Kafka nació el 3 de julio de 1883 en Praga.
Era checo, aunque su idioma materno fue el
alemán. Kafka aprendió checo. Kafka
también tenía conocimiento del idioma y de
la cultura francesa. Uno de sus autores
favoritos fue Flaubert.
De 1889 a 1893, Kafka asistió a la escuela
primaria
(Deutsche
Knabenschule)
y
posteriormente al instituto en Staroměstské
náměstí donde completó su examen de
Bachillerato en 1901. A continuación estudió
derecho en la Universidad de Charles en
Praga, y obtuvo el doctorado en leyes en
1906. Posteriormente trabajó durante un año
en una agencia de seguros de accidentes
laboral y fue entonces cuando comenzó a
escribir. A menudo se refirió a este trabajo
como "Brotberuf“, un empleo tan sólo para
ganar dinero. En 1917 se le declaró una
tuberculosis, lo que le obligó a mantener
frecuentes períodos de convalecencia,
durante los cuales recibió el apoyo de su
familia, en especial de su hermana Ottla.
Durante su periodo escolar tuvo un papel activo en la
organización
de
actividades
literarias
y
sociales.
Contrariamente a su temor de ser percibido de manera
repulsiva tanto física como mentalmente, impresionaba a los
demás con su aspecto infantil, pulcro y austero, su conducta
tranquila, fría y su inteligencia, además de su sentido del
humor.
Un tema de gran importancia en su obra es su relación con
un padre autoritario. En 1923 se trasladó a Berlín, con la
esperanza de distanciarse de la influencia de su familia y
concentrarse en su obra. En esta ciudad se reunió con Dora
Diamant, una joven de 25 años ella se convirtió en su
compañera y tuvo una gran influencia en el interés de Kafka
por el judaísmo.
No hay coincidencia de pareceres sobre los más que
probables trastornos psicológicos de Kafka.
Kafka era un ser atormentado y complejo. Sufrió mucho,
pero también gozó de la vida con una intensidad fuera
de lo común. En sus diarios y cartas se queja
frecuentemente de insomnio y dolores de cabeza. Fue
un partidario de la dieta vegetariana y del naturismo. Se
dice que consumía grandes cantidades de leche sin
pasteurizar, lo que pudo ser el factor desencadenante de
su tuberculosis.
El estado de salud de Kafka empeoró a causa de la
tuberculosis.
Regresó
a
Praga,
acudiendo
posteriormente a un sanatorio cerca de Viena para
recibir tratamiento. Allí murió el 3 de junio de 1924. Su
cuerpo fue llevado a Praga, donde fue enterrado el 11 de
junio de 1924 en el Nuevo Cementerio Judío de PragaŽižkov.
SU OBRA:
Kafka sólo publicó algunas historias cortas durante toda su vida, una pequeña parte
de su trabajo, por lo que su obra pasó prácticamente inadvertida hasta después de su muerte.
Con anterioridad a su fallecimiento, dio instrucciones a su amigo y albacea literario Max Brod
de que destruyera todos sus manuscritos. Su amante, Dora Diamant, cumplió sus deseos pero
tan sólo en parte. Dora guardó en secreto la mayoría de sus últimos escritos en su poder,
incuyendo 20 cuadernos y 35 cartas, hasta que fueron confiscados por la Gestapo en 1933.
Actualmente se halla en curso una búsqueda de los papeles desaparecidos de Kafka a escala
internacional. Brod hizo caso omiso de las instrucciones de Kafka y en su lugar supervisó la
publicación de la mayor parte de la obra que obraba en su poder -- incluso llegó a editar gran
parte de la producción de Kafka --, la cual pronto comenzó a despertar el interés y a obtener
alabanzas por parte de la crítica.
Todas sus obras publicadas, excepto varias cartas en checo dirigidas a Milena, se encuentran
escritas en alemán.
En su obra, a menudo el protagonista se enfrenta a un mundo complejo, que se basa en reglas
desconocidas, las cuales nunca llega a comprender. El adjetivo kafkiano se utiliza a menudo
para describir situaciones similares.
En sus cuadernos íntimos él habla de "demonios", "derrumbamiento", "embates", "desamparo",
"persecución", "soledad", "asalto a las últimas fronteras terrenales", "agobiante observación de
uno mismo" y muchas otras expresiones más que aluden a un mundo oscuro, desconcertante y
desconocido.
"Como el Greco, Kafka abre con cada gesto el cielo, pero también como en el Greco —que era el
santo patrono de los expresionistas—, el elemento decisivo, el centro de la cuestión sigue siendo en
él el gesto... Kafka quería contarse entre los hombres comunes. El límite de la comprensión se le
planteaba a cada paso que intentaba dar. Y ama presentárselo también a otros. A menudo, parece no
lejos de decir, con el Gran Inquisidor de Dostoievski: «Pero si es así, hay aquí un misterio y nosotros
no podemos comprenderlo.
