes lo hacía,
pero su espíritu ahora era sabio, comprendía.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 1
El Poema de Gilgamesh es la obra más importante de la
literatura mesopotámica. Las primeras versiones son del siglo
XXVII a.C. que se consideran la primicia de toda la literatura
elaborada de ámbito mundial, incluyendo la egipcia. Su base
eran los himnos, cuentos y leyendas, que se transmitían de
viva voz, en honor de su protagonista. Efectivamente, la
primera forma de literatura de la humanidad es la literatura
oral.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 1
Para Homero era una obra tan
alejada en el tiempo como lo es él mismo
para nosotros: en su época hacía unos
2500 años que se había compuesto el
Poema de Gilgamesh. Y hay constancia de
claras influencias, sobre todo en la Odisea:
el viaje por el mar, la interrogación a un
personaje ilustre que vive en una isla
remota, las hierbas o drogas de la vida,
fuerzas ocultas que hay que vencer, el
amigo que muere. Este último es el tema
central: la turbación por la toma de
conciencia ante la muerte.
Otras obras significativas de esta literatura
son el Poema de la creación, El descenso
de Istar a los infiernos y El mito de Etana.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 2
El canto del arpista
¡Qué sed, oh dioses, bajo un sol tan fuerte!
Me alimento de mi aliento,
se abrasa mi garganta.
Éste es el sabor de la muerte.
Generaciones y más generaciones desaparecen y se van,
otras se quedan,
y esto dura desde los tiempos de los Antepasados,
de los dioses que existieron antes
y reposan en sus pirámides.
Nobles y gentes ilustres
están enterrados en sus tumbas.
Construyeron casos cuyo lugar no existe.
¿Qué ha sido de ellos?
He oído sentencias Shalmuthés y de Hardedef,
que se citan como proverbios
y que duran más que todo.
¿Dónde están sus morada?
Sus muros han caído;
sus lugares ya no existen,
como si nunca hubieran sido.
Nadie viene de allá para decir lo que es de ellos,
para decir qué necesitan,
para sosegar nuestro corazón,
hasta que abordemos
al lugar donde se fueron.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 2
La literatura egipcia más conocida está inspirada en el tema de la muerte,
representado de manera emblemática en el Diálogo del cansado de la vida
y su alma y en el Libro de los muertos (s. XVI a.C.). Pero existen libros de
otros estilos, como los Poemas en honor del sol de Akhenaton y los Cantos
de amor del Egipto antiguo, del siglo XIV a.C., o el Poema de Pentaur, un
poema épico del reinado de Ramsés II, con un tono similar al de las
grandes epopeyas griegas.
Aventuras de Sinuhé (s. XXI a.C.) es la obra más destacada y original, y
podemos calificarla como la primera novela de la historia de la humanidad,
aunque sólo se haya conservado de manera fragmentaria. Entre los siglos
XI y VIII a.C. nos encontramos con el Viaje de Wenamon y las Enseñanzas
del antiguo Egipto. Bajo el dominio griego (332-30) y romano (30 a.C.-395
d.C.) siguió cultivándose la literatura en egipcio, posteriormente llamado
copto, con obras como: Aventuras de Seton Haemwois (233 a.C.), Lucha
por los bienes de Amón (s. I d.C.) y Lucha por la coraza del príncipe Inaros
(200 d.C.).
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 3
El lirio de los valles
Que me bese con los besos de su boca!
Mejores son que el vino tus amores;
exquisitos de aspirar tus perfumes,
tu nombre, un ungüento que se vierte,
por eso te aman las doncellas.
Llévame en pos de ti: ¡corramos!
Negra soy, pero graciosa, hijas de Jerusalén,
como las tiendas de Quedar,
como los pabellones de Salmá.
No os fijéis en que estoy morena:
es el sol que me ha quemado.
Bolsita de mirra es mi amado para mí,
que reposa entre mis pechos.
Racimo como de fóger es mi amado para mí,
en las viñas de Engadí.
—Yo soy el narciso de Sarón,
el lirio de los valles.
—Como el lirio entre los cardos,
así mi amada entre las mozas.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 3
Éste es el inicio de una de las composiciones más
destacadas de la literatura hebrea. Se atribuye a
Salomón, aunque la obra es de una época mucho más
reciente. Otras obras importantes son el Qohelet
(conocido como El Predicador), una muestra manifiesta
del escepticismo religioso, el Libro de Job, las
Sentencias o Proverbios, el Libro de Esther.
