EL PENTATEUCO
de las MUJERES
(1) EL CANTAR
(2) SUSANA (Dn)
El Cantar de los Cantares
¿Un libro erótico?
¿Quién es?
¿?
¿?
¿?
¿?
¿?
Camila Vallejo
A LA CÁRCEL POR TRADUCTOR
1577, fray Luis de León Universidad de Salamanca,
tradujo al “castellano” el “Cantar de los
Cantares”.
UN LIBRO SIN DIOS
No trata ningún tema religioso.
¿De qué habla? Poemas de amor en donde una
pareja.
El texto hebreo original no indica cuándo habla él o
ella. Las Biblias colocan la palabra “Esposo” o
“Esposa”, es una atribución hecha por los
traductores modernos.
LA SORPRESA DE UNA MUJER
El centro del poema es la joven:
Ella abre: “Que me bese con los besos de su boca” (1, 2).
Y lo cierra : “Huye, Amado mío” (8, 14).
¿ESCRITO POR UNA MUJER?
La voz conductora de los poemas es la de la mujer.
De los 117 versículos del libro, todos, menos 8, son
pronunciados por ella, reflejan a ella, o aluden a ella.
Único caso dentro de la literatura bíblica en el cual una
mujer hablaría directamente por si misma, y no a
través del hombre.
Erotismo
Cantar de los Cantares
Ventana sobre el cuerpo
(Eduardo Galeano)
La Iglesia dice: El cuerpo es una culpa.
La ciencia dice. El cuerpo es una máquina.
La publicidad: El cuerpo es un negocio.
El cuerpo dice: Yo soy una fiesta.
Eduardo Galeano
Wasf de la mujer (7,2-6)
2 ¡Qué lindos son tus pies en las sandalias!
Las curvas de tus caderas son como collares, obra
de manos de artista.
3 Tu pubis es una copa redonda, rebosante de licor.
Tu vientre, un montón de trigo, adornado de
azucenas.
4 Tus dos pechos, cual dos crías mellizas de gacela.
5 Tu cuello, como torre de marfil.
Tus ojos, las piscinas de Jesbón.
Tu nariz, como la torre del Líbano.
6 Tu cabeza sobre ti, como el Carmelo,
y tu melena, como la púrpura;
¡un rey en esas trenzas está preso!
Wasf del varón (5,10-16)
10 Mi amado es radiante y rubio, distinguido entre diez mil.
11 Su cabeza es oro, oro puro;
su melena, racimos de palmera, negras como el cuervo.
12 Sus ojos como palomas junto a arroyos de agua,
bañándose en leche, posadas junto a un estanque.
13 Sus mejillas, eras de balsameras, macizos de perfumes.
Sus labios son lirios que destilan mirra fluida.
14 Sus manos, aros de oro, envueltos de topacio.
Su sexo, una barra de marfil, recubierto de zafiros.
15 Sus piernas, columnas de alabastro, asentadas en
basas de oro puro.
Su porte es como el Líbano, esbelto cual los cedros.
16 Su paladar, dulcísimo, y todo él, un encanto.
Así es mi amado, así mi amigo, hijas de Jerusalén.
PUBIS:
una copa rebosante de licor.
4,11 Miel virgen destilan tus labios, novia mía.
Hay miel y leche debajo de tu lengua…
LÍQUIDOS
= partes íntimas de la mujer:
4,12 Jardín eres cerrado, hermana mía, esposa,
jardín cerrado, fuente sellada.
15 ¡Fuente de los jardines,
pozo de aguas vivas,
corrientes que del Líbano fluyen!
ABRAZOS y BESOS (1) :
2, 3 Como el manzano
entre los árboles silvestres,
así mi amado entre los jóvenes.
A su sombra apetecida
estoy sentada,
y su fruto me es dulce al paladar.
4 Me ha llevado a la bodega,
y me ha asaltado
con amor.
6 Su izquierda está bajo mi cabeza,
y su diestra me abraza.
Abrazos y besos (2):
CASA: cuerpo de la muchacha para la concepción.
8, 1 ¡Ah, si fueras tú un hermano mío,
amamantado a los pechos de mi madre!
Podría besarte, al encontrarte afuera,
sin que me despreciaran.