Walter Benjamin
"La actitud de Kafka ante la autoridad del padre no tiene más sentido que el de la autoridad general
que se desprende de la actividad eficaz. Aparentemente, la actividad eficaz elevada al rigor de un
sistema fundado en la razón, como en el comunismo, es la solución a todos los problemas, pero no
puede ni condenar absolutamente, ni tolerar en la práctica la actitud propiamente soberana... Esta
dificultad es grande para un partido que sólo respeta la razón, que no advierte nada en los valores
irracionales, en donde la vida lujosa, inútil, y el infantilismo se iluminan... En un mundo del que está
expulsada la individualidad burguesa, y el humor inexplicable y pueril del adulto, Kafka no puede ser
defendido. El comunismo es en principio, la negación plena, lo contrario de la significación de
Kafka".
Georges Bataille
"Klaus Mann ha llamado la atención sobre las analogías existentes entre el mundo de Kafka y el
Tercer Reich. La alusión política es, en verdad, totalmente ajena a su obra... pero, en todo caso, el
contenido de esa obra apunta más al nacionalsocialismo que al oculto dominio de Dios... Igual que
su compatriota Gustav Mahler, Kafka se pasa a los desertores. En lugar de la dignidad del hombre,
supremo concepto burgués, aparece en él la salvadora meditación y recuerdo de la semejanza con el
animal, semejanza de la que se nutre todo un estrato de su narrativa... Kafka no glorifica el mundo
sometiéndose a él, sino que resiste a él mediante la no-violencia. Ante ésta, el poder debe confesar
ser lo que es; en esto se basa Kafka".
T. W. Adorno
"La alegoría, el símbolo, la ficción mítica, que tienen un extraordinario desarrollo en su obra, resultan
indispensables para Kafka debido a la índole de su meditación. Esta oscila entre los dos polos de la
soledad y la ley, del silencio y la palabra común. No puede alcanzar a ninguno de los dos polos y es
también una tentativa por salir de la oscilación. Su pensamiento no puede encontrar reposo en lo
general, pero en la medida en que se lamenta a menudo de su locura y de su aislamiento, ya no es la
soledad absoluta, puesto que habla de esta soledad; ya no es el sinsentido, puesto que su sentido está
en ese sinsentido; ya no está fuera de la ley, puesto que su ley es ese extrañamiento que lo reconcilia...
Sus textos reflejan el malestar de una lectura que quiere conservar a la vez el enigma y la solución, el
equívoco y la expresión de ese equívoco, la posibilidad de leer en la imposibilidad de interpretar esta
lectura".
Maurice Blanchot
“La propia exigencia estética: el rigor. ... He ahí una respuesta de Kafka a todo lo que se investiga
actualmente en torno a la novela: que finalmente es la precisión de una escritura (precisión estructura),
desde luego, y no retórica; no se trata de «escribir bien») la que compromete al escritor en el mundo...
La literatura es posible, porque el mundo no está hecho".
Roland Barthes
"KAFKA no es uno de esos poetas antiguos cuyo canto respondía la las necesidades y a las
aspiraciones de todo un pueblo: es un escritor de hoy día, aislado, en medio de un mundo en el cual
hace mucho que la literatura no tiene una función definida, y por consiguiente sin responsabilidad ni
misión, libre por su misma inutilidad".
Marthe Robert
http://www.lamaquinadeltiempo.com/Kafka/Kvistopor.htm
Max Brod, su más íntimo amigo y notable escritor y crítico, dice de Kafka:
"En la conversación íntima se le soltaba asombrosamente la lengua, llegando a entusiasmarse, a ser
encantador. las bromas y las risas no tenían fin; reía a gusto y cordialmente y sabía hacer reír a sus
amigos".
"Quiero señalar lo que se olvida fácilmente cuando se contempla la obra de Kafka: su pliegue de alegría
del mundo y de la vida". "Tal humorismo se hacía particularmente claro cuando era Kafka mismo quien
leía sus obras. Por ejemplo, nosotros los amigos estallamos en risas cuando nos hizo conocer el primer
capítulo de "El Proceso".
Y él mismo reía tanto que por momentos no podía continuar leyendo.
Bastante asombroso si se piensa en la terrible seriedad de ese capítulo. Pero sucedía así".
"Aún las escenas más crudas de la obra de Kafka ("Colonia Penitenciaria", "Apaleadores", etc.) se ubican
bajo una rara media luz entre el interés analítico y la moderna ironía. Ese humor, ingrediente esencial de la
creación y de la vida kafkiana, señala precisamente, a través de la malla de la realidad, una realidad más
alta".
“Hablaba de una manera que con el correr de los años iría haciéndose más y más espontánea:
era una valiosa expresión de su idiosincrasia totalmente peculiar, paciente, vitalista, irónicamente
indulgente con las estupideces del mundo y, de allí, humorística, aunque sin descuidar jamás el meollo, lo
indestructible de un asunto y, por lo tanto, apartada siempre de lo fatuo o cínico. Sí, así era él".
"Su lenguaje es claro como el cristal y en su superficie no se nota más que la aspiración de expresar el
objeto correcto y nítidamente. Sin embargo, bajo el vivaz fuego de este límpido arroyo idiomático, fluyen
sueños y visiones de profundidad insondable".
Jorge Luis Borges Habla del Mundo de KAFKA
La Metamorfosis: Franz Kafka. Año 1991. Páginas: 130. Editorial Orión,
Argentina.
En una edición de La Metamorfosis de editorial ORION, Borges nos cuenta los
temas de la obra de Kafka y su modus operandi. Trancribimos aquí la primera
parte
de
ese
magnífico
ensayo.
Habla un discípulo de Kafka, un tardío discípulo de Kafka, pero que sigue
sintiéndolo y agradeciendo lo mucho que él le ha dado y lo poco que él ha
podido
hacer
con
ese
espléndido
regalo
de
su
obra.
Quiero examinar aquí dos temas de Kafka, el "laberinto" y la "empresa
imposible", pero antes quiero decir unas palabras sobre el modus operandi de
Kafka, sobre lo que los escolásticos llamaron el "regregresus in infinitum" y que
es un proceso intelectual bastante común tratándose de etiología o metafísica,
pero raro tratándose de literatura y podríamos decir que fuera de algunos
precursores, que de algún modo fueron inventados por él, fue inaugurado por
Kafka.
Y quiero recordar a mi amigo Carlos Mastronardi, el gran poeta de Entre Ríos,
¿por qué de Entre Ríos? El gran poeta de la patria y del mundo. Yo recuerdo que
él había iniciado la lectura de El proceso y me dijo lacónicamente: "Franz Kafka,
Zenón de Elea". El "regresus in infinitum", es una de las grandes innovaciones
de Kafka. Comenzaré por uno de los ejemplos más amenos de este método y
tema de Kafka. El "regresus in infinitum" puede ilustrarse como, la realidad del
tiempo como hecho de instantes y la del espacio como hecho de puntos, el
transcurso del tiempo y el movimiento son imposibles, e ilustra esto mediante
varias paradojas que fueron refutadas por Aristóteles y comentadas por toda la
filosofía después, pero recordaré dos simplemente, ya que en ellas se ve
claramente cuál es el modo de Kafka y me permite recordar a mi padre.
Ahora bien, ese procedimiento que se llama "regresus in infinitum" fue
aplicado para refutar pensamientos, muchas veces lógicamente, pero Kafka fue
el primero, o uno de los primeros, que lo aplicó a la literatura.
Modernista
La aparente desesperación y el
absurdo el existencialismo
El Freudismo debido a sus conflictos familiares
Mágico realismo
El anarquismo como el fundamento de inspiración
para el individualismo anti-burocrático
Una búsqueda metafísica de Dios Thomas Mann
Su obra bajo el prisma del Judaísmo
Estereotipo de una figura solitaria escribía movido
por la angustia, mucho más deliberado, subversivo
Principal predecesor de posteriores artistas
como por ejemplo Federico Fellini, Gabriel
García Márquez, Carlos Fuentes y Salman
Rushdie
La influencia marxista en la satirización de la
burocracia en obras tales como En la colonia
penitenciaria, El proceso y El castillo
El tema de la alienación y de la persecución, y dicho
énfasis principalmente en la obra de Marthe Robert
Gilles Deleuze y Félix Guattari
No obstante más "alegre" de lo que parecía ser.
lado humorístico de su prosa. Milan Kundera se
refiere al humor fundamentalmente surrealista
A Márquez dijo al leer La Metamorfosis que "era
posible escribir de una manera diferente".
Los temas de la obra de Kafka
Son la soledad, la frustración y la angustiosa
sensación de culpabilidad que experimenta el
individuo al verse amenazado por unas fuerzas
desconocidas que no alcanza a comprender y se
hallan fuera de su control. En filosofía, Kafka es afín al
danés Sören Kierkegaard y a los existencialistas del
siglo XX. En cuanto a técnica literaria, su obra
participa de las características del expresionismo y del
surrealismo. El estilo lúcido e irónico de Kafka, en el
que se mezclan con naturalidad fantasía y realidad, da
a su obra un aire claustrofóbico y fantasmal, como
sucede por ejemplo en su relato La Metamorfosis
(1915). Gregorio Samsa, el protagonista, un
voluntarioso corredor de seguros, descubre al
despertar una mañana que se ha convertido en un
enorme insecto; su familia lo rechaza y deja que
muera solo. Otro de sus relatos, En La Colonia
Penitenciaria (1919), es una escalofriante fantasía
sobre las cárceles y la tortura. Contraviniendo el
deseo de Kafka de que sus manuscritos inéditos
fuesen destruidos a su muerte, el escritor austriaco
Max Brod, su gran amigo y biógrafo, los publicó
póstumamente. Entre esas obras se encuentran las
tres novelas por las que Kafka es más conocido: El
proceso (1925), El castillo (1926), y América (1927).
Franz con su hermana Ottla
Julie Löwy, madre de
Franz
1º edición de La
Metamorfosis
Hermanas de Franz
Dibujos de Franz
Franz con Felice Bauer
Kafka y un grupo de amigos
Descargar

Slide 1