LA FINANCIACION DEL GASTO SOCIAL:
RETOS DE FUTURO
G. López- Casasnovas
Depto. de Economía y Empresa.
Univ. Pompeu Fabra
Colegio de Economistas de Valencia,
20 de Nov. del 2006
• INTRO:…el envejecimiento demográfico hace variar las
coordenadas básicas de la incidencia del gasto social,
– tanto en su racionalidad redistributiva intergeneracional (quien se beneficia
y quien lo financia),
– como en su efectividad potencial a la hora de remover las causas de la
desigualdad social intrageneracional (heterogeneidad en la capacidad y
necesidad relativa).
…redefinir las políticas públicas desde perspectivas diferentes a las
‘verticales’, propias de administraciones jerarquizadas,
departamentalizadas según el organigrama administrativo (quien
tiene competencia en qué),
sino más ‘horizontales’, coordinadas a la vista de las condiciones
específicas de sus destinatarios finales,
y de ‘ciclo vital’, de equilibrio generacional, aunque la identificación de
los colectivos haga más explícitos los conflictos de asignación
• En concreto, la priorización entre colectivos (en
situaciones concretas y en sus distintas
circunstancias) debiera contemplarse no en sus
componentes
substantivos
(así
entre
jóvenes/mayores, parados/activos, educados/no
formados…),
sino
en
sus
situaciones
(contingencias diversas intra-grupos),
• y no en un momento dado del tiempo, sino
considerando contribuciones y beneficios en
evolución a lo largo del tiempo (habiendo sido
jóvenes, con distinta formación, más tarde
parados, enfermos en su caso, pensionistas
después...).
• Desde esta perspectiva, la asignación de recursos debe
basarse fundamentalmente en dos consideraciones:
• 1) la identificación global de las tasas internas de
rendimiento (TIRs) que se asocian a las contribuciones de
las distintas generaciones (jóvenes en distintas generaciones,
pensionistas de cohortes etarias diferentes...), a la vista de
las retribuciones laborales y los beneficios contributivos y
no contributivos resultantes de las políticas públicas que se
determinen, con y sin relación a las contribuciones
efectuadas (impuestos, cotizaciones...),
• y 2) teniendo en cuenta la elevada varianza en las
situaciones
internas
de
desigualdad
social
(intrageneracional) de los distintos colectivos: jóvenes
con/sin formación; adultos con/sin empleo; ancianos con/sin
patrimonio, etca.
…en el momento actual, ello tiene particular importancia
dados los cambios en los parámetros básicos procedentes
de:
• la evolución demográfica (cuantía, esperanza de vida y
envejecimiento relativo)
• y cambios en el mercado de trabajo (diferencias
retributivas, rotación laboral, cotizaciones y derechos
pasivos devengados...),
…todo lo demás igual; esto es, tomando como dados los contenidos de
las políticas públicas (quien tiene derecho a qué), en educación para
la población escolarizable en cada generación, para la pensión
media a la vista de la legislación vigente en carreras cotizadas,
políticas de inserción en el mercado de trabajo...,
redirigiendo su atención selectiva, inter (equilibrios
generacionales ‘justos’) e intra colectivos (heterogeneidad en
necesidades relativas).
…en el momento presente ello tiene particular importancia
ya que…
• Los márgenes de financiación futura de
incrementos de gasto público, en la mayoría de
países occidentales, parecen en general ser bastante
escasos:
– Consideraciones presupuestarias del tipo ‘qué partidas
se reducen, qué incrementos de financiación los
acompañan, cuál es el destino del gasto, qué
responsabilidad incluyen para sus beneficiarios, con qué
costes de intermediación se realizan, qué criterio de
justicia contienen’... resultan del todo imprescindibles a
la hora de identificar los nuevos ejes de la política social.