El Génesis es una obra fundamental para la
cultura de Occidente. Muchos temas de la mitología
hebraica, aunque una gran parte arrancan de la
tradición mesopotámica, actualmente forman parte de la
mitología mundial, difundidos a través del cristianismo o
mediante las literaturas europeas: Adán y Eva y la
serpiente; el diluvio; la torre de Babel; Jonás y la
ballena, etc.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 4
El ojo del cíclope
Yo a mi vez, en las brasas espesas metiendo aquel tronco,
esperé a que tomara calor; entretanto animaba
de palabra a los míos no fuese a arredrarlos el miedo;
y ya a punto de arder, aunque verde, la estaca de olivo,
encendida de brillo terrible, llevéla al fuego
hasta él. Mis amigos de pie colocáronse en torno
y algún dios en el pecho infundióles valor sin medida;
levantando la estaca oliveña aguzada en su punta
se la hincaron con fuerza en el ojo. Apoyado yo arriba,
la forzaba a girar cual taladro que en manos de un hombre
va horadando una viga de nave; a derecha e izquierda
mueven dos la correa y él gira sin pausa en su sitio.
Tal clavando en el ojo la punta encendida, a mi impulso
daba vueltas en él; barbotaba caliente la sangre
en su torno y el ascua abrasaba, quemada la niña,
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 4
ya la ceja y el párpado; el fondo del ojo chirriaba
en el fuego. Cual gime con fuerza en tonel de agua fría
la gran hacha o la azuela que baña el broncista tratando
de dejarlas curadas (que es ésa la fuerza del hierro),
tal silbaba aquel ojo en redor de la estaca de olivo.
Exhaló un alarido feroz, resonó la caverna;
de terror nos echamos atrás; él, cogiendo la estaca,
la arrancaba del ojo manchada de sangre purpúrea
y con gesto de loco arrojóla de sí con las manos.
La Iliada y la Odisea son obras épicas referenciales de la literatura griega. En la primera se
subraya el efecto destructivo de la cólera de Aquiles y se exalta la combatividad de los
guerreros legendarios, pero también la comprensión y la fidelidad. Pocas obras presentan
a los enemigos de una forma tan humana, equiparable a los del propio bando. Igualmente
insólita es la apariencia viva y cambiante que se ofrece de los dioses.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 4
El tema central de la Odisea es la aventura y el viaje que se contraponen a la armonía
necesaria del hogar. Ésta había quedado en entredicho por la marcha de numerosos
aqueos durante la guerra de Troya. Se han hecho varias adaptaciones al cine.
Otras obras importantes de la literatura griega clásica son las tragedias de Esquilo,
Sófocles y Eurípides, las comedias de Aristófanes, los poemas de Safo o las fábulas de
Esopo.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 5
(Noble y entretenido
pero siempre va perdido)
Himno de los soldados
¿Qué hierba hay que no se marchite amarillenta?
¿Qué día hay en que no debamos partir?
¿Qué joven hay que esté exento de ir
a defender las cuatro fronteras?
¿Qué prado hay que no haya ennegrecido agostado?
¿Quién hay que no haya quedado soltero?
Míseros de nosotros, soldados del pueblo.
Tratados como si no fuéramos humanos.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 5
Sin ser tigres ni rinocerontes, nos obligan
a marchar por estos apartados desiertos.
Míseros de nosotros, soldados del pueblo,
no tenemos descanso ni de noche ni de día.
Como si fuéramos raposas, escondidos
avanzamos entre matorrales y zarzas.
Con nuestros pesados carros de carga,
andamos los largos senderos del olvido.
En el campo de la poesía china, principal exponente de su genio literario, destacan dos extensas recopilaciones de la
antigüedad: El libro de las odas, atribuido a Confucio, y las Elegías del país de Chu, que incluye el Dolor de la lejanía.
De la época Tang (618-907 d.C.) son los poetas Li Bo y Du Fu, expresión de la perfección lírica, comparables a lo que
significan Shakespeare o Baudelaire para Occidente.
Guan Han-qing se encuentra en la base del teatro chino, que en épocas posteriores llegó a su actual refinamiento.
En novela son famosos los cuatro grandes títulos de la época Ming y, en la siguiente, llamada Ching (del 1644 al 1840),
El sueño del pabellón rojo de Ts’ao Hsueh-Ch’in (1719-1764).
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 6
El arquero del ruido
Estaba allí, agazapado en las tinieblas, sin soltar el arco de mi mano, cerca del solitario
abrevadero, adonde llegaban durante la noche los cuadrúpedos moradores del bosque para apagar su
sed.
Oí el gorgoteo de un cántaro que se llena de agua, ruido muy parecido al que hace el
elefante al beber. Cargué mi arco con afilada flecha, lo tensé y, con el espíritu cegado por el Destino, la
disparé en la dirección de donde me había venido el ruido.