2 Te llevaría, te introduciría
en la casa de mi madre,
y tú te me unes.
Te daría a beber vino aromado,
el licor de mis granadas.
3 Su izquierda está bajo mi cabeza,
y su diestra me abraza.
JARDÍN y VIÑA (cuerpo de la mujer): 4,12-5,1
12 Jardín eres cerrado, hermana mía, novia, huerto
cerrado, fuente sellada.
15 ¡Fuente de los huertos, pozo de aguas vivas,
corrientes que del Líbano fluyen!
16 ¡Levántate, ven!
¡Soplad en mi jardín, que exhale sus aromas!
¡Entre mi amado en su jardín y coma sus frutos
exquisitos!
5, 1 Ya he entrado en mi jardín, hermana mía,
esposa; he tomado mi mirra con mi bálsamo, he
comido mi miel con mi panal, he bebido mi vino
con mi leche.
DESPERTAR: Excitar
8,5:
Debajo del manzano te desperté,
allí donde te concibió tu madre,
donde concibió la que te dio a luz.
6,2-3:
2 Mi amado ha bajado a su jardín, (…)
a recoger azucenas.
3 (…) él pasta entre azucenas.
5,2-5: ¿onírico?
2 Yo dormía, pero mi corazón velaba.
¡La voz de mi amado que llama!:
«¡Ábreme, hermana mía, amiga mía,
paloma mía, mi perfecta!»
3 «Me he quitado mi túnica,
¿cómo ponérmela de nuevo?
He lavado mis pies,
¿cómo volver a mancharlos?»
4 ¡Mi amado metió la mano
por el hueco de la abertura;
y me estremezco al sentirlo.
EL:
Y tus pechos son como los racimos
Te digo que subo a la palmera,
Y me aferraré a sus pezones;
Y tus pechos me serán
como racimos de uva,
Y el aroma de tu pezón
como el de las manzanas.
Y tu paladar me sabrá
el mejor de los vinos.
“El universo entero vale menos
que el día que le fue entregado a Israel
el Cantar de los Cantares,
pues aunque todas las Escrituras son santas,
el Cantar de los Cantares
es el Santo de los Santos”
(Rabí Aquiba)
¡Lo más divino!,
diríamos nosotros.
SEXUALIDAD
y POLÍTICA
Escrita en el año 400 a.C: Jerusalén sometida a
los persas: la clase dirigente, llevaba una vida
frívola.
Su modelo de sexualidad era el del rey
Salomón (muchos matrimonios basados en
intereses políticos y acuerdos comerciales).
La mujer era un simple objeto para adquirir
poder, escalar posiciones, o demostrar fortuna.
DOS MODELOS DE PAREJA
 Cantares:
presenta a una pareja
humildes, que se aman con fidelidad.
de
jóvenes
como “jardín clausurado”, “huerto
cerrado”, “fuente sellada”, atribuidas a la Amada,
destacan la importancia del amor fiel de la pareja, en
contraposición al amor frívolo e impersonal de los
ricos y poderosos de Jerusalén.
 Expresiones
 El “modelo salomónico” de sexualidad (ricos y
famosos de Jerusalén), se opone al modelo personal
y auténtico de sexualidad (propuesto por los
protagonistas del libro).
Mario Benedetti
Ustedes y Nosotros
Ustedes cuando aman
exigen bienestar
una cama de cedro
y un colchón especial
Nosotros cuando amamos
es fácil de arreglar
con sábanas qué bueno
sin sábanas da igual
Ustedes cuando aman
calculan interés
y cuando se desaman
calculan otra vez
Nosotros cuando amamos
es como renacer
y si nos desamamos
no la pasamos bien
Ustedes cuando aman
son de otra magnitud
hay fotos chismes prensa
y el amor es un boom
Nosotros cuando amamos
es un amor común
tan simple y tan sabroso
como tener salud
Ustedes cuando aman
consultan el reloj
porque el tiempo que pierden
vale medio millón
Nosotros cuando amamos
sin prisa y con fervor
gozamos y nos vale
barata la función
Ustedes cuando aman
al analista van
él es quien dictamina
si lo hacen bien o mal
Nosotros cuando amamos
sin tanta cortedad
el subconsciente piola
se pone a disfrutar
Ustedes cuando aman
exigen bienestar
una cama de cedro
y un colchón especial
Nosotros cuando amamos
es fácil de arreglar
con sábanas qué bueno
sin sábanas da igual.