• En la redefinición, los condicionantes
culturales y los valores comunitarios
• Rol de la familia y responsabilización entre padres
e hijos
• Nivel de coresidencia, regulaciones en el mercado
de trabajo, acceso al crédito y ahorro
• Aceptación de la interferencia pública en esferas
privadas (entre ellas, la presión fiscal socialmente
aceptable, beneficios monetarios o en especie..)
• Libre elección, redes de seguridad establecidas,
compromiso social en los ‘rescates’ del ‘buen
samaritano’...
• LAS PREDICCIONES DEMOGRÁFICAS:
El Center for Strategic International Studies (2004)
ha valorado el impacto del envejecimiento sobre el
gasto social como porcentaje de los beneficios
públicos recibidos por los mayores de 65 años. En
España se prevé que varíe del 12% del PIB en el
año 2000 al 33% para el año 2040.
(En comparación la previsión para Italia, con un
cambio del 17% al 26%, para el Reino Unido del
12% al 18%, para Francia del 16% al 29%, para
Alemania del 15% al 25%).
CASI DIEZ PUNTOS ADICIONALES DEL PIB ENTRE 2004 Y 2050 según
el Informe de la Unión Europea, a través de su Comité de Política
Económica y la Dirección General de Asuntos Económicos y Financieros
de la Comisión Europea, titulado ‘The impact of ageing on public
expenditure for the EU25 Member Status on Pensions, health care, longterm care, education and unemployment transfers (2004-2050).
Crecimiento relativo de la población mayor en España:1998-2026.
80 o +
180
160
140
120
100
80
60
40
20
0
19
98
20
00
20
02
20
04
20
06
20
08
20
10
20
12
20
14
20
16
20
18
20
20
20
22
20
24
20
26
pob. en 1998 = 100
65-79
Fuente: Elaboración propia.
• Importancia de las previsiones del impacto del
envejecimiento en el gasto social, ya sea en cuanto
al incremento previsible en el ratio gasto público/
PIB que deba soportar la economía con incrementos
de la presión fiscal, ya sea, a igual ratio, por el
efecto substitución que puede ejercer sobre el resto
del gasto destinadas a otras partidas y colectivos
• Ante la distinta dificultad de su reconducción para
políticos y gestores
– vista la discrecionalidad mayor en políticas de vivienda,
mejora en educación, inversión en formación laboral
– que en las afectadas por el deslizamiento universalista y
de devengo de derechos individuales, asociado
normalmente a las políticas de sanidad, cobertura de
dependencia y pensiones.
…De modo que si en el caso del primer escenario de
aumento del gasto conjunto los efectos se trasladan a la
capacidad de la economía de financiar la eclosión del
gasto, en el segundo escenario de mantenimiento los
efectos son de sacrificio potencial de otras políticas
igualmente valiosas pero más frágiles desde un punto de
vista presupuestario (discrecionales, con tasas de
descuento bajas, incipientes –y por tanto sin generar ni
tan siquiera expectativas de derechos..),
…tal como puede ser el caso de las políticas de vivienda,
educación, formación y desarrollo, mercado de trabajo,
etc., que cual ‘cenicientas’ de las políticas públicas
‘esperarían’ una vez más los cambios de ciclo económico
y demográfico…
• Como resultado, de no mantenerse un balance adecuado entre
todas ellas, algunos colectivos perderían sus participaciones en el
beneficio del gasto social, que tampoco podría compensarse en el
tiempo
De modo que ceteris paribus, sólo considerando la
evolución demográfica predicible ya se comprometería el
balance del gasto social destinado al colectivo mayor, en
detrimento de las necesidades esenciales de otros
colectivos también en necesidad relativa
….Este sería el caso, por ejemplo, de los jóvenes con difícil acceso
al mercado laboral o con una precariedad contractual que limita
su acceso al ahorro y a diferentes ingredientes de una calidad de
vida básica (vivienda, independencia económica, seguridad), o
de los trabajadores con escasa formación y difícil reciclaje
laboral, o a los parados de larga duración.