En el instante en que mi tiro tocó blanco oí una voz lanzada por un hombre que gritó en
tono lamentable: “¡Ah! ¡Me muero! ¿Cómo es posible que se dispare una flecha sobre un asceta de mi
condición?”
Yo, a tan tristes palabras, con el alma turbada y temblando por el temor que me inspiraba
mi falta, dejé escapar las armas que tenía en la mano y me precipité hacia él. Le vi caído en el agua, con
el corazón herido, vistiendo la piel de una gacela perdita y llevando el djatá de los anacoretas.
Gravemente herido en una articulación, fijó sus ojos en mí, no menos infortunado, y me dijo, como si
quisiera abrasarme en el fuego de su radiante santidad: “¿En qué he podido ofenderte, kshatrya, yo,
solitario habitante de los bosques, para merecer que me hirieses con una flecha, cuando quería tomar
agua aquí para mi padre? Los viejos autores de mis días, sin protección en el desierto bosque, ahora
esperan, los dos pobres ciegos, con la esperanza de mi regreso. Has asesinado, de un solo golpe, a tres
personas a la vez: a mi padre, a mi madre y a mí. ¡Ve enseguida, hijo de Raghú, ve a encontrar a mi
padre y cuéntale este fatal incidente, con el miedo de que su maldición te consuma como el fuego
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 6
de su radiante santidad: “¿En qué he podido ofenderte, kshatrya, yo, solitario habitante de
los bosques, para merecer que me hirieses con una flecha, cuando quería tomar agua
aquí para mi padre? Los viejos autores de mis días, sin protección en el desierto bosque,
ahora esperan, los dos pobres ciegos, con la esperanza de mi regreso. Has asesinado,
de un solo golpe, a tres personas a la vez: a mi padre, a mi madre y a mí. ¡Ve enseguida,
hijo de Raghú, ve a encontrar a mi padre y cuéntale este fatal incidente, con el miedo de
que su maldición te consuma como el fuego devora un bosque seco! Este sendero que
ves conduce a la ermita de mi padre: ¡Apresúrate a ir a humillarte antes de que su cólera
te maldiga! Pero antes, quítame en seguida esta flecha porque este dardo, cuyo contacto
quema como el fuego del rayo, este tiro lanzado por ti contra mi corazón, cierra el paso a
mi respiración. ¡Arráncamelo! ¡Que la muerte no venga a sorprenderme con esta flecha
en mi pecho!
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 6
El Ramayana (s.X a.C.), atribuido a Valmiki, es una de las obras capitales de
la literatura sánscrita. Espejo de actitudes humanas y de la voluntad de superación, es un
poema muy popular en la India y en el sudeste asiático, base para la fiesta anual de la
Ram-lila.
Las raíces de esta literatura se hallan en Los libros del saber o Vedas,
anteriores al año 1000 a.C., los Discursos de Buda (s. VI-V a.C.) y la otra gran epopeya
clásica, el Mahabharata, atribuida a Krishna-Dwapayana o Vyasa, un libro enciclopédico
que comprende el famoso Bhagavad-Gita, prontuario de consejos elevados para el
hombre luchador.
El Panchatantra (s. II-VI d.C.) es una recopilación de fábulas, fundamental
para la composición del Calila y Dimna, que a través de la traducción al árabe influyó
poderosamente en Las mil y una noches y en las fábulas medievales europeas.
Kalidasa (s. IV-V), poeta y dramaturgo, es el autor que culmina la literatura
sánscrita con obras de temática principalmente amorosa, como La nube mensajera y
Sakuntala.
Hay muchos otros autores importantes como Vatsyayana, autor del Kamasutra (s. V), Purana o Tulsi Das (s. XVI)
La literatura sánscrita ha influido en todas las demás literaturas de la India.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 7
La doncella de la amante
Era una mañana en que la neblina se posaba, pesadamente, sobre el jardín.
Después de despertarse varias veces, Genji terminó por salir de la habitación
de Rokujo, somnoliento y malhumorado.
Una de las doncellas levantó parte de los postigos plegadizos, como invitando
a su señora a contemplar la partida del príncipe. Rokujo abrió las cortinas del lecho y,
echando su pelo hacia la espalda, contempló el jardín. Crecían tantas hermosas flores en
los arriates, que Genji se detuvo un instante para disfrutarlas. “¡Qué bello luce allí parado!”,
pensó ella.