Ustedes y Nosotros
del Cantar de los Cantares
Dentro Palacio
Lujo
Diván
Cama
Habitación
de Salomón
Fuera
Valor
Lecho
Casa materna
de Ella
Campo
Rey introduce
Violencia
en su habitación Adulterio
Miedo
Ella introduce
a El en la casa
de sus padres
Naturaleza
Vida
Alegría
EL VINO Y LOS BESOS
Ella:
“Que me bese
con los besos de su boca.
Tus amores
son mejores que el vino;
tus perfumes
son exquisitos para oler;
tu nombre
es como una loción derramada;
por eso te aman las mujeres”
(1,2-4).
 Sólo los besos de él (“su boca”).
 Vino:
su amor está por sobre
costumbres de la clase dirigente.
las
 Compara el “nombre” de su amado (nunca
aparece) con los mejores perfumes, lo
pone a él por encima de los famosos de
aquel tiempo.
NEGRA y HERMOSA
“Soy negra y hermosa,
hijas de Jerusalén,
como las carpas de Queda;
como las cortinas de Shalmá.
No se fijen en que soy morena,
es que el sol me ha quemado.
Mis hermanos,
enojados conmigo,
me pusieron a cuidar las viñas,
¡y mi Propia viña descuidé!”
(1, 5-6).
 Piel blanca: signo de alto nivel social, el pobre trabaja
muchas horas bajo el sol.
 Justifica su piel oscura, las cortesanas de (3,10),
desprecian a la trabajadora.
 Se siente hermosa como las tiendas negras de las tribus
beduinas (Quedar y Shalmá), cuyo color oscuro
contrastaba deslumbrante con el amarillo del desierto.
 Es negra porque sus hermanos la obligan a trabajar en
las viñas de ellos, lo cual ha hecho que ella descuide “su
viña” (amante).
 Queja por la situación social de la mujer, explotada
laboralmente y, a la vez, impedida de expresar sus
deseos amorosos al hombre que ama.
LOS CABALLOS DEL FARAÓN
El:
“A una yegua
entre los carros del Faraón
te comparo, amada mía”
(1,9).
 En Egipto, los carros del ejército eran tirados siempre por
caballos. Durante el tiempo de guerra, se veían
sometidos a abstinencia sexual.
 Crónica egipcia: durante una campaña militar, la
presencia inesperada de una yegua produjo un grave
desorden en los carros, los jinetes no pudieron
dominar la fuerza desatada entre sus caballos.
 La yegua entre los carros de Egipto alude a la atracción
sexual que ella provocaba.
LA CAMA DE SALOMÓN
“Qué es eso que sube del desierto
como una columna de humo,
perfumado de mirra y de incienso
y de toda clase de aromas?
Es la litera de Salomón.
Sesenta soldados la escoltan;
todos expertos en la espada y en la guerra.
Cada uno lleva su espada en la cintura
por los peligros de la noche”
(3, 6-8).
 Litera: carruaje en el que viajaban los
grandes personajes.
 Está en medio del desierto (no en el
palacio o los jardines reales) para
simbolizar la esterilidad de su vida y de
sus amores.
 La rodea son sus soldados, la espada y
los peligros nocturnos: ¡no hay nada que
envidiar en este rey!
“El rey Salomón
se ha hecho una cama
de madera del Líbano.
Sus columnas
son de plata,
el respaldo de oro,
el asiento de púrpura.
Y su interior está tapizado de amor
por la hijas de Jerusalén”
(3, 9-10).
 En vez de describir la persona del rey,
o sus virtudes, o su sabiduría,
describe un mueble. Es el mundo en
el que las cosas valen más que las
personas.
 Las hijas de Jerusalén han “tapizado”
con su amor la cama del rey; pero no
dice que aman al rey. Es la expresión
de la sexualidad sin amor.
“Salgan, hijas de Jerusalén
a ver al rey Salomón
con la corona que le colocó su madre
el día de su boda”
(3, 11).