• Así, en las actuales circunstancias, no parece
garantizado que las nuevas generaciones que hoy
entran en el mercado laboral conseguirán mejores
estándares de bienestar que las generaciones salientes…
• En la foto fija comparativa, ello obligaría a visualizar
condiciones de bienestar de jóvenes de hoy, por
ejemplo, con jóvenes de ayer; o pensionistas de hoy con
pensionistas de ayer;
• en la perspectiva dinámica, se trataría de identificar
quienes se han ‘apropiado’ en mayor medida de las
mejoras relativas que ha impulsado el crecimiento de la
productividad de la economía por encima del
crecimiento nominal o según inflación, y finalmente,
• en el enfoque dinámico ‘de panel’, por ejemplo, a la
vista de las TIRs relativas a la vista del ciclo vital de
jóvenes hoy, pensionistas de mañana y jóvenes de ayer
pensionistas de hoy.
• LA CUESTION GENERACIONAL EN LAS POLÍTICAS
PÚBLICAS: El establecimiento de reglas entre generaciones
• Para evitar el crowding-out de un grupo de beneficiarios sobre otros,
en el supuesto de mantenimiento de la restricción de gasto/PIB, para
mantener alguna regla de equilibrio, la propuesta de Musgrave implica
repartir déficits y superavits entre las generaciones provocados por
shocks externos en una misma proporción.
• Esping-Andersen y Myles recuerdan la utilidad de esta regla en el
gasto en pensiones:
si de otro modo se mantienen constantes las contribuciones sociales de los
trabajadores, el fondo colectivo resultante será menor al habitual y se deberá
repartir entre más pensionistas, con lo cual la generación retirada sufrirá un
grave deterioro de sus condiciones de vida. Si de lo contrario se mantienen los
beneficios habituales de los pensionistas, al multiplicarse por su aumentado
número y repartirse entre escasos ocupados, se deteriorarían dramáticamente las
condiciones de vida de la generación trabajadora.
• El establecimiento de reglas entre generaciones
• ¿Cómo debe repartirse pues la carga adicional sobrevenida
entre las generaciones? La regla de Musgrave de
proporciones fijas propone establecer una distribución de la
riqueza durante el ciclo de vida y dirigir la política social a
mantener constantes las proporciones entre las diferentes
fases vitales.
– Así, cuando la pirámide demográfica se mantiene estable en sus
proporciones a lo largo del tiempo, la regla se cumple tan sólo
manteniendo constantes las políticas sociales y los precios relativos
de los bienes que se consumen en las diferentes fases vitales.
• El establecimiento de reglas entre generaciones
• Una vez fijada la regla, los impuestos se ajustarían
periódicamente para incorporar los cambios demográficos
(en negativo) y de productividad (en positivo). Si la
población envejece, aumenta la fiscalidad, pero bajan
también las pensiones, de manera que todos ‘pierden’ en la
misma proporción. La regla permite, por tanto, mantener si
se desea la distribución de renta relativa del pasado.
• Estrictamente la regla de Musgrave comprueba la evolución
de la distribución de riqueza y bienestar en el ciclo vital de
cada persona, y exige que con el progreso económico
mejore el bienestar de los individuos en todas las fases de
su vida sin alterar las proporciones entre estas fases, al
menos una vez se hayan fijado y conseguido las
proporciones óptimas deseadas.
• El establecimiento de reglas entre generaciones
• Idealmente deberíamos encontrar la forma de
trazar la evolución del bienestar sobre el ciclo vital
de cada generación, y comprobar si se ha
desfasado respecto del criterio anterior
Una
aproximación válida consiste en traducir pues la
distribución de un ciclo vital a la distribución del
bienestar entre grupos de edades contemporáneos,
y ver si se produce un desfase en el tiempo entre
las proporciones de bienestar y riqueza entre estos
grupos etarios
• LOS BALANCES ENTRE BENEFICIOS Y
COSTES GENERACIONALES DEL
GASTO SOCIAL:
…LO QUE NOS DICE LA EVIDENCIA
DISPONIBLE
EN
LOS
AMBITOS
DE
ACTUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS:
DADOS LOS NIVELES SALARIALES, DE PARO,
RIESGO DE POBREZA, ACCESO A
LA
VIVIENDA...