Cuando él estuvo cerca del pórtico, la doncella que había abierto los postigos
se aproximó y caminó a su lado. Usaba una falda de un verde pálido que armonizaba
exquisitamente con la estación y el lugar, y cuya caída parecía favorecer la gracia y la
flexibilidad de su andar. Genji se volvió hacia ella. “Sentémonos un momento sobre la
baranda en este rincón”, le dijo. “Parece muy tímida —pensó—, pero ¡con qué encanto cae
el pelo sobre sus hombros!” Y recitó un poema. “Aunque no pensaba pasearme
despreocupadamente de flor en flor, arrancaría gustosamente este pálido convólvulo
matutino.” Al decir estas palabras tocó la mano de la muchacha, y ella contestó con
destreza y habilidad:
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 7
“Os apresuráis, veo, a admirar las flores matutinas mientras todavía la neblina
las cubre”, desviando de este modo, mediante un verso que podía entenderse
en un sentido personal o general, la galantería que él le había dedicado. En
ese momento un paje muy elegante llegó hasta las flores, levantando el rocío a
medida que caminaba, y empezó a recoger un manojo de lotos. Genji anheló
pintar la escena.
Colección de una miríada de hojas (c. 760), antología de la poesía desde el siglo IV, es uno de los primeros
documentos de la literatura japonesa. Entre los siglos IX y XII aparecieron dos géneros nuevos: el
Monogatari, relato poético y novelado, y el Nikki, diario íntimo. Entre los primeros hallamos el Genji
Monogatari, es decir el Relato de Genji, la novela más famosa, obra de Murasaki Shikibu.
En los siglos XII-XV predominan dos obras originales: Recuerdos de un yo cuadrado de Kamo
no Chomei y La variedad de los momentos de ocio de Kenko Hoshi.
En el siglo XIV apareció el no, drama lírico que combina la música, la danza y la poesía. A
partir del 1650 hubo un renacimiento conocido como el “Siglo de Osaka”. Destacan los soshi de Saikaku y
los joruri de Chimatsu Monzaemon. El arte del haiku tuvo su apogeo con Basho.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 7
Ueda Akinari con Cuentos de lluvia y de luna es uno de los novelistas más
representativos del Siglo de Edo (1750-1868). Durante este siglo tuvo lugar un
segundo renacimiento en el que los autores regresaron a las raíces dejando de
lado las influencias chinas.
El precursor de la época actual, abierta a las influencias
occidentales, es Fukuzawa Yuruchi. De 1925 a 1945 la literatura se señaló
predominantemente por su carácter comprometido.
Después de la Segunda Guerra Mundial surgen muchos
testimonios de la guerra. Kawabata Yasunari es el representante de la
literatura pura. Entre los años 60 y 70 los escritores reflejan el reencuentro
conflictivo con Occidente.
En poesía se destaca la renovación del tanka y del haiku, y el
trabajo sobre las posibilidades gráficas de la lengua. También en el teatro de
vanguardia se recoge la tradición propia.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 8
La joya de Zeppa
Y, tras estas palabras, la abrazó y comenzó a besarla, y sobre el arca donde estaba el
marido se solazó con ella cuanto apeteció, y ella con él. Spinelloccio, desde dentro del arca,
había oído todas la palabras de Zeppa y las respuestas de su esposa, oyendo luego la
danza trevisana que se ejecutaba sobre el arca, y sintió de momento tal dolor que creyó
morir. Y, de no temerle a Zeppa, muchas injurias habría dirigido a su esposa desde su
encierro; pero luego pensó que él había comenzado la bellaquería y que Zeppa tenía razón
y se portaba con él de modo humano y como compañeros, resolviendo seguir tan amigo de
Zeppa como antes y aún más si el otro lo aceptaba. Y luego de que Zeppa estuvo con la
vecina cuanto se le antojó, bajó del arca, y la mujer le pidió la joya prometida, y él, abriendo
la puerta, llamó a su mujer, que sólo dijo:
—Señor, me habéis pagado pan con hogaza.
Y reía. Zeppa ordenó:
—Abre el arca.
Ella lo hizo así, y Zeppa mostró a la mujer su Spinelloccio. Sería difícil decir
cuál de los dos se avergonzó más, si Spinelloccio al ver a Zeppa, sabiendo que éste sabía
lo que había hecho, o la mujer al ver a su marido, comprendiendo que había oído y sentido
cuanto sobre su cabeza pasaba. Y Zeppa dijo:
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 8
—Señor, me habéis pagado pan con hogaza.
Y reía. Zeppa ordenó:
—Abre el arca.
Ella lo hizo así, y Zeppa mostró a la mujer su Spinelloccio. Sería
difícil decir cuál de los dos se avergonzó más, si Spinelloccio al ver a Zeppa,
sabiendo que éste sabía lo que había hecho, o la mujer al ver a su marido,
comprendiendo que había oído y sentido cuanto sobre su cabeza pasaba. Y
Zeppa dijo:
—Ésta es, mujer, la albricias que te regalo.