 BETSABÉ: engañó a Urías con el rey David.
 Esa “corona” que carga Salomón, heredada
de su madre: él lleva una vida licenciosa.
ATRACCIÓN FATAL
“Yo soy para mi amado
y su deseo tiende hacia mí”.
(7,1)
 “Hacia tu marido irá tu deseo, y él te dominará”
(Gn 3, 16). La atracción sexual de la mujer la
obligaba a someterse a su marido, sin derechos ni
reconocimientos de su sexualidad.
 Cantar: es el varón el que está sometido, con su
deseo erótico, a la mujer. No como castigo, sino
como expresión libre de la naturaleza humana.
Crítica al modelo de sexualidad Salomónico
“Salomón tenía una viña,
la encomendó a unos cuidadores,
y cada uno le traía por sus frutos
mil monedas de plata.
¡Yo cuido mi propia viña!
Las mil monedas para ti, Salomón,
y doscientas para los cuidadores”
(8, 11- 12).
 Harén del rey: mil mujeres (1 Rey
11,3), y los guardias que recibían una
paga por cuidarlas y atenderlas.
 El Amado, en cambio, rechaza las mil
mujeres de Salomón porque tiene su
amada, ambos se pertenecen con
exclusividad.
EL AMAR DE LOS AMARES
Cantó el rey Salomón a la más mujer de sus mujeres.
Cantó a su cuerpo y a la puerta de su cuerpo y al
verdor del lecho compartido.
El “Cantar de los cantares” no se parece ni un poquito a
los demás libros de la Biblia de Jerusalén. ¿Por qué
está ahí?
Según los rabinos, es una alegoría del amor de Dios por
Israel. Según los curas, un jubiloso homenaje a la
boda de Cristo con la Iglesia.
Pero ningún verso menciona a Dios, y mucho menos a
Cristo ni a la Iglesia, que nacieron mucho después de
que el “Cantar”, fuera cantado.
Más bien parece que este encuentro entre un rey judío y una
mujer negra fue una celebración de la pasión humana y de
la diversidad de nuestros colores.
Mejores que el vino son los besos de tu boca, cantaba esa
mujer.
Y según la versión que llegó a nuestros días, ella cantaba
también:
“Negra soy, pero bella”,
y se disculpaba atribuyendo su color a su trabajo, a pleno sol,
en los viñedos.
Sin embargo, según otras versiones, el pero fue agregado.
Ella cantaba:
Negra soy, y bella.
Lectura Teológica
Literal: eros entre dos cuerpos.
Alegórico: alianza Dios e Israel.
Tropológico: relación con Cristo,
fuente de la moral.
Anagógico: la tensión y la espera.
“Deus caritas est” Benedicto XVI nº 6
¿Cómo se debe vivir el amor para que se
realice plenamente su promesa humana y
divina? Una primera indicación importante
podemos encontrarla en uno de los libros del
Antiguo Testamento bien conocido por los
místicos, el Cantar de los Cantares. Según
la interpretación hoy predominante, las
poesías contenidas en este libro son
originariamente cantos de amor, escritos
quizás para una fiesta nupcial israelita, en la
que se debía exaltar el amor conyugal.
LA HISTORIA DE SUSANA
Daniel 13
¿Una Historia de terror?
1 Vivía en Babilonia un hombre llamado Joaquín. 2 Se
había casado con una mujer llamada Susana, hija
de Jilquías, que era muy bella y temerosa de Dios; 3
sus padres eran justos y habían educado a su hija
según la ley de Moisés.
4 Joaquín era muy rico, tenía un jardín contiguo a su
casa, y los judíos solían acudir donde él, porque era
el más prestigioso de todos.
5 Aquel año habían sido nombrados jueces dos
ancianos, escogidos entre el pueblo, de aquellos de
quienes dijo el Señor: «La iniquidad salió en
Babilonia de los ancianos y jueces que se hacían
guías del pueblo.» 6 Venían éstos a menudo a casa
de Joaquín, y todos los que tenían algún litigio se
dirigían a ellos.
7 Cuando todo el mundo se había retirado ya, a
mediodía, Susana entraba a pasear por el jardín de
su marido.