Riesgo de pobreza por grupos etarios
2001
Riesgo de pobreza
1981
20
40
60
edad
80
La definición de pobreza que se aplica en el gráfico es el 60% del ingreso medio
Fuente: para 1981 INE, EPF 1980/81. Para 2001 PHOGUE
1
.9
.8
.7
.6
.5
.4
.3
.2
.1
0
100
• La población de más de 65 años tiene una probabilidad
de pobreza extrema (definida según renta menos de un
25% de la media) entre dos y diez veces menor que los
parados (en el 80% de los casos el subsidio de paro no
alcanza ingresos superiores a este umbral de pobreza,
mientras que sí lo consigue el mecanismo de las
pensiones para nuestros jubilados).
• El peso de nuestros mayores en los indicadores de
pobreza extrema está en la mitad de lo que representa
su peso poblacional.
• Ello se debe en buena parte a que las actuales
pensiones contributivas y el universalismo asistencial
discrimina positivamente a las personas mayores.
• En España según datos del Eurostat, el 84% de los
mayores que viven sólos y el 89% de los que viven en
pareja son propietarios de su vivienda.
En Países Bajos, Alemania, Austria y otros tan sólo la mitad disfrutan
de dicho beneficio.
Además, uno de cada seis de nuestros mayores
dispone de una vivienda secundaria, especialmente
entre los residentes en grandes municipios donde el
ratio es de un 20%. Además se observa una pérdida
de peso de la vivienda habitual en el patrimonio
global de los mayores a la vista de la presencia de
otros activos y quizás del menor valor relativo de
las viviendas que estos segmentos de población
poseen respecto de la media. En cualquier caso, su
grado de endeudamiento es más bajo (menos
proporción, menos cuantía, hipotecas ya pagadas,
etc.)
• El boom inmobiliario también ha supuesto
efectos riqueza con sesgo generacional
(aumento implícito de rentas vitalicias y
anualidades para sus patrimonios).
• Las pensiones medias han crecido por encima
del salario mínimo interprofesional, al que han
superado en un 30% entre 1993 y 2003; no así
en términos de renta per cápita, aunque sí han
crecido por encima de la remuneración de
asalariados.
Nivel y composición de la renta de mayores de 55 años. ESEspaña
Ingresos medios por grupos de edad
1981
2001
600000
500000
Ingresos
400000
300000
200000
100000
16
22 28
34 40
46
0
52 58 64 70 76 82 88 94
Edad
Ingresos anuales medios por miembro de hogar en pesetas de 1981
Fuente: Los datos para el año 1981 provienen de la Encuesta Básica
de Presupuestos Familiares 1980/81, los de 2001 de PHOGUE 2001
• El diferencial entre retribuciones de entrada (jóvenes) en el
mercado de trabajo y de salida (para quienes se jubilan o se
convierten en parados de larga duración) no parece dejar de
aumentar, lo que concuerda poco con lo que pasa a menudo con
su productividad.
• La diferencia es particularmente elevada si se valora en términos
de salarios esperados (ponderados por la distinta probabilidad de
paro -más alta para los jóvenes-, y dados los costes actuales de
despido -más bajos para los entrantes).
• En general, la sustitución de un trabajador de 60 años se
hace con un joven a mitad de salario. Ello afecta también a
los activos mayores que se ven sin trabajo y buscan una
posible reincorporación al mercado laboral, que resulta hoy
por hoy imposible a los niveles salariales anteriores
(compiten con un joven): en torno al 55% del salario
anterior.
• Por su parte, adultos sin escolarización secundaria ni
habilidades formativas específicas muestran una
probabilidad de paro doble que la media.