Spinelloccio salió del arca y, sin preámbulos, dijo:
—Zeppa, ahora estamos iguales, por lo que, como antes le decías
a mi mujer, conviene que sigamos lo mismo que antes, y puesto que entre tú y
yo todo era común, menos las mujeres, debemos compartirlas desde ahora.
Zeppa se mostró contento, y los cuatro almorzaron juntos y en gran
armonía, y desde entonces cada una de las mujeres tuvo dos maridos y cada
marido dos mujeres, sin que por ello surgiera nunca discusión o pendencia.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 8
La primera muestra relevante de la literatura italiana es el Cántico de las criaturas (1224) de San
Francisco de Asís. A finales del siglo XIII surge en la Toscana el Dolce stil nuovo (Guinizelli, Cavalcanti, Cino da
Pistoia y sobre todo Dante), de gran pureza, refinamiento e idealización de la mujer.
El siglo XIV es el de los tres grandes toscanos: Dante, con la Divina Comedia, Petrarca con los
sonetos del Cancionero y Boccaccio con el Decamerón.
El Humanismo, en contacto con las obras maestras de la antigüedad griega y romana, caracteriza el
siglo XV (Pulci, Boiardo, Sannazaro). El siglo XVI es el del Renacimiento, con Castiglione (El Cortesano),
Maquiavelo (El Príncipe), Ariosto (Orlando Furioso), Torcuato Tasso (Jerusalén liberada). Durante el siglo XVII, el
siglo del Barroco, nació la “commedia dell’arte”. En el siglo siguiente el gran comediógrafo Goldoni renovó la
escena italiana.
En el romanticismo del siglo XIX destacan Monzoni, el poeta Ugo Foscolo y Giacomo Leopardi. Entre
el final del XIX y el principio del XX, Carducci, Pascoli y D’Annunzio abrían el camino de la poesía moderna.
En los movimientos vanguardistas europeos, destaca el futurista Marinetti (Las palabras en libertad).
En la novela encontramos un auténtico renovador, Italo Svevo (equiparado a Joyce, Proust o Kafka), sobre todo
por La conciencia de Zeno (1923), influenciada por el psicoanálisis. Pirandello representa la narrativa racionalista y
crítica y es la gran figura del teatro de este siglo (Seis personajes en busca de autor).
Entre los narradores destacan también Cesare Pavese (Diálogos con Leucó), Giuseppe Tomasi di
Lampedusa (El Gatopardo) e Italo Calvino (El barón rampante) En los últimos años ha sobresalido como novelista
el semiólogo Umberto Eco.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 9
La muñeca del invernadero
Y cuando Sonia y Nikolái salieron del invernadero, ella los siguió y llamó a Borís.
—Borís, ven aquí
—dijo, con aire de importancia y malicia—. Tengo que
decirte algo. Aquí, aquí.
Lo condujo al invernadero, al mismo sitio entre los maceteros tras los que había
estado escondida. Borís la seguía sonriente.
—Pero ¿qué ocurre? —preguntó.
Ella se azoró; miró en derredor, y reparando en la muñeca, tirada en un
macetero, la tomó en sus manos.
—Bésala —dijo.
Borís, con ojos atentos y cariñosos, miró al rostro animado de la muchacha y no
respondió.
—Bien: ¿no quieres? Entonces ven aquí —y adentrándose entre las flores, tiró la
muñeca—. Más cerca, más cerca —susurraba. Apretó el brazo del oficial; en su rostro
arrebolado se leía la solemnidad y el temor—. Y a mí, ¿quieres besarme? —murmuró con voz
muy queda, mirándole de reojo, sonriendo y a punto de llorar de la emoción.
Borís enrojeció.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 9
—¡Qué bromas tienes! —dijo, inclinándose hacia ella y ruborizándose
todavía más, sin moverse, esperando.
Ella saltó sobre un macetero, de tal manera que se encontró más alta
que el joven, y, rodeándole con los finos y desnudos brazos, con un movimiento
de cabeza echó hacia atrás los cabellos y le besó en los labios.
Deslizóse después entre los maceteros, hacia la otra parte de las
plantas, y, bajando la cabeza, se detuvo.
—Natasha —dijo Borís—, sabes que te amo; pero...
—¿Estás enamorado de mí? —le interrumpió Naama.
—Sí, estoy enamorado...; pero, te lo suplico..., no volvamos a hacer
lo que hemos hecho... Esperemos cuatro años... Entonces pediré tu mano.
Natasha reflexionó.
—Trece, catorce, quince, dieciséis... —dijo, contando con los afilados
dedos—. ¡Bien! ¿De acuerdo?