8 Los dos ancianos, que la veían entrar a pasear
todos los días, empezaron a desearla. 9 Perdieron
la cabeza dejando de mirar hacia el cielo y
olvidando sus justos juicios.
10 Estaban, pues, los dos apasionados por ella, pero
no se descubrían mutuamente su tormento, 11 por
vergüenza de confesarse el deseo que tenían de
unirse a ella, 12 y trataban afanosamente de verla
todos los días.
13 Un día, después de decirse el uno al otro: «Vamos
a casa, que es hora de comer», salieron y se
fueron cada uno por su lado.
14 Pero ambos volvieron sobre sus pasos y se encontraron
de nuevo en el mismo sitio. Preguntándose entonces
mutuamente el motivo, se confesaron su pasión y
acordaron buscar el momento en que pudieran
sorprender a Susana a solas.
15 Mientras estaban esperando la ocasión favorable, un día
entró Susana en el jardín como los días precedentes,
acompañada solamente de dos jóvenes doncellas, y
como hacía calor quiso bañarse en el jardín.
16 No había allí nadie, excepto los dos ancianos que,
escondidos, estaban al acecho. 17 Dijo ella a las
doncellas: «Traedme aceite y perfume, y cerrad las
puertas del jardín, para que pueda bañarme.»
18 Ellas obedecieron, cerraron las puertas del jardín y
salieron por la puerta lateral para traer lo que Susana
había pedido; no sabían que los ancianos estaban
escondidos.
19 En cuanto salieron las doncellas, los dos
ancianos se levantaron, fueron corriendo
donde ella, 20 y le dijeron: «Las puertas del
jardín están cerradas y nadie nos ve.
Nosotros te deseamos; consiente, pues, y
entrégate a nosotros. 21 Si no, daremos
testimonio contra ti diciendo que estaba
contigo un joven y que por eso habías
despachado a tus doncellas.»
22 Susana gimió: «¡Ay, qué aprieto me
estrecha por todas partes! Si hago esto, es la
muerte para mí; si no lo hago, no escaparé
de vosotros. 23 Pero es mejor para mí caer
en vuestras manos sin haberlo hecho que
pecar delante del Señor.»
24 Y Susana se puso a gritar a grandes voces. Los dos
ancianos gritaron también contra ella, 25 y uno de
ellos corrió a abrir las puertas del jardín. 26 Al oír
estos gritos en el jardín, los domésticos se
precipitaron por la puerta lateral para ver qué
ocurría, 27 y cuando los ancianos contaron su
historia, los criados se sintieron muy confundidos,
porque jamás se había dicho una cosa semejante de
Susana.
28 A la mañana siguiente, cuando el pueblo se reunió
en casa de Joaquín, su marido, llegaron allá los dos
ancianos, llenos de pensamientos inicuos contra
Susana para hacerla morir.
29 Y dijeron en presencia del pueblo: «Mandad a
buscar a Susana, hija de Jilquías, la mujer de
Joaquín.» Mandaron a buscarla
30 Y ella compareció acompañada de sus padres, de
sus hijos y de todos sus parientes. 31 Susana era
muy delicada y de hermoso aspecto. 32 Tenía puesto
el velo, pero aquellos miserables ordenaron que se le
quitase el velo para saciarse de su belleza.
33 Todos los suyos lloraban, y también todos los que la
veían. 34 Los dos ancianos, levantándose en medio
del pueblo, pusieron sus manos sobre su cabeza. 35
Ella, llorando, levantó los ojos al cielo, porque su
corazón tenía puesta su confianza en Dios.
36 Los ancianos dijeron: «Mientras nosotros nos
paseábamos solos por el jardín, entró ésta con dos
doncellas. Cerró las puertas y luego despachó a las
doncellas. 37 Entonces se acercó a ella un joven que
estaba escondido y se acostó con ella. 38 Nosotros,
que estábamos en un rincón del jardín, al ver esta
iniquidad, fuimos corriendo donde ellos.
39 Los sorprendimos juntos, pero a él no pudimos
atraparle porque era más fuerte que nosotros, y
abriendo la puerta se escapó. 40 Pero a ésta la
agarramos y le preguntamos quién era aquel joven.