• Adicionalmente, el salario de un individuo sin
estudios, que entra a trabajar a los 16 años y se retira
a los 65, a lo largo de toda su vida (en ptas. de 1999),
sería de 104 millones; con estudios primarios: 136
millones, y con estudios secundarios (empezando a
trabajar a los 18 años): 192 millones.
• En general, como media, no llegan a la mitad de la
remuneración de quienes cuentan con estudios
superiores (empezando a trabajar a los 23 años): 304
millones.
La ratio de activos y oc up ad os
R esulta ev ide nte q ue en p arte dicho s ing re so s m e dio s van a de pen der n o sólo
de la retrib ución m e dia, sin o tam b ién de l n um ero de o cupado s. D e e llo sabem o s
q ue:
EPF 1981
T otal
A ctivo s
O cup ado s
A ctivo s/total O cup ado s/activo s
23.793
19.345
15.754
81,31%
81,44 %
5.994
5.270
50.10%
87.92%
PH O G U E2001 11.964
Ingresos anuales netos de ocupados
1981
2001
1994
1000000
800000
600000
400000
200000
20
30
40
50
Edad
en pesetas de 1980
60
0
70
• En los países nórdicos, a los 25 años sólo un
7% de los hijos coresiden con los padres; en
España, el 54%.
• De los parados españoles de entre 20 y 30
años, el 90% viven con los padres. Sólo un
10% en Dinamarca
• LOS BALANCES ENTRE BENEFICIOS Y
COSTES GENERACIONALES DEL GASTO
SOCIAL:
…LO QUE NOS DICE LA EVIDENCIA DISPONIBLE
EN LOS AMBITOS DE ACTUACIÓN DE LAS
POLÍTICAS PÚBLICAS:
LAS
PRESTACIONES
PÚBLICAS
EN
ESPECIE: EL REPARTO DEL GASTO
SOCIAL.
…. SANIDAD, PENSIONES, EDUCACION,
SUBSIDIO DE PARO…
SANIDAD:ALTAS EN ESPECIALIZADA
Altas en 1987
Altas en 2002
8000
1 5 0 0 00
6000
ma
u
n
lt a
97
1
s
8
ma
u
n
lt a
00
2
s
2
1 0 0 0 00
4000
50000
2000
0
20
40
60
e d ad
80
0
1 00
0
20
40
60
edad
80
0
1 00
Total estancia hospitalaria en días
1978
2002
600000
400000
200000
0
20
40
60
edad
80
0
100
• Otros trabajos apuntan a que entre 1985 y 1994 el grupo de
edad de 55 a 65 años aumentó su utilización hospitalaria un
20%, y el grupo de mayores lo incrementó en un 52%.
• El porcentaje explicado por el envejecimiento relativo neto (más
ciudadanos en dichos grupos etarios) fue, en el análisis, muy
pequeño, del 3% y 15% del total, respectivamente. Para menores
de 44 años la utilización hospitalaria se mantuvo estable, y para
el grupo de entre 15 y 24 años disminuyó
• De los determinantes de la mayor utilización se descarta el
empeoramiento del estado de salud: la mortalidad en cada
grupo de edad hasta edades muy avanzadas desciende, la
prevalencia de trastornos crónicos disminuye o se estabiliza, y la
esperanza de vida libre de incapacidad aumenta con mayor
rapidez
que
la
esperanza
de
vida
total.
Distribución del paro por edades
16
% sobre el volumen total de parados
Porentaje de cada grupo etario sobre el total de parados
21
1981
1991
2003
6
4
2
26
31
36
41
Edad
46
51
56
61
0
66
Fuentes: para 1981 INE EPF 1980/81, para 1991 INE EPF 1990/91,
para 2003 INE ECPF 2003.
• Entre 1992 y 2004 el GASTO EN EDUCACIÓN ha
disminuido en proporción al PIB, pero también ha
disminuido el número total de estudiantes.
• En 2004 el número total de estudiantes matriculados
en programas escolares, universitarios, especiales y
de ocupacionales es de 6.903.063, un 82,4% de los
8.378.935 registrados en 1992.