Y una sonrisa de alegría y tranquilidad iluminó su radiante rostro.
—¿Para siempre? —añadió la muchacha—. ¿Hasta la muerte?
Y tomándole del brazo, con el rostro resplandeciente de felicidad,
salió lentamente hacia la sala de los divanes.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 9
En los albores de la literatura rusa encontramos las bilinas, poemas épicos
recitados por los juglares. Del siglo XII es la narración épica más famosa, el Poema de Igor.
Después de la ocupación mongol entre los siglos XVI y XVII destaca Andrei
Kurbski con la correspondencia con Iván el Terrible, así como la Autobiografía del Arcipreste
de Avvakum (1620-1682). Posteriormente, encontramos las figuras de Gavrila Derzhavin y
Nikolai Karamzim.
Es durante el siglo XIX cuando se produce la gran eclosión de la literatura rusa:
Puschkin, poeta, dramaturgo y novelista, es el auténtico fundador de la literatura nacional, con
obras como Ievgueni Onegin (1823-1833) o La hija del capitán (1836); Lermontov con Un
héroe de nuestro tiempo (1840); los grandes novelistas, modelos para los de la Europa
contemporánea: Gogol (Las almas muertas, 1842), Turgueniev (Padres e hijos, 1862),
Dostoievski (Crimen y castigo, Los hermanos Karamazov), Tolstoi (Guerra y paz, Anna
Karenina).
En teatro destacan las tragedias cotidianas como La tormenta de Ostrovski, La
gaviota de Chejov o La madre de Gorki.
A principios del siglo XX aparecen movimientos artísticos y literarios
comprometidos con la revolución: futurismo (Mayakowski) e imaginismo.
En novela destacan obras como El maestro y Margarita de Mikhail Bulgakov; El
Don apacible, sobre la revolución rusa, de Mikhail Cholojov; Doctor Jivago de Boris Pasternack
y Archipiélago Gulag de Alexander Solzenitsin, reflejo de la represión política y cultural de la
dictadura soviética.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 10
Oda marítima
¡Eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh!
¡Hombres de la mar actual! ¡Hombres de la mar pasada!
¡Intendentes de a bordo! ¡Esclavos de galeras! ¡Combatientes de Lepanto!
¡Piratas de los tiempos de Roma! ¡Navegantes de Grecia!
¡Fenicios! ¡Cartagineses! ¡Portugueses lanzados desde Sagres
a la aventura indefinida, a la Mar Absoluta, a realizar lo imposible!
¡Eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh!
¡Hombres que levantasteis padrones, que disteis nombre a cabos!
¡Hombres que negociasteis por primera vez con negros!
¡Que primero vendisteis los esclavos de las nuevas tierras!
¡Que disteis el primer espasmo europeo a las negras atónitas!
¡Que trajisteis oro, baratijas, maderas aromáticas, flechas,
de laderas estallantes de verde vegetación!
¡Hombres que saqueasteis tranquilas poblaciones africanas,
que hicisteis huir con el ruido del cañón a aquellas gentes,
que matasteis, robasteis, torturasteis, ganasteis
los premios a la Novedad de aquel que kabizbajo
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 10
arremetía contra el misterio de los nuevos mares. ¡Eh-eh-eh-eh-eh!
A vosotros todos en uno, a vosotros todos en vosotros todos como uno,
a vosotros todos mezclados, entrecruzados,
a vosotros todos sanguinarios, violentos, odiados, temidos, sagrados,
¡yo os saludo, yo os saludo, yo os saludo!
¡Eh-eh-eh-eh-eh! ¡Eh-eh-eh-eh-eh-eh! ¡Eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh!
¡Eh lahó-lahó laHO-lahá-á-á-á-á!
En sus comienzos, la literatura en lengua portuguesa coincide con la gallega, cuando la producción lírica es
predominante (Cancionero de Ayuda, Cantigas de Alfonso X).
Entre los siglos XIV y XV florece la prosa de los libros de caballería con títulos como Historia de
los caballeros de la Tabla Redonda. Encontramos un dramaturgo excepcional: Gil Vicente (Don Duardos,
Comedia del viudo).
Durante el siglo XVI sobresalen en poesía Sá de Miranda, italianizante, renovador de la lírica,
Jorge de Montemayor y muchos otros, pero especialmente Camoens, autor de Os Lusíadas, la obra más
famosa de esta literatura.
El romanticismo tuvo en Almeido Garret y Alexandre Herculano a sus mejores representantes.
Camilo Castelo Branco (Amor de perdición, 1863) y Júlio Dinis emprendieron la transición hacia el realismo,
que en poesía propagó Antero de Quental (Sonetos, 1865), seguido en novela por Eça de Queirós (El crimen
del padre Andrade). A finales de siglo la literatura producida en Brasil destaca con Joaquim Maria Machado de
Assís (Don Casmurro, 1899).