41 No quiso revelárnoslo. De todo esto nosotros
somos testigos.» La asamblea les creyó como
ancianos y jueces del pueblo que eran. Y la
condenaron a muerte.
42 Entonces Susana gritó fuertemente: «Oh Dios
eterno, que conoces los secretos, que todo lo
conoces antes que suceda, 43 tú sabes que éstos
han levantado contra mí falso testimonio. Y ahora
voy a morir, sin haber hecho nada de lo que su
maldad ha tramado contra mí.»
44 El Señor escuchó su voz 45 y, cuando era llevada
a la muerte, suscitó el santo espíritu de un
jovencito llamado Daniel, 46 que se puso a gritar:
«¡Yo estoy limpio de la sangre de esta mujer!»
47 Todo el pueblo se volvió hacia él y dijo: «¿Qué
significa eso que has dicho?»
48 El, de pie en medio de ellos, respondió: «¿Tan
necios sois, hijos de Israel, para condenar sin
investigación y sin evidencia a una hija de Israel?
49 ¡Volved al tribunal, porque es falso el
testimonio que éstos han levantado contra ella!»
50 Todo el pueblo se apresuró a volver allá, y los
ancianos dijeron a Daniel: «Ven a sentarte en
medio de nosotros y dinos lo que piensas, ya que
Dios te ha dado la dignidad de la ancianidad.»
51 Daniel les dijo entonces: «Separadlos lejos el uno
del otro, y yo les interrogaré.» 52 Una vez
separados, Daniel llamó a uno de ellos y le dijo:
«Envejecido en la iniquidad, ahora han llegado al
colmo los delitos de tu vida pasada, 53 dictador de
sentencias injustas, que condenabas a los
inocentes y absolvías a los culpables, siendo así
que el Señor dice: "No matarás al inocente y al
justo."
54 Conque, si la viste, dinos bajo qué árbol los viste
juntos.» Respondió él: «Bajo una acacia.» 55 «En
verdad - dijo Daniel - contra tu propia cabeza has
mentido, pues ya el ángel de Dios ha recibido de
él la sentencia y viene a partirte por el medio.»
56 Retirado éste, mandó traer al otro y le dijo:
«¡Raza de Canaán, que no de Judá; la
hermosura te ha descarriado y el deseo ha
pervertido tu corazón! 57 Así tratabais a las
hijas de Israel, y ellas, por miedo, se
entregaban a vosotros. Pero una hija de Judá
no ha podido soportar vuestra iniquidad. 58
Ahora pues, dime: ¿Bajo qué árbol los
sorprendiste juntos?» El respondió: «Bajo una
encina.»
59 En verdad, dijo Daniel, tú también has
mentido contra tu propia cabeza: ya está el
ángel del Señor esperando, espada en mano,
para partirte por el medio, a fin de acabar con
vosotros.»
60 Entonces la asamblea entera clamó a grandes
voces, bendiciendo a Dios que salva a los que
esperan en él. 61 Luego se levantaron contra los
dos ancianos, a quienes, por su propia boca,
había convencido Daniel de falso testimonio 62 y,
para cumplir la ley de Moisés, les aplicaron la
misma pena que ellos habían querido infligir a su
prójimo: les dieron muerte, y aquel día se salvó
una sangre inocente.
63 Jilquías y su mujer dieron gracias a Dios por su
hija Susana, así como Joaquín su marido y todos
sus parientes, por el hecho de que nada indigno
se había encontrado en ella. 64 Y desde aquel día
en adelante Daniel fue grande a los ojos del
pueblo.
“Susana: Un caso de acoso sexual
en la antigua Babilonia”
El ARTE PLÁSTICA centrado en la
figura de Susana que en Daniel:
Treinta y tres cuadros pintados
 uno: la escena del juicio,
 resto: la escena del baño.
La historia de Susana ha sido utilizada
por muchos artistas como una excusa
para pintar a una mujer atractiva, lo
cual parecía sugerir la complicidad de
Susana.
“La Ideología de la Mirada”, contrasta
dos posibles interpretaciones de la
historia Susana:
¿seducción o violación?
SEDUCCIÓN
Susana como objeto
 Susana nunca cuenta su versión de los
acontecimientos. Habla, pero no cuenta su
historia. El tribunal condena a los ancianos
por perjurio....pero nunca oyen lo que
realmente ocurrió.