• Sin embargo el gasto total en educación sólo se ha
reducido hasta el 92% del nivel de 1992, del 4,8% al
4,4% del PIB. Por tanto, una disminución de
beneficiarios de casi un 18% y de gasto en un 8% ha
de ofrecer un cuadro de crecimiento efectivo en
términos reales.
• Dentro del colectivo, sin embargo, los más jóvenes pierden
de nuevo posiciones. Entre 1992 y 2004 el número de
estudiantes de infantil y primaria se mantiene
prácticamente igual. El número de estudiantes de primaria
disminuye, pero se compensa con un mayor número de
alumnos de infantil de modo que en 2004 hay un 100,5% de
alumnos de infantil y primaria que en 1992.
• Sin embargo el porcentaje del PIB destinado a este tramo
concreto de formación desciende de un 1,67 % del PIB a un
1,23%, es decir que se reduce a un 73,7% del gasto
destinado en 1992, perdiendo peso en la parte de gasto
público/PIB del que se ‘apropian’ distintos colectivos.
• En formación profesional ocupacional, los datos PIB no
son mejores.
PENSIONES
• …contraponer las TIRs actuales con las TIRs
futuras de los participantes en el sistema público
de pensiones por jubilación de la Seguridad Social
española, bajo un conjunto de hipótesis
• Para el cómputo de las TIRs actuales se escoge
como representación de las generaciones de
pensionistas por jubilación los individuos que
entraron en el sistema como jubilados en los años
1996, 2000 y 2004. Para el cálculo de TIRs futuras se
toman las cohortes nacidas en 1965, 1970 y 1975.
PENSIONES
• se observa una drástica reducción en las TIRs de los
jubilados futuros respecto de los actuales, cayendo
entre un 40 y un 50% (cayendo a casi a la mitad en los
valores medios de algunas medias –algo menos para
medianas) de un modo bastante ‘compacto’ (reducción
marginal de índices de dispersión). Destaca de los
datos la peor situación relativa (TIRs más bajos) para la
generación nacida en 1965 y que se jubilará en el 2030,
respecto de las mejores TIRs para los que se jubilaron
ya en 1996.
• Estos se refieren, por un lado, a las generaciones
jóvenes y por otro, a las mayores, distinguiendo los
resultados para las jóvenes según el año de nacimiento,
y para las mayores según el año de entrada en el
sistema como jubilado
G A ST O E N P E N SIO N E S:
C O M P A R A C IO N E S D E T IR s E N T R E
G E N E R A C IO N E S D E J U B I L A D O S A C T U A L E S Y F U T U R A S
G e n e r a c io n e s a c tu a le s d e ju b ila d o s
J u b ila d o s e n 1 9 9 6
Obs
M e d ia n
J u b ila d o s e n 2 0 0 0
7 45 2
N a c id o s e n 1 9 6 5
0 ,0 9 8 7 8 5
Obs
1 20 99
M e d ia n
0 ,0 5 0 7 3 6 8
M ean
0 ,1 0 5 6 0 3 1
M ean
0 ,0 5 7 1 2 7 7
S td . D e v.
0 ,0 2 6 9 8 0 2
S td . D e v.
0 ,0 1 8 4 2 9 3
V a ria n c e
0 ,0 0 0 7 2 7 9
V a ria n c e
0 ,0 0 0 3 3 9 6
S kewn ess
1 ,4 4 7 7 1 2
S kewn ess
1 ,3 4 2 4 6 7
K u rt o s is
4 ,9 5 7 8 7 4
K u rto s is
4 ,2 7 6 6 4 8
Obs
6 80 6
N a c id o s e n 1 9 7 0
Obs
1 51 67
M e d ia n
0 ,0 9 2 8 3 9 2
M e d ia n
0 ,0 5 1 2 4 9 6
M ean
0 ,0 9 5 5 3 4 9
M ean
0 ,0 5 5 8 3 9 9
S td . D e v.