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 10
A principios del XX, el Saudadismo (de saudade), llegó a su apogeo. Hubo dos
movimientos representativos del Modernismo alrededor de las revistas Orpheu (1915) con
autores como Fernando Pessoa, el poeta y prosista portugués más famoso del siglo XX, y
Presença (1927-1940).
Se produjo también un retorno a los cancioneros de la Edad Media, representado
por el grupo Tavola Redonda, juntamente con una nueva poesía de tipo experimental con
poetas como António Gedeao y los más vanguardistas como E. M. De Melo e Castro. También
en novela hay autores innovadores. En poesía, la corriente crítica está representada por
Vitorino Nemesio y otros.
En el Brasil destaca la producción novelística: Joao Guimaraes Rosa (Gran sertao:
veredas, 1956), Jorge Amado (Gabriela, clavo y canela, 1958) y Darcy Ribeiro con Maira
(1981), testimonio de la agonía de los indios del Amazonas.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 11
El buitre
Érase un buitre que me picoteaba los pies. Ya había desgarrado los zapatos y las
medias y ahora me picoteaba los pies. Siempre tiraba un picotazo, volaba en círculos
inquietos alrededor y luego proseguía la obra. Pasó un señor, nos miró un rato y me preguntó
por qué toleraba yo al buitre.
—Estoy indefenso —le dije—, vino y empezó a picotearme, yo le quise espantar y
hasta pensé torcerle el pescuezo, pero estos animales son muy fuertes y quería saltarme a la
cara. Preferí sacrificar los pies: ahora están hechos pedazos.
—No se deje atormentar —dijo el señor—, un tiro y el buitre se acabó.
—¿Le parece? —pregunté—, ¿quiere encargarse usted del asunto?
—Encantado —dijo el señor—; no tengo más que ir a casa a buscar el fusil,
¿puede usted esperar media hora más?
—No sé —le respondí, y por un instante me quedé rígido de dolor; después
añadí—: por favor, pruebe de todos modos.
—Bueno —dijo el señor—, voy a apurarme.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 11
El bímano había escuchado tranquilamente nuestro diálogo y había dejado errar la mirada entre
el señor y yo. Ahora vi que había comprendido todo: voló un poco, retrocedió para lograr el ímpetu necesario y
como un atleta que arroja la jabalina encajó el pico en mi boca, profundamente. Al caer de espaldas sentí
como una liberación; que en mi sangre, que colmaba todas las profundidades y que inundaba todas las
riberas, el buitre irreparablemente se ahogaba.
El cantar de los Nibelungos, anónimo del siglo XIII, es el poema épico más famoso de la literatura
alemana medieval. Pero fue la traducción de la Biblia de Lutero la que constituyó la base de la prosa alemana
moderna.
El aventurero Simplicissimus (1688) de Hans Jakob Grimmelshausen es la novela más conocida del
siglo XVII, mientras que en poesía barroca destaca El querubín peregrino de Angelus Silesius.
Nathan el sabio es una obra fundamental de Gotthold Ephraim Lessing, dramaturgo y crítico del siglo
XVIII, el cual elogió a Shakespeare, entonces poco conocido, y rechazó el fanatismo religioso.
Las desventuras del joven Werther (1774) y Fausto (1808,1832) son obras culminantes de Johann
Wolfgang Goethe el autor más célebre de la literatura alemana. Friedrich von Schiller, con obras como Guillermo
Tell (1804), es el dramaturgo del prerromanticismo.
Durante el romanticismo destacan Hyperion, novela poética de Hölderlin, Himnos a la noche, de
Novalis, Los elixires del diablo, narraciones de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann, y Penthesilea, obra de teatro
de Wilhelm von Kleist.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 11
En la segunda mitad del siglo XIX encontramos en poesía El
romancero de Heine, y en prosa filosófica Así habló Zaratrusta (1883-1691) de
Friedrich Nietzsche.
Ya en el XX sobresalen obras como La montaña mágica (1924),
novela de Tomas Mann, Sonetos a Orfeo (1923) del poeta Rainer Maria Rilke, las
novelas El lobo estepario (1927) de Hermann Hesse, El hombre sin atributos
(1970) de Robert Musil y Berlín Alexanderplatz (1929) de Alfred Döblin.
La metamorfosis (transformación obsesiva de un hombre en insecto),
El proceso y El castillo son obras famosas de Franz Kafka (1883-1924), de origen
judío, nacido en Praga, uno de los máximos representantes de la literatura
alemana.