 El narrador minimiza el papel de
Susana....Susana es el símbolo de la
integridad de la casa de Joaquín, el objeto
del deseo de los ancianos, y un vehículo
para el ascenso de Daniel, pero no emerge
como un sujeto.
¿QUÉ PASA CON SUSANA?
 ¿Qué ha ocurrido con Susana para que su historia
se haya convertido, en mano de los pintores, en un
ejemplo de mujer seductora que reclama, la mirada
del varón?
 La mayoría de los pintores han elegido para la
escena del proyecto del baño (sólo aparece
Teodoción: posterior a la versión de los LXX).
 Esto excusa para pintar el cuerpo femenino
desnudo... Lo ÉTICO queda supeditado a lo
ESTÉTICO.
Tintoretto (1500)
 ESPEJO: entretenida en su belleza; joyas, etc,
en el arte renacentista es símbolo de la vanidad.
Tintoretto convierte la vanidad en culpabilidad
y así se excusa a los viejos y a los
espectadores.
 Al contemplarse Susana está reclamando ser
observada, la mujer intenta reunir las cualidades
que gustan a los varones para ser merecedora
de la mirada masculina sobre su cuerpo.
 DESPROPORCIÓN entre la cabeza y el cuerpo
de Susana. La mujer es cuerpo, el varón es
mente.
 La complicidad de Susana está clara
convirtiendo su desnudez en vanidad.
Rembrandt (1600)
EL VOYERISMO
 Susana aparece mirando al espectador. Ella ha sido
sorprendida. El espectador y los ancianos son sujetos
que observan. Ella es objeto pasivo, “lo observado”.
 Cabello rubio: los observadores del barroco saben
que son símbolos de las cortesanas. De esta manera
se exculpa al espectador.
 A ella le produce miedo al verse descubierta y a ellos
el morbo de haberla descubierto.
 Ésta Susana está mirando al espectador. Los ancianos
están detrás de los arbustos agazapados. Mirar a esta
Susana es participar del voyerismo de los ancianos.
GUERCINO (1600)
 Indica a otro personaje que se esté quieto.
Este personaje que no aparece es
amonestado por uno de los viejos, que le
ordena silencio.
¿Quién es el personaje?
 El espectador, que de esta manera queda
convertido en otro voyeur.
 El espectador tiene la ilusión de que la
escena se desarrolla ante sus ojos y de que
participa en ella.
Artemisia Gentileschi (1610)
 Violada por su profesor de dibujo, fue
sometida a juicio público y tortura
para demostrar que su acusación era
verdadera.
 Es en medio de estas circunstancias
como mejor se explica este lienzo
(realizado a los 16 años) con la historia
de Susana y los Viejos.
Autorretrato (autor desconocido)
 Una mirada desde Susana.
Esta es una mujer más real,
incluso con el desnudo más natural
y puesto de relieve, en el que, sin
embargo, el espectador no se
regocija, entre otras cosas, porque
no precisa de la mirada del
espectador.
 El propio cuerpo se convierte en texto.
En su rostro y en todo su cuerpo, se percibe
su rechazo a la conspiración de los
varones.
Susana, situada en el centro del cuadro, no
llama con sus ojos al espectador, incluso
parece prescindir de cualquier mirada. Ésta
es u principal aportación: no hay
voyerismo.
 El cuerpo de ésta Susana es el más desnudo,
pero esa desnudez no viene a satisfacer deseos
masculinos, no es exhibición para ser evaluada,
sino que contribuye a incrementar el dramatismo
de la escena, le da fuerza y desvía nuestra
atención hacia el tema: el rechazo a los
varones. Ese rechazo se hace patente a través
de un cuerpo que no llega a volverse hacia ellos,
no llega mirarlos.
 El espectador se da cuenta de que el mismo es
Susana, una mujer acosada, rodeada por todas
partes, sin salida.
 Desnuda pero sabiéndose más que un cuerpo
desnudo.
 Desde este cuadro, Susana toca nuestras
conciencias, precisamente porque no nos mira.
Descargar

EL PENTATEUCO de las MUJERES