¿En que piensas, Mari Belcha, al mirar los montes lejanos y el cielo
pálido?
Simbólica oración con la que comienza y termina Mari Belcha uno de
los numerosos cuentos que escribió Pío Baroja, gran novelista de la
generación del 98, a sus veintitrés años, tan solo un aprendiz,
época durante la cual ejercía de médico en la localidad
guipuzcoana de Cestona. Probablemente esta fue una de las
composiciones que hicieron a Baroja darse cuenta de que su futuro
no estaba precisamente en la medicina sino en la literatura y por
eso es por lo que este cuento, prácticamente autobiográfico,
refleja el carácter de Pío Baroja, en el medicuzarra, y lo que Pío
Baroja espera de una realidad inexistente, de un mundo hostil al
que enfrentarse en la persona de la joven Mari Belcha.
En primer lugar el entorno que describe Baroja en este cuento es el
de un típico pueblo vasco: el caserío, las vacas, el médico del
pueblo que asiste en el parto a una mujer embarazada. Este pueblo
descrito podría ser la misma Cestona, donde residía por aquel
entonces el novelista.
Los personajes de este cuento son : Mari Belcha, una muchacha
pueblerina de unos doce o trece años sensible, paciente, pensativa,
una de esas personas que nunca se sabe lo que está pensando, pero
que es algo filosófico, algo inteligente algo que tal vez solo
pensaría Baroja.
Mari Belcha no es hermosa o al menos no representa el ideal de
belleza de aquella época a pesar de los esfuerzos de Baroja por
describirla de un modo poético no del todo acertado y no muy a
favor de la joven, puede que sea un rasgo sin importancia o puede
ser que tal vez pío Baroja quiera mostrar algo con ello.
Los personajes secundarios son el medicuzarra, el narrador que es el
propio Baroja y que así mismo se describe como un hombre de
edad madura convirtiéndose en el médico viejo enamorado de una
joven que al verle se esconde recordando que fue aquel médico el
que le vio nacer.
Este hombre podría ser sin duda del médico con el que convivió
Baroja durante su estancia en Cestona y con el que no simpatizó
demasiado.
El hermano pequeño de Mari Belcha es también otro de los personajes
de este cuento. Se le describe como una personita caprichosa, muy
llorona, de mal humor con el que hay que tener mucha paciencia y
al que Mari Belcha como buena hermana en brazos y entretiene
hablándole de La Gorriya, una vaca tonta y de la Beltza de carácter
totalmente opuesto.
La Beltza, la negra, a la que nadie quiere , Mari Belcha, María la Negra
quizás solamente una coincidencia, o alo mejor Baroja pretendía
mostrar que Mari Belcha no era tan buena como parecía, y que
Mari Belcha al igual que la vaca carecía del amor que desearía.
El caserío negro que describe Baroja al principio del relato…¿ tan
negro es todo para Baroja?
Se nota la presencia de cierto aire negativo en este cuento.
El texto es decididamente autobiográfico.
Baroja se siente muy unido a Mari Belcha, que nace un día de Reyes,
mientras que Baroja también nació en día de fiesta: el día de Los
Santos Inocentes Baroja asiste al nacimiento de Mari Belcha y
desde entonces ese médico estaría ligado al corazón de Mari Belcha
tal y como expresa Baroja, el médico viejo se ha enamorado.
Mari Belcha por su parte no es una mujer de acción, ella se limita a
sentarse y a mirar hacia lo lejos reflexionando acerca de algo.
Baroja se siente atraído a la persona de Mari Belcha, la considera
hermosa, buena y cariñosa, de hecho esto es lo que quiere Baroja
que sea.
Como es característico Baroja no evitar hacer una breve reflexión
filosófica : ¿¿Por qué lloran los hombres cuando nacen? ¿Será que
la nada, de donde llegan, es más dulce que la vida que se les
presenta? , dónde Baroja hace referencia a la existencia de un
mundo hostil a la que las personas deben hacer frente.
Por último cabe destacar la melancolía que Baroja expresa en este
cuento: el medicuzarra llora en silencio al ver tantas muestras de
afecto y de cariño por parte de Mari Belcha hacia su hermano al
que calma y enseña las vacas.
El cuento concluye como comienza con la
mirada pérdida de Mari Belcha en los
montes y en el paisaje y el médico
preguntándose y sintiendo cierta
curiosidad por lo que Mari Belcha pueda
estar pensado, probablemente y conociendo
a Baroja, acerca del mundo y del mal que
existe en él.
En pocas palabras, en este relato Baroja vierte
sus pensamientos acerca de un mundo
negro que refleja a lo largo de su relato
especialmente en la persona de Mari Belcha
que representa el mundo que Baroja
desearía.
Descargar

Diapositiva 1