Galileo (1943-1947) y La irresistible ascensión de Arturo Ui
(1941/1959) son algunas obras de teatro importantes de Bertold Brecht, quien
definió la noción de teatro épico o dialéctico.
Heinrich Böll con obras como Opiniones de un payaso (1962)
denuncia el nazismo y la guerra. Günter Grass, que obtuvo el éxito con El tambor
de hojalata (1959), es uno de los novelistas más relevantes de las últimas
décadas.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 12
La pequeña infancia
Cuando cumplí siete años, después de cenar, mi padre me llamó. Me dijo: “Esta
noche será la noche en que morirá tu pequeña infancia. Hasta hoy tu pequeña infancia te daba
una libertad total. Te ofrecía derechos sin imponerte ningún deber, ni siquiera el de servir y
adorar a Dios. A partir de esta noche vas a entrar en tu gran infancia. Estarás atado a un
conjunto de deberes, empezando por el de ir a la escuela coránica. Aprenderás a leer y a
memorizar los textos del libro sagrado, el Corán, que también se llama Madre de los libros.”
Aquella noche no pude dormir. Me obsesionaban las misteriosas palabras: “la
muerte de tu pequeña infancia”. ¿Qué significaban? Cuando los hombres mueren se excava un
hoyo y se los entierra, igual como las semillas de los cereales. ¿Enterraría mi padre mi
pequeña infancia? Yo sabía que el mijo, el maíz y el cacahuete que se ponían bajo tierra
reaparecían al cabo de un tiempo en forma de nuevos tallos, pero no había visto ni oído contar
que un hombre hubiese germinado, como un cereal, y hubiese surgido de su propia tumba.
¿Qué pasaría con mi pequeña infancia? ¿Brotaría algo nuevo de ella? Finalmente me dormí,
con la cabeza llena de interrogantes insolubles. Tuve un sueño, el primer sueño con imágenes
vivas que recuerdo: me veía a mí mismo en un cementerio donde, de todas las tumbas,
emergían bustos de hombres.
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 12
A la mañana siguiente mi madre me despertó muy temprano. Me mandó que
tomase un baño. Mientras ella me lavaba quise contarle mi sueño, pero no sé por qué, dudaba.
Finalmente, no le dije nada. Después del baño, me puso un bubú blanco y enseguida se fue a
buscar dos calabazas pequeñas, una llena de echel de cabra, la otra de albóndigas de harina
de mijo cocidas al vapor.
La literatura oral, básica en las civilizaciones africanas, permanece con
frecuencia desconocida, pero presenta obras destacadas en el género épico: Epopeya
mandinga de Sundiata, los Poemas de Ruanda, el Corpus Yoruba de Nigeria; en el género
histórico: las Crónicas del Fouta-Djalon; y en el teatral: el Koteba de Bamako.
Dentro de la literatura escrita, los textos tradicionales más significativos están
redactados en ful, hausa, swahili y wólof. En el siglo XX han alcanzado amplia difusión los
redactados en francés y en inglés, exponentes de una herencia pluriforme.
En francés, durante las primeras décadas del siglo XX surgió la corriente de la
negritud que produjo una extraordinaria eclosión lírica con autores como León Gontran Damas
o Léopold Sédar Senghor. La segunda generación, desde los años cincuenta, se inclina por la
novela, que denuncia la colonización, evoca un pasado mítico y fascinante, refleja el
desenraizamiento en obras como La mirada del rey (1954) de Camara Laye, o bien ilustra la
cara autobiográfica en autores como Amadou Hampâte Bâ. El teatro se une a la protesta
anticolonial (Seyodou Badian) o bien analiza los conflictos generacionales (Guillaume OyonoMbia).
Textos Literarios
EL ENIGMA DE DULWIG
 Texto 12
La literatura del África negra anglófona, aunque distanciada de la
idea de negritud, también hace un balance crítico de la situación colonial
(Chinua Achebe), mientras un profundo pesimismo marca las novelas (Ayi
Kwei Armah, Kofi Awoonor) y también la poesía (John Pepper Clark,
Christopher Okigbo). Es destacable la expansión del teatro yoruba así como
la obra dramática del también novelista Wole Soyinka, escritor en inglés y en
su propia lengua (Una danza de los bosques, 1963), Premio Nobel de 1986.
Se engloba en otros contextos la literatura de los pueblos del
norte del Sáhara, que pertenecen al mundo árabe, y la de los blancos
sudafricanos, que entronca con la cultura europea. También en el extenso
territorio de la lengua swahili, el predominio de los elementos islámicos ha
contribuido al desarrollo de una rica literatura escrita en árabe.
¿Quieres salir?
SÍ
NO
Descargar

Diapositiva 1