0 ,0 1 6 9 8 0 2
S td . D e v.
0 ,0 1 4 5 6 4 1
V a ria n c e
0 ,0 0 0 2 8 8 3
V a ria n c e
0 ,0 0 0 2 1 2 1
S kewn ess
0 ,8 8 9 6 9 8 3
S kewn ess
1 ,1 0 0 3 8 7
K u rto s is
3 ,6 3 0 8 2 8
K u rto s is
J u b ila d o s e n 2 0 0 4
G e n e r a c io n e s jó v e n e s
Obs
4 ,1 6 4 2 1 8
6 26 0
N a c id o s e n 1 9 7 5
Obs
1 82 99
M e d ia n
0 ,0 8 7 7 1 4 2
M e d ia n
0 ,0 5 3 2 4 2 4
M ean
0 ,0 8 9 6 5 5 4
M ean
0 ,0 5 7 0 0 7 8
S td . D e v.
0 ,0 1 4 5 0 1 7
S td . D e v.
0 ,0 1 3 5 1 9 5
V a ria n c e
0 ,0 0 0 2 1 0 3
V a ria n c e
0 ,0 0 0 1 8 2 8
S kewn ess
2 ,0 7 5 2 3 9
S kewn ess
0 ,7 3 6 5 5 8
K u rto s is
1 ,4 1 9 1 6 7
K u rto s is
2 ,5 3 4 1 1 1
A MODO DE CONCLUSIÓN:
ORIENTACIONES PARA EL CAMBIO EN
LAS POLÍTICAS PÚBLICAS
• Los nuevos escenarios provocados al impulso del cambio
demográfico y del mercado de trabajo en general imponen
nuevas orientaciones a las políticas públicas.
• Como tendencia general, todo apunta a la necesidad de ser
más selectivos en las políticas para mejorar su efectividad, en
un objetivo que combine objetivos de equidad - el impacto
redistributivo deseado, y de eficiencia - como contribución al
progreso económico.
•
La aproximación tradicional ha consistido en la definición de
programas de base presupuestaria desde los diferentes
departamentos gubernamentales, de un modo fragmentado y
con los peligros propios del ‘autismo’ (con falta de
transversalidad, más foco en outputs intermedios que en
resultados finales, sin pensar en usuarios finales) y del
eficientismo (argumentar actividad para justificar más
presupuesto).
• A MODO DE CONCLUSIÓN: ORIENTACIONES
PARA EL CAMBIO EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS
En esta situación predomina el discurso de ‘colectivos afectados’
-sin cualificación circunstancial o de contingencias- (jóvenes,
personas mayores, inmigrantes, ...), lo que alimenta un cierto
corporativismo, ya sea de dichos grupos o de sus mentores, y
que se movilizan en defensa de ‘sus’ intereses en so conjunto
(sin matizar quien necesita qué).
A ello se antepondría, como hemos visto, la perspectiva
generacional, a lo largo del ciclo vital, de un tratamiento
´justo’ (desde joven, inmigrante o no, más o menos formado,
inserto o no en el mercado de trabajo...hasta mayor
pensionista),
• A MODO DE CONCLUSIÓN: ORIENTACIONES PARA EL
CAMBIO EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS
dejando para la acción coyuntural pública correctora, las
circunstancias calificadoras relevantes para la
priorización social: esto es, no por ser mayor, si no en su
caso, por pobre; no por madre soltera, sino por la
fragilidad social de los hijos a su cargo; no por parado,
sino para mantener incentivos a la búsqueda activa de
trabajo...
Y es que una cosa son etapas e incluso contingencias
predecibles en la vida de uno (edad, status laboral,
paterno filial), y otra muy distinta las circunstancias
sobrevenidas (pobreza, exclusión, niños no buscados...),
importantes por su papel condicionante que a futuro se
derivan, y que ‘tuercen’ la evolución normal de las
previsiones anteriores.
Descargar

LOS NUEVOS EJES DEL GASTO SOCIAL: HACIA UNA …