VIRTUD
“LABORIOSIDAD”

Hay un aspecto de tu vida, al que le dedicas
muchas horas de tu tiempo, de tu energía y
de tu amor; nos estamos refiriendo al área del
quehacer humano, el trabajo.
Esa instancia donde tú eres el actor y ejecutor
del sentido que le das a tu vida, donde
trasciendes, realizando tu vocación.
Epistemología-Laboriosidad


Procede del latín “laboriosus” y hace referencia a aquel que es muy
aplicado al trabajo.
Suele considerarse como un valor o una virtud. Gracias a ella, el
trabajo (la labor) pasa de ser algo obligatorio o necesario a un
valor.
- Es importante, no confundir el esfuerzo con la adicción al trabajo ni
con la explotación.
Es la virtud propia de una persona
trabajadora. Laboriosidad es el
hábito de trabajar abundantemente,
con intensidad y constancia. Trabajar
es solo el primer paso, hacerlo bien y
con cuidado en los pequeños detalles
es cuando se convierte en un valor.
Laboriosidad implica realizar las
tareas con esmero, atendiendo los
detalles y tratando de conseguir el
mejor resultado posible.



Significa hacer con cuidado y esmero las tareas,
labores y deberes que son propios de nuestras
circunstancias.
Ortega y Gasset: “Yo soy; Yo y mis circunstancias”
Implica el ayudar a quienes nos rodean en el trabajo,
colegio, hogar. Por tanto, no significa únicamente
“cumplir” con nuestro trabajo.
En todo momento, debemos tener presente que la
laboriosidad no es un valor para lucirse en una vitrina,
sino un medio para ser más productivos, eficientes y
participativos en todo lugar..
La laboriosidad es algo más que cumplir con lo
imprescindible, lo obligatorio o lo mínimo necesario.
Supone realizar un esfuerzo extra para conseguir un
logro adicional y progresar

Formas de ejercer la Laboriosidad
Cumplir los deberes laborales
Orden en el trabajo y en el horario
Constancia en el trabajo
Anteponer el trabajo a la diversión
Tener abundancia de trabajo es lo que favorece el
aumento de laboriosidad
Educar la laboriosidad implica
Ser ejemplos de laboriosidad
Educar a nuestros niños y jóvenes en el
esfuerzo
Ser nosotros constantes con ellos
Enseñarles a diferenciar las cosas bien hechas,
de las cosas a medio hacer
Animarlos para que hagan frente a las desganos.
Con paciencia y tenacidad enseñamos a niños y jóvenes a
ser aplicados en el momento de hacer los deberes del
colegio o los quehaceres del hogar, a ser constantes y
a actuar con diligencia para acabar lo que se ha
empezado.
Para lograr la laboriosidad es necesario el orden y la
reflexión
“ Despacito y buena letra, que el hacer las cosas
bien importa más que el hecho de hacerlas”
Antonio Machado.
Referencia Bíblica ver: Proverbios 6, 6-11
Descargar

Diapositiva 1