REFLEXIONES SOBRE LA PREHISTORIA
DE LA PENÍNSULA IBÉRICA
Imagen tomada de Prinum. Universidad de Murcia
REFLEXIONES SOBRE LA PREHISTORIA DE LA PENÍNSULA
La situación geográfica y algunos rasgos particulares de la Península
Ibérica la convirtieron en la Prehistoria en un lugar de encuentro de
influencias muy diversas. No es muy distinto de lo que sucede hoy en
día, ya que somos puente de unión por motivos geográficos entre
África y Europa y entre el Mediterráneo y el Océano Atlántico.
La posición de la Península Ibérica le
permitió en la Prehistoria estar en
contacto con pueblos mediterráneos,
atlánticos, centro europeos y africanos.
En este mapa sobre el intercambio de
productos en la edad del Bronce se
aprecia que nuestro territorio es el que
participa de mayor variedad de
productos en todo el occidente europeo.
Imagen de Segara en Wikimedia Commons, licencia
Creative Commons.
REFLEXIONES SOBRE LA PREHISTORIA DE LA PENÍNSULA
Las migraciones humanas han sido un factor importantísimo en el
desarrollo de la Península Ibérica en la Prehistoria. Las culturas
autóctonas evolucionaron gracias a las aportaciones continuas de
gentes que llegaron de fuera.
Las mismas playas de Almería que
contemplaron el desembarco de las
gentes que trajeron el Neolítico a la
península
contemplan
hoy
el
desembarco de pateras.
Fotografía de Juanmimen en Flickr, licencia Creative Commons
REFLEXIONES SOBRE LA PREHISTORIA DE LA PENÍNSULA
A lo largo de la Prehistoria se produjeron cambios climáticos en
diferentes momentos que provocaron la extinción de especies del
género humano, y la necesidad de adaptación para los supervivientes.
Nuestra especie, la última del género humano, no tiene por qué ser
inmune a esto.
Reconstrucción del enterramiento de un neanderthal. Fotografía de John Connell
en Flickr, licencia Creative Commons
REFLEXIONES SOBRE LA PREHISTORIA DE LA PENÍNSULA
Las relaciones entre pueblos diversos han colaborado en la
Prehistoria a la innovación y a la evolución. Las culturas prehistóricas
que se desarrollaron en la Península Ibérica son fruto de numerosos
mestizajes, que acabaron creando formas originales y con
personalidad propia.
La dama de Elche, ejemplo del arte ibérico. Fotografía de Martorell en
Wikimedia Commons, licencia GNU.
REFLEXIONES SOBRE LA PREHISTORIA DE LA PENÍNSULA
En la Prehistoria se vivieron procesos de revolución tecnológica, en
los que innovaciones aparentemente pequeñas transformaron
radicalmente la vida de los seres humanos. Esto fue especialmente
notable en la revolución neolítica, la primera revolución económica de
la historia de la humanidad. En nuestros días, tal vez sin percibirlo,
¿estamos siendo testigos del inicio de una nueva revolución?
Fotografía de Orbz en Flickr, licencia Creative
Commons.
Fotografía de Calame en Wikimedia
Commons, licencia Creative Commons.
REFLEXIONES SOBRE LA PREHISTORIA DE LA PENÍNSULA
La Península Ibérica jugó en la Prehistoria un papel importante en los
primeros procesos de globalización. Nuestro desarrollo histórico no
se produjo de manera aislada, ya que desde la Edad de los Metales
nuestras costas entraron a formar parte de los circuitos comerciales
que unían a todo el mundo mediterráneo.
Las costas de Iberia en los circuitos comerciales griegos y fenicios.
Imagen de Maksin en Wikimedia Commons, licencia GNU
REFLEXIONES SOBRE LA PREHISTORIA DE LA PENÍNSULA
En la Prehistoria la Península Ibérica fue un territorio objeto de
procesos de colonización por parte de pueblos más avanzados, que
aprovecharon su superioridad técnica y cultural para explotar sus
riquezas. Estos procesos se desarrollaron a veces por medios pacíficos
(fenicios y griegos) y en otras ocasiones por la fuerza militar
(cartagineses).
El Sureste de la Península Ibérica fue sometido por el imperialismo cartaginés.
Imagen de BishkekRocks en Wikimedia Commons, dominio público
REFLEXIONES SOBRE LA PREHISTORIA DE LA PENÍNSULA
Descargar

Diapositiva